INICIO Acerca de ... CONGRESOS ONLINE
 
Films >  Congresos Online >  Congreso Online 2014 > Film:  Una familia numerosa
Una familia numerosa… ¿qué lugar para David Wozniak?
por Baquela, Ana Rita, Benetti, Marina
Título original: Delivery Man

Ken Scott / Estados Unidos / 2013

“Mejor que renuncie quien no puede unir a su horizonte la subjetividad de su época, pues cómo podría hacer de su ser el eje de tantas vidas, aquél que no supiese nada de la dialéctica que lo lanza con esas vidas en un movimiento dialéctico” [1]

Síntesis del film

Una familia numerosa (Delivery Man, 2013) es una comedia familiar, remake del film canadiense Starbuck, historia de un donante (2011). El tema principal de la historia, también desarrollada en la miniserie argentina El donante, cuenta la odisea de David Wozniak, un irresponsable repartidor de carne que recibe la sorprendente noticia de que es el padre biológico de 533 hijos, de los cuales 142 quieren conocerlo iniciando una demanda a la clínica de fertilidad. David donó esperma bajo el pseudónimo de Starbuck a sus 20 años en casi 693 oportunidades y ahora deberá decidir si acepta o no revelar su identidad.

Una posible interpretación

Desde el inicio comienzan las pistas, ya que el título original hace referencia a una importante problemática de nuestra época ¿Qué lugar para el Sujeto ante las tecnologías reproductivas?, ¿Cómo pensar a David Wozniak… cómo a un padre o cómo a un repartidor de semen?, ¿Qué hay de transformación de lo Simbólico y qué hay de afectación de lo Real en dichas tecnologías?, ¿Por qué David dona su material genético?, ¿Qué es un padre?, ¿Que función para el cuerpo en las TRA?, ¿Cómo pensar al film desde un abordaje Deontológico y Ético?

Citando a Carlos Gutiérrez “nuevamente nos encontramos ante la costumbre de alterar nombres de las películas”. En este caso, el nombre original del film es “Delivery Man”, lo cual se podría traducir en “El Repartidor”. En Argentina, en cambio, fue presentada como “Una familia numerosa”, ¿cómo pensar entonces a esta traducción?... Por un lado, una familia numerosa y por el otro, el repartidor; ¿cómo analizar esta diferencia de sentido? Reflexionar sobre el tema nos condujo a la búsqueda de la etimología de la palabra familia, la cual “proviene del latín y deriva de famulus: que significa sirviente o esclavo, la palabra familia era equivalente a patrimonio e incluía no sólo a los parientes si no a sirvientes” (Diccionario etimológico internet). Es decir que desde el origen de la palabra podemos pensar en ambas significaciones; al protagonista como un pater victoriano de numeroso patrimonio humano ya que sin él no hay familia, siendo la posición masculina la figura central del film; y/o al sujeto operando como servidor de semen, como una gran genitor bajo el significante Starbuck (nombre de un toro semental que ha generado numerosas crías, símil a un padrillo)

En su libro “La familia en desorden”, Elizabeth Roudinesco plantea que según Aristóteles la familia se define como una comunidad compuesta por órdenes jerárquicas, centrada en el principio de la dominación patriarcal, siendo construida por tres tipos de relaciones: amo- esclavo, asociación esposa–esposo y lazo entre padres e hijos. Llamativo también pues en el transcurso de dicha película, se advierte que las relaciones afectivas de estos hombres con el otro sexo están invisibilizadas: la madre de David está muerta, las esposas de los hermanos de David son habladas, la esposa y la madre de su abogado amigo tampoco aparecen, menos aún las madres de los 533 hijos biológicos; la que sí aparece desde un inicio desde un rol importante, es su pareja Emma, mujer causa de deseo para David, ya que es la que elije tener un hijo con David y formar así una familia, “familia numerosa” dirá la traducción latina. Emma es mujer policía, David va a tener un hijo con una mujer que representa a la ley.

Es necesario señalar que la familia es una institución humana, pues se asocia a un hecho de la cultura construido por la sociedad, a un hecho de la naturaleza inscripto en leyes biológicas, citando a Lévis –Strauss, “lo que diferencia realmente al hombre del animal, no puede existir sin sociedad”. Aludiendo a la traducción de familia numerosa podría llamarse a ésta como receptáculo de una lógica afectiva cuyo modelo se impone entre fines de los siglos XVIII y mediados de los siglos XX fundada en el amor romántico. Siguiendo la película, es recién en el final donde puede verse el amor romántico de una familia numerosa luego de ciertos avatares y movimientos subjetivos del protagonista. David pasa, a lo largo de dicha comedia romántica, de esclavo a amo, ubicando allí su liberación en relación a su eterno lugar de hijo, lugar que viene produciendo el aplastamiento gozoso de su deseo, pero para que dicho pasaje se lleve a cabo numerosas transformaciones deberán efectuarse.

La familia Wozniak está compuesta por el padre y sus tres hijos varones que trabajan en una carnicería mayorista. David, arranca el film dando un beso sobre la foto de su madre fallecida hace tiempo. A partir de allí, las diversas escenas nos irán mostrando un sujeto irresponsable, frustrado, endeudado, poco confiable, fracasado, hasta que su pareja luego de comunicarle que está embarazada de él le dice: “Quiero un hijo pero no quiero un padre que desaparece. Eres poco confiable, tienes problemas de dinero. No tienes una vida”. A partir del momento en que David sabe que la mujer que es causa de su deseo va a tener un hijo suyo dice “Necesito orden en mi vida. Creo que quiero tener un hijo, creo que esto es hermoso”.

La significación americana “El Repartidor” nos lleva inmediatamente a pensar en el momento en que nos toca vivir, el imperio del discurso capitalista. Discurso que nos inunda de objetos para saciarnos, para ahogar nuestra singularidad bajo la figura del consumidor. Dicho discurso es aquel que niega la castración, que destruye el amor y los lazos sociales produciendo nuevas formas de segregación. Es un discurso que rechaza al sujeto, rechazando al mismo inconciente.

El saber científico al servicio del capital financiero produce objetos que llevan a un goce desregulado, objetos que inundan al sujeto determinando su modo de goce, el goce enloquecedor del consumo que arrasa con la singularidad del deseo. Es así que David Wozniak trabaja de repartidor de carne recorriendo Brooklyn en el camión de la empresa familiar. Dicho transporte porta una leyenda “Wozniak Sons Meat Market” (Wozniak Hijos - Mercado de Carne) pudiendo pensar a partir de allí qué lugar para el sujeto en algunas TRA carentes de regulación legal, donde un hombre queda reducido por el discurso capitalista a un cuerpo puesto al servicio de la reproducción. Es allí donde la condición humana parece reducirse dentro de la lógica mercantilista, a un mercado de carne, carne que se compra y que se vende de acuerdo a las leyes del mercado, dejando de lado que dicha carne genera vida. ¿Qué eran sino algunos de los hijos de Starbuck antes de acceder a su completa identidad?... más que cuerpos sufrientes mortificados por un real imposible de simbolizar. Es tan llamativa dicha reducción de lo simbólico que en un momento del film Starbuck, pasa a llamarse para la opinión pública “El Masturbador” perdiendo toda subjetividad, quedando reducido a puro goce bestial. En una escena del comienzo un hermano le advierte “No procrees David. La reproducción es mala idea. No te reproduzcas nunca”.

La novela familiar de David

La primer escena con su padre este le dice: “David sabes que te quiero como a un hijo”, a lo que este responde: “Soy tu hijo”. Cuando presenta a Emma a su familia, David le advierte “Debes entender que adoran humillarme, son monstruos, en serio”. Luego su padre cuenta que cuando su madre se enfermó gravemente, David, el cual tenía 20 años, pagó un viaje a Venecia para toda su familia, viaje que era el sueño de sus padres pero que nunca habían podido concretar. David, se encargó de todo con una competencia inaudita. Dicho viaje lo pago en secreto con sus donaciones de esperma. Dice su padre: “David, el hace ese tipo de cosas. Si puedes convivir con sus incontables defectos también podrás vivir momentos maravillosos”. En otra escena del film, el protagonista llega a su casa y se encuentra con su padre al cual le confiesa que es Starbuck. Su padre se ríe y le pregunta ¿Eres el masturbador? A lo que David asiente y le dice que por primera vez en su vida le gustaría tomar la decisión correcta y le explica “Digamos que una persona normal tiene un lapsus en su razonamiento y dona esperma 693 veces

En la película surge claramente que David dona su semen concretamente para pagar una deuda, pero mas allá de esto, que es simplemente un acto (aunque no tan simple), dicho acto y su consecuencia nos lleva a preguntarnos ¿qué es un padre? ó ¿cuándo se es padre? En relación a estas preguntas Lacan nos responde desde el Seminario 3 acerca de la significación del Nombre del Padre cuya función es ordenadora, el cual constituye una vía de acceso a una posición sexuada… “el significante de ser padre hace de la carretera principal hacia la relaciones con una mujer”. A David la relación con la mujer y no con lo femenino es lo que lo posiciona desde otro lugar como estatuto significante, comienza abrirse allí su propio cuestionamiento. Asimismo esto nos hace referencia al texto de Lacan “De una cuestión preliminar a todo tratamiento posible en la psicosis”, Escritos 2 pág. 531 “… pregunta articulada ¿que soy ahí? referente a su sexo y a su contingencia en el ser, a saber que es hombre o mujer por una parte, por otra parte que podría no ser ambas, conjugando su misterio y anudándolo en los símbolos de la procreación y de la muerte.”… pues en David hay un viraje, comienza a posicionarse en tanto sujeto deseante.

Otra cuestión llamativa es en cierta manera el juego que se hace en la película de la alternancia entre ausencia / presencia materna. Decimos esto ya que al principio aparece la foto de su madre fallecida, y cerca del final se inaugura una madre, aquí surgiendo la presencia materna “Prométeme que algún día me llevaras a Venecia” le dice Emma al final de la película luego de tener a su hijo y aceptar casarse con David. Parafraseando a Lacan en Subversión del sujeto y dialéctica del deseo en el inconciente freudiano pág. 793 (…) “parecerá extraño que, abriéndose allí el espacio desmesurado que implica toda demanda: el ser petición del amor, no dejemos mas libre juego a dicha cuestión. Sino que la concentremos sobre lo que se cierra mas acá, por el efecto mismo de la demanda, para dar propiamente su lugar al deseo.” Entonces era necesario este vacío que deja la alternancia para que pueda encausar su necesidad y el deseo encuentra forma y nada menos con esta mujer, mujer que oficiaba de policía, unas líneas mas adelante Lacan dice (…) “el capricho del Otro, sin embargo es el que introduce el fantasma de la omnipotencia no del sujeto, sino del Otro donde se instala su demanda, y con ese fantasma la necesidad de su refrenamiento por la ley”.

El padre de David de origen polaco crece en la más terrible pobreza, emigra a los Estados Unidos cuando su abuelo le da a su padre todo el capital que tenía, tan solo U$S 10, a lo que su padre promete devolverle mil veces más pero el abuelo muere cuando su padre todavía seguía siendo pobre. Es así que se pregunta qué habría sido más difícil: no haber sido capaz de darle a sus hijos lo suficiente o no haber estado con ellos en los tiempos más difíciles. Allí el padre de David expresa que el éxito para él fue haber estado con sus hijos todo el tiempo, verlos todos los días y además le dice a David que quiere ayudarlo y le da su parte de la herencia para que pague sus deudas. Muerto el padre, adviene David como un hombre adulto capaz de asumir su responsabilidad. David le enuncia a su padre: “Tengo miedo a decepcionarlos (…) Soy el conductor incompetente de un camión de carne” A lo que el padre le dice: “Es verdad, eres incompetente (…) pero adonde sea que vayas la gente te adora. Ellos te adorarán. Todos te adoran”. Allí nos deslizamos a otra escena en la cual David se encuentra en un parque, con los hijos que demandan conocer a Starbuck, uno de estos canta y los demás corean: “Estoy realmente acabado, me destrozaste por completo ¿No sabes que necesito tu ayuda? Eres mi amigo y estoy realmente acabado” David se va mentalmente de la escena, ¿hacia donde?, ¿Quién destrozó a David siendo su amigo?, ¿Con qué padre pudo confrontar David?, ¿Quién lo acabó por completo cuando una y otra vez lo ha humillado? Muerta su madre David terminó “acabado”, dio todo de sí para hacerla feliz, ubicándose en el lugar de su padre y pagando con una vida de eterno adolescente.

David ha sido al inicio del film el padre real, el que dona su esperma pero poco a poco y con todas las vicisitudes que atraviesa, ha ocupado el lugar del padre simbólico, aquel que inscribe la ley, permitiéndole a sus hijos la posibilidad del lazo social y una salida exogámica futura.

El juicio, la tensión entre Ética y Deontología

Una noche aparece en la vida de David el abogado de la clínica de medicina reproductiva Graboski–Lewitt para comunicarle que entre los años 1991 y 1994, cuando dono esperma a dicha clínica (693 veces a cambio de U$S 24.255) se presentaron complicaciones que hicieron que se fecundaran con su esperma a todas las mujeres que asistían a dicha institución y le comunica: “Ud. ha engendrado 533 hijos y 142 de ellos quieren saber su identidad. Al realizar cada una de las donaciones firmó un acuerdo de confidencialidad. Legalmente la clínica está obligada a proteger su identidad pero algunos de sus hijos cuestionan la legalidad del mismo. Quieren saber quién es Starbuck.” Surge así una compleja situación, el derecho a la privacidad versus el derecho humano básico de los adolescentes de saber quién es su padre biológico, es decir el derecho a la identidad ¿Cuál sería el derecho más importante?

Existen dos campos que generalmente son pensados como disjuntos: el normativo (deontología, códigos deontológicos, estado del Arte) y el de la dimensión del sujeto (dimensión clínica y el caso singular). Trataremos de pensar cierta articulación de ambas dimensiones en el film en cuestión.

En primer lugar quisiéramos ubicar cómo el Estado del Arte (lógica de lo particular, lógica del todo) en materia de Tecnologías de Reproducción Asistida es insuficiente en nuestro país ya que a pesar de estar equipado con clínicas de fertilidad muy avanzadas la Ley N° 26.686 (Acceso Integral a los procedimientos y técnicas médico-asistenciales de reproducción médicamente asistida) no regula en profundidad estas prácticas.

Existe a la fecha un Proyecto de Ley de Regulación de Inseminación Terapéutica con Semen de Donante (2008) el cuál apunta a reglar el vacío legal presente en dicha situación. En dicho proyecto se apunta a cuestiones importantes a la hora de pensar la problemática del film como sería el carácter gratuito de la donación, haciendo de la misma un acto altruista y siendo propuesto como número máximo de embarazos generados por donante el de diez, evitando así riesgos de aumentar la consanguinidad de la población. En lo que respecta a la confidencialidad de los datos, la misma deberá garantizarse a excepción de aquellos casos que conlleven un peligro para la vida del nacido y la revelación de la identidad del donante resulte indispensable para evitar dicho riesgo. Si así lo fuese tal revelación debe ser sin ningún tipo de publicidad.

Pensando hipotéticamente ya que la donación del film data de los años 1991-1994 (años con vacío legal en la materia) se ve como la clínica actúa irresponsablemente ubicando allí un caso de mala praxis ya que no respeta la limitación de la utilización de la muestra ofreciendo el esperma de David y produciendo 533 gestaciones. Asimismo se viola el carácter gratuito y altruista de la donación ya que David recibe un pago considerable por la misma, ubicando a dicha tarea como a un trabajo y no con el acto de amor que implica sostener una donación. La batalla jurídica se establece entre el derecho a la identidad y la cláusula de confidencialidad que la clínica sí cumple.

Es para destacar el artículo 24 del proyecto de ley nacional, el que expresa que las personas nacidas de gametas donadas por terceros, una vez llegada a la mayoría de edad podrán solicitar conocer la identidad del donante que aportó sus respectivas gametas fundamentando esto en “un tema muy arraigado en nuestro sentir como sociedad, y es el derecho a la identidad. Cuando se habla de identidad se habla de mucho más que un derecho, la identidad biológica es un presupuesto del concepto jurídico de persona, en términos jurídicos no se trata de un derecho subjetivo sino de un elemento constitutivo del ser persona. En estos conceptos nos basamos para otorgar el derecho a toda persona nacida a partir de la utilización de la técnica de inseminación terapéutica con semen de donante a conocer su origen biológico”. En el artículo ¿Deben ser anónimos los donantes de esperma? se cuestiona cierta posición científica que sustenta que “Las clínicas de fertilidad asistida defienden el anonimato del donante sosteniéndose en un argumento puramente pragmático: si a los donantes no se les garantiza el anonimato, es poco probable que donen”. Argumento similar manejará el abogado de David en el juicio diciendo “¿Qué sucedería si dejáramos de aceptar este tipo de acuerdos? Nada menos que un caos ilimitado. Batallas por custodias, posibles intromisiones en familias felices. Y todo esto para ambas partes. (…) Ninguna de las partes fue forzada a firmar este acuerdo y no vi en ningún lado una fecha de vencimiento. (…) Este hombre firmó un acuerdo de confidencialidad por 693 donaciones. Tiene derecho a reclamar daños y perjuicios porque debería escuchar lo que la gente dice sobre él ahora. (…) Estos son niños maravillosos. Sin la cláusula de confidencialidad ninguno de ellos estaría aquí. Y no tener estos niños hermosos sería una gran pérdida. Necesitamos la cláusula de confidencialidad

En la posición contraria, el abogado que defiende a los hijos de Starbuck argumenta: “Estos niños están perdidos en la jungla y quieren saber quién es su padre. ¿Es mucho pedir? (…) el encubrimiento intencional de ésta información fundamental ha tenido y seguirá teniendo un impacto psicológico negativo en todos y cada uno de los hijos de Starbuck (…) Mientras que el donante puede haber negociado el anonimato con la clínica y los padres pueden haber aceptado esa confidencialidad como una condición para recibir la donación de esperma, los niños no aceptaron nada y sin embargo, ellos son los más afectados directamente. Esto no tiene sentido”. Michael Cook, director del boletín Bio Edge dirá “Es cierto que cada uno escribe su propio guión en la vida, pero es innegable que nuestros genes son fundamentales para ello. Sin conocer a nuestros progenitores, nos sentimos incompletos, o al menos sentimos que algo nos falta. En otras palabras, nuestros cuerpos no son algo que poseemos, sino una parte integral de quiénes somos”.

Si negamos la identidad del sujeto transgredimos la definición propia de lo humano disolviendo la constitución del sujeto en el deseo. Si el deseo del sujeto es anónimo, ¿que función para estos cuerpos? Cuerpos instrumentalizados, cuerpos adictos, mortificados por los estragos de la pulsión de muerte como lo muestran algunos de los hijos de David antes de conocer a su padre biológico.

Siguiendo desde el primer movimiento de la ética se puede interpretar que la decisión de la jueza estaría amparada por el concepto de “confidencialidad” pero en contra del “derecho a la identidad”. La sentencia del juicio expresa “Starbuck tiene derecho absoluto y sin reservas de permanecer anónimo. También tiene derecho a recibir U$S 200.000 por daños y perjuicios de la Clínica Graboski-Levitt.

Al escuchar la sentencia los hijos de Starbuck expresan: “Estamos decepcionados. Nuestro caso fue desestimado y agotamos todos los recursos legales pero no perdimos todo. Si bien hoy dijeron que no hay una ley que obligue a Starbuck a identificarse, esto va más allá de una simple obligación legal. Estamos nosotros y está él. Y más allá de cualquier ley, somos seres humanos, así que en última instancia, la decisión final es de Starbuck. No está obligado legalmente a identificarse pero ahora que nos ha visto a todos podría decidir hacerlo. Es su decisión. (…) Nos gustaría que nuestro padre supiera que para nosotros no es un delincuente o un fenómeno (…) es alguien que dio vida y felicidad donde más lo necesitaban”. A partir de escuchar a sus hijos, David decide darse a conocer, ubicando allí el plano de lo universal-singular, poniéndose en juego algo del orden de la singularidad, dentro del segundo movimiento de la Ética. David responde por su acto quebrando el horizonte.

Conclusión. El despertar de David

Alejandro Ariel define al acto como a una decisión tomada en la más absoluta soledad, por fuera de los otros, con consecuencias para el que lo produce y para los otros. David en la última escena del film deja de lado la moral, la ley, su temor, su síntoma y el futuro por venir y despierta ubicándose en otra posición al decirle a la mujer que ama:

“Quiero dejar en claro dos cuestiones. La primera: Dije que cambiaría lo más rápido posible y lo estoy haciendo. Tuve la oportunidad de pensar mucho, mucho y llegué a la conclusión de que nadie más que yo puede decidir si soy el padre o no. Ni un juez, ni una familia, ni el doctor Phil, ni tú tampoco al fin y al cabo. Nadie más que el padre puede decidir si lo es o no. Y yo David Wozniak soy el padre de este niño. La otra realidad que no puedo cambiar es el hecho de que soy Starbuck. Esto puede ser un poco aterrador ya que es algo completamente nuevo y a nadie en este planeta le ha sucedido. Es como el primer paso en la luna pero a pesar de algunos inconvenientes creo que podríamos obtener de esto una felicidad enorme (…) En este momento al revelar quién soy, estoy arriesgando todo por el bienestar de mis 533 hijos y creo que al verme arriesgarlo todo deberías convencerte de que pase lo que pase, sin importar en que líos se meta este niño, yo estaré ahí. ¿Me pediste que tuviera una vida? Bueno, aquí está. Esta es mi vida, puede ser un poco extraña y sobredimensionada pero es mi vida. La segunda cuestión: La propuesta de casamiento no fue una mentira. Te necesito en mi vida. ”

Tomando lo desarrollado por Oscar D’Amore en su trabajo “Responsabilidad subjetiva y culpa” podemos aseverar que si el sujeto no se siente culpable, en el sentido del sentimiento de culpa inconciente, no puede responsabilizarse ya que la culpa hace advenir a la responsabilidad. Por lo tanto para que David Wozniak pueda responder a su deseo debe sentirse culpable. David es culpable de traicionar a su deseo, de ceder a él, tal como lo explicita Lacan. En varias escenas de la película aparece esta traición en donde David responde moralmente desde lo particular dejando la respuesta ética de lado. Una de ellas transcurre cuando el abogado de la clínica de fertilidad lo felicita por la calidad de su esperma ante lo que él narcisisticamente responde “gracias” para luego cuando le comunica la demanda judicial de sus hijos biológicos niega su identidad hablando en español y repitiendo sin parar “Yo no soy David Wozniak” Otra escena que se puede destacar es cuando David le dice a Viggo (el único de los 142 hijos que descubre que David es Starbuck) “Ya pasé mucho tiempo contigo. Sabes que también tengo una familia de verdad” a lo que luego se corrige y dice “familia”. A lo que Viggo lo interpela enojado y le dice: “¡Dijiste familia de verdad! Solo porque decidiste olvidar esa parte de tu vida, no significa que no existimos. Existimos de verdad. También somos tu familia verdadera

Responsable es ser culpable de lo que se dice y de lo que se hace dice Jinkis. En este caso, David es responsable de su deseo inconciente de amar a su madre, deseo que queda plasmado al inicio de la película cuando besa la foto de la misma, es responsable de este amor que lo lleva a producir consecuencias en su vida y en la de muchos otros, al desear tener un hijo con la mujer que ama y al desear filiar a tantos hijos.

Inscripción del deseo que le achaca al sujeto el peso de la responsabilidad, haciendo posible el despliegue de la subjetividad en una respuesta: él revela quién es más allá de la sentencia judicial, en ese momento de silencio cuando escucha a uno de sus hijos hablándole amorosamente y luego envía un email pasando de creado a creador, perdiendo su eterno lugar de hijo y ganando su lugar de padre, acto ético de David Wozniak.

El film nos advierte acerca de la importancia de reflexionar sobre la bio-ética en las TRA, ya que las mismas conllevan el riesgo de una procreación sin transmisión simbólica, donde todo quede reducido a una “fabricación”, pensando en la serie anónima y en la multiplicación utilitarista de los objetos, allí podemos pensar en lo siniestro de saberse padre de 533 hijos. La cuestión cambia, produciéndose un viraje sustancial en la subjetividad de David cuando irrumpe el sobre con los 142 perfiles de sus hijos biológicos. A medida que David va sacando los perfiles, uno por uno, y hace lazo con ellos y entre ellos, aparece la dimensión singular, ese rasgo característico de la especie humana. Es allí cuando, tanto David como sus hijos, comienzan a sentir alivio en sus vidas. Tomando un señalamiento sobre Lacan de Maria Inés Negri en “Dos notas sobre el niño” podemos decir que la familia conyugal en la evolución de la sociedad resalta lo irreductible de una transmisión, que es la constitución subjetiva, la cual implica la relación con un deseo que no sea anónimo. El acento está puesto en que el niño se constituye en referencia a un deseo que no tiene que ser sin nombre y por ello lo importante a debatir en las TRA es, entre otras cuestiones, la cláusula de anonimato en los donantes.

Referencias

Ariel, Alejandro; (2012) La responsabilidad ante el aborto. Bioética y cine. Tragedia griega y acontecimiento del cuerpo. Letra Viva, Buenos Aires.

D’Amore, O. (2006). Responsabilidad y culpa. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos, Letra Viva, Buenos Aires, 2006.

D’amore, O: “Una muerte por incertidumbre”. En Fariña, J.; Gutiérrez, C. (comp.): (2000) La encrucijada de la filiación. Tecnologías reproductivas y Restitución de niños. Editorial Lumen Humanitas. Buenos Aires.

Fariña, J: “El doble movimiento de la ética contemporánea: una ilustración cinematográfica”. En Salomone, G. Z.; Domínguez, M. E: (2006) La transmisión de la ética: clínica y deontología. Volumen I: Fundamentos. Letra Viva, Buenos Aires.

Fariña, J: “¿Deben ser anónimos los donantes de esperma?” (2013) En http://www. ibisnewsletter.org

Gutiérrez, C. (2000). Restitución del padre. En La encrucijada de la filiación. Tecnologías reproductivas y restitución de niños, Lumen/Humanitas, Buenos Aires, 2000.

Gutiérrez, C. y Montesano, H. (2008). Farsa y ficción. En Filiación: ciencia y arte. La restitución como problema epistemológico y como acto creador. Aesthethika, Vol. 3 Número 1, 2008.

Jinkis, J. (1987). Vergüenza y responsabilidad. En Conjetural, número 13. Editorial Sitio. Buenos Aires.

Kletnicki, A: “Un deseo que no sea anónimo. Tecnologías reproductivas: transformación de lo simbólico y alteración del núcleo real. En Fariña, J.; Gutiérrez, C. (comp.): (2000) La encrucijada de la filiación. Tecnologías reproductivas y Restitución de niños. Editorial Lumen Humanitas. Buenos Aires.

Kletnicki, A: “Re-producción de lo anónimo, en ETICA Y CINE. La singularidad en situación. Una perspectiva desde los Derechos Humanos: http://www.eticaycine.org/The-Matrix,144

Lacan, Jacques Escritos II: Subversion del sujeto y dialéctica del deseo

Lacan, Jacques Escritos II: Deuna cuestión preliminar a todo tratamiento posible de la psicosis. Editorial Siglo XXI editores.

Roudinesco, Elisabeth : La familia en desorden. Fondo de Cultura Económica. (Primera edición en Español 2003).

Salomone, G. Z.; Domínguez, M. E: (2006) La transmisión de la ética: clínica y deontología. Volumen I: Fundamentos. Letra Viva, Buenos Aires.

Salomone, G. Z.: “El padre en función: función paterna, fantasía y mito”. En Fariña, J.; Gutiérrez, C. (comp.): (2000) La encrucijada de la filiación. Tecnologías reproductivas y Restitución de niños. Editorial Lumen Humanitas. Buenos Aires.


Notas

[1] Lacan, J. “Función y Campo de la palabra y de lenguaje”. Escritos 1.








 

 
Película de la semana:
La larga noche de Francisco Sanctis

Francisco Márquez & Andrea Testa / Argentina / 2016


La larga noche de Francisco Sanctis
por Michel Fariña, Juan Jorge
Novedades
Agua para Elefantes

Francis Lawrence / Estados Unidos / 2011


Devenir musicoterapeuta
por Michel Fariña, Juan Jorge
Black Mirror

Black Mirror / Reino Unido / 2011-2013


Black Mirror: The National Anthem
por Ariel, Alejandro
Recomendadas
The Truman Show

Peter Weir / Estados Unidos / 1998


Mar abierto (un horizonte en quiebra)
por Michel Fariña, Juan Jorge
El Color de la Noche

Richard Rush / Estados Unidos / 1994


En rojo: la responsabilidad por la transferencia
por Ariel, Alejandro
ETICA Y CINE. La singularidad en situación. Una perspectiva desde los Derechos Humanos

Emprendimiento académico sin fines de lucro. Para su utilización en actividades de docencia, investigación y extensión universitaria exclusivamente. Todos los materiales son propiedad intelectual de sus respectivos autores.

Proyecto creado por Juan Jorge Michel Fariña, Carlos Gutiérrez, Gabriela Salomone y Miguel Malagreca.

Cátedra I de Psicología, Etica y Derechos Humanos
Facultad de Psicología
Universidad de Buenos Aires

En colaboración con The International Network of UNESCO Chair in Bioethics.

Con el soporte técnico del IBIS (International Bioethical Information System) - Durante 2009 y 2010 el proyecto contó con el aporte del Programa de la UBA para la Ciencia y la Tecnología, UBACyT, a través de los Proyectos P006, P404, P431.

© Todos los derechos reservados | 2009
Visitas 2068675                                                                         Diseño: Navetrece.com