por 

Universidad de Buenos Aires
Facultad de Psicología
Parcial domiciliario

Profesora: Mariana Pacheco
Ayudante: Flavia Navés
Comisión: 3
Alumnos: Berisso Antonella LU: 320912830
García Ariel LU: 279512630
Curso de verano – Año 2011
CONSIGNA DE EVALUACIÓN

Elija un film, un texto literario o alguna otra producción narrativa en la que se despliegue y pueda ser recortada una singularidad en situación.

En ese recorte, escoja a un sujeto que tome una decisión comparable, en términos teóricos, a la de Ibbieta, el personaje del cuento “El Muro” de J. P. Sartre.

Analícela ubicando sus coordenadas en los tiempos lógicos del circuito de la responsabilidad y explicitando la hipótesis clínica que establezca respecto de qué debe responder el sujeto, en términos de responsabilidad subjetiva.

Incluya las referencias relativas a las categorías de necesidad y azar, así como a las de culpa y responsabilidad.

Articule con las categorías trabajadas a propósito de: la ética como horizonte en quiebra; el acto ético; lo universal-singular; la moral de lo particular y –si resulta pertinente– el efecto particularista.

Si la genealogía establece la diferenciación entre los humanos que son semejantes, esto quiere decir que estos humanos no están clasificados como idénticos. Cada quien debe, sin dejar de ser el mismo, volverse otro.
Pierre Legendre

En la película “Un mundo feliz” de los directores: Leslie Libman y Larry Williams, basada en la célebre novela de Aldous Huxley, también llamada del mismo modo, basaremos nuestro trabajo recortando una singularidad en situación.

El film nos describe una posible sociedad futura, que utiliza todos los medios de la ciencia y la técnica, incluidas las drogas, para el condicionamiento y el control de los individuos, para hacerles creer que viven en “Un Mundo Feliz”, perfecto, sin violencia, sin guerras, a costa de erradicar el interés de acceder al arte, la religión, la filosofía, la ciencia, la literatura, el amor, la familia.
En ese mundo, el amor es un concepto ridículo, la figura de Dios ha sido sustituida por la del mentor de ese sistema, el llamado “Controlador”, quien encarna la máxima autoridad.
Los niños son creados en probetas genéticamente condicionados para pertenecer a una de las cuatro categorías de población; de la más inteligente a las menos inteligentes: los Alfas (la élite), los Betas (los ejecutivos), los Gammas y los Deltas (destinados a trabajos arduos). Los condicionamientos comienzan desde la gestación a través de locuciones específicas para cada una de las “castas”, transmitidas por autoparlantes como así también con posterioridad, a través del recurso de la omnipotencia de la imagen, formando un binomio muy potente para controlar a la población. Como lo relata un niño en el comienzo del film: “Cada uno esta genéticamente diseñado para ocupar un lugar en la sociedad” .
En principio podemos ubicar en la figura del Controlador, mas precisamente en su empresa llevada adelante, un efecto particularista, ya que sus reglas y leyes están por fuera de las naturales y superiores, propias del eje Universal - Singular. Su idea de “Un Mundo Feliz”, no es más que su pretensión de que un rasgo Particular devenga condición Universal, transformando a este Particular en un mal soporte de lo Universal - Singular Entonces en este plano podremos juzgar, sobre lo bueno, lo malo, lo que está bien o mal, lo permitido y lo prohibido, ya que estamos situados en la dimensión binaria, en los códigos de la Moral, compartidos por un grupo, que en este caso es condicionado por los lineamientos previstos por el Controlador.
El film nos introduce a Bernard Marx, uno de nuestros personajes principales. Es un Alfa que se encarga del trabajo de condicionamiento de todas las categorías de la población para que éstas vivan felices. Podemos notar durante el film que ha desarrollado una actitud distinta a sus otros semejantes; comienza a preguntarse, por ejemplo si no es que en su trabajo, se están centrando más en el condicionamiento que en las personas que son condicionadas. Todo un pensamiento cuestionador del mundo “civilizado” en el que vive, “un ataque a todo el programa” nos dice el Director del Centro de condicionamiento.
Al mismo tiempo, nos introduce a Lenina Crowne, personaje femenino partenaire actual de Bernard Marx. Lenina es docente, también Alfa, que se encarga de enseñarle a los pequeños Alfas la historia de cómo llegaron a ser “Un Mundo Feliz”.
Ella es nuestra protagonista, será nuestro recorte en el film electo ya que podríamos pensar que Lenina toma una decisión comparable, en términos teóricos, a la de Ibbieta, el personaje del cuento “El Muro” de J. P. Sartre.
Desde el comienzo del film nos deja en claro su gran desprecio y horror por la concepción y parto de los bebes en el pasado “…Era una experiencia dolorosa, peligrosa y denigrante…” . Nos encontramos escuchando la explicación que tiene para ofrecerles a sus alumnos y a nosotros como espectadores “…Antes de la guerra los hombres y mujeres combinaban su adn, algo muy peligroso; los niños les pertenecían, como objetos. No se les daba el valor a la libertad como hoy. A eso se lo llamaba “familia”… Si un hombre y una mujer querían tener un bebe, se casaban y no tenían relaciones sexuales con ninguna otra persona…” . Incluso reprende a uno de sus alumnos por decir la palabras padre y madre. “…No necesitamos ese lenguaje vulgar...” .
Paradójicamente hace seis meses que no sale ni mantiene relaciones sexuales con nadie excepto con Bernard Marx. En este Mundo Feliz un eslogan importante del condicionamiento es: no debes ser egoísta, sé promiscuo. “Promiscuidad obligación ciudadana”. Está teniendo una actitud antisocial, nos cuenta una amiga de Lenina en una de las escenas del film, donde la interroga, le pregunta ¿Sólo sales con Bernard Marx? ¿Qué pasa contigo? Ella responde: “No me pasa nada. Me agrada Bernard, es divertido, sexy y diferente.”
Podemos ubicar ahí el tiempo uno del circuito de responsabilidad subjetiva. Una elección consciente de relacionarse con un solo hombre y una idea repulsiva hacia la maternidad.
En esta misma escena hubiera sido posible ubicar un tiempo 2, ya que podríamos pensarla como una interpelación a Lenina, pero no lo haremos porque observamos que es ahí donde el sujeto no adviene, no puede aún descubrir el más allá de su elección consciente. En la escena posterior, se acuesta con otro hombre, quedando así sujetada a lo Particular, no dejando surgir al sujeto de la Responsabilidad Subjetiva.
Pero, ¿a qué nos referimos cuándo hablamos de responsabilidad? No abarcaremos la responsabilidad desde la perspectiva jurídica, ni desde la moral; sino que hablaremos exclusivamente de la responsabilidad subjetiva, definiéndola como aquella que en una acción realizada por el sujeto, la misma va más allá de lo esperado por él. Como nos dice D´Amore, lo que al sujeto lo desborda y lo ob-liga a interpelarse por la situación.
Partiendo de esta conceptualización, ubicamos entonces al Circuito de Responsabilidad organizado en tres tiempos lógicos, a saber: “Tiempo 1, es donde se realiza una acción determinada en concordancia con el universo de discurso en que el sujeto se haya inmerso y que, se supone, se agota en los fines para los que fue realizada, la cual se ve confrontada en un Tiempo 2 con algún indicador que le señala un exceso en lo acontecido otrora. Tiempo donde el universo particular soportado en las certidumbres yoicas se resquebraja posibilitando la emergencia de una pregunta sobre la posición que el sujeto tenía al comienzo del mismo. Momento propicio para la emergencia de una singularidad que, en consonancia con lo universal, demuestre la incompletud del universo previo junto con la caída de los ideales que allí lo sostenía.”
El film continúa y nos encontramos con los dos personajes principales yendo a visitar la denominada “Reserva”, cuyos habitantes, los “salvajes”, viven por fuera del proceso de selección eugenésica y condicionamiento. El helicóptero donde viajaban cae. Así es como conocen a John, quien los asiste y los lleva a su casa, donde convive con su madre.
John es un muchacho concebido de forma natural por una mujer "civilizada" y un Alfa que los abandonó ahí, en la reserva, al enterarse de que ella estaba embarazada. Es precisamente aquí donde ubicamos a la Diosa Azar , a lo contingente, un encuentro azaroso que será pieza clave para lo venidero.
Podemos ver a Lenina sorprendida porque va a conocer a una Madre.
A Bernard se le ocurre la idea de llevarse a John al mundo "civilizado" para poder realizarle estudios que lo ayuden con el condicionamiento en pos de que los habitantes fueran cada vez más felices. John acepta la invitación y viaja con ellos junto a su madre.
De esta manera, con todo lo expuesto hasta aquí es posible ubicar también a la Diosa Necesidad; la ubicamos en las características de ese Mundo Feliz al cual pertenece Lenina, en el cual nació, por las determinaciones de esa época histórica, por las determinaciones significantes que le son entregadas a través de una voz en off; como también al azar, como lo hemos mencionado anteriormente, en la caída del helicóptero que posibilito conocer a John, tercero que desempeño un papel estelar en el desarrollo de los sucesos. Puntos claves que marcarán a Lenina, allí en la hiancia entre la necesidad y el azar ubicaremos más adelante su Responsabilidad Subjetiva.
Volviendo al film, nos encontramos con Lenina hospedando en su casa a la madre de John. Es en esta escena donde le pregunta como fue tener a John con mucha curiosidad y ganas de saber y no con el rechazo que la podíamos notar en el comienzo.
Por otra parte, en relación a John, podemos ver a Lenina interesada en el, otra vez seducida por lo “diferente”, buscando respuestas a través del sexo y siendo rechazada.
En otra de las escenas donde John va a hablar a la clase de Lenina sobre Romeo y Julieta, sobre el amor, sobre la pasión, la muerte y el deseo, donde todos los niños ríen burlándose de lo que esta diciendo, encontramos a Lenina prestando mucha atención, expresándole querer saber mas acerca de lo que es el amor, la pasión. John intenta mostrarle lo que es, pero no lo logra ya que Lenina solo quiere tener sexo con el, es el modo que conoce. El le dice “esto es solo sexo, no amor” y la deja. Ella va directo a tomar la droga, el “SOMA” en cuanto siente tanto dolor y angustia, pero no lo hace, deja de tomarla, la tira.
¿Podríamos ir pensando que por primera vez Lenina se permite una experiencia de dolor, que esta soportándolo en vez de drogarse para olvidarlo? ¿Podríamos pensar que estaría tratando de este modo de darle cabida a su propio deseo inconsciente?
Es aquí que ubicamos el tiempo 2 en Lenina, tiempo de interpelación subjetiva. Tiempo de preguntas, de respuestas.
Concatenado a este evento, y reforzando el circuito de responsabilidad nos encontramos con la posterior escena. La Madre de John tiene una sobredosis de soma y la encontramos en el hospital. La escena muestra como John yace junto a su madre, al costado de la cama, tomándola de la mano y diciendo que de allí no se movería, ante un medico que le recomienda irse John responde: “no me iré, ella es mi madre”. Lenina y Bernard los miran desde la puerta de la habitación, John les dice que se vayan ya que la situación seria incomoda, Bernard propone irse, pero Lenina, consternada frente a esa imagen decide quedarse junto a ellos.
Es por estos eventos en la vida de Lenina que podemos ubicar en ella la angustia, la culpa. Fariña en el artículo ¿Qué es esa cosa llamada Ética? Indica que descubrir lo q esta oculto opera en el sujeto un efecto de angustia.
Puntualmente en la escena posterior a la muerte de la madre de John, Lenina está tirada en su cama, sin querer atenderlo aunque éste le cuenta desesperado que se marcha. Aquí podríamos empezar a notar un personaje distinto en Lenina, podemos pensar que esa angustia es síntoma en ella de que algo de su deseo está en juego. “La angustia es el hecho de que la elección se hace sin garantías, la elección constituye al sujeto”
Podríamos pensar así también en la frase que nos introduce D´Amore, “La culpa es el reverso de la responsabilidad”, y eso por ello que podríamos ir pensando el cambio subjetivo que está viviendo Lenina. Podemos pensar que ella está cediendo en su deseo.
A partir de estos recortes hipotetizamos que Lenina en un movimiento de retroacción vuelve al tiempo 1, resignificando su decisión de relacionarse sólo con Bernard, provocando un giro de aquella respuesta primera ante los interrogantes de su amiga. Nos atrevemos a inferir una hipótesis clínica donde Lenina tiene un fuerte deseo inconsciente que desconoce en el tiempo 1, deseo de ser madre, de engendrar junto a un hombre un bebe, de formar una familia. El personaje de Lenina comienza mostrándonos como intenta a través de los signos del Otro evadirse a través de los imperativos de soma o de promiscuidad, de la responsabilidad de su elección y termina mostrándonos como finalmente se atreve a llevar a cabo un acto por fuera de las garantías del Otro; “un sujeto debe distinguirse de los determinismos que lo esperaban antes incluso de su nacimiento”.
La escena que recortamos encuentra a Lenina y a Bernard haciendo el amor, diciéndose mutuamente que se aman, para luego sorprendernos con la noticia de que Lenina está embarazada. Allí es donde ubicamos el tiempo 3, adonde Lenina asume la responsabilidad de su acto, diciéndole a Bernard a pesar de sus dudas que quiere tener a ese bebe y marchándose de la civilización. Entonces llevó acabo un acto acorde con su deseo, deseo inconsciente y asumiendo las consecuencias. Es aquí donde podemos pensar que el acto de Lenina, acto en soledad es comparable al acto ético de Antígona, ya que ambas pudieron situarse en el eje Universal-Singular, por fuera de los particularismos con los que se toparon.
Es así que Lenina logra sobrellevar el dolor y la angustia, como así también la culpa en dejar de ser un engranaje perfecto de la maquinaria predeterminada que la recibió al nacer, saliendo de una posición de empobrecimiento subjetivo, llevando a cabo un acto coincidiendo con el efecto sujeto del que nos habla Juan Carlos Mosca en “Responsabilidad: otro nombre del sujeto”.
El film culmina mostrándonos a los personajes principales de Lenina y Bernard junto a su hija en brazos, en una playa, fuera de la denominada civilización, vestidos con atuendos coloridos, distendidos, sonrientes, detalles que asociamos a nuestra hipótesis, que marcarían nuevas posiciones subjetivas, así como también, sus nuevos sentidos de la felicidad.

BIBLIOGRAFÍA

- Michael Fariña, J. J (1998): ¿Qué es esa cosa llamada ética? (Cap. II). Lo Universal- Singular como horizonte de la ética (Cap. III). Del acto ético (Cap. VI). En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.
- Juan Mosca, C. (1998): Responsabilidad: otro nombre del sujeto. En Ética, un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.
- Salomone, Gabriela. Z (2006): Consideración sobre la Ética Profesional: Dimensión clínica y campo deontológico-jurídico. El sujeto autónomo y la responsabilidad. El sujeto dividido y la responsabilidad. En La trasmisión de la Ética: Clínica y Deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva.
- Domínguez, M. E (2006): Los carriles de la responsabilidad: el circuito de un análisis. En La trasmisión de la Ética: Clínica y Deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva.
- D´Amore, O (2006): Responsabilidad subjetiva y culpa. En La trasmisión de la Ética: Clínica y Deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva.
- Gutiérrez, C. & Michael Fariña, J. J (2000): El doble de la clonación y la división del sujeto. En La encrucijada de la filiación. Tecnologías reproductivas y restitución de niños, Lumen/ Humanitas, Buenos Aires. Fragmento de “El inestimable objeto de la transmisión”, México, Siglo XXI, 1996, pág. 49.
- Alemán, J. (2003): Nota sobre Lacan y Sartre: el decisionismo. En Derivas del discurso capitalismo: Notas sobre psicoanálisis y política. Miguel Gómez ediciones, Málaga.
- Power Point del profesor Michael Fariña, J. J. En el teórico nueve del curso de verano (2011).
- Película “Un Mundo Feliz”. Ficha técnica:
Título original: Brave New World.
Género: Ciencia ficción.
Dirección: Leslie Libman, Larry Williams.
Guión: Dan Mazur, David Tausik (Libro: Aldous Huxley).
Reparto: Peter Gallagher, Leonard Nimoy, Tim Guinee, Rya Kihlstedt.
Productora: Universal TV.
Productor: Michael R. Joyce
Música: Daniel Licht
Fotografía: Ronald Víctor García
Montaje: Cindy Mollo
Nacionalidad: USA
Año: 1998
Duración: 1 hs, 29 min.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: