Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2010 > Volver al futuro I >

por 

UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES
FACULTAD DE PSICOLOGÍA
PSICOLOGÍA ÉTICA Y DERECHOS HUMANOS
PROFESOR: JUAN JORGE MICHEL FARIÑA
COMISION: 9

TEMA: Articulación de conceptos con el film “Volver al Futuro”

AÑO 2010- 2° CUATRMESTRE

INTEGRANTES: Daddona, María Luján DNI
Moriatis Martina DNI 34415722
Volver al Futuro
El fragmento de la Película que recortamos para realizar el análisis es el siguiente:
Marty, el protagonista de la película, es un adolescente aficionado por la música. Su familia está compuesta por su padre, su madre y sus dos hermanos. Su padre es un hombre muy sumiso, al cuál su jefe desmerece constantemente con críticas sobre todo lo que hace y dice, a lo que él responde con afirmaciones y sin ningún tipo de enfrentamiento. La madre parece ser una mujer muy conservadora y muy pudorosa en cuanto a las relaciones amorosas. En una escena de la película, la familia está sentada en la mesa cuando la hermana le informa a Marty que su novia lo llamó por teléfono. La madre, con cara de disgusto, anuncia que no le gusta que esa chica esté con su hijo, ya que “las chicas que andan persiguiendo a los chicos por ahí no son respetables”. La hija la interroga diciendo que nunca va a conseguir ella un novio si se queda sentada en su casa, a lo que la madre responde contando su historia de amor con su padre. Cuenta que ella lo conoció cuando accidentalmente su padre lo atropello con el auto. Así habrían llevado al muchacho a su casa y la ella se habría enternecido por el aspecto indefenso del muchacho. Ella cuenta que le dio tanta pena que aceptó ir con él al baile donde se besaron por primera vez.
Marty tiene un amigo inventor, el Doctor Brown, quien lo había citado en el centro comercial para enseñarle su último invento. Marty asiste a la cita y el Doctor le explica en qué consiste su invento: Es una máquina del tiempo. La prueban tomando como “conejillo de indias” a su perro, al que hacen viajar un minuto al futuro. Después de comprobar que la máquina definitivamente funciona, empiezan a hacer planes sobre que hacer con ella. El Doctor le cuenta a Marty que fue el 5 de Noviembre de 1955 cuando a èl se le ocurrió la pieza fundamental que haría funcionar dicha máquina. Así establece esa fecha en el tablero de la máquina para enseñarle a Marty como funciona. Luego se empiezan a escuchar tiros y un auto a toda velocidad, y sabemos que se acerca un grupo de terroristas que quiere asesinar al Doctor debido a que éste les robó el plutonio y lo utilizó como combustible para su máquina. Finalmente le disparan y este cae tendido en el suelo. Marty para escapar, se sube a la máquina del tiempo y la pone en funcionamiento. En la próxima escena, Marty se encuentra en un paisaje completamente diferente al anterior, y por esto sabemos que ha viajado al pasado. Intenta hacer arrancar la máquina nuevamente pero ésta se ha quedado sin combustible (la máquina funcionaba con plutonio).
Se decide a ir a buscar al profesor para que lo ayude a volver. En el camino se encuentra con un joven, que pronto averigua que es su padre (adolescente). Marty lo sigue y lo encuentra espiando desde la rama de un árbol a una muchacha. Luego el padre pierde el equilibrio desde su puesto y cae al medio de la calle. Cuando se pone de pie, se puede ver un auto que va en dirección hacia el. Marty reacciona y corre hacia el para empujarlo y así correrlo del camino. De esta manera el auto termina atropellándolo a él.
Luego Marty despierta en una casa y descubre a una muchacha mirándolo desde la otra cama. La muchacha parece muy lanzada e intenta abalanzarse sobre él y seducirlo. Pasan pocos minutos hasta que se da cuenta que la muchacha es su madre. Así Marty intenta por todos los medio evitar que la muchacha lo toque y se incomoda con la posición seductora de ella. Cuando por fin logra retirarse de la casa, se dirige hacia la casa del profesor. Le cuesta convencerlo para que le crea todo lo que sucedió. Cuando lo logra, el doctor le dice que debe quedarse encerrado ya que cualquier interferencia que haga en los eventos pueden cambiar el futuro. Marty se da cuenta que la advertencia llega demasiado tarde y le cuenta lo acontecido con la escena del auto y de sus padres. Deciden arreglar las cosas para preservar los eventos futuros al ver que en la foto que Marty tiene con sus hermanos, la figura de su hermano mayor está empezando a desvanecerse. Ahí es cuando Marty y el Doctor piensan que para que todo siga su curso, necesitan hacer todo lo posible para que los padres se conozcan y todo vuelva a la normalidad. De esta manera empiezan a pensar planes para generar el encuentro entre sus padres, y que por fin, se den su primer beso en el baile del colegio, de acuerdo a lo que Marty sabía por el relato de su madre.
Luego de varios intentos fallidos, finalmente llevan a cabo un plan que iría de la siguiente manera: Marty invitaría a su madre al baile y, cuando estuvieran en el auto, simularía una especie de acoso hacia ella. Ahí es donde el padre entraría en acción rescatándola y, de esta manera, se luciría como el héroe, quedando la madre perdidamente enamorada de él. Pero el plan no saldría de la manera esperada. La madre no se resistió ante el acoso de Marty, pero tuvo una sensación extraña al besarlo. Dijo sentirse como si estuviera besando a su hermano. Luego de esto, aparece Biff, un matón que siempre presionó al padre para que fuera su sirviente y que quería a toda costa que la madre fuera su novia. Biff saca a Marty del auto y hace que sus amigos se lo lleven del lugar. Se sube al auto y empieza a acosar a la madre. Ella grita pidiendo ayuda y el padre aparece, pensando que todo seguía de acuerdo al plan. Actúa como habían pautado, pero cuando abre la puerta del auto, se encuentra con Biff y no con Marty como esperaba. Biff lo toma del brazo, y hace fuerza para torcérselo de manera que el brazo le quede por detrás de la espalda, infringiéndole dolor. Luego da vuelta su cara para mirar a la madre que seguía gritando por ayuda, y es ahí cuando el padre toma coraje y golpea a Biff con su puño. Biff cae al suelo y el padre se queda sin poder creer lo que había hecho. Cuando levanta la mirada hacia la madre, nota que ésta lo mira completamente enamorada. La toma de la mano, y se van juntos al baile donde se dan su primer beso. Así Marty pudo volver las cosas a su curso normal. De todos modos, los acontecimientos cambiaron muchas cosas del futuro debido a que la actitud que el padre tomó frente a la situación del acoso, fortalecieron su carácter. Así cuando Marty vuelve al futuro, se encuentra con un panorama completamente diferente al que dejó cuando realizó su viaje. Su padre es ahora un hombre exitoso, al igual que sus hermanos. Su madre no es la mujer conservadora que solía ser, sino que se la ve mas suelta y atrevida en sus comportamientos con el padre. Y Biff, que solía ser el jefe de su padre y seguía presionándolo como en la secundaria, es ahora su empleado.

Introducción
En el siguiente trabajo nos proponemos relacionar el tema de la Responsabilidad Subjetiva con un film. En este caso ese film es “Volver al futuro”, y en nuestro análisis tomaremos una de las situaciones que tienen lugar en la película para situar el concepto de responsabilidad y de culpa, así como establecer el circuito de responsabilidad, tomando como modelo el análisis de la lectura de “el muro” de J.P. Sartre. Para esto tomaremos la bibliografía de la unidad cinco del programa de la materia.

Desarrollo del análisis
Descripción de conceptos utilizados en el análisis
En el siguiente trabajo trataremos el tema de la responsabilidad. Este concepto refiere a la singularidad de un sujeto en acto, es decir, que es algo que se le atribuye a cierto sujeto y no tiene que ver con las sustancia del mismo. En nuestro caso, nos interesa abarcar la responsabilidad subjetiva, que es aquella que es propia del sujeto del inconsciente, es decir, el sujeto que no es dueño de su voluntad e intención. Así Freud ubica a la responsabilidad en relación a aquel propósito inconsciente que, ajenamente a la voluntad del yo, propició la acción. De esta manera, está responsabilizando al sujeto de aquello que hasta él mismo desconoce y que no es capaz de aceptar como propio debido a que no encaja con sus valores morales.
Esta responsabilidad subjetiva se instala en la grieta entre la necesidad y el azar, siendo la necesidad aquello de lo que estamos seguros, es decir, que conlleva una relación causa-efecto. Aquí se coloca al sujeto frente a una situación donde nada puede hacer con ella ya que no está en él la modificación de la situación. Podría comparársela con el término corriente de “destino”. En cambio el azar es lo no anticipable, lo que desconecta la relación causa-efecto y podría compararse éste término con el de “suerte” o “accidental”.
Se define al sujeto responsable como aquel de quien es esperable una respuesta. Y es aquí donde se introduce la dimensión de la culpa ya que sería ésta la que obliga al sujeto a responder. Pero no estamos hablando de culpa en el sentido tradicional de la palabra, sino de la culpa que depende de una operación eminentemente simbólica, que es la de la interpelación subjetiva. De este modo se establece un circuito de la responsabilidad que consta de tres tiempos y que es puesto en marcha por la interpelación subjetiva. Así, dado el tiempo uno que es el tiempo de la acción, en el tiempo dos, que es el de la interpelación, la culpa obliga a una retroacción hacia el tiempo uno y así este se resignifica, debido a que se retorna sobre la acción por la que se debe responder. Esta respuesta tiene un amplio abanico de posibilidades, como puede ser el sentimiento de culpa, la proyección, la negación, la intelectualización y la formación sintomática.
El tiempo tres es el tiempo de la responsabilidad subjetiva. Aquí ya no estamos hablando de una simple respuesta a la interpelación, sino que incluimos una dimensión ética. Aquí se incluye la noción de acto en la que el sujeto se produce, que es ético porque es el acto en que se produce un sujeto de deseo inconsciente.
Articulación con el film
En el recorte del film que realizamos, el personaje responsable es Marty ya que es él quien realiza la acción y luego se interpela por la misma. Es él quien “salva” al padre de ser atropellado y así cambia los acontecimientos futuros. Al igual que en el caso de “el muro”, Marty no lo hace intencionalmente, sino que lo hace como un impulso al ver a su padre en peligro. Esto podemos decirlo en el plano de la consciencia; más adelante, cuando desarrollemos nuestra hipótesis clínica veremos que en el plano de lo inconsciente podríamos encontrar una intencionalidad en su acto.
De esta manera el circuito de la responsabilidad se organizaría en un tiempo 1, que sería el momento en que Marty salva a su padre de que lo atropelle el auto, interfiriendo en el destino que este acto conlleva. El tiempo 2 lo ubicamos en la escena donde el Doctor le dice a Marty que cualquier evento en el que interfiera, cambiaría el futuro. Aquí es donde se produce la interpelación, ya que Marty sabe que ha interferido en un acontecimiento futuro (su madre, en vez de enamorarse de su padre, se ha enamorado de él), e inmediatamente empieza a ver las consecuencias de su acto, ya que al observar la foto de sus hermanos, ve como la figura de su hermano mayor se va desvaneciendo. Así, la culpa obliga a Marty a responder por su acto y de esta manera emprende una serie de acciones para “enmendar su error”.
La hipótesis clínica en este caso, podría pensarse en torno al complejo de Edipo. Se ve en forma muy literal el “tomar el lugar del padre” en el caso de Marty cuando lo desplaza a éste para que no lo atropelle el auto. Aquí habría un cumplimiento del deseo inconsciente de tomar a la madre como objeto de amor, y que este amor sea correspondido sin interferencia del padre. Podemos enunciar ésta teoría debido a que Marty tenía conocimiento de la historia de cómo se habían conocido sus padres y aún así actuó interfiriendo con el destino del hecho.
Finalmente es el personaje de Biff quien viene a interponerse entre Marty y su madre, al sacarlo del auto donde estos dos se encontraban y alejarlo de su madre para apoderarse de ella.
La psicología se sostiene en lo particular, en lo contingente de las situaciones particulares para darle consistencia a esa dialéctica entre lo universal-singular. De esta forma podemos ubicar en “volver al futuro” una situación particular, como es la narrativa de todos los sucesos acontecidos en la travesía de Marty al volver al pasado, distinguiendo en esta historia el aspecto universal: El sepultamiento del complejo de Edipo. Para que esto ocurra hace falta un corte, una interdicción de una figura de autoridad que separe la díada madre-hijo.
Por una cuestión necesaria el padre de Lorraine tenía que atropellar a George, decimos que es necesaria porque contamos con una ventaja, sabemos el curso de la historia. La cuenta la misma Lorraine en el futuro. El destino, flexible pero forzoso era que Lorraine se enamorara de la persona que llevara su propio padre a su casa, luego de que lo atropellara.
Podemos decir algo de la responsabilidad de Lorraine respecto a su elección de partenaire: son aquellos que se sitúan en una posición pasiva, de indefensión tal como ella misma dice “cuando vino tu padre a casa parecía un cachorrito”. Pero dejemos a Lorraine de lado, nuestro personaje es Marty.
Marty salva a su padre de su destino. Que Marty haya estado justo en el momento en que el padre iba a ser atropellado es cuestión de azar, fue algo casual, contingente, no estaba previsto. De esta manera los sucesos se desplazan, acontecen de la misma manera pero sobre otra persona. Lorraine se enamora, de igual manera, de ese “cachorrito” que trajo el padre.
Y aquí encontramos el acto. Una decisión tomada inconscientemente, casi automática de salvar a su padre de la muerte. El hijo se pone el lugar del padre, dando su vida por él. Pero: si Marty estaba vivo, quiere decir que su padre no murió en el pasado, por pura deducción lógica. Y esto Marty lo sabía. Él existía, estaba vivo. Acá aparece, entre la necesidad y el azar donde la persona nada puede hacer, una elección subjetiva. Se funda de esta manera un nuevo campo, que luego interpelará al sujeto, no a la persona, sino al sujeto de la responsabilidad.
Marty es responsable, aunque no lo sepa de manera consciente. Lo puede intuir a través de su sentimiento de culpa, de separar o de impedir que sus padres se conozcan. El consejo del Doctor es quien hace manifiesto este sentimiento al advertirle de las consecuencias de sus actos.
Entonces, sobre este suceso particular, necesario por el devenir histórico y azaroso por el intercambio de personajes se puede distinguir la elección subjetiva de Marty, de acuerdo a un universal que es la rivalidad hacia el padre para quedarse con el amor a la madre: el complejo de Edipo.
La historia transcurre sin que Marty se diera cuenta, por supuesto, del “caso clínico”. Pero tampoco estaba ajeno a lo que sucedía. El sabía que si sus padres no estaban juntos, el no iba a nacer. Leído desde la clínica: si su padre no lo separaba de la díada que entabló con su madre, si no colocaba el palo en la boca del cocodrilo, iba a ser devorado, Marty iba a dejar de existir como individuo.
Marty sabía que debía reparar su acto, el que le genera culpa, el que lo interpela. La interpelación exige una respuesta porque implica una deuda, la respuesta se vuelve a ubicar entonces en el campo de la moral, de lo particular, porque es una respuesta a esta situación, a este caso mismo.
Si seguimos en el marco de la hipótesis clínica, vamos a encontrarnos con un Marty con la intención manifiesta de volver a juntar (o juntarlos por primera vez) a sus padres. Su anhelo es ver a sus padres juntos y felices, que se casen y tengan tres hijos.
Pero el deseo le hace una mala jugada. En todas las situaciones que él imagina un plan para llevar a cabo su cometido, “se le ve la hilacha”. El deseo es edípico: quiere ser el héroe, es el más vivo, el más cool. El se pone en el lugar de Falo, y Lorraine lo toma como tal. Veamos algunos ejemplos de la película:
-  Marty logra convencer a George de que le hable a Lorraine y que la invite al baile poniendo a su padre en una posición como mínimo infantil: Un hombre del espacio le quemará el cerebro si no lo hace. En este ejemplo se podría notar una degradación de la figura paterna.
-  Cuando están en la cafetería, en varias oportunidades y en presencia de Lorraine, Marty desafía a Biff, quien cumple un papel de acosador. La posición adoptada seduce muchísimo a Lorraine, sin ahorrarle suspiros.
-  El plan final es que Marty se propase con Lorraine. Aunque los motivos concientes son válidos, pareciera que el protagonista “olvidara” (olvido significante) que a la persona a la cual iba a referir su ataque sexual, también estaba de acuerdo, hasta ansiaba un hecho así.

Por suerte suceden otros hechos, entre necesarios y azarosos que permiten un devenir mucho más feliz para la vida de todos. El sepultamiento del complejo de Edipo se puede llevar a cabo, no gracias a la presencia de un padre castrador, sino por la intervención del villano de la historia, y se podría pensar también, gracias a que Lorraine podría dar cuenta de su propia barradura.
Cuando Lorraine se abalanza sobre Marty en el auto, cuando “al cocodrilo se le sale el palo que tenía en la boca y da su mordisco”, presiente que había algo mal. Ella dice “siento como si besara a mi hermano”. Por suerte tiene la ley del incesto correctamente instaurada y se aleja, al punto del horror. Y es en ese mismo momento en donde se redobla la apuesta: aparece Biff borrando de un plumazo a Marty y acosando en su lugar a la ahora inocente y recatada Lorraine. Nótese que acá vuelve ella a ser una chica respetable, tal como ella se definía en el futuro, dejando de lado a la Lorraine lanzada y desvergonzada. Esto es importante para reflejar el estatuto de personalidad, por decirlo de algún modo, con el cual se identificará respecto a la relación que luego entablará con George.
Es gracias a este suceso que el destino de los personajes cambia por completo: George, quien no estaba al tanto del cambio de personaje debe hacerse del coraje suficiente para enfrentar lo que sea para obtener el amor de su amada. Tiene que poner lo que hay que poner. También queda identificado con este lugar. Ya no es el perdedor al que maltratan todos, sino que se defiende cuando siente que debe hacerlo. Se pone él mismo en ese lugar y los demás también lo ven así.
Finalmente los padres se enamoran, dándole un giro muy importante a su futuro respecto a las acciones que determinarán sus formas de ser y de manejarse en el mundo. Nuestro protagonista, Marty, queda donde tiene que quedar: desplazado de esa díada, dando lugar a la relación de su padre y su madre, no sin dejar de seducir a un auditorio enardecido por lo magnífico de su música. Nuestro histérico, vuelve al futuro al ritmo de Johnny B Good.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: