Warning: Zend OPcache API is restricted by "restrict_api" configuration directive in /www/vereticaycine/htdocs/ecrire/inc/flock.php on line 484
Etica y Cine
Inciio > Series > House Temporada 5 > Temporada 5 - Episodio 15 > Unfaithful / Descreído
Unfaithful / Descreído

Temporada 5 - Episodio 15

Autor: Diego Vega

Palabras clave:

Síntesis

El episodio de la temporada 5 capitulo 15 de la serie doctor House se titula: “Unfaithful”, que traducido al español seria: descreído o infiel.
El mismo comienza con una escena donde se encuentra el sacerdote Daniel Bresson en su refugio se lo observa agotado por su trabajo bebiendo whisky y fumando cigarros.

Un indigente de nombre Daryl le pide un abrigo y colma su paciencia.
Luego que despide a Daryl otorgándole el abrigo pedido se introduce a su refugio y comienza a fumar y beber de forma compulsiva, en ese instante escucha que golpean la puerta cuando abre se encuentra con Cristo levitando y con todos los signos de la crucifixión. El no puede creerlo y es evidente que se trata de una alucinación.

Este síntoma lo lleva al hospital donde es atendido en urgencias. Allí House toma el caso como una distracción para su equipo que se halla en conflicto de intereses por la relación extra-laboral que tienen dos de sus integrantes: El doctor Foreman y la doctora Trece quienes se encuentran iniciando una relación de pareja que molesta a su jefe House, que decide no tomar ningún caso “real” hasta no solucionar este tema..

Los primeros diagnósticos que discute el equipo son: Epilepsia psicomotriz, intoxicación por consumo de alcohol, intoxicación por atropina, tumor en el lóbulo occipital entre otros.
Como primera medidas House ordena realizar un EEG, una tomografía y revisar la casa del sacerdote para buscar posibles toxinas.

Luego de dar estas órdenes House se tiene una charla con Foreman y Trece, les solicita que elijan entre el trabajo o la relación, se separan o renuncian, dicta un ultimátum dándoles como plazo hasta el final del caso “falso” (así considera al caso del cura).

Cuando están realizando el EEG el Dr Cris Taub y el otro Dr le realizan preguntas que invaden la vida personal del paciente. Este responde que hace cuatro años un miembro del grupo juvenil que él dirigía lo acuso de contacto impropio, se declara inocente, pero la iglesia decide transferirlo a otras sedes, aludiendo que sería lo mejor para todos pero al enterarse los feligreses de esa acusación en su nuevo destino, comenzaron a transferirlo una y otra vez.

El Dr Taub no cree en su palabra y pierde toda neutralidad comienza a realizarle preguntas acusatorias, diciéndole en un momento que la sífilis puede causar alucinaciones, el cura contesta haber estado confundido y no ser sexualmente activo.

Se advierte en este pasaje del capítulo como en otro cuando Daniel mantiene una charla con House que el sacerdote perdió la fe, porque siente que su iglesia, su dios lo abandonaron y se toma su sacerdocio como un trabajo como cualquier otro, no lo abandona porque no sabria hacer otra cosa toda su vida refiere haber hecho lo mismo. Por esta razón House lo denomina en varias ocasiones como el “cura nieztchiano”.

Cuando obtienen los resultados de los estudios realizados a Daniel deciden darle el alta, el se queja diciendo que sabe que tiene algo, siente nauseas y no siente el pie izquierdo, en ese momento descubren que se le salió un dedo del pie izquierdo.

El equipo sin Foreman, despedido y Trece, enojada por el despido de su novio, vuelve a intentar establecer un diagnostico a partir del nuevo síntoma se baraja la posibilidad de lepra, ergotismo, intoxicación por monóxido de carbono. House ordena buscar dióxido de carbono en sangre a trece y poner al cura en la cámara hiperbarica para evitar desprendimientos de su cuerpo.

El paciente vuelve presentar nuevos síntomas entumecimiento del cuerpo, ceguera en ojo, pero lo que sorprende al equipo médico es que estos cesan repentinamente.

Comienzan a trabajar la hipótesis de que se trata de una enfermedad autoinmune, que afecta el bazo y los glóbulos blancos del cura.
Cuando analizan el bazo descubren que tiene un microbio llamado neurocistitis que se encuentra en todas partes y no enferma si el sistema inmune no está afectado.

A partir de este descubrimiento creen que el cura tiene SIDA. El sacerdote ante esta posibilidad manifiesta que jamás recibió: transfusiones, se inyecto drogas y nunca tuvo relaciones sexuales, se niega a dar su consentimiento a realizarse los estudios pertinentes a la detección del HIV. Esto causa un efecto en el doctor Taub que no cree en los dichos del sacerdote Daniel y va en busca de Ryan el joven que lo denuncio al sacerdote por contacto impropio, lo aborda al joven en su lugar de trabajo da por sentado que tuvieron relaciones sexuales o más bien que el joven fue abusado, mencionando el incidente de cuatro años atrás, le cuenta que ellos creen que el cura tiene SIDA. Ryan responde preocupándose por el estado de salud de Daniel, afirma haberse hecho el análisis del Sida pero no comenta el resultado diciéndole al doctor Taub: no es asunto suyo.

Ante el comienzo del tratamiento con retrovirales en esta fase de experimentación el equipo médico da cuenta de que se producen reacciones a los medicamentos que indican que no es sida lo que padece el paciente.

House le pide al equipo médico que realicen pruebas genéticas para poder establecer un diagnostico descartando la posibilidad de que el paciente sufra Sida.

Cuando los doctores Taub y Kutner están sacándole sangre a Daniel para realizar los estudios genéticos, El doctor Taub todavía cree que el paciente tiene SIDA.

Aparece en escena el joven Ryan, pide pasar a ver a Daniel, Taub quiere impedírselo, pero Ryan conmovido por el estado de salud del cura, se le acerca y solo pronuncia las siguientes palabras: Lo siento, por todo, y se arrodilla junto al lecho del enfermo. Daniel responde: Lo sé y pone su mano sobre la cabeza del joven. Ambos lloran ante la mirada silenciosa de los médicos.

Cambio de cuadro, House luego de re-pensar los síntomas y antes de que le entreguen los resultados de las pruebas genéticas le otorga a Daniel un diagnostico certero: Síndrome de Wiskott-Aldrich, le explica que no morirá y que es un mal que afecta el sistema inmune, lo hace susceptible a todos los síntomas del SIDA sin tener Sida, es de origen genético.

Más tarde las pruebas genéticas lo confirman.

En este episodio solo aparece un caso clínico el mencionado más arriba.
Hay dos conflictos que se desarrollan a medida que avanza el proceso diagnostico el primero es la relación amorosa entre el Dr Foreman y la Doctora Trece, a los que house les exige que se separen si quieren seguir trabajando en su equipo, el cree que perjudica el desempeño de ambos doctores. Estos en un primer momento se enfrentan a House solicitándoles que acepte la relación este no lo hace y decide echar a Foreman. Luego Foreman es restituido a su cargo acordando con Trece ocultar la relación y aparentar romperla frente a House. Ambos conservan sus puestos de trabajo engañando a House.

El otro conflicto que aparece es ante la ceremonia religiosa judia de bautismo que decide realizar con su hija Cuddy, directora de la clínica y pareja de House. En un primer momento, realiza una estrategia para que House rechace la invitación a dicha ceremonia, pero para su sorpresa House decide asistir a la ceremonia. Luego de idas y venidas le Cuddy le pide a House que no asista al bautismo y este a regañadientes acepta no ir a la ceremonia.

Luego cuando Dr House resuelve el caso del cura, la directora Cuddy cambia de posición reflexiona y siente anhelo de que House esté presente el día de la ceremonia pero no se atreve a decírselo por lo que House no asiste y termina el capitulo con este bebiendo Whisky solo y tocando el piano en su departamento, mientras que en paralelo se muestran imágenes de Cuddy con su bebe en la ceremonia de bautismo con familiares y amigos.

Tambien se observan imágenes de Foreman y Trece felices de haber engañado a House y poder seguir con su relación amorosa, conservando sus respectivos puestos dentro del equipo médico.

Desarrollo conceptual

El sujeto elegido para el desarrollo conceptual del es el joven Ryan, fue él quien acusa al Sacerdote Daniel de contacto impropio, hay que tener en cuenta para el análisis que el sacerdote dirigía un grupo juvenil al cual Ryan asistía.

La elección del personaje es porque me pareció el más oportuno para ilustrar los tiempos lógicos del circuito de responsabilidad.

Si bien en la serie se utiliza la figura de contacto impropio con respecto a la relación que ambos personajes mantenían en ningún momento se habla de abuso deshonesto o abuso sexual. Y este contacto impropio tiene el matiz de una relación amorosa homosexual no concretada.
Si se compara la decisión de Ryan con la de el personaje Ibbieta de el cuento El Muro de Sartre en términos teóricos, podemos observar que su decisión carece de todo cálculo de las consecuencias de su acción de acusación, quizás por no saber cómo responder ante la situación vivida y esta respuesta la ejecuta desde un lugar moral desde lo que es esperable para un joven católico desde una lógica de lo particular o sea desde un punto de vista moral, condenando una relación homosexual y entre un cura y un fiel de la iglesia.

Por otro lado cuando es interpelado por el Doctor Taub este también lo ubica en una posición de no sujeto sin dejarle posibilidad de explayarse sobre lo ocurrido.

La respuesta del Joven ante esta interpelación acusatoria es de no responder a las acusaciones por un lado y de importarle el estado de salud del sacerdote.

El problema ético queda así planteado desde la moral: ¿Cómo un joven va a preocuparse por el estado de salud de quien se presume su abusador?

Pero la respuesta de Ryan se hace esperar, se observa que comienza a sentir culpa por la acción realizada, necesitara un tiempo más para ir a visitar al enfermo y así poder desplegar su responsabilidad subjetiva: hacerse responsable por su acto, poder suplementar su acción pasada con la acción presente responder frente al acto.

Quizás haya avanzado un paso más en comparación a Ibbieta.

Pero cabe hacernos una Pregunta: ¿Acaso su figura de acusador a una figura de autoridad investida libidinalmente preexistió a su acción?
Para Freud (en el “Problema económico del masoquismo”) el complejo de Edipo es la fuente de nuestra ética individual, las autoridades y modelos recogen los imagos que restan de los progenitores.
Si Ryan se baso para hacer su acusación en lo particular de los dictámenes sociales cumplió con lo que debía hacer allí no hay espacio para la responsabilidad.

Pero si fuera asi no habría lugar para la subjetividad y se sabe que el sujeto siempre es responsable. En esta primera instancia de la trama subjetiva la culpa esta puesta en el Otro, des responsabilizando al sujeto. No se trata de una responsabilidad moral o social acerca de lo bueno o lo malo, del deber hacer más bien estamos hablando de una responsabilidad que atañe al sujeto en relación a aquello que este desconoce de si mismo.

Analizando esta situación se ubicar un primer tiempo lógico en la primera acción de denuncia una acción que parece en una primera instancia cerrada sobre sí misma, universo discursivo que intencionalmente dirige la acción.

Un segundo tiempo surge cuando el doctor Taub irrumpe en el trabajo de Ryan comunicándole el estado de salud de Daniel, vinculando su enfermedad con la posibilidad de que el joven también este enfermo de sida, cuestiones que con el correr de la historia se demuestran como falsas. Este tiempo dos se manifiesta como un exceso de lo acontecido en el tiempo uno, este se quiebra posibilitando la emergencia de una pregunta que no fue planteada hasta el momento: ¿Cómo esta Daniel?
Es el momento donde aparece una singularidad mostrando la incompletud de lo universal sostenido desde el particular de la acción previa.

Cambio de posición en el joven de acusador a preocupado por el sacerdote.

El lazo que une los dos tiempos de manera retroactiva se puede formular como hipótesis clínica. Esta hipótesis es planteada en términos especulares se podría enunciar como confusión sexual, hacia la pregunta que es lo que el muchacho siente por el cura.
El tiempo dos se sobreimprime sobre el tiempo uno generando un efecto apres-coup.

El tiempo dos resignifica al tiempo uno hay un cambio de posición y el sujeto se apropia de algo que le pertenece, una acción que le parecía de una dimensión ajena hasta ese momento.

Se abre así la posibilidad para abrir en potencia un tiempo tres. En nuestra historia la misma se puede observar con la visita de Ryan al hospital donde se encuentra con Daniel y de manera desenfrenada aunque no le permiten el ingreso a la sala de internación se abre paso para llegar hasta el lecho del enfermo se arrodilla y le dice: Lo siento, por todo!!

Lo dice varias veces, a lo que Daniel le responde: Lo sé. Ambos comparten un código y solo ellos dos saben que fue lo que paso entre ambos, los dos utilizan el significante: Confundidos.

Si algo emergió en el tiempo dos desligado del universo particular Ryan busca religarlo al eje universal singular inscribiendo a través de este acto un sujeto de la responsabilidad dejando la culpa de lado aunque esta haya sido necesaria para llegar a esta instancia.

Hay una toma de posición diferente que suplementa su universo significante.

Sienta posición un sujeto barrado que renuncia al goce se ubica en el campo deseo pero no puede responderse acerca del objeto a. Es la posición del no-todo.

Se pueden ubicar elementos que indican la necesidad y el azar. Si pensamos que la responsabilidad subjetiva se ubica en la grieta de la necesidad y el azar, pudo dar cuenta que la necesidad se ubica en la enfermedad de Daniel, su destino hizo que enfermera que tuviera una alucinación y a partir de allí padeciera toda una serie de síntomas que se explicarían con un mal genético, algo que el sujeto no pudo controlar.

La necesidad hizo que Daniel terminara en el hospital fuera llevado hasta donde lo atendió el equipo de doctor House, este factor de necesidad entra en juego con una serie de coincidencias, se podría decir que tuvo la suerte de que lo atienda un medico muy prejuicioso como el Dr Taub, y que este por el afán de querer comunicarle a Ryan la posibilidad que tenga Sida, lo puso en contacto sin quererlo con el sacerdote Daniel, esto producto del azar. Si lo hubiese atendido el equipo de emergencias quizás le hubieran dado el alta y hoy no tendría este caso para analizar.

Pero aquí no importa que necesario o azaroso tenga este caso, lo importante para establecer la responsabilidad subjetiva de Ryan fueron sus acciones y el movimiento que se produjo a partir del encadenamiento de hechos que fueron ocurriendo mediante la trama histórica.

La figuras de la culpa que aparece en Ryan es evidente que cuando es interpelado por la enfermedad de Daniel siente culpa, necesariamente, este sentir lo retrotrae al momento de la denuncia debe responder aunque sea desde una posición moral es por eso que pregunta por el estado de salud del cura. Siente una deuda simbólica por su acción anterior. Dada la ligadura de la interpelación del tiempo dos con el tiempo uno el sujeto siempre está obligado a responder a esa interpelación. El yo responde mas de lo que quisiera responder es una lectura en términos económicos, hay un mas allá de la respuesta, una vuelta al campo de la moral. En el caso de Ryan hay una respuesta en tiempo tres que genera la producción de un sujeto de deseo.
Estamos en el campo del acto ético, se responde la pregunta: ¿Has actuado en conformidad con tu deseo?

El sujeto puede encontrarse culpable en cuanto a cedido a su deseo que en este caso puede articularse con la visita a Daniel mas allá de los condicionamientos morales.

Referencias

Arendt, H. (2007). “Responsabilidad personal bajo una dictadura”. En Responsabilidad y juicio. Paidós, Barcelona.

D’Amore, O.: Responsabilidad y culpa. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.

Freud, S.: (1925) La responsabilidad moral por el contenido de los sueños. En Algunas notas adicionales a la interpretación de los sueños en su conjunto. Obras completas. Tomo XIX, Amorrortu editores. 1984.

Jinkis, J. (1987). Vergüenza y responsabilidad. Conjetural, número 13. Editorial Sitio. Buenos Aires.

Michel Fariña, J. J. “The Truman Show. Mar abierto (un horizonte en quiebra)”. En Ética y Cine, Eudeba, 2000.

Mosca, J. C. (1998). Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.

Salomone, G. Z.: El sujeto dividido y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.



NOTAS