por 

Universidad de Buenos Aires
Facultad de Psicología
Cátedra 1 Profesor Fariña, Juan Jorge Michel
Psicología Ética y Derechos Humanos
Profesor de Prácticos: Lic. Gabriela Levy Daniel
e-mail: gabrieladaniel@fibertel.com.ar
Alumna: Herta Dorotea Scheurle
D.N.I: 0860683
Comisión 6
1° Cuatrimestre
Año: 2010

“ADULTERIO”
Síntesis de la película.
En esta película se desarrolla una de las grandes conflictivas que caracterizan al matrimonio: El Adulterio.
Los Evans y los Linden, son dos matrimonios. Hank y Edith, él un escritor egoísta y narcisista, que no puede amar más que a su trabajo. Así lo define su esposa, Edith, ama de casa que paga el desamor de su conyugue traicionándolo con su mejor amigo.
Jack profesor de literatura, como su amigo, esposo de Terry. Es un hombre cobarde, de romper con los mandatos que lo determinaron, poco ambicioso. Terry su esposa, ama de casa dedicada a beber, para ahogar las penas del desencuentro matrimonial, que intenta enfrentar la problemática, pero no hay quien la escuche. Y se queda en el mismo lugar que su esposo, negando toda la realidad, desculpábilizandose de la situación, acusando a Jack de su infidelidad.
Cuatro personajes inadaptados, altamente cuestionados en la desencadenación de sus deseos, que enmarañan sus vidas dentro de un torbellino pasional, que los conduce a los inciertos caminos de traicioneras y engañosas piedras. Rivalidades viejas, mentiras, y confabulaciones que se intrincan en los encuentros casuales. Puesta en acto de toda fantasía, que los lleva a mostrar lo más bajo de nuestra humanidad, la miseria en los vínculos de amor.
HIPOTESIS
Según el texto del comentario, la hipótesis clínica que esboza nos permite preguntarnos que funciona como ligadura entre el TIEMPO1 y el TIEMPO2. Que sería lo que lleva a nuestra elegida, Edith, a enmarañarse en una relación superpoblada de malestar, mentiras y traición…Y el problema parecería estar en que no solamente Edith, sino además todos los personajes, están diciendo que aman a sus parejas, no por lo que son, sino por lo que hacen. En el desarrollo del film, veremos cómo distintos símbolos al final, pueden ser atravesados por nuestra protagonista y el desencadenamiento del guion la encontrará cuestionada en la responsabilidad de sus deseos inconscientes en el quiebre de ese universo particular, que la sostiene en su certera ceguera yoica. Consideramos como indicadores defensivos de Edith en un primer momento cuando muestra un claro ejercicio de sus mecanismos de negación, cuando suceden los encuentros con su amante. Y en un segundo momento proyecta en su esposo, su culpa, desculpabilizandose, diciendo a su amante: “…Mi marido es culpable de que yo sea infiel, el lo ha sido conmigo , él no me ama…”
Los conceptos que vamos a desarrollar en este análisis, estriban en ubicar en Edith dentro de sus creencias y discurso de ellas, como se juega lo determinante, la tradición cultural ligada a su universo particular. En los primeros tiempos del circuito de la responsabilidad, vemos como Edith queda atrapada, en este mundo y responde desde su yo. Culpando-desculpabilizandose, justificando su accionar en la vida, depositando la responsabilidad en el conyugue. En el tercer tiempo, es donde aparece la riqueza subjetiva de nuestra elegida, donde deja ver, nombra haciéndose cargo a su deseo inconsciente. Allí estaríamos en presencia del efecto sujeto, ha tomado otra posición, adueñándose de su destino. Puentes y barreras , son imágenes recurrentes en el film, si bien ella toma otro lugar, como responsable subjetivamente, no podríamos aseverar que logra cruzar todos los obstáculos, queda abierto el final. Ella frente a una barrera, aun detenida pensando…
El personaje que se propone en el comentario del film, es Edith. Un ama de casa, agobiada de que su esposo la engañe, y le demuestre sin reparos que no la ama. Madre de una niña , a la cual ama y la que será portadora de una semilla que a su madre la llevara por otro camino.
CIRCUITO DE LA RESPONSABILIDAD
El circuito de la responsabilidad se nos presenta de un modo lineal y esta compuesto por un TIEMPO 1 en donde hay una acción determinada en concordancia con el universo del discurso en el que se encuentra el sujeto y que supuestamente se agota en los fines para los que se realizo. Este es un tiempo en donde le universo particular se mantiene en las certidumbres del yo.
¿Entonces donde podríamos ubicar el TIEMPO 1 en la película “Adulterio”?
Casi en el comienzo de este film, se da el 1° tiempo, sin hacernos esperar. Nuestra protagonista Edith se entrecruza apasionadamente dentro de una camioneta, con el mejor amigo de su esposo. Situación que la vive con total desparpajo, y que la lleva a sonreír casi irónicamente al contestar a su compañero de travesura ¿ PARAR QUE? …NO QUIERO PARAR NUNCA…
Su compañero de encuentros solapados, le pregunta si deberían parar, a lo cual ella responde, en claro mecanismo de negación sin interpelarse como sujeto de responsabilidad, respondiendo desde su particular certeza yoica, con malestar moral sin cuestión ética.
En un 2° tiempo, siguen los encuentros furtivos, sin demasiado cambio en los enfrentamientos. Edith se ahoga en mentiras, armado de situaciones para encontrarse con Jack. Encuentros que justifica moralmente con que el marido es culpable de lo que ella hace, ya que a él no le importa , no la ama, no la desea y la engaña desde hace mucho tiempo.
En un 3° TIEMPO, aparece el clivaje anímico de Edith, cuando la mirada de la niña le produce culpa, de la cual ya no encuentra ningún puente como vía de escapatoria en la responsabilidad de su deseo inconsciente. No puede responder a su hija, como lo ha hecho a su esposo, desculpabilizandose moralmente, justificando lo injustificable…Ante el amor por su hija, aparece su encuentro con lo que ha hecho, la invade la angustia, se hace cargo de ha sido infiel, porque puede. Sale favorecida de la mirada de su hija, en la interpelación que esta situación le provoca, confronta a su esposo, confronta a su amante, ambos eligen lo conocido, niegan. Ella elige salir de la anestesiada situación que la sumerge en lo conocido, y afronta su realidad, que le permite emerger como sujeto de responsabilidad ética.
La interpelación subjetiva a la cual se vio confrontada Edith, ante la mirada de su hija, fue la puesta en marcha del circuito de la responsabilidad. Luego la culpa ob-liga a una respuesta ad hoc a la interpelación, ella toma a su hija y decide, romper con esa cadena de traiciones y se va. En el 3° tiempo, Edith responde desde otro lugar, ya no mas mentiras, se hará cargo de su deseo, que es de lo único por lo cual es responsable y culpable. Y este es el punto de inflexión, allí en ese acto se produce el cambio, el efecto sobre ella como sujeto. En ese acto, de aceptar y decir su verdad, ya no negando, ni proyectando, se hace cargo de su deseo inconsciente al cual había cedido. Y en este sentido es lo que quiere decir que el estatuto del inconsciente es ético. No hay DESEO sin CULPA, implica retornar sobre la acción, y en efecto el Psicoanálisis procede de este modo, retornando sobre la acción mas moral mas particular, favoreciendo a la interpelación para la responsabilidad subjetiva.
ELEMENTOS DE AZAR y NECESIDAD. EL MURO
El texto de Fariña, nos dice que para que el CIRCUITO de la RESPONSABILIDAD, se ponga en marcha debería aparecer una grieta entre el T1 y T2, y que no solo se deba al AZAR o a la NECESIDAD. Azar definido como “suerte” y Necesidad como “destino” en nuestro presente. Como aquello que inexorablemente sucederá, no sabemos cuándo. En el cuento el Muro, de Sartre hay un maravilloso ejemplo de cómo el AZAR y la NECESIDAD, meten la cola y le juegan a IBBIETA una trastocada. Pero que además, no son condición para la RESPONSABILIDAD SUBJETIVA del acto , anque si no hubiesen estado estos dos factores el termino CEMENTERIO para IBBIETA, no hubiere adquirido otro valor significante. Por obra del destino y el azar fue una coincidencia que tanto IBBIETA como GRIS, se encontraran en el deseo de vivir. IBBIETA inventa una burla a los falangistas, que termina coincidiendo con la malograda elección de GRIS, de cambiar su escondite de la casa del primo por el CEMENTERIO. En este punto, cobra otro valor para IBBIETA el significado de la palabra nos aclara el autor Gutiérrez... Y aquí podríamos ver si es responsable subjetivamente, debe dar respuesta de su deseo inconsciente, del querer vivir y mentir para sobrevivir. Pero no tiene , no es responsable en ningún punto de la muerte de Gris. En ambos se conjugan sus deseos de vivir.
En el caso de Edith, no encontramos hechos azarosos o que no se pudieran evitar. Ella si debe dar una respuesta, es responsable subjetivamente, a sus actos. De lo único que podríamos hipotetizar que Edith no sabia, era cuando sucedería su acto de infidelidad, donde se pondría en acto su deseo inconsciente. Aunque en el T1 y T2, trata de justificar su accionar apelando a su particularidad consciente, moral. Luego en el T3, confrontada a la presencia de su hija, se siente interpelada, y es allí donde se hace cargo de sus actos, de sus deseos y decide el rumbo de su cambio subjetivo.
Edith se siente responsable frente a la mirada de su hija y decide. Aquí se observa su responsabilidad al no ceder su deseo a la comodidad de quedarse con su marido y asume la responsabilidad de no engañarse y emprender una nueva vida y lo aclara: “…porque yo puedo hacerlo…”
FIGURAS DE LA CULPA
Edith muestra en los primeros dos tiempos, su falta de responsabilidad en el acto infiel. No se hace cargo, solo se responsabiliza jurídicamente. Ella se justifica negando, proyectando sobre su marido el engaño. Este movimiento lo produce para que la culpa quede anulada por la desculpabilización justificada, como que fue empujada a los brazos de su amante por el marido y su falta de atención. La responsabilidad jurídica, se pena si transgrede la ley. Con la condena se desculpabiliza el hecho social. En este sentido entendemos lo jurídico de la moral. Notamos el cambio, cuando ella responde subjetivamente en el tercer tiempo, ya ubicada en otra posición, haciéndose cargo de su deseo inconsciente y de los actos que la llevaron a la infidelidad.

BIBLIOGRAFIA:
• Fariña Juan Jorge Michel; Responsabilidad entre necesidad y azar.
• Fariña Juan Jorge Michel ; Ética y cine, Eudeba
• Salomone Gabriela; El sujeto dividido y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. 1: Fundamentos. Letra viva 2006
• Damore Oscar; Responsabilidad y culpa. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. 1: Fundamentos. Letra viva 2006
• Domínguez María Elena; Los carriles de la responsabilidad: el circuito de una análisis. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. 1: Fundamentos. Letra viva 2006
• Mosca Juan Carlos; Responsabilidad otro nombre del sujeto. En Ética un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.
• Fariña Juan Jorge Michel; Lo Universal-Singular En Ética un horizonte en quiebra.
• Fariña Juan Jorge Michel, Gutierrez Carlos; Veinte años son nada. Causas y azares numero 3.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: