Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2010 > Sexto sentido >

por 

- UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES -
FACULTAD DE PSICOLOGÍA
Psicología, Ética y Derechos Humanos

2º PARCIAL DOMICILIARIO

Cátedra: I
Prof. Tit. Reg: Lic. Juan Jorge Michel Fariña

Comisión: 2
Profesor: Del Do, Adelqui Oscar

Alumna: Di Salvo, Romina Carla
L.U.: 28.095.276-0
e-mail: romy.disalvo@gmail.com

1o Cuatrimestre
2010

El SEXTO SENTIDO

FICHA TECNICA
Titulo Original: The Sixth Sense
Director: M. Night Shyamalan
Guión: M. Night Shyamalan
REPARTO: Actor/ Actriz Personaje
Bruce Willis Dr. Malcolm Crowe
Haley Joel Osment Cole Sear
Toni Collette Lynn Sear
Olivia Williams Anna Crowe
Donnie Wahlberg Vincent Grey
Duración: 107 minutos
Género: Suspenso
Temática: Fantasmas
País: Estados Unidos
Año: 1999

SINOPSIS
El comienzo del film nos presenta un fragmento de la vida de Malcom Crowe.
Malcom Crowe es un reconocido psicólogo infantil de Philadelphia y esa noche ha recibido una mención de honor por su destacado trabajo con los niños. En la escena inicial se encuentra junto a su esposa contemplando la placa obtenida por el reconocimiento de su tarea, la cual cree que ha sido fructífera en todos sus pacientes. Sin embargo sus estudios no van más allá de lo que se observa externamente en ellos.
Durante la celebración de su gran labor en el campo profesional, alguien entra a su casa. Aparece Vincent, un antiguo paciente, quien le reprocha a Malcom no haber cumplido con lo que prometió, y por no haber recibido una correcta ayuda. Lo incrimina de un diagnostico equivocado: “Familia de un solo padre. Posibles desórdenes anímicos. Me dijo que tenía dificultades de adaptación al divorcio de mis padres. Estaba equivocado, sólo míreme.” Lo culpa por no haberlo atendido y escuchado de la manera en que lo necesitaba y le hace notar las consecuencias y secuelas que se le desarrollaron. Vincent toma un arma y se suicida.
Aparece Cole Sear, no sabemos cómo es que se presenta, sólo sabemos que Crowe lo está esperando desde la vereda de enfrente y que en sus manos sostiene una especie de historia clínica. Cole es un niño de 8 años, y presenta los mismos indicadores de su antiguo paciente: Familia de un solo padre, Posibles desórdenes anímicos, y se encuentra aterrado y confundido. El niño está obsesionado por un oscuro secreto: tiene poderes paranormales especiales, por lo cual recibe visitas no deseadas de espíritus atormentados. Esta aterrorizado por el hecho de tener que tratar con esas extrañas apariciones que emergen de las sombras; y confundido por su situación, porque es demasiado joven para entender lo que pasa. Ni siquiera sabe como contarle a alguien de su angustia, por temor a que lo consideren raro. Solo es capaz de explicárselo al Dr. Malcolm Crowe.
Malcom observa un paralelismo entre su antiguo paciente y el niño en relación al conflicto. Obsesionado con el doloroso recuerdo de su joven paciente desequilibrado al que fue incapaz de ayudar, ve la oportunidad de redimirse haciendo todo lo posible por ayudarlo. El doctor Crowe intentara descubrir la verdad sobre los poderes sobrenaturales del niño, y lo ayudara a combatir esas extrañas presencias.
Dr. Crowe encuentra finalmente una solución, le propone que a Cole que escuche a esos fantasmas y averigüe qué quieren. Esto le permite al niño tramitar simbólicamente el daño que ellos encarnan, posibilitando consecuentemente otro modo de posicionamiento respecto de lo que le pasa. Por consiguiente le permite a Malcom liberarse de la culpa que siente por no haber escuchado a Vincent cuando éste era pequeño y no haber evitado su posterior suicidio.
Al final del Film sabremos que el personaje Dr. Crowe esta muerto producto del disparo que recibió de Vincent. Su esposa Anna lo duela y es por eso que existe como fantasma, porque lo recuerda y lo convoca.
El Dr.Crowe no sabe que está muerto, y al final “recibe de su paciente su propio mensaje en forma invertida. El niño le dice que para reconciliarse con su esposa le hable de lo que siente por ella, y que lo haga cuando ella duerme, es decir, en el único lugar en el cual los vivos y los muertos se encuentran: en los sueños.” La verdad se le revela Malcom cuando el anillo matrimonial cae al piso, y se da cuenta que es un fantasma de los recuerdos de su esposa.

ANÁLISIS
El siguiente análisis se centrará en el Dr. Malcom Crowe, quién a partir de un hecho trágico: el suicidio de un antiguo paciente y la culpa por su incapacidad profesional, se desestabiliza el orden de su mundo, su consistencia como profesional y como sujeto. Se intentará dar cuenta que sobre este personaje (Dr. Malcom Crowe) recae la responsabilidad subjetiva, cuyo circuito se desarrolla en tres tiempos lógicos y se tratará esbozar una hipótesis clínica.
El primer tiempo de la responsabilidad es donde el sujeto emprende una acción conciente para lograr un determinado fin, pero que no está libre de motivaciones inconscientes. Este primer tiempo se constituye como tal a partir de la retroacción de un segundo tiempo que lo resignifica.
El segundo tiempo, es el tiempo de la interpelación subjetiva, donde el sujeto es interpelado por aquel acto, que se le aparece como ajeno pero que le pertenece. El circuito se pone en marcha a partir de la interpelación, generando una retroacción hacia los elementos “disonantes”. Es decir que segundo tiempo resignifica al primero, resignifica la acción. La culpa es lo que posibilita la retroacción, obliga a que se retorne sobre la acción por la que se debe responder.
Hay diferentes posibilidades de respuesta frente a la interpelación: negación, proyección, sentimiento de culpa, formaciones sintomáticas, y otras. O se puede responder asumiendo la responsabilidad subjetiva que inaugura un tercer tiempo del circuito, donde el sujeto responde por sus actos, mediante un nuevo posicionamiento subjetivo.
En el film Sexto sentido, podríamos ubicar al primer tiempo en las siguientes escenas: La celebración de la placa obtenida. Malcom Crowe recibe una mención de honor por su destacado desempeño en el campo infantil. Su esposa Anna le dice en forma de halago y reproche: “Es una noche especial para nosotros, reconocen los esfuerzos que hemos hecho. Que hayas puesto todo en segundo lugar, incluyéndome a mí”. A partir de escena se infiere que para Malcom el trabajo es la prioridad, y que el reconocimiento por parte de la autoridad institucional tiene un gran valor.
El segundo tiempo aparece en la escena en que Vincent, su antiguo paciente, irrumpe su celebración y le reprocha a Malcom no haber cumplido con su promesa de que lo ayudaría a solucionar su problema. Seguidamente lo culpa del diagnóstico erróneo y sus consecuencias: “Familia de un solo padre. Posibles desórdenes anímicos. Me dijo que tenía dificultades de adaptación al divorcio de mis padres. Estaba equivocado, sólo míreme.” La situación que interpela es el momento en que Vincent toma un arma y se suicida. Este acto resignifica los elementos anteriores y lo convoca a Crowe a responder. Aquí es el suicidio de Vincent el que desestabiliza el orden de su mundo. Ya que se trata de un acto que conmueve la completad de su universo previo, porque cuestiona el discurso cientificista que le permitió realizar un diagnostico en Vincent y en sus otros pacientes, al mismo tiempo cuestiona su desempeño profesional al no haber contemplado la singularidad de la situación y escuchado de la manera en que lo necesitaba Vincent, y finalmente cuestiona su posición con respecto a su deseo.
El tercer tiempo se podría ubicar en la escena en que Malcom le dice a Cole: que esta triste porque ha cometido un error con un paciente, y no lo pudo ayudar, que a partir de ese momento las cosas han sido diferentes, que ya no es la misma persona que era antes, aquí se podría interpretar que Malcom asume la responsabilidad subjetiva. La asistencia profesional a Cole se presenta como una oportunidad para responder por sus actos y redimirse, ya que encuentra cierta similitud entre el caso de su antiguo paciente y el niño. Y se evidencia un nuevo posicionamiento subjetivo de Malcom cuando encuentra finalmente una solución, le propone que al Cole que escuche a esos fantasmas y averigüe qué quieren. Esto le permite al niño tramitar simbólicamente el daño que ellos encarnan, posibilitando consecuentemente otro modo de posicionamiento respecto de lo que le pasa. Por consiguiente le permite a Malcom liberarse de la culpa que siente por no haber escuchado a Vincent cuando éste era pequeño y no haber evitado su posterior suicidio.
En este film hay elementos de azar, necesidad y responsabilidad. El azar es lo que tiene que ver con la incertidumbre, lo casual, lo accidental, lo fortuito, lo que no se puede calcular porque es ajeno a la decisión, al deseo y a la voluntad del sujeto. En la película se podría ubicar como azarosa la entrada de Vincent en escena, perturbado porque nunca pudo superar sus conflictos y sus miedos, le dispara a Malcom y a continuación que se suicida.
La necesidad es aquello sobre lo que el hombre no puede incidir, lo forzoso, lo riguroso, lo inflexible. Se podría ubicar en Crowe la obediencia automática al campo normativo, la realización de diagnósticos de acuerdo con el discurso científico según los síntomas y consecuentes acciones terapéuticas.
La responsabilidad se ubica en la grieta entre la necesidad y el azar. Es aquello que interpela al sujeto por medio de la culpa, consecuentemente liga a este sujeto al acto y lo obliga a responder por el. En la película Vincent acusa e interpela a Crowe obligándolo a responder por una asistencia inadecuada, y a responsabilizarse por no haber brindado la ayuda necesaria.

HIPOTESIS CLINICA
La hipótesis clínica intentará dar cuenta de cómo y por dónde juega el deseo del sujeto.
Podríamos considerar que por la placa obtenida como mención de honor por su destacada labor en el campo infantil, Malcom es un psicólogo alienado al discurso científico que realiza su trabajo en función de las normas preestablecidas. Mediante esta mención queda avalado todo su trabajo como psicólogo infantil por la comunidad científica, por lo tanto se podría inferir que bajo los términos del campo normativo no es responsable de la muerte de Vincent, ya que hizo todo lo que se espera de él como profesional.
Pero abocarse solo a lo preestablecido le impidió a Malcom un miramiento de la singularidad del caso y consecuentemente encarar la asistencia desde una mirada subjetiva del individuo.
Malcom es responsable del deseo de querer ayudar a los niños a mejorar su calidad de vida, y en el caso de Vincent no lo pudo lograr, no supo escuchar en la manera que su paciente lo necesitaba, es responsable de su error: abocarse a la norma sin tener en cuenta la singularidad.
Este deseo se evidencia en los siguientes elementos del film: su trabajo se constituye como prioridad, lo cual es planteado por su esposa como reproche, esto implica que la mayor parte de su tiempo se dedicaba a su trabajo relegando otros aspectos de su vida; Esto es confirmado por el reconocimiento por parte de la autoridad institucional por sus continuos esfuerzos. También se puede observar en la escena en que Malcom le relata en forma de cuento a Cole el porque de su tristeza: le cuenta que le gustaba mucho trabajar con niños, pero cometió un error en uno de sus pacientes que nunca pudo olvidar, y que a partir de eso todo cambio.
En el suicidio de su paciente aparece la figura de la culpa. Este suceso le generará culpa a Malcom porque le demuestra su incapacidad de llevar a cabo su deseo, esa culpa proviene de su sentimiento de fracaso, de “ceder en su deseo.” Esa culpa es la que llama al sujeto a responder por su deseo.
Con Cole tendrá una nueva oportunidad para responder a su deseo. Porque siente que si puede ayudar Cole será como si ayudara también a Vincent
Se podría pensar que en Malcom ante la interpelación queda dividido: someterse al deseo del Otro, seguir subsumiéndose a la Ley jurídica y de esta manera desresponsabilizarse o responder a su propio deseo y responsabilizarse por su acto. El dilema es ser reconocido como un excelente profesional por la autoridad institucional o ser profesional que asume sus errores y se responsabiliza por ellos y de esa manera ser reconocido por sus pacientes por su excelente asistencia.
En Malcom se evidencia un nuevo posicionamiento subjetivo cuando encuentra finalmente una solución, le propone que a Cole que escuche a esos fantasmas y averigüe qué quieren. Esto le permite al niño tramitar simbólicamente el daño que ellos encarnan, posibilitando consecuentemente otro modo de posicionamiento respecto de lo que le pasa. Por consiguiente le permite a Malcom liberarse de la culpa que siente por no haber escuchado singularmente a Vincent cuando éste era pequeño.

BIBLIOGRAFÍA

D’Amore, Oscar: “Responsabilidad subjetiva y culpa”, en: http://www.psi.uba.ar/academica/carrerasdegrado/psicologia/informacion_adicional/ obligatorias/071_etica/index.htm

Mosca, J.C. (1998): “Responsabilidad, otro nombre del sujeto”. En Ética: un horizonte en
quiebra. Eudeba. Buenos Aires.

Salomone, G.: “Las formaciones del inconsciente y la responsabilidad”. Ficha de cátedra. Mimeo.

Laso, Eduardo: “De maldiciones y fantasmas” En www.eticaycine.org.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: