Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2010 > Una noche en el museo >

por 

UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES
FACULTAD DE PSICOLOGÍA

PSICOLOGÍA, ÉTICA Y DERECHOS HUMANOS

Parcial Domiciliario

Alumno: Marino Nahuel
E-mail: nahma@hotmail.com
Comisión: 20
Profesora: Pacheco, Mariana.
Periodo: Segundo Cuatrimestre 2010.
Consigna de Evaluación

1. Escoja a un sujeto que tome una decisión comparable, en términos teóricos, a la de Ibbieta, el personaje del cuento “El Muro” de J. P. Sartre. Justifique su elección.
2. Sugiera el circuito de responsabilidad (tiempos lógicos) que organizan la situación.
3. Establezca los elementos de azar y necesidad presentes en la situación, consignando los indicadores respectivos.
4. Si corresponde, establezca las figuras de la culpa que aparecen, estableciendo su relación con la hipótesis sobre la responsabilidad subjetiva. Consigne en caso que exista alguna relación con la responsabilidad jurídica.
5. Articule con las categorías trabajadas a propósito de: la ética como horizonte en quiebra; el acto ético; lo universal-singular; la moral de lo particular y –si resulta pertinente– el efecto particularista.
En todos los casos, articular con las referencias bibliográficas del Módulo 5 y si el escenario fuera pertinente con las del módulo 4.

Film asignado: “Una noche en el Museo” (2006) dirigida por Shawn Levy. Interpretado por: Ben Stiller (Larry Daley); Robin Williams (Teddy Roosevelt), entre otros.

Resumen Argumental:

Ben Stiller es Larry Daley, un padre divorciado que no esta atravesando un buen pasar. Su situación financiera es delicada debido a su inestabilidad laboral y junto a las continuas mudanzas perjudican la relación con su hijo Nick.
Por otro lado, su ex esposa y madre de Nick posee la custodia y mantiene un vínculo amoroso con un exitoso corredor de bolsa (Don). Ésta presiona a Larry para que revierta su situación y amenaza con impedir su visita ya que no tolera ver a su hijo triste por él.
Luego de llevar a Nick a un partido de hockey en el parque, ambos tienen un diálogo. Larry le pregunta sobre su aspiración de ser jugador profesional para la NHL. Ante la sorpresa del padre, Nick le responde que ahora quiere ser corredor de bolsa como Don porque conoció la oficina y además escuchó a su madre decir que debe tener una “reserva”. Larry asegura que es muy chico para pensar en eso y pregunta entre risas burlándose de Don: ¿Quieres vestir diariamente de traje como un robot automático? Seguidamente, en un tono mas serio hace una promesa: “Sé que las cosas han sido inestables y ha sido difícil para ti, pero creo que mi momento llegará y funcionara todo. Te lo prometo ” El niño agrega: “ ¿Y si no? Si sólo eres alguien que debe buscar empleo?”
A continuación, Larry sale a buscar trabajo y exitosamente obtiene el puesto de guardia nocturno del Museo de Ciencias. La primer noche de trabajo, nota que hay algo fuera de lugar. Advierte que a la caída del sol todos los integrantes del museo cobran vida. Consigue establecer el orden con mucho esfuerzo. Sin embargo, a la mañana siguiente, tiene un encuentro con los antiguos guardias donde comunica su renuncia: “No firmé para esto. Quiero un empleo normal que pague mis cuentas y no amenace mi vida”. Cuando sale del museo, se encuentra con Don y Nick quienes pasaban de visita. Nick asombrado le dice a Larry: “Es asombroso que trabajes aquí” y ante la propuesta de Don sobre dar un paseo, Larry responde: “Esta mañana es difícil pero Nicky te lo prometo, yo te daré un paseo”. En ese momento algo parece conmover al protagonista, mientras observa a la pareja de su ex mujer con su hijo cruzando la calle de la mano gira hacia el museo y vuelve a ingresar. Reclama su trabajo y decide escuchar a Rebecca (la guía histórica) mientras informa a un grupo de niños. En su casa, investiga sobre las personalidades que habitan el museo para desempeñar su guardia eficazmente.
Finalmente cumple con su promesa del paseo e invita a Nick a pasar uuna noche en el trabajo. Larry no es el mismo que al principio, emprende la tarea de recuperar la tabla de Ahmen Ra que es la fuente de vida del museo. Toma el control del mismo junto a su hijo quien se muestra orgulloso.

Análisis:
Si tenemos en cuenta que la culpa es una condición para el circuito de la responsabilidad. En tanto indica que un hecho pertenece al sujeto y por ende está en juego la responsabilidad subjetiva, en términos de D` Amore diríamos que “introduce una dimensión deseante mas allá de ella y es ésta la que ob-liga responder” . Debe aclararse que el acto se realiza en soledad, es decir que hay un grado de libertad por fuera de la determinación significante y por fuera del azar. Es justamente en la grieta entre la necesidad y el azar donde se ubica la responsabilidad. Se entiende necesidad como aquello forzoso, riguroso, inexorable, exacto, es decir lo que podemos estar seguros que pasará (anticipable) como la salida del sol todos los días. Y el azar como lo casual, accidental, contingente, fortuito, aquello no predecible que desconecta causa-efecto.
En su texto Juan Carlos Mosca tiene como axioma que “Responsabilidad es otro nombre del Sujeto”; en el sentido que “lo que importa es la subjetivación de una acción, si es así ya no será una acción cualquiera, sino una que recae finalmente sobre el Sujeto, poniéndose éste en acto.”
A partir de lo antedicho se sitúa en el circuito de la responsabilidad 3 tiempos lógicos que organizan las condiciones en que el sujeto puede responder de sus actos como singular. En el tiempo 1 se encuentra una acción que se agota en los fines por los cuales fue emprendida y sólo es resignificada por el tiempo 2 (por vía de retroacción) aquél que funda el circuito propiamente dicho. Si bien el t1 es cronológicamente primero a t2; es invariante que lógicamente éste último es primero al t1. Sumado a lo anterior decimos entonces que a partir de la culpa que genera t2 el sujeto se ve obligado a una respuesta; pero debe darse una interpelación subjetiva como operación simbólica. O sea, un llamado o forma de convocatoria al sujeto a la palabra ya que es la interpelación, a través de la culpa, lo que hace retornar sobre la acción de t1 y exige respuesta. Sin embargo para conceptualizar un tiempo 3 es necesario hablar de un plus, aquello que amplia el universo previo, se diluye el sentimiento de culpa por un efecto sujeto (de deseo inconciente) y una respuesta de dimensión ética.
Llevado a nuestro caso y haciendo un recorte situacional de la película colocamos entonces al tiempo 1 la escena en el parque donde Larry promete a su hijo Nick que su momento llegará y todo será diferente, todo funcionará. Podemos dejar pendiente las preguntas ¿Qué funcionará? Y ¿a que momento se refiere nuestro protagonista? Si hasta entonces viene refugiándose en respuestas ubicadas en la evitación al sujeto como cuando le dice a su ex mujer que “la tecnología no está a la altura de sus ideas”. Hasta el t2 no se ve culpa ni responsabilidad en Larry sino que su inestabilidad prepondera como especie de condena hasta el punto que decide renunciar en su primer día de trabajo. Sin embargo, algo sucede cuando sale del museo aquella mañana y es allí donde asignamos el tiempo 2. Por efecto del azar para él, su ex mujer no puede llevar a Nick al colegio asi que Don toma esa tarea y desvían su camino al museo para ver el nuevo trabajo de Larry. Para su “suerte”, su hijo le hace saber lo magnifico que le resulta el nuevo empleo de su padre. Como dijimos, Don sugiere un paseo por la institución, ante lo cual Larry promete (nuevamente) uno pronto. De esta forma, puede situarse la interpelación donde se resigifica el t1 sobre aquella promesa y donde subjetiva la acción (posicionamiento subjetivo). Inmediatamente Larry vuelve sobre sus pasos hacia el museo y no sólo reclama el puesto al que acababa de renunciar sino que también emprende una investigación detallada de las atracciones con las que tiene que lidiar las siguientes noches. Claramente se ve a un personaje distinto en el film, quien asume el cargo de su puesto y el orden del establecimiento.
El interrogante que quedó pendiente es ¿cual es el lazo que une lógicamente el tiempo 1 con el tiempo 2? Dicho de otra forma, ¿cual es la hipótesis clínica que produce la vuelta sobre ese tiempo 1 y no sobre otro? ¿De que es responsable Larry?
Siguiendo los dichos de Gutierrez sobre su lectura lacaniana decimos que por estructura “el acceso al deseo implica necesariamente culpa”, o sea que es el precio que se paga por el cumplimiento de deseo. ¿Cual es el deseo inconciente de Larry?
Propongo entonces que el deseo presente al cual está sujeto Larry es el del asesinato de Don en tanto lugar paterno. Deseo de recuperar eso que perdió o fue perdiendo y para eso tiene que matar al que ocupa ese rol. Podemos responder ahora aquel interrogante que había quedado pendiente sobre el momento y lo que funcionará. Lo que funcionará ahora es el vínculo con Nick ya que recupera la confianza perdida. En una de las ultimas escenas de la película que se encuentran padre e hijo tras haber recuperado la tabla de Ahmen Ra. Larry dice “es tarde, ¿quieres ir a tu casa ahora?; Nick responde con un a sonrisa “prefiero quedarme”
Para finalizar, no podemos desresponsabilizar a nuestro personaje del deseo y asignar al azar o “al destino como sentido desordenado” (Lewkowicz) su acto .Juan Carlos Mosca plantea que “No es nuestra ética liberarlo de responsabilidad, alienándolo a esa otra especie del Otro, bajo la forma de azar o el destino. Ibbieta recuperó su tiempo bajo la amenaza de perderlo, recuperó su mortalidad. Negando su responsabilidad bajo la coartada del azar y del destino, volvería a perderlo. También salvo su vida, si ése fue su deseo, de eso es responsable”
Y como dice Lacan: “...de la única cosa que puede ser culpable, al menos en la perspectiva analítica es de haber cedido a su deseo”.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: