Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2010 > Volver al futuro I >

por 

Universidad de Buenos Aires
- Facultad de Psicología-

Psicología Ética y Derechos Humanos
“Parcial Domiciliario”

• Titular de la cátedra: Juan Jorge Michel Fariña
• Cátedra I-Código 071
• Docente a cargo: Fraiman, Carlos Alberto
Loza, Julieta
• Comisión: 13 Lunes 12.45 hs.
• Estudiantes:
*Corrales, Guillermina Maria L.U.: 33.895.190/0 guilu10@hotmail.com
*Ramos, María Belén L.U.: 34.027.153/0 ramosmbelen_27@hotmail.com
• Fecha de entrega: 25 de Octubre de 2010
• Segundo cuatrimestre 2010

CONSIGNA DE EVALUACIÓN
1_ Escoja a un sujeto que tome una decisión comparable, en términos teóricos, a la de Ibbieta, el personaje del cuento “El Muro” de J. P. Sartre. Justifique su elección.
2_ Sugiera el circuito de responsabilidad (tiempos lógicos) que organizan la situación.
3_ Establezca los elementos de azar y necesidad presentes en la situación, consignando los indicadores respectivos.
4_ Si corresponde, establezca las figuras de la culpa que aparecen, estableciendo su relación con la hipótesis sobre la responsabilidad subjetiva. Consigne en caso que exista alguna relación con la responsabilidad jurídica.
5_ Articule con las categorías trabajadas a propósito de: la ética como horizonte en quiebra; el acto ético; lo universal-singular; la moral de lo particular y –si resulta pertinente– el efecto particularista.
En todos los casos, articular con las referencias bibliográficas del Módulo 5 y si el escenario fuera pertinente con las del módulo 4.

1_ Para poder establecer una relación entre las decisiones llevadas a cabo por Ibbieta y por alguno de los personajes de la película “Volver al futuro I”, creemos pertinente realizar un breve desarrollo sobre la decisión del personaje del cuento “El muro”:
Los falangistas obligan a Ibbieta a revelar el lugar dónde se encuentra su amigo Gris al cual desean asesinar, para de este modo salvar su vida. Por lo tanto, el dilema ético está en elegir entre su vida y la de su amigo. El personaje de Sartre decide burlar a los guardianes a través de una mentira, decir que su amigo está en el cementerio cuando en verdad él cree que está en la casa de un primo.
A nuestro parecer quien toma una decisión similar a la de Ibbieta es el personaje “Marty McFly” cuando en los desenlaces finales del film, debe decidir entre volver al futuro y continuar con su vida sabiendo que su amigo el “Doc” morirá, o quedarse en el pasado para advertirle a éste sobre dicho desenlace.
Previo a esta escena, Marty ha intentado varias veces contarle al Doc lo que ocurrirá con su vida, pero éste se resiste a escuchar cualquier tipo de información sobre el futuro ya que puede generar desastres, como los que están ocurriendo entre el padre, la madre, los hermanos y el mismo Marty. El joven, sin embargo, escribe una carta contando los hechos futuros para ponerla, antes de partir, en el bolsillo del abrigo del Doc. quien la descubre y le dice:
Doc- ¡Información sobre el futuro! Te lo advertí, las consecuencias pueden ser desastrosas”-
Marty- Tiene que arriesgarse, su vida depende de eso.-
Doc- No, yo no quiero esa responsabilidad- y rompe la carta.

Nuestro personaje no se da por vencido y sigue intentado decírselo, hasta que el azar viene a jugarle una mala pasada cuando los cables se sueltan, las campanas suenan, el tiempo corre y los rayos se asoman. A nuestro entender acá surge el dilema ético: o se va sin decirle o se queda en 1955.
Las comparaciones que nos llevaron a situar a Marty en una posición similar a la de Ibbieta fueron las siguientes: Primero, así como Ibbieta dijo la verdad sin saberlo, Marty volvió a su tiempo sin conocer que el Doc. ya estaba advertido sobre su muerte. Segundo, podemos observar a Ibbieta burlándose de los guardianes y a Marty burlándose del tiempo contando los hechos para que no ocurran. Ambos estaban al tanto de las graves consecuencias que generaban con sus actos. Por último, ninguno toma las opciones que están a la vista sino que llevan a cabo un acto creador, Ibbieta mintiendo y Marty escribiendo una carta y atrasando 10 minutos el reloj para volver al futuro.
Además podemos mencionar al azar como un factor a tener en cuenta en ambas escenas porque creemos que los dos personajes son responsables de los hechos, o sea, la intervención del azar no los desresposabiliza como sujetos del deseo .
Podemos apreciar que en las escenas los hechos se encadenaron azarosamente para producir en una de ellas un final feliz, ¿en cuál? nosotras ya lo decidimos…

2_ El circuito de responsabilidad remite al sujeto en su dimensión clínica, que no es el sujeto que responde por ser culpable de lo que hace y dice. La culpa y la responsabilidad no se encadenan linealmente en esta dimensión, es por ello que se habla de un sujeto que va más allá de su posición deseante y la culpa lo obliga a interpelarse subjetivamente, resignificando lo sucedido.
En el circuito de la responsabilidad, el recorrido de los tiempos 1, 2 y 3 no entienden de la cronología porque se basan en una lógica de retroacción, vale decir, regresar a una acción ocurrida para interpelarla y así responder con un efecto sujeto, la cual implica responsabilidad subjetiva y un acto ético.
Vayamos a la situación:
En un primer tiempo podemos ubicar la escena del año 1985 en la que el Doc. es baleado por los libios, a raíz de esta situación Marty viaja accidentalmente a través de la máquina del tiempo hasta el año 1955.
Es en un segundo tiempo que se interpela la acción descripta en el tiempo 1. En la película este momento se puede notar en la escena en la que el Doc. le informa a Marty que cualquier intervención que él realice modificará los sucesos por venir. Aquí nosotras entendemos que Marty interpela lo que él cree que fue la muerte del Doc. en el año 1985 y al resignificar este hecho se propone intervenir para revertir la situación (lo que luego llamaremos responder subjetivamente).
En un principio el personaje principal siente culpa porque cree no haber hecho nada ante los disparos que recibió su amigo, esto se debe a que sabe que tiene que responder. Pensamos que la culpa da origen a la retroacción pero también la interpelación genera culpa cuando tiene que responder ante lo sucedido, “no hay forma de no responder pues la interpelación exige respuesta” .
Respuestas hay muchas y de varios tipos, desde la perspectiva de Marty no se llega a un acto de responsabilidad subjetiva porque él regresa al futuro creyendo que no hubo acto ético, es decir, el Doc. no conoce su final. Ante esta creencia, él se escuda en la respuesta: -¡¿Por qué rompió la carta?! ¡¡¡Si hubiese tenido más tiempo!!!...- de este modo, se desliga de la responsabilidad ubicándola en el exterior, a esta forma de respuesta D´Amore la llama proyección.
Desde nuestra perspectiva, planteamos un tiempo 3, en el que la respuesta a la interpelación es un efecto sujeto ubicado dentro de la dimensión ética y no dentro de la dimensión Moral como la respuesta de Marty. El acto en sí consta de que efectivamente el Doc. enmienda la carta y lee acerca de lo que sucederá, aquí Marty logra su cometido porque su deseo inconciente va más allá.
Por último y no por ello menos importante, nos gustaría citar a D´Amore: “El sentimiento de culpa se diluye en el efecto sujeto y es una respuesta a la dimensión ética” para con esto expresar que, la culpa de Marty logra diluirse cuando observa que su deseo finalmente se cumple (el Doc. se salva poniéndose un chaleco antibalas). Dicho cumplimiento se debe a que hubo un efecto sujeto, el que nosotras planteamos como tiempo 3, y que Marty sólo puede ver al final del film.

3_El azar y la necesidad son dos facetas del proceso por el cual se responsabiliza o no a un sujeto. Muchas veces hay hechos que se encadenan azarosamente generando así sucesos inesperados, dando lugar a la incertidumbre. Por otra parte, el determinismo acota los límites de nuestro hacer, lo cual nos lleva a cuestionarnos sobre la responsabilidad y sobre la existencia del sujeto mismo, porque si las cosas ocurren por azar y porque ya están escritas, determinadas, cuál es el valor que se le da al acto del sujeto, entonces ¿hay un sujeto responsable y culpable cuando intervienen estos dos factores? Veremos que responsable sí pero no siempre culpable.
En el siguiente cuadro, volcaremos los elementos del azar y de necesidad tomados del film, como también sus indicadores.
Elementos del Azar Elementos de Necesidad
1. Haber viajado al pasado: Generó cambios con respecto a la muerte del Doc., la situación familiar y su pensar y sentir sobre el mundo en el que se encuentra. 1. Escapar de los libios: Lo lleva a viajar por el tiempo y a encontrarse con sus padres de solteros.
2. Falta de plutonio como combustible: Lo obligó a buscar al Doc. para que lo ayude a volver a su tiempo y a vivir una semana en el pasado.
2. Conocimientos sobre la influencia negativa de conocer el futuro: Lo limita a actuar respecto a sus padres en el pasado, intenta que se enamoren, ya que de lo contrario está en peligro la existencia de su familia y la propia. También intenta cambiarle el futuro al Doc.
3. Desenchufe de los cables: No permitió que Marty le diga lo que le ocurrirá al Doc. en el futuro, lo cual lo llevó a tener que retrasar 10 min. el tiempo en el futuro e hizo que el regreso sea contra reloj, se acortó el tiempo planeado. 3. Día y hora determinado en el que cae el rayo: Indica hora y fecha de regreso al futuro.
4. Tintinear de las campanas: No deja que el Doc. escuche las advertencias de Marty.
5. No arranca el auto: Hace que se acorte más el tiempo para regresar y genera desesperación en Marty.

4_ Las escenas en las que Marty resulta ser responsable subjetivamente son: haberse subido al auto para escapar de los libios y haber sido atropellado por el padre de su madre. Podemos ubicar dicha responsabilidad aquí ya que ésta plantea una noción de sujeto en tanto sujeto del inconciente (sujetado a los avatares del lenguaje y la ley) y no, como plantea la responsabilidad jurídica, un sujeto autónomo. Esta diferencia es sumamente importante, nos advierte Salomone, ya que al ser sujetos diferentes, responden desde distintos lugares. Salomone nos lo dice así: “Llamaremos responsabilidad subjetiva a aquella que se configura a partir de la noción de sujeto del inconciente; sujeto no autónomo que, por definición no es dueño de su voluntad e intención” .
Por otra parte, Marty representa una figura no culpable ya que ante la interpelación de los hechos (haber sido atropellado) es responsable en tanto que responde con un acto (querer enamorar a los padres) y su Yo no se ampara en la Moral, sino que va más allá, allí donde surge el acto ético. La culpa, que permite la retroacción, es decir, la interpelación del hecho, se disuelve al apropiarse de su deseo inconciente. Mosca lo resume del siguiente modo: “El yo no es propietario del deseo pero sí diremos que el sujeto es responsable de su puesta en acto.”
Entendemos que sentir culpa no lo hace culpable pero sí responsable porque Freud nos enseña que hay “una responsabilidad que atañe al sujeto en relación a aquello que desconoce de sí mismo” .
Nos resulta pertinente resaltar cómo Marty en su descansar se quiere liberar de toda responsabilidad deseando haber vivido una pesadilla; esto lo podemos fundamentar con las dos escenas en las que él despierta y dice haberlo soñado todo. Pero desde lo aprehendido sabemos que desresponsabilizarse no es posible porque aunque sienta las cosas como ajenas, le pertenecen.

5_ Para comenzar quisiéramos destacar desde lo aprehendido durante la cursada que la Ética emerge en el momento en el que la Moral, como horizonte, presenta una fisura porque no cuenta con los elementos para abordar las singularidades que se presentan, logrando de este modo, desdibujar al sujeto de la moral. Estas fisuras sólo serán salvaguardadas a través de un nuevo acto creativo, que suplementará ese particular en el cual se produjeron las mismas (siempre que no haya particularismo), y dará origen a un nuevo sujeto que responderá desde la lógica de lo Universal-Singular sostenida sobre lo Particular. En este Universal-Singular es donde podemos situar a la Ética y en el Particular a la Moral, es decir a las normas sociales. Que la Moral responde a un tiempo y espacio queda plasmado en las dos sociedades en las que tiene que vivir Marty, en la sociedad de 1955 y en la de 1985.
En “Volver al futuro I” situamos el particular en la familia McFly y el Dr. Emmett Brown del año 1985, hasta ese momento este particular no era interrogado por ninguna singularidad. La misma se presenta con la creación de la máquina del tiempo que permite viajar al pasado, regresar al presente y continuar hacia el futuro, hechos que hasta entonces nunca habían sido posibles. Esta singularidad implica, además de viajar, poder modificar la realidad de los hechos (cambios en el pasado repercutirán en el futuro así como situaciones del presente modificarán el por venir) y poder adquirir nuevos conocimientos por haber logrado llegar al futuro.
Dicho particular no cuenta todavía con herramientas, es decir, con material simbólico para responder y abordar todo este nuevo evento. Marty logra, a través de un acto creador y entendemos por ello, ético (escribir la carta en la que le cuenta al Doc. su muerte, para que así éste pueda sortearla), poder abordar la singularidad. Percibimos que es un acto creador porque no elige ninguna de las propuestas que tiene desde el particular, irse al futuro sin decirle lo que ocurrirá, o quedarse en el pasado para siempre; sino que inventa otra alternativa, escribir la carta. Este abordaje puede llamarse ético, ya que no hubo un efecto particularista, es decir, se permitió el ingreso de un nuevo término en el universo. Por lo tanto podemos pensar que el particular de Marty logró suplementarse a partir de este nuevo acto creador que cobijó la singularidad naciente.

Bibliografía.
• Alemán, J. (2003): Nota sobre Lacan y Sartre: El decisionismo. En Derivas del discurso capitalista: Notas sobre psicoanálisis y política. Miguel Gómez Ediciones, Málaga.
• Calligaris, C.: La seducción totalitaria. En Psyché, 1987.
• D’Amore, O.: Responsabilidad y culpa. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
• Freud, S.: (1925) La responsabilidad moral por el contenido de los sueños. En Algunas notas adicionales a la interpretación de los sueños en su conjunto. Obras completas. Tomo XIX, Amorrortu editores. 1984.
• Jinkis, J. (1987). Vergüenza y responsabilidad. Conjetural, número 13. Editorial Sitio. Buenos Aires.
• Lewkowicz, I. (1998). Particular, Universal, Singular. En Ética: un horizonte en quiebra. Cap. III. Eudeba, Buenos Aires.
• Lewkowicz, I. (2004). Paradoja, Infinito y negación de la negación.
• Michel Fariña, J. & Gutiérrez, C. (1996). Veinte años son nada. Causas y azares. Número 3. Buenos Aires.
• Michel Fariña, J. (1992). Ética profesional. Dossier bibliográfico en salud mental y derechos humanos. Acápite 3.3: el status de la responsabilidad sobre los actos.
• Michel Fariña, J. (1998). Qué es esa cosa llamada ética. (Cap. II); Lo universal-singular como horizonte de la ética. (Cap. IV). El interés ético de la tragedia (Cap. V). Del acto ético (Cap. VI). En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.

• Michel Fariña, J. J.: El doble movimiento de la Ética contemporánea. Una ilustración cinematográfica. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos.
• Mosca, J. C. (1998). Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.
• Salomone, G. Z.: El sujeto dividido y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: