Inciio > Series > House Temporada 4 > Temporada 4 - Episodio 08 > "You Don’t Want to Know" / "Bendita ignorancia", "No debes saberlo"
"You Don’t Want to Know" / "Bendita ignorancia", "No debes saberlo"

Temporada 4 - Episodio 08

Autores: Estigarribia, Yésica y D’Iorio, Natacha

Palabras clave: Magia – Competencia – Saber - Resultados

Síntesis

Un hombre en el escenario presenta su siguiente acto de magia haciendo referencia al tanque de agua de la tortura china inventado por Houdini para luego destapar una cámara rectangular de vidrio. El mago explica que su autor se introducía boca abajo en el agua con sus tobillos asegurados a la tapa de la misma. Luego, ante el pedido por parte del ilusionista de un voluntario, el Dr. Lawrence Kutner es el primero que levanta la mano, sin embargo no lo elige a él sino al Dr. Jeffrey Cole que está sentado a su lado y que en ningún momento había levantado la mano. Ante la falta de entusiasmo, Kutner lo incentiva para que suba al escenario, y finalmente Cole accede. Una vez allí, es testigo de que la cámara de vidrio es auténtica, que efectivamente es agua lo que contiene, y además comprueba que las esposas que utilizará el ilusionista son reales. Ni bien comprobado todo aquello, a éste último se le colocan las esposas, se asegura sus tobillos a la tapa del tanque, y es introducido boca abajo en el mismo. Pocos segundos después, comienza a salir sangre de la boca del sumergido. Inmediatamente, aquel médico le pide a su compañero que suba enseguida al escenario para ayudarlo a sacar urgentemente al hombre de adentro del tanque.

Ya de vuelta en el departamento de diagnóstico, el Dr. Kutner y el Dr. Cole junto al Dr. Foreman y a sus compañeros la Dra. Remy Hadley, Dr. Chris Taub y la Dra. Amber Volakis se encuentran sentados en un aula cuando ingresa el Dr. House en monopatín. Ante la falta de ingreso de enfermos en el departamento, éste último les propone una competencia para matar el tiempo. La misma consiste en obtener la tanga de la Dra. Cuddy: el ganador no solamente tendrá la oportunidad de quedar inmune respecto de perder su trabajo, sino que además podría nominar a dos de sus competidores para que House despida a uno de ellos. Mientras House explica los términos de la competencia, Kutner interrumpe en varias oportunidades para anunciar que el Dr. Cole y él sí tienen un caso, que se trataría del mago en cuyo show están presentes cuando éste tuvo ataque cardíaco. House en todo momento desestima el caso, argumentando que el mago no posee enfermedad alguna sino que simplemente falló al realizar el truco. No obstante, los otros dos médicos insisten en que tienen pruebas suficientes para comprobar que el hombre está enfermo, por lo que House los autoriza a hacerle estudios, pero les advierte que si no descubren patología alguna, Kutner perderá su trabajo.

Unos minutos más tarde en el pasillo, los cuatro médicos discuten si seguir o no la consigna que les propone House: la Dra. Volakis es la única que parece mostrarse decidida a entrar en la competencia, mientras los demás se muestran reticentes, en especial el Dr. Cole, quien afirma que es algo infantil, antiprofesional e inadecuado y que el empleo no lo vale. El Dr. Taub propone que todos declinen el juego, de tal forma que no haya ni ganadores ni perdedores: todos parecen aceptar menos la Dra. Volakis que se encuentra determinada a entrar en la competencia.

En la habitación del ilusionista internado, el Dr. Kutner comenta al enfermo todas los problemas cardíacos que fueron descartados como posibles diagnósticos. En este instante, ingresa a la habitación la Dra. Hadley y ambos doctores comienzan a hacerle al paciente preguntas acerca de posibles síntomas para seguir investigando, a lo que el segundo responde negativamente y los entretiene con trucos de magia. La Dra. Hadley le revela al ilusionista que el Dr. House cree que su ataque cardíaco fue provocado por ahogo y aquel le dice que su jefe es un idiota. Ante este comentario y al mismo tiempo que el paciente comienza a hacerle un truco de magia con las cartas, la misma doctora le pregunta por qué no está preocupado, el paciente responde que esté muriendo o no, no quiere preocuparse en vano. En ese momento termina su truco y ambos doctores se muestran impresionados.

El Dr. Taub se encuentra con la Dra. Volakis, quien descubre que aquel finalmente había decidió entrar en la competencia. Volakis le propone un plan para ganar la competencia, que consistía en volcarle un vaso de café a Cuddy aparentando un accidente de tal forma que su ropa interior se humedeciera y así se la retirara, pero Taub se muestra reticente y menciona la posibilidad de ganar por su cuenta y no nominarla como su competidora. Ambos entran a la oficina donde está Cuddy, Taub se resbala, derrama el café, pero lejos de la ropa de Cuddy. Inmediatamente, Volakis se ofrece a ayudar a la Dra. Cuddy en la clínica, y ésta acepta.

En otra oficina, el Dr. Kutner le anuncia al Dr. Foreman que no encontraron ninguna causa aparente para el ataque cardíaco y que no hallaron nada en los estudios. Foreman le dice que entonces le de alta, que en realidad lo busca a él para que lo saque de aprietos, ya que House no cree que el paciente esté realmente enfermo. Le sugiere que realice una resonancia de los pulmones del paciente, ya que una falla en la saturación de oxígeno pudo haber causado el ataque cardíaco.

En la estación de enfermeras, la Dra. Volakis intenta a toda costa mojarle la ropa a Cuddy para ganar el reto, por lo que pide a una enfermera que llame a Cuddy y activa los rociadores de emergencia acercando un encendedor al sensor. Sin embargo, la Dra. Cuddy es retenida fuera de la estación de enfermeras por el Dr. Taub, y por lo tanto su plan fracasa.

En la sala de resonancia, el mago está ingresando a la máquina, cuando comienza a quejarse de fuertes dolores en su estómago. Inmediatamente Kutner y Hadley lo asisten y descubren que el área abdominal se encuentra morada, lo que es signo de hemorragia y por ende llaman inmediatamente a cirugía.

Hadley y Kutner ingresan a la oficina donde se encuentran Foreman, Cole y House para informarles sobre la cirugía: se transfundió sangre de tipo AB positivo, pero no se encontró el origen de la hemorragia interna. Kutner, aprovecha la oportunidad para reafirmar su hipótesis de que el paciente realmente está enfermo, e introduce la posibilidad de un infarto intestinal. En este instante, a Hadley se le cae la carpeta que tenía en sus manos, y House nota algo extraño en ella. Un minuto después, llegan Taub y Volakis al lugar con una tanga negra, asegurando que es de Cuddy. House lo refuta alegando que la doctora en cuestión estaba usando corpiño rojo aquel día y que por ende, la segunda pieza de la ropa interior debería ser roja, y que la tanga que ellos traen pertenece a la misma Dra. Volakis, debido a que ese día está utilizando corpiño negro, acusándolos a su vez de haber hecho un trato entre ellos dos. Al mismo tiempo, Foreman apoya la posibilidad de un infarto intestinal como causa del ataque cardíaco inicial. Luego, ante la pregunta de House respecto de los resultados de la resonancia, Kutner asevera que no se la realizaron ya que ni bien se lo introdujo dentro del dispositivo, el paciente comenzó a quejarse de dolores en el abdomen, por lo que House les pregunta si alguna vez se preguntaron cómo el mago saldría del tanque de agua, y le pide a Kutner que lo acompañe.

En la sala de cirugía, donde estaban operando al paciente, el cirujano a cargo afirma que el estómago se encuentra lacerado y que el bazo está totalmente lesionado. Aparece House preparado para colaborar con la operación, y a modo de presentación de un acto de magia, retira una llave de metal del estómago del paciente y se la muestra al Dr. Kutner pidiéndole que se retire.

Una vez terminada la operación y recuperado el paciente, House se dirige a la habitación donde está internado el mago para mostrarle la llave que tenía en su estómago. Le explica que, debido a la fuerza magnética, el resonador arrastro la llave por su estómago hasta su bazo, causando la hemorragia. El Mago afirma haberse olvidado de la misma, y pregunta por el Dr. Kutner. House le contesta que ya no está en su caso, debido a que el paciente no está enfermo. Ante tal respuesta, el paciente asevera que no falló en el acto de magia del tanque, y le realiza un truco de magia con cartas. En ese preciso instante, comienza a tener una severa hemorragia nasal.

Encontrándose en una sala reunido con todos los médicos, House afirma que una hemorragia nasal de tal magnitud solo puede indicar que está gravemente enfermo y que el ataque cardíaco inicial fue solo un síntoma. En consecuencia, se confirma la hipótesis de Kutner, y éste demuestra cierta satisfacción por haber tenido la razón. En ese momento, ni bien House da por suspendida la competencia, Cole arroja una tanga roja a la mesa. Sucedido esto, Volakis muestra una pequeña parte de su ropa interior para confirmar que la tanga roja no le pertenece. House retoma el tópico de conversación respecto de los síntomas del paciente, Volakis sugiere como posible diagnóstico poliartritis nodosa, mientras que Taub hipotetiza como causa la utilización de cocaína. House resuelve enviar a Taub y a Kutner a la casa del paciente para que investigue, y a Cole y a Volakis a realizarle una biopsia al paciente en búsqueda de poliartritis nodosa. Luego, le pide Hadley que lo acompañe a su oficina, y una vez allí la interroga acerca de sus episodios de torpeza, tratando de averiguar si ella está ocultando alguna enfermedad o si está tratando de ignorar la posibilidad de tenerla. Sin embargo, Hadley le asevera que no está ocultando nada, que nada le sucede, y en caso de notar síntomas graves, se aseguraría de consultar.

Una vez en la casa del ilusionista, Kutner y Taub buscan la posible posesión de drogas. Sin embargo, no encuentran nada interesante a excepción de un poco de marihuana y unos conejos en una jaula. Al encontrar estos últimos, Taub sugiere la posibilidad de Tularemia como diagnóstico.

Más tarde, House visita al paciente y le pregunta como hace sus trucos, a lo que el mago responde que si respondiera, se perdería la verdadera magia, pero House insiste y trata de adivinar como realizó el último truco con las cartas. El ilusionista afirma “la diversión está en no saber”. En ese momento, House toma parte de la sonda del paciente y la corta, luego le muestra la paciente que en realidad era un truco y le dice “la diversión está en saber”. Comienzan una discusión, en la que el ilusionista explica que su público necesita sentirse maravillado por cosas que no pueden explicar, y House lo refuta alegando que si lo maravilloso se pierde cuando se sabe la verdad, nunca hubo una verdadera maravilla. Acto seguido, le anuncia que tiene Tularemia por sus conejos, y que se recuperará en un par de días tomando antibióticos.

En otra área de la clínica, House se encuentra con la Dra. Cuddy, quien ese día se encuentra vestida con una pollera rosa muy ajustada, y a propósito arroja al suelo su medicación, de manera que Cuddy lo recogiese y así él pudiera confirmar que la médica no estuviera usando braga alguna, y de esta forma, verificar que la tanga entregada por Cole perteneciera realmente a dicha doctora. Efectivamente, Cuddy levanta la medicación del suelo, y House cumple con su cometido.

Dentro del ascensor y luego en el pasillo, Dr. House y Dr. Cole conversan acerca de cómo éste consiguió la ropa interior en cuestión. House lo inquiere respecto de cómo lo hizo, pero Cole se niega a decirle alegando que si se lo dice se perdería la magia. Segundos después, se encuentran con los cuatro médicos restantes, quienes les informan que el paciente se desmayó, que la ecografía mostró hemorragia alrededor de su corazón, y que debido a que los antibióticos no estaban funcionando, se descarta la posibilidad de Tularemia y de cualquier otra infección. Se dirigen todos a la oficina de House, y mientras debaten la posibilidad de que se trate de cáncer, House nota que a Hadley le tiemblan las manos de tal manera que encuentra dificultades para tapar su lapicera. Luego, House los envía a estudiar la posibilidad de cáncer.

De vuelta en el resonador, el ilusionista le dice a Cole que siente las manos adormecidas, y luego afirma con seguridad que morirá el día siguiente a esa misma hora. Cole queda sorprendido por la afirmación de su paciente, y se lo comenta a la Dra. Volakis, quién está sentada a su lado. Ella, sin embargo, no presta atención a las palabras del paciente transmitidas por el doctor, y trata de convencerlo de no ser nominada como su competidora. Cuando se fijan en la imagen del resonador, ambos notan una hemorragia masiva en vez de un tumor.

Los doctores involucrados en la competencia se reúnen en el aula y le cuentan al Dr. House lo sucedido, él lo minimiza diciendo que “hubiese sido más sorprendente que el paciente hubiera predicho que no iba a morir”.. Los doctores observan que el paciente comenzó a tener miedo justo después de la transfusión de sangre que le habían realizado.

A continuación el Dr. Foreman pregunta: -¿A alguien se le ocurrió revisar sus exámenes de sangre?- Continúan debatiendo el diagnostico. Foreman asegura que el paciente tiene amiloidosis. Luego los celulares comienzan a sonar todos al mismo tiempo (cosa que Dr. House había “predicho” minutos antes).

- ¡No! No van a decir que acerté mi predicción. […] Así es como la gente entra en esta estupidez.- Dice House.
- Tiene convulsiones- dice el Dr. Kutner y sale a estabilizarlo luego de la orden del Dr. House quien le pide a los demás que busquen información que les pueda ayudar a saber si lo que tiene el paciente es amiloidosis.

Mientras el Dr. Kutner estabiliza al mago luego de un ataque epiléptico, le pregunta al Dr. Cole, que se encuentra junto a él, acerca de la nominación. –Hice de niñera de tu hijo- le dice Kutner. Cole responde que su decisión se va a basar solamente en quien merezca quedarse. Kutner le dice que es una decisión honesta pero estúpida y que no debería nominarlo a él ya que entre otras cosas, es su amigo. El paciente comienza nuevamente a convulsionar.

En la escena siguiente, House juega al metegol con otro doctor cuando entran los doctores Kutner y Hadley. Nuevamente se discute el diagnostico del mago, pero esta vez Kutner refuta la idea de la amiloidosis para asegurar que el problema tiene que ver con que la sangre que recibió en la transfusión estaba contaminada. Esto basado en que el paciente comenzó a tener inconvenientes luego de realizada la misma.

La discusión continúa. El Dr. House insiste en que el paciente sufre de amiloidosis. La Dra. Hadley pide que al menos los dejen descartar la teoría de la “mala sangre”, mientras lo hace gesticula con su mano, pero al dejarla sostenida en el aire nota como tiembla. Rápidamente guarda su mano en el bolsillo del pantalón. House observa esta situación atentamente. Les da dos horas para resolver el tema de la sangre y continúa jugando al metegol.

La siguiente escena transcurre en el laboratorio. Mientras el Dr. Cole está realizando unas observaciones aparece el Dr. Taub quien le trae un café y le ofrece un soborno de cinco mil dólares, que sabe, Cole necesita.

En otra parte del hospital, la Dra. Hadley y el Dr. Kutner realizan análisis y descartan pruebas ante la mirada atenta del Dr. Foreman que los acompaña. House aparece indicando que queda poco tiempo y que directamente lo traten por amiloidosis desoyendo los argumentos de sus médicos-alumnos acerca de que si el diagnostico de la “mala sangre” es correcto, una radiación puede resultar letal. Pero cuando estos desisten y se disponen a acatar la orden de House, el Dr. Foreman les dice que “no lo hagan”. Luego de un cruce de palabras y para seguir menospreciando la teoría de la “mala sangre” House le pide a los doctores que le hagan una transfusión con la sangre supuestamente contaminada, ya que el también es portador de sangre del tipo AB (al igual que el mago), y así, una vez descartada esta teoría pueden finalmente comenzar a tratar al paciente por amiloidosis.

Cuando la Dra. Hadley prepara la sangre para House, este le habla acerca de su nueva teoría: ella no se hace pruebas acerca de su enfermedad porque ya sabe lo que tiene, lo dedujo al ver una foto de la madre de la doctora cuando reviso su billetera. Luego de una pequeña investigación supo que había muerto luego de una larga enfermedad. –Corea de Huntington- responde Hadley. Después de la confesión le dice a House que se irá luego de terminado el caso ya que ella supone que él no querrá en su equipo a alguien que está perdiendo poco a poco el control de su cuerpo y de su mente. House le dice que la enfermedad de Huntington no es la única que causa temblores y le revela haberle cambiado su café descafeinado por uno regular: “Estas temblando porque esas pasada de cafeína”, le explica. Sorprendida, Hadley le reprocha: “He estado dando vueltas y pensando que estoy muriendo…”. House le afirma que en verdad se está muriendo, ya que con Huntington es inevitable, pero ella enojada le asegura que él no lo sabe, ya que ella tampoco. House se muestra sorprendido ante esta situación, pero la misma se interrumpe cuando Hadley nota que éste se encuentra con fiebre.

Escena siguiente los doctores debaten el diagnostico mientras House toma un café. Él dice sentirse bien y no permite que lo revisen. “Yo no soy el paciente” Enojado se levanta, diciendo que están perdiendo el tiempo con él y descuidando el caso real. Se marea. “Es un síntoma de narcóticos”, dice. Mira su vaso de café y antes de terminar de preguntarse quién lo drogo cae desmayado.

Hadley y Cole revisan a House. Mientras lo hacen se echan la culpa uno a otro acerca de la responsabilidad de drogar al médico. House despierta poco a poco, antes Cole se retira de escena. Luego de pincharlo para tomar una muestra de hígado, la Dra. Hadley lo desata. House la mira y le dice “Tu me drogaste”, a lo que ella responde “Usted me drogo” y se va. House rápidamente se levanta de la camilla y cubre con un guante de látex la botella de agua que segundos antes había bebido la doctora y se la lleva.

En la siguiente escena el Dr. Wilson entra a la sala donde se encuentra House bebiendo un café. Le cuenta que paso por el laboratorio y que todas las biopsias que le realizaron los médicos salieron bien. House pregunta si Foreman finalmente ha aceptado el tratamiento por amiloidosis, a lo que Wilson contesta que ya está el turno para radiación. Luego de una conversación acerca de los tipos de sangre, Wilson se sorprende cuando House le dice que su sangre es tipo 0, ya que la única manera que tendría de saberlo es porque antes lo ha examinado ya que “quien demonios conversa acerca de su tipo sanguíneo” Luego de esta frase House se queda pensando y dice “no hay razón para preguntarle a alguien su tipo sanguíneo” Se levanta y rápidamente va a buscar al paciente. “Estabas equivocado respecto a todo. Nunca ha sido magia y no estás muriendo” le dice, y luego le pregunta cuál es su tipo de sangre. “A” contesta el mago. El enigma se resuelve. House entra a la sala donde los doctores están esperando al paciente para realizarle la radiación, les confirma que no es amiloidosis, y que la sangre está bien, solo que se han equivocado el tipo. Los doctores tratan de refutar esta teoría pero House irónicamente y utilizando el lenguaje típico de los magos le explica lo que sucede: “aparentemente él tiene otro síntoma. Su cuerpo está produciendo otro anticuerpo, tipo B. Combinándolo con su tipo natural “A”. Y abracadabra, mágicamente…tiene tipo AB fuera de su galera.” El diagnostico final que da es el de Lupus junto con las indicaciones necesarias para resolverlo.

Los doctores se reúnen en el aula para esperar la decisión de Cole acerca de cuáles serán los dos nominados. La primera elegida es Amber. Lo cual no sorprende a nadie. La segunda elección recae sobre Kutner, lo que si sorprende a todos, especialmente a House quien le pregunta el por qué de la elección para luego caer en la cuenta de que en realidad la interesada de que despidieran a Kutner era la propia Dra. Cuddy. Se mantiene el siguiente dialogo:
Cole: -Elijo a Kutner.-
House: -Ahora sí todos están sorprendidos. ¿Por qué?-
Cole: -Usted dijo que no tenía que justificar mis elecciones-
House: -No, dije que podías utilizar cualquier criterio. No quiere decir que no quiera saber.- (señalando a Kutner) -Él estaba en lo cierto sobre que era un caso real (…) Y él es tu corazón de melón. No tenias motivos para escogerlo- (Cole se muestra incomodo con la situación pero permanece en silencio, House reflexiona.) –Pero alguien más sí- (Cole levanta la mirada y la fija en House) –Kutner es un problema (…) Has hecho un trato con Cuddy. De esa forma obtuviste su ropa interior. Te la ha vendido por el derecho a poder elegir-
Cole: .Usted dijo “consigan la ropa interior”. Yo lo hice.-
House: Tu plan fue brillante. Y estás despedido.-
Cole: -Usted apoya todo sobre “romper reglas”-
House: -Tus reglas, no las mías. El punto de todo esto era molestar a Cuddy. Te has hecho su compañero dándole un poder que no tenía. Dejándola meter sus dedos en mi frasco de galletas que, lamentablemente no es tan sucio como suena. Gracias por jugar.- (Se retira de la escena.)

Al final del episodio, la Dra. Hadley entra a la oficina de House con un sobre en la mano. Se trata de los resultados de la prueba de Hungtinton que House le había realizado clandestinamente. Ella, enojada le pregunta si ha visto los resultados, a lo que House responde negativamente argumentando que pensó que quizás sería divertido averiguarlo juntos. Ella le responde: -Podría morir. Usted también. Podría ser atropellado por un autobús mañana. La única diferencia es que usted no tiene que saberlo hoy. ¿Por qué yo debería?-
House: -No tengo que saber los números de la lotería. Pero si alguien me los ofrece los tomaría.-
Hadley: -Gasta su vida entera en busca de respuestas porque cree que la siguiente respuesta cambiara algo, tal vez hacerle un poco menos miserable. Y sabe que cuando se quede sin preguntas no se quedara sin respuestas. Se quedara sin esperanza. ¿Está feliz de saber eso?- Se da la vuelta y se va.
House arroja los resultados a la basura, sin abrirlos.

Desarrollo Conceptual

Para pensar en un personaje del episodio trabajado que atraviese una situación teóricamente comparable con Ibbieta, elegimos al Dr. Jeffrey Cole, uno de los cinco médicos del departamento de diagnostico dirigido por House. Este personaje es comparable al de Ibbieta ya que ambos se ven interpelados por lo que la realidad les devuelve en un tiempo segundo como consecuencia de un exceso no calculado de una acción emprendida en un primer tiempo. En el caso de Ibbieta, la burla a los falangistas “Gris esta en el cementerio”, no pretendió tener más alcance que el de una broma, pero se resignifica luego cuando se encuentra con la sorpresa de que los guardias, a su regreso del cementerio, no lo matan y más aun cuando se entera de la muerte de Gris luego de que éste se haya escondido precisamente en el lugar donde él dijo que estaría. Aquello que la realidad le devuelve es ubicable como un tiempo 2 desde donde se piensa y resignifica aquella acción que desbordó los propósitos conocidos por el sujeto en un tiempo 1.

Gabriela Salomone define la responsabilidad subjetiva en torno a la noción de sujeto del inconsciente, entendiendo que en un tiempo 1 el actor emprende acciones que conllevan un propósito desconocido para el mismo, quedando dicho tiempo 1 constituido a partir de un tiempo 2, que es lógicamente anterior. En éste último se produce una interpelación que posibilita una resignificación retroactiva de aquel tiempo 1 y que permite la posibilidad de abrir el circuito de la responsabilidad hacia la confrontación del sujeto con aquello que le pertenece y sentar las bases para la responsabilidad subjetiva. Sin embargo, esta última, ubicable en un tiempo 3, supone como condición sine qua non la interrogación respecto del deseo inconsciente puesto en juego en aquello que excedió los límites de la voluntad consciente en la acción cometida en un tiempo 1. Sostener la pregunta por el deseo implicado en una acción permite al sujeto responsabilizarse de aquello que le pertenece, sin embargo, obturarla tendría como consecuencia responder desde la moral, y por ende, el cierre del circuito. Sobre aquella interrogación respecto del deseo inconsciente se volverá más adelante en este texto, ya que es fundamental para poder pensar en la hipótesis clínica.

Para ubicar los tiempos, en el circuito de responsabilidad correspondiente al personaje de Cole, comenzaremos por el tiempo 2, ya que como se mencionó anteriormente, es lógicamente anterior al tiempo 1.

Se ubica el tiempo 2 en el momento en que House, en lugar de otorgarle la inmunidad, despide a Cole como consecuencia de que éste haya hecho un trato con Cuddy para ganar la competencia a cambio de seleccionar a uno de los candidatos que ella prefiere que sea despedido. House infiere dicho trato oculto a partir de conocer la amistad de Cole con Kutner y de la falta de motivos para nominarlo. Es en este sentido que se puede pensar en un exceso, algo de lo no calculado que conlleva la acción realizada en un tiempo 1, que es resignificado a partir de un tiempo 2 en el que la realidad le devuelve algo inesperado: en un primer momento (tiempo 1) Cole había calculado ganar la competencia y obtener la inmunidad para no perder el trabajo; en un tiempo 2, House lo despide en lugar de brindarle inmunidad, interpelándolo acerca del por qué de su trato con Cuddy. Es decir la acción que se puede localizar como un tiempo 1 podría pensarse como el hecho mismo de haber realizado un trato con Cuddy a cambio de su ropa interior.

La escena en la que se enmarca el segundo tiempo es la siguiente: House interpela a Cole respecto de haber elegido a Kutner y Cole le contesta que según las reglas no debía justificar sus elecciones, a lo que House responde que en realidad era libre de elegir según el criterio que quisiera, pero que eso no significaba que él no quisiera saber el motivo de su elección. Según el criterio de House, Cole no tenía motivos para elegir a Kutner… pero alguien más sí. Es así como infiere acerca del trato con Cuddy. Cole no lo niega y argumenta que la consigna siempre se trató de conseguir la ropa interior, y él lo hizo. House es terminante con su decisión: lo despide. Ante esto Cole le echa en cara que para House siempre estuvo bien el hecho de romper las reglas, pero House le contesta, “las tuyas, no las mías”. Estos indicadores situacionales permiten pensar en que Cole incorporó las leyes de House, pero solo para manipularlas a su favor: Cole justifica su accionar apelando a las leyes planteadas por el mismo House pero que paradójicamente las rompe complotándose con alguien que está en una posición jerárquica superior a este último. Teniendo en cuenta que lo que caracteriza a este personaje es su tendencia a manejarse con sus propias leyes, se podría hipotetizar que Cole se identifica con House: actúa según su propia legalidad. Sin embargo, cabe destacar que a diferencia de House, Cole no posee el poder para ello, y por ende, es desde aquí que también podría concebirse un exceso. Siguiendo este lineamiento, vale preguntarse por el deseo que el sujeto de éste análisis pone en juego en ese exceso: ¿Qué motoriza en Cole manejarse bajo sus propias leyes y romper las de House? ¿Qué relación tiene Cole con la legalidad de House y con su propia legalidad? En conexión con esto, Oscar D’Amore afirma:

“La interpelación subjetiva se pone en marcha cuando la Ley simbólica del deseo, ob-liga a retornar sobre la acción. No hay deseo sin culpa, implica retornar sobre la acción, y en efecto el psicoanálisis procede de este modo, retorna sobre la acción más moral, más particular, favoreciendo la interpelación para la responsabilidad subjetiva.” [1]

En articulación con lo planteado por el autor, se podría ubicar aquella justificación brindada por Cole como un indicador de la culpa que lo ob-liga a responder y que coloca al personaje en un lugar de falta, es decir, le genera una deuda. En este caso la justificación es una respuesta que cierra el circuito de la responsabilidad, ya que la misma es de índole moral y por lo tanto obtura la posibilidad de un interrogante que abra el camino hacia un cambio de posicionamiento subjetivo que de la pauta de la responsabilidad subjetiva. En consecuencia, la justificación en este caso se ubicaría como una de las figuras de la culpa, y, en consecuencia, como indicio de que algo de la responsabilidad queda pendiente.
En lo que respecta al deseo inconsciente, se podría considerar que en el plano de la intencionalidad yoica se pone en juego el deseo “ganar la competencia”, sin embargo en el plano superior, podría pensarse más allá de ese objetivo. En ese sentido podría inferirse que Cole intento romper las reglas de House complotándose con Cuddy bajo la coartada de haberlas respetado al pie de la letra. Y por ende se hipotetiza que el deseo inconsciente puesto en juego es el de “ganarle a House”. Esta hipótesis clínica está vinculada a lo que se mencionó anteriormente respecto de la identificación de Cole con House, ya que podría pensarse su deseo de ‘’ganarle a House’’ desde ese lugar de identificación: hay que recordar que House se caracteriza por manipular las reglas a su antojo, siempre desafiando a aquel que le impone su propia legalidad, Cuddy en este caso. Cole se identifica con House en ese punto, manejando sus propias reglas y desafiando aquellas pertenecientes a una persona de mayor posición jerárquica: House.

Para ubicar las categoría de azar interviniente en este caso se tomará el trato que realizo Cole con la Dra. Cuddy. Tal como lo menciona el profesor Fariña en su texto “Responsabilidad: entre necesidad y azar”, otros nombre para el azar son la “suerte”, la “coincidencia”, la “casualidad” y en el caso mencionado podríamos pensar que “la buena suerte” o la “coincidencia” de que la Dra. Cuddy haya tenido un motivo para realizar un trato con Cole ha favorecido a este personaje (al menos en lo que respecta al Tiempo 1) Según el criterio de Cuddy, Kutner resultaba un problema para el hospital y lo mejor era despedirlo, pero esta decisión no podía ser tomada por ella, sino por House, de modo que realizar un trato con Cole le permitiría acceder a un poder que no tenía. Si la Dra. Cuddy no hubiese tenido este motivo, no podríamos saber si el trato se hubiese podido llevar adelante ya que Cole no tendría nada que ofrecer.

Al igual que en el caso de Ibbieta, el personaje de Cole desafía al azar, en el sentido de que poder realizar un trato con una autoridad tal como lo es la directora del hospital a cambio de algo tan personal como lo es la ropa interior, era altamente improbable, pero no imposible. Cole, motorizado por su deseo de ganarle a House, juega con la suerte de una respuesta que podría haber sido otra. En palabras de Juan Carlos Mosca “El azar implica incertidumbre, y podría estimarse que no hay apuesta sin incertidumbre” [2]

En lo que concierne a la necesidad, no podemos ubicar nada de ésta índole, ya que la necesidad trataría de aquello que va a ocurrir de forma inexorable, no apareciendo ninguna situación que nos dé indicación de ello, exceptuando las enfermedades mismas en tanto real alrededor del cual se configuran las coordenadas simbólicas del Departamento de Diagnóstico como institución. Es decir que, todo el accionar de los personajes de la serie en cuestión se organiza en torno de un sistema simbólico que tiene de eje la enfermedad como algo inmanente.

Para concluir, cabe destacar que el circuito de la responsabilidad que se analizó en el presente trabajo, corresponde a la grieta que se produce entre el azar y la necesidad. En otras palabras, tiene que ver con aquello que el sujeto hace con lo real presentado bajo las formas de azar y necesidad.

Referencias

D’Amore, O.: Responsabilidad y culpa. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.

Mosca, J. C. (1998). Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.

Salomone, G. Z.: El sujeto dividido y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.



NOTAS

[1D’Amore, O.: Responsabilidad y culpa. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006, p.154-155.

[2Mosca, J. C. (1998). Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.