Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2010 > Vidas cruzadas >

por 

UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES - FACULTAD DE PSICOLOGÍA

PSICOLOGÍA, ÉTICA Y DERECHOS HUMANOS

CÁTEDRA I – PROFESOR TITULAR REGULAR: JUAN JORGE FARIÑA

AYUDANTE DE TRABAJOS PRÁCTICOS: CAREW, VIVIANA

COMISIÓN: 17

2º CUATRIMESTRE – AÑO 2010

TRABAJO PRÁCTIO

TEMA: RESPONSABILIDAD

PELÍCULA: CRASH (Vidas Cruzadas)

ALUMNA: López, María Laura
LU: 295238560
TE: (15) 5734-3333
E-MAIL: marialauralopez82@hotmail.com

INTRODUCCIÓN:
El presente trabajo intentará relacionar la noción de responsabilidad, teniendo en cuenta las diferentes concepciones del sujeto, con un personaje de la película Crash (Vidas Cruzadas).
Desde el discurso deontológico-jurídico, en donde se plantea la noción de sujeto Autónomo, y donde la responsabilidad jurídica corresponde a una de las formas de la responsabilidad moral; la responsabilidad jurídica será entendida en función de las referencias legales. Por otro lado, desde la dimensión de la clínica entendemos al sujeto como no autónomo, sujetado a la ley y al lenguaje. Ésta noción de sujeto lo convoca a responder desde otro lugar, y esa respuesta encarnará la responsabilidad subjetiva. El sujeto del inconciente, no es dueño de su voluntad y de sus intenciones pero no por ello, siguiendo a Freud, no debería dejar de hacerse responsable de su accionar. La responsabilidad es el modo de responder a aquello que interpela al sujeto pero que éste no siempre sabe de qué se trata, ya que dicha interpelación es al sujeto del inconciente.
Se determinarán para el personaje elegido, los tres tiempos lógicos de la responsabilidad, circuito que organiza la situación; y se situarán los elementos del azar que intervienen en la misma.
“Crash” es una película dirigida por Paul Haggis, en la cual se observa una multiplicidad de historias y personajes que se relacionan a partir de hechos azarosos, en los cuales las acciones de los personajes desencadenan consecuencias en la vida de los demás, quedando así relacionados en una serie de acontecimientos que los enfrentan con dilemas morales y éticos que cada uno resolverá de acuerdo a su propia característica personal. A raíz de la gran cantidad de personajes ricos en situaciones que involucran la responsabilidad, es más que difícil elegir uno en particular que ilustre cada aspecto a relacionar sin que se piense en otro que refleje mejor tal o cual concepto.
Para el presente trabajo se tomará como sujeto a ser comparado con el personaje del cuento de Sartre, Ibbeta a Anthony, un joven afroamericano de aproximadamente 20 años que se dedica a robar autos por encargo interpretado en el film por Chris ’Ludacris’ Bridges.

DESARROLLO
Elección del personaje.
El personaje elegido para realizar este trabajo es Anthony, un joven de color que roba autos con su compañero y amigo Dough. Ambos se involucrarán en el robo de una camioneta perteneciente a un fiscal de distrito y su esposa.
Al comienzo de la historia, Anthony, revela a través de comentarios y acciones su manera de pensar, sentir y posicionarse frente a las situaciones de la vida cotidiana. Manifiesta que por su color de piel es tratado diferente en los restaurantes y que a pesar de estar bien vestido, la gente a su alrededor se comporta como si él fuera una persona peligrosa. Se ve a si mismo como un tipo de persona que la sociedad discrimina. Esta convicción de si mismo y de los demás (cierta o no, no es determinante para este trabajo) le sirve como justificación para sus actos delictivos. Manifiesta que no utiliza el autobús ya que sus grandes ventanales fueron diseñados para que la sociedad vea a las personas que se ven reducidas a viajar por ese medio. Y repudia a las personas de color que roban a los de su misma raza, ya que manifiesta que no se animan a enfrentar a los blancos.
Una acción en el medio de la película hará que Anthony cambie su manera de posicionarse frente a la vida. Un acontecimiento que está regido por el azar produce que este personaje haga cosas que aseguró que nunca realizaría.
Anthony se relaciona con el personaje del cuento “El Muro”, Ibbeta, ya que ambos a partir de una casualidad encuentran una situación en su vida que no pertenece a su universo particular. Se ven enfrentados con un conflicto ético que hará cambiar su manera de actuar. Estas situaciones hacen que emerja el sujeto y nada a partir de ese momento será como antes, no se puede volver atrás y todas las situaciones anteriores serán de alguna manera resignificadas a partir de este acontecimiento.

Circuito de responsabilidad y culpa.
En el texto Vergüenza y responsabilidad, Jinkis, reformula la definición clásica de la responsabilidad que decía: “responsable es aquel de que se espera una respuesta”, incluye a la culpa como condición para que haya responsabilidad subjetiva. No agota el término de la responsabilidad en lo jurídico sino que mediante dicha reformulación amplía la responsabilidad teniendo en cuenta la característica de sujeto del inconciente. La definición que propone este autor es la siguiente: “Responsable: no digo conciente de lo que hace ni se hace cargo de lo que dice, sino culpable de lo que hace y dice.” A raíz de esta afirmación se pude decir que no habría responsabilidad subjetiva sin culpa.
El personaje elegido, Anthony, como se ha mencionado anteriormente demuestra su manera de pensar y actuar. Estas características se pueden observar en la situación que se tomará como el primer tiempo del circuito de responsabilidad. En este primer tiempo realiza una acción que concuerda con el universo discursivo en el cual el sujeto está inmerso. El tiempo uno será entonces el robo de la camioneta perteneciente a el fiscal de distrito y su mujer. Anthony realiza esa acción de acuerdo a su manera de pensar, es decir en sintonía con su universo particular. Roba a personas blancas; y además cabe mencionar que la mujer del fiscal había demostrado miedo cuando lo vio en la calle un momento antes del robo. (Ratificando lo antedicho acerca de la justificación de sus actos de acuerdo a su posición frente a otro que lo discrimina). Esta acción del tiempo 1 es egosintónica y se agota en los fines para los cuales fue realizada. No produce en el sujeto ningún tipo de desequilibrio moral o ético. A esta acción le continúa un hecho que permitirá ilustrar el cambio que se produce en el sujeto a partir de lo que sucede en el tiempo 2. Mientras Anthony y su compañero se dirigen a entregar la camioneta a su comprador, atropellan a una persona de origen oriental. Dicha persona queda atrapada debajo de la camioneta y Anthony propone abandonarla y seguir adelante. Su compañero lo hace cambiar de opinión argumentando que si llegaran a ser atrapados y la victima del choque muriera serían acusados de homicidio y se agravaría su situación. Esto muestra como el sujeto ve a las demás personas. En este caso la victima es vista como un estorbo que se atasco debajo de la camioneta, al igual que una rama u otro objeto. Anthony reduce a esta persona a la categoría de objeto. En este primer tiempo las acciones del personaje siguen una lógica dentro del universo particular del mismo.
El tiempo 2 del circuito comienza con una acción similar a la del tiempo 1, Anthony y su compañero roban otra camioneta y se encuentran con la sorpresa de que el dueño de la misma es una persona de color. El asaltado se baja y comienza a golpear a Anthony, éste a su vez pide gritando a su compañero que le dispare al hombre y que lo mate. La situación termina con Anthony y su victima de robo escapando de la policía. Una acción inesperada de este hombre permite que Anthony escape de la policía, evadiendo así su responsabilidad jurídica. Cuando Anthony desciende de la camioneta; el hombre, que había sido robado por él, le manifiesta que siente vergüenza y que él mismo debería sentir vergüenza de si mismo. Esta acción produce un cambio en el sujeto, por ello lo dicho por el hombre de color es tomado como un tiempo 2, cambia a partir de ese momento la posición que el sujeto tenía al comienzo de la historia y caen los ideales que sostenían su accionar. Se vio a si mismo realizando lo que repudiaba en los demás, se equipara así a las personas que él criticaba bajo sus principios. Esto evidencia en el hecho de que se sube al autobús y se ve igual a las demás personas que allí viajan, podemos inferir que se siente denigrado como las personas que lo acompañan en el viaje pero no denigrado por un otro sino por si mismo.
El sujeto ha cambiado, no hay vuelta atrás, se puede divisar cierta actitud de culpa en él; lo que demostraría, siguiendo la definición de responsabilidad citada anteriormente, que habría en él un acto de responsabilidad subjetiva.
La hipótesis clínica, que conecta ambos tiempos y resignifica su manera de pensar y actuar en un primer momento; y que intenta explicar el exceso que se produce en el tiempo 2 se produce en la acción de subirse al autobús ya que mediante ese acto, Anthony, dice: yo soy esto, lo que siempre repudié. El ser eso justifica el porqué de sus acciones. Y es allí, a partir de la toma de conciencia de lo que se es, donde se hace plausible la posibilidad de cambio.
El cambio de posición del sujeto se evidencia en una acción que sucede posteriormente al viaje en autobús. Al pasar por la calle en donde ha atropellado al hombre, se baja y toma la camioneta blanca de éste ultimo y la lleva al comprador para que le de algo de dinero por ella. En ese momento descubren que dentro de la caja del vehículo hay personas, inmigrantes ilegales, que iban a ser vendidas. El comprador le manifiesta su interés en quedárselas y le ofrece dinero por ellas. Anthony se va con las personas y las deja ir dándoles dinero para que coman algo. Esta escena, muestra un cambio en la actitud del sujeto frente a las personas, no las ha objetivado como lo había hecho con el señor que había atropellado. Se rehusó a venderlas como si fueran objetos mostrando un cambio en su universo particular. Cabe aclarar que el cambio que se produce en el sujeto no es a nivel de su “trabajo” delictivo ya que se queda con la camioneta blanca pero sí se ve un cambio importante en su relación con el otro semejante.
Responsabilidad jurídica
En este caso particular se ve que la responsabilidad jurídica es evadida por el sujeto al no ser entregado a la policía. No es enfrentado a la justicia por sus actos delictivos, por lo tanto no se hace responsable de sus acciones a nivel jurídico como sujeto autónomo de derecho. Si así hubiera sucedido, no se hubiese producido la emergencia de la responsabilidad subjetiva en él. Quizá en un futuro deba responder ante la justicia responsabilizándose de sus actos ya que es parte de una sociedad que se lo exigirá.
El azar y la necesidad
Hay una serie de elementos y sucesos azarosos que intervienen en las diferentes situaciones mencionadas. Estos sucesos hacen que las situaciones sean únicas y en muchos casos enfrentan al sujeto con un dilema ético.
Uno de las situaciones en las que interviene el azar es en el intento de robo de la camioneta al hombre de color. Si en esa camioneta no hubiese habido un hombre de color la actitud de Anthony hubiese sido diferente y las palabras no hubiesen tenido el mismo impacto sobre su subjetividad. La necesidad también está presente en esta situación ya que Anthony debía llevar una camioneta a su comprador ya que la primera por tener sangre del hombre atropellado no había servido. Sin esta necesidad, es probable que Anthony hubiera desistido del robo cuando se dio cuenta de que la persona era de color.
Otro elemento del azar se da en la situación de la camioneta blanca. Él no sabía que allí había personas encerradas, por lo que se vio enfrentado a una situación singular, diferente a las que estaba habituado y que estaba esperando. Se vio allí un dilema ético en el cual el sujeto ante esa singularidad tuvo que tomar una decisión que demostró que su universo particular había cambiado. Ahora las personas no son consideradas por Anthony como objetos cualquiera fuera su raza.
Anthony se vio enfrentado a una situación que cambio su universo particular; para él ya no rigen las mismas reglas. La situación singular se le impuso generando la necesidad de tomar una decisión. Dicha situación ha cambiado al sujeto y éste no podrá volver atrás y se conformará para él un nuevo universo particular diferente al anterior.

BIBLIOGRAFÍA
Jinkis, J. (1987). Vergüenza y responsabilidad. Conjetural, número 13. Editorial Sitio. Buenos aires.
Michel Fariña, & Gutiérrez, C. (1996). Veinte años no es nada. Causas y azares. Número 3. Buenos Aires.
Salmone, G.Z: El sujeto dividido y la responsabilidad. En la transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Línea viva, 2006.
D´Amore, O,: Responsabilidad y culpa. En la transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Línea viva, 2006.
Domínguez, M.E.: Los carriles de la responsabilidad: el circuito de un análisis. En la transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Línea viva, 2006.
Freud, S.: (1925) La responsabilidad moral por el contenido de los sueños. En algunas notas adicionales a la interpretación de los sueños en su conjunto. Obras completas. Tomo XIX, Amorrortu editores. 1984


CONSIGNA DE EVALUACIÓN
1. Escoja a un sujeto que tome una decisión comparable, en términos teóricos, a la de Ibbieta, el personaje del cuento “El Muro” de J. P. Sartre. Justifique su elección.
2. Sugiera el circuito de responsabilidad (tiempos lógicos) que organizan la situación.
3. Establezca los elementos de azar y necesidad presentes en la situación, consignando los indicadores respectivos.
4. Si corresponde, establezca las figuras de la culpa que aparecen, estableciendo su relación con la hipótesis sobre la responsabilidad subjetiva. Consigne en caso que exista alguna relación con la responsabilidad jurídica.
5. Articule con las categorías trabajadas a propósito de: la ética como horizonte en quiebra; el acto ético; lo universal-singular; la moral de lo particular y –si resulta pertinente– el efecto particularista.
En todos los casos, articular con las referencias bibliográficas del Módulo 5 y si el escenario fuera pertinente con las del módulo 4.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: