por 

Segunda evaluación del curso de verano 2010.
Trabajo sobre el film Adulterio
La película nos introduce en la historia de dos profesores universitarios, Jack Linden y Hank Evans que viven en una pequeña ciudad de Inglaterra.
Los hombres mantienen desde hace tiempo una sólida amistad, al igual que sus respectivas esposas: Terry linden mantiene una intima relación de amistad con Edith Evans. Estas jóvenes parejas comparten la cotideanidad de sus vidas en los distintos ámbitos que la componen: trabajo, deporte, salidas, reuniones en la casa, compras, etc. Y en ese compartir a diario se van configurando competencias, confidencias, afectos recíprocos, intrigas, rivalidades, complicidades e infidelidades cruzadas que involucran a los dos matrimonios.
En los Linden, los problemas domésticos (la crianza de los hijos, la falta de dinero) han barrido con la pasión que antes los caracterizaba como pareja.
Edith Evans dedicada a la familia padece la indeferencia y el desamor de su esposo mas preocupado por su carrera como escritor y por la tarea de nuevas conquistas amorosas, que la crianza de su hija o la relación que ellos tienen.
Al comienzo de la película ya podemos vislumbrar que Edith y Jack mantienen una relación amorosa. No siendo menos Hans y Terry, muestran también el interés y la inquietud por iniciar una relación.
A lo largo de la película vemos como las frustraciones personales consolidan los desencuentros de estos cuatro personajes con sus respectivas parejas, que serán la antesala del largo camino de vuelta a sus hogares (lugares).
1) En el comentario que hemos recibido sobre el film encontramos que el análisis de la responsabilidad subjetiva recae sobre el personaje de Edith Evans.
La señora Evans junto a Jack; el mejor amigo de su esposo, incurren sistemáticamente en encuentros sexuales. De esa forma están rompiendo con la fidelidad que ambos han prometido a sus respectivas parejas, a la hora de establecer matrimonio.
Nos comenta al respecto, como difieren las respuestas de Edith y Jack ante las interpelaciones que los personajes dirigen sobre sus propias acciones adulteras.
Nos indica que recae sobre la figura de Edith, el acto ético que conlleva la emergencia de un sujeto responsable subjetivamente. Exponiendo contrariamente a Jack quien se refugia en la negación de su deseo y lo reprime para permanecer junto a su familia.
La autora de este comentario: Griselda Gallino Fernandez, toma como circuito de interpelación un tiempo uno donde Jack y Edith se encuentran clandestinamente sin cuestionarse nada al respecto.
Luego ubica como tiempo dos el sufrimiento que ambos personajes comienzan a sufrir por estas conductas adulteras. No nos marca una hipótesis clínica para dar cuenta de la responsabilidad subjetiva acaecida en Edith. Que al final de la trama decide marcharse no porque su esposo le sea infiel sino porque luego de ser ella infiel, por fin puede dejarlo. Edith ya no es la misma.
Fernandez solo esboza un intento de hipótesis clínica pero en referencia a los cuatros personajes (como intento de ligar los tiempos uno y dos antes descriptos) donde expone que la matriz de sus desencuentros y sus infidelidades están: en que ellos se aman por lo que hacen y no por lo que son. Agrega inclusive que de esta forma van quedando atrapados en una vida moralmente aceptada pero empobrecida afectivamente, que se torna vacía y superficial.
La hipótesis que acuña la autora para estos personajes puede apreciarse claramente en la película. Jack ama a Terry cuando mantiene la casa en orden, controla los gastos, no bebe ni se violenta.
En la escena que yace recostado con Edith en el bosque luego de hacer el amor, el mismo confiesa que tiene un matrimonio perfectamente feliz por que su esposa lo alimenta bien y le da lo que el quiere.
En otra escena vemos que Hans ama Edith porque es su esposa. Cuando ambos amigos se encuentran en un bar, hablando del amor. Hans le aconseja a Jack: ¨ama a todos los que puedas, a tus hijos, tu esposa y mantén la paz. Y una sola vez intenta coger por placer.¨ Cuando anteriormente le ha confesado que no soporta que alguien no sea amado refiriéndose a su amante y lo romántico que ha ido la despedida con llantos y aeropuerto. De esta forma esta poniendo en contradicción dos formas de amar. Una que conlleva el amar por una circunstancia legal como estar casados (porque la ley lo dice) y otra romántica porque no lo puede evitar, y que se encuentra, en la línea de un sujeto acorde a su deseo. Por ultimo en referencia a esto, Jack le pregunta a su esposa si sabe cuanto la ama (a lo que ella asiente). Luego le aclara que no es por eso que ella imagina sino mas que eso diciendo: “es por lo lejos que has llegado, lo fuerte que te has hecho. ¿Entiendes?”.
Si bien valoramos lo pertinente de la hipótesis clínica desarrollada por la autora en términos generales, nos parece escueta y desatinada para dar cuenta del circuito de interpelación subjetiva que actúa como coordenada lógica para la emergencia de la singularidad que la decisión de Edith conlleva excediendo toda ley particular.
Con el objeto de ampliar estas coordenadas y delimitarlas singularmente en lo pertinente al caso de este personaje es que desarrollares el punto dos de este trabajo.
2) En el análisis que he realizado personalmente de este film, podria sugerir como circuito de responsabilidad subjetiva: la transición personal que realiza Edith desde la infidelidad hasta la decisión de abandonar a su esposo.
En un tiempo uno, la mujer incurre de manera recurrente en encuentros amorosos con Jack, amigo de su esposo.
Podemos encontrar el tiempo dos, en la escena donde Edith y Jack se encuentran en un motel. Allí ella confiesa que he llegado hasta acá porque quería saber donde estaban. Y agrega: “Ahora lo se, amas a la persona con la que tienes la aventura”.
Un quiebre se ha reflejado en el rostro de esta mujer.
Luego de manera proyectiva aparece la culpa en Hans y ella continua el dialogo afirmando que no faltara poco para que salga al acecho de una nueva conquista, ya que paso mucho tiempo desde aquella francesa. Jack le pregunta que opina que su esposo tenga intenciones con Terry a lo que ella contesta: “todos merecen ser felices”. Ahora vemos la culpa pero que recae sobre ella, su amiga también merece ser feliz. Esta culpa proyectada o autoreferida nos marca la interpelación que Edith esta abriendo frente a su acto. A partir de aquí retroactivamente podrá resignificar su accionar. Esta es su salida a lo moral. La moral también contempla ser amado.
La hipótesis clínica desde la que podemos enlazar el tiempo uno y el tiempo dos, nos sitúa en la siguiente situación: Edith le a sido infiel a su marido en busca de que la amen, es decir por necesidad. Pero no ha vislumbrado que ella misma no ha ama a Hans, desde el momento que descubre que uno ama a la persona con la que tiene la aventura puede entrever que es ella quien no ama a su esposo. Como hemos visto en la bibliografia de la cursada la responsabilidad subjetiva aparece alli, en la grieta que hay en la necesidad o el azar. Edith cuando ya no necesita que la amen porque tiene la certeza de ser amada por Jack (no olvidemos que la escena comienza cuando Jack le confiesa que odia a Terry) puede de alguna forma responsabilizarse en acto de que ella es quien no ama a su esposo y en el final de la película, marcharse.
Este quiebre en su concepción del amor es lo que le permitirá abrir un tercer tiempo. En el que en un acto ético en el cual decide en soledad (Jack se queda con su esposa) Edith le aclara a su marido: “no me voy porque seas infiel (no es porque el no la ame) sino porque lo hice.” A lo que Hans agrega que no importa porque eso no ya no existe mas y le pregunta: “¿verdad?”. A lo que ella responde que si. A lo que el pregunta: ¿entonces porque te vas? Y ella le contesta: “porque ahora puedo”.
En conclusión podemos afirmar esta mujer se puede marchar porque a través de la infedilidad a descubierto que es ella quien no ama a su esposo.
3) En esta historia podemos situar elementos de necesidad que conciernen a la necesidad de ser amado. Sabemos que el amor es una construcción histórica y social que se ha anclado (el concepto que hasta hoy día se tiene de el) con el capitalismo y la urgencia de una familiar nuclear y arquetípica que produzca la mano de obra necesaria para poner en marchas las fabricas. Justamente por ser una construcción social es que ha delimitado la subjetividad de un sujeto de cierta época que se ha institucionalizado y perdura en el tiempo. Y junto a este otras construcciones que se desprenden de el como la monogamia, enamoramiento, matrimonio, etc.
A lo largo del film vemos como este discurso del amor se torna como necesario. Terry le reclama a Jack diciendo: “ya no me haces el amor. Me coges”. Luego dice que tenía la necesidad de sentirme amada para justificar su affaire con Hans.
Lo mismo alega su amiga Edith, cuando dice ser infiel a su esposo porque necesita que la amen.
4) Dentro de este análisis, la figura de la culpa sobrecae en el personaje de Hans. Por negacion y proyeccion Edith se desculpabiliza de ser infiel, argumentando que lo hace porque su esposo la ha engañado durante todos estos años ya que no la ama. No olvidemos que cuando la culpa aparece es indicador de que el sujeto ha cedido en su deseo. A partir de este momento el sujeto esta habilitado para llegar a responder por sus actos, ya sea en al dimensión moral como sujeto joya de derecho (integrando los elementos distonicos al yo) o en la dimensión subjetiva. Pero no olvidemos, como nos enseña el caso de Edith, que solo podrá dar una respuesta como efecto sujeto, si la culpa aparece. Ya que esta opera como condición, del circuito que la conduce a una interpelación subjetiva.
En el campo de la responsabilidad jurídica ( también definida como moral, ya que esta supeditada a una época y a continuas revisiones), Edith debería responder como sujeto autonomo y responsabilizarse de la infidelidad con Jack. Esto conllevaria ha hablarlo con su esposo para poner fin a sus actos infieles.
En una escena donde Hans se lleva a Terry a casa. Jack le pregunta a Edith cuando piensa decírselo , a lo que ella responde: “todavía no puedo”.
5) El hallazgo de elementos comunes entre el caso de Edith Evans y Pablo Ibbieta, no se ha encontrado en nuestro análisis.
Si nos referimos a los tiempos lógicos encontrados en el cuento de Sartre. Encontramos un primer tiempo donde decide mentir sobre el paradero de gris a los falangistas. Luego vemos otro tiempo en segundo lugar, donde el panadero García le comenta que lo mataron a Gris en el cementerio. Podemos apreciar que el mero azar es lo que enlaza ambas escenas, con lo cual no hay marco posible para un tiempo tres en donde surge el efecto sujeto y con él, la responsabilidad subjetiva. La interpelación que pude surgir solo es desde la responsabilidad moral del sujeto.
Cuando la situación es mero azar no tiene sentido por preguntarnos la intención o la razón por la que Ibbieta eligió una palabra que llevo a su compañero Gris a la muerte. Después de todo podría haber dicho en la casa de su primo, y sin embargo decidió
mentir asumiendo que tarde o temprano lo matarían ya que el desde que lo condenaron, estaba muerto .
Distinto es el caso de Edith donde ella tiene la intención de ser infiel a su esposo porque este no la ama y siempre la engañado. Esto si abre la posibilidad de interpelarse por un acto ante el cual el sujeto debe responder moral y hasta subjetivamente, y con ello dar la posibilidad de ajustarse a su deseo como sujeto escindido.
Como contrapunto con el cuento podríamos agregar que en esta viñeta, la situación esta regida por necesidad de Edith de ser amada cayendo en la infidelidad, ante el desamor de su esposo. Y cuando esa necesidad cede, aparece la respuesta que da un nuevo sujeto.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: