Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2010 > El secreto de sus ojos >

por 

Facultad de Psicología
Universidad de Buenos Aires

Materia: Ética y Derechos Humanos.

Cátedra: Fariña.

Profesor: Alejandro Ollier.

Ayudante: Flavia Navés.

Comisión: 24.

Integrantes :
Dolores Nascimbene dni: 33.410.963
Julieta Rossi dni: 33.031.930

1ºcuatrimestre de 2010.

Película: “El secreto de sus ojos”.

1) Tomando en cuenta el comentario sobre el film: ¿Cuál es el personaje sobre el cual se centra el análisis de la responsabilidad subjetiva? ¿Propone el autor alguna hipótesis al respecto? En caso afirmativo, explicítela consignando los indicadores.

1) Teniendo en cuenta el comentario de Fariña sobre el film “El secreto de sus ojos” consideramos que el personaje sobre el cual se centra el análisis de responsabilidad subjetiva es Ricardo Morales (Pablo Rago).
Morales, con la intención de vengar la muerte de su mujer, encierra al asesino en un galpón dentro de su propiedad pero al mismo tiempo él también sufre el calvario de tener que convivir la persona que violó y mató a su esposa. La hipótesis planteada sugiere que Morales con esta determinación estaría pagando una culpa, no una culpa del orden social, sino del orden de la responsabilidad del sujeto. La responsabilidad subjetiva se corresponde con la noción de sujeto del inconsciente, es decir que no se trata de un sujeto autónomo.
Se debe mencionar que el hacer justicia por mano propia (encerrándolo en su casa en forma perpetua) desde lo jurídico está penalizado. El sujeto del orden jurídico es autónomo, dueño de su propia voluntad e intención. Sin embargo, Fariña va más allá y se pregunta que es lo que se debe hacer cuando un gobierno democrático no garantiza la justicia a sus ciudadanos. Frente a la ineficiencia del sistema legal, aquel que actúa como justiciero no va en contra de la ley sino que su acto revela una falta.

2) Sugiera el circuito de responsabilidad (tiempos lógicos) que organizan la situación.
2) Tiempo 1: Sandoval (Guillermo Francella) se emborracha en el bar que frecuenta y se pelea con un hombre. Benjamín Esposito (Ricardo Darín) toma la decisión (consciente) de llevarlo a su propio departamento para que se ponga sobrio. Decide dejarlo solo por un momento mientras él va a buscar a la mujer de su amigo. Esta acción de Espósito tiene un efecto no esperado: Cuando éste vuelve con la esposa de Sandoval a su departamento, encuentra la puerta forzada, sus fotos dadas vuelta y a Sandoval tiroteado y muerto en su cuarto.
Tiempo 2: Supone una interpelación subjetiva: Espósito se pregunta que responsabilidad tiene por la muerte de su amigo. Él llega a la conclusión de que en realidad la orden de Romano estaba dirigida hacia él, y que su amigo ocupó trágicamente su lugar. Además se pregunta si Sandoval ocultó su identidad para protegerlo a él (ocultando su foto). Ante todo esto experimenta un sentimiento de culpa por la muerte acontecida.
Tiempo 3: Supone un insight, un “darse cuenta”. En Espósito podemos percibir un cambio subjetivo al final de la película, cuando luego de 25 años visita a Morales y observa que todavía conserva la fotografía de Liliana. Posteriormente descubre el secreto oculto de éste, quien había decidido “dar perpetua” al asesino y violador de su mujer, en su propia casa. Es así como Benjamín reconoce que esa relación que envidió por tantos años no estaba basada en el amor. También hay un reconocimiento de que por haberse jugado en la resolución del caso, incluso rompiendo las reglas, había perdido a su amigo y había renunciado a sus intenciones por Irene. Es recién ahí cuando puede ir en busca del amor, una pasión que nunca se había permitido. Finalmente logra transformar su palabra “Temo”, en “Te amo”. Puede vislumbrarse cierto arrepentimiento por no haber confesado su amor 25 años antes y un intento de recuperar el tiempo perdido en la medida de lo posible.
3) Establezca los elementos de azar y necesidad presentes en la situación, consignando los indicadores respectivos.
3) Necesidad: podemos distinguir en el film, como indicadores del ámbito de la necesidad en primer lugar, la orden de ejecución de Romano que estaba destinada a Benjamín, su rival. Frente a este imperativo nada podía impedir que una muerte se produjera.
Azar: Es de este orden el hecho de que Espósito lleve a su amigo a su propia casa, puesto que podría haberlo llevado a su domicilio y tratar de convencer a su esposa de que lo cuide allí.
Otro indicador a considerar es que la llegada de los sicarios se produce justo en el momento preciso en que Espósito se dirige a la casa de Sandoval y éste último se encuentra sólo en la vivienda.
Además Benjamín había acordado previamente una cita con Irene justo para ese mismo día, es por esa coincidencia que en esta oportunidad no podía albergar a su compañero en su casa como siempre lo hacía, lo que lo impulsó a recurrir a la Sra. Sandoval.
También se debe tener en cuenta como elemento azaroso que los sicarios no conocieran el rostro de Espósito ni de Sandoval, lo que permitió el engaño.

4) Si corresponde, establezca las figuras de la culpa que aparecen, estableciendo su relación con la hipótesis sobre la responsabilidad subjetiva. Consigne en caso que exista alguna relación con la responsabilidad jurídica.

4) Frente a la muerte de Sandoval, Benjamín se siente culpable. Se trata de una responsabilidad subjetiva y no de una responsabilidad jurídica. Se entiende por responsabilidad subjetiva aquella basada en la noción de sujeto del inconsciente, que no es dueño de su voluntad, no es autónomo (a diferencia del sujeto del discurso jurídico). Freud hace referencia a una responsabilidad que involucra al sujeto con respecto a aquello que se mantiene oculto de su propia persona. Esto se puede observar en Espósito, que se siente culpable por la muerte de su amigo. La culpa es una consecuencia de la interpelación subjetiva producto de un efecto no esperado (el asesinato de su amigo) de una acción consciente.
La culpa, en el ámbito jurídico, es la imputabilidad de un perjuicio por el que se debe responder.”(…) contraer una deuda es contraer una culpa (…) estar en deuda ob-liga a responder, es decir, pagar la deuda.” La asunción de responsabilidad es del orden jurídico, supone ob-ligarse como garantía de una deuda. Responsable es quién responde ante algo. Si tomamos como ejemplo a Gómez, quien mató y abusó de Liliana, debemos consignarlo como una figura que tiene responsabilidad jurídica ante su acto. La ley penaliza esas acciones. También tienen responsabilidad jurídica Romano quién envió a asesinar a Sandoval y los sicarios contratados por él para ese fin. Para determinar la imputabilidad, la Justicia considera la razón y la intención. La intención conlleva un “compromiso”, se debe responder por el acto cometido. Un asesinato por encargo, premeditado supone una responsabilidad legal tanto para los autores materiales como para quién planeó y determinó el crimen. Goméz también es una figura de culpa para la Justicia, por haber actuado con intención y completo conocimiento de su acto.
Como se aclaró anteriormente Morales también está implicado jurídicamente por haber “dado perpetua” al asesino y abusador de su esposa. Sin embargo, siguiendo la hipótesis planteada en el punto 1, puede considerarse que este personaje al encontrarse frente a la corrupción e ineptitud del sistema legal, asume la lucha por la justicia, con el objetivo de hacer pagar al culpable de la muerte de esposa. Es decir, que no contraría la ley, sino que la hace valer.

5. Compare conceptualmente el caso presentado con el de Ibbieta (cuento “El muro”, de Jean Paul Sartre).
5) A continuación presentamos el circuito lógico de responsabilidad del caso Ibieta:
Tiempo 1: Los falangistas presionan a Ibieta para que les revele el paradero de Gris (prometen dejarlo en libertad si delata a su jefe). Ibieta, que no quiere traicionar a su amigo intenta burlarse de ellos. Conociendo que Gris se refugiaba en la casa de su primo, dice que se encuentra en el cementerio. Su acción consciente entonces es conducir a los falangistas al cementerio.
Su acción tiene una consecuencia inesperada: En primer lugar, los militares al regresar no lo matan. En segundo lugar, García (un panadero del pueblo) le informa que Gris había sido capturado en el cementerio. Gris se alojaba en la casa de su primo, pero luego de una fuerte discusión con este, se fue al cementerio. Inesperadamente, había delatado a su amigo sin quererlo.
Tiempo 2: Aparece una interpelación subjetiva: Se abre la pregunta por la responsabilidad del sujeto. ¿Qué tuvo que ver Ibieta con la captura de Gris? Para plantear este interrogante, se requiere que la distancia entre tiempo1 y el tiempo2 no recaiga sobre el azar y/o la necesidad exclusivamente.
Haciendo un paréntesis, cabe destacar que en esta distancia entre necesidad y azar es pausible postular dos hipótesis clínicas: En primer lugar, Ibieta es responsable de su deseo de querer vivir un poco más. Juega con el azar, él estaba convencido de que Gris se encontraba en la casa de su primo y les da a los militares un dato “falso”. Sin embargo no era un dato imposible, de hecho Gris se encontraba allí, en el cementerio.
La segunda hipótesis se refiere a la elección del cementerio por parte de ambos. Ambos pensaron en el otro antes de tomar esa decisión. Gris habría conjeturado que como Ibieta estaba preso no podía esconderse en su casa, entonces se condujo al cementerio. Ibieta dio ese destino sobre el paradero de su amigo, por considerarlo “imposible”.Según Fariña se puede conjeturar que estos amigos tuvieron “una cita de inconsciente a inconsciente en el cementerio en la que, sin saberlo, permutaron sus vidas” .

Tiempo 3: Supone un insight, un cambio subjetivo.
Habría en Ibieta un “darse cuenta”, un reconocimiento, acerca de la permutación de la vida de su amigo por la suya. El otro murió y el no. Es en este momento que Ibieta “ríe hasta las lágrimas”, pensando en lo que había ocurrido, quiso burlar a los falangistas y termina confesando una verdad que desconocía, verdad que le salva la vida. El tiempo tres queda iniciado.
Es por una cuestión totalmente azarosa que Gris se encontrara en el cementerio en el mismo momento en que su amigo prisionero había dado un destino que presumía falso. Pero lo que es del orden de la necesidad es el imperativo de los militares: “es su vida por la tuya”. En el análisis de esta situación queda claro que esta condición se le presenta inexorable al sujeto, no puede hacer nada para cambiarla.
Si comparamos este caso con el circuito de responsabilidad analizado en “El secreto de sus ojos” podemos plantearlas siguientes conclusiones:
Tanto Espósito como Ibieta tienen una responsabilidad subjetiva en relación a la muerte de sus respectivos amigos. Es decir, en ningún caso se trata de una responsabilidad del orden jurídico.
Mientras que Sandoval decide conscientemente salvar la vida de Espósito, haciéndose pasar por él (y asegurándose de no dejar ningún cabo suelto, recordemos que él oculta el portrarretratos que contiene la foto de su amigo), Gris permuta su vida por la de Ibieta, sin saberlo.
Por otra parte, Ibieta decide salvar la vida de Gris, pero en su intento de conservarlo con vida, termina delatando su escondite, sin saberlo. Esto nos recuerda a la acción de Espósito, quien con la finalidad de ayudar a su compañero Sandoval que estaba borracho lo lleva a su casa para salvarlo. Además va a buscar la mujer de éste para que perdone a su marido un a vez más. Es en este momento en que van tras Espósito para asesinarlo, y en su lugar se encuentran con Sandobal y lo confunden. Es así como Espósito tratando de ayudarlo lo envía a la muerte.
Con respecto a la necesidad y el azar, cabe destacar las semejanzas que presentan ambos casos. Es del orden de la necesidad, como se dijo anteriormente el axioma establecido por los militares en el caso Ibieta, “es su vida por la tuya”. En el caso de la película analizada, el orden de la necesidad estaría dado por imperativo de Romano -rival de Espósito- de mandarlo a matar a través de los sicarios. Era inevitable que una muerte se produjera.
El azar, en el caso Ibieta, tiene que ver con el hecho de que Gris se encontrara en el cementerio, tal como él lo había dicho en broma a los falangistas. En el circuito de responsabilidad tomado del film, el azar se hace presente en la coincidencia entre el momento en que Espósito decide llevar a su amigo ebrio a su casa y dejarlo solo por un momento para ir en busca de la mujer de aquel y el momento en que irrumpen los sicarios en el departamento de Espósito.

Hipótesis Clínica
Podemos postular como hipótesis clínica que aquello de lo cual Benjamín Espósito se siente culpable es de haber cedido ante su deseo. Por haber destinado todo su esfuerzo a la resolución del caso Liliana Colotto, había perdido a su amigo y había resignado la posibilidad de vivir un romance con Irene. Posiblemente a nivel inconsciente se haya recriminado por sentir que la muerte de Sandoval había sido una falla suya, por haber arriesgado la vida de su amigo al intentar llevar la investigación hasta las últimas consecuencias e incluso rompiendo reglas. Por otra parte tampoco había logrado cumplir con la promesa que le había hecho a Morales, de conseguir que el asesino fuera condenado a cadena perpetua por la Justicia. Había arriesgado y perdido demasiado, a cambio de la soledad de 25 años. Al final de la película tanto Irene como Espósito hablan acerca del tiempo perdido, tiempo que les quitó la posibilidad de tener una relación en ese momento.

Bibliografía

D’Amore, O.: Responsabilidad y culpa. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.

Michel Fariña, J. Responsabilidad: entre necesidad y azar. Ficha de cátedra. Desgrabación de cláse teórica. Publicado en la página web de la cátedra.

Mosca, J. C. (1998): Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.

Salomone, G. Z.: El sujeto dividido y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: