por 

Universidad de Buenos Aires
Facultad de Psicología

SEGUNDA EVALUACIÓN

Materia: Psicología, Ética y Derechos Humanos
Cátedra: I
Titular: Fariña, Juan Jorge Michel
Docente ayudante: Serué, Dora
Comisión: 2
Alumna: Abeijón, María Guadalupe
Número de libreta: 318961770
Cuatrimestre: 2º cuatrimestre
Año: 2009

Se realizó el presente trabajo a partir de la película “Al otro lado”, una producción ítalo-turca-alemana, dividida en tres historias que en realidad configuran un solo film.
Se trata de una historia de encuentros y desencuentros que transcurre entre Alemania y Turquía. Muestra diferencias y luchas políticas de las distintas clases sociales.
Son seis los protagonistas: el viejo turco Ali, radicado en Alemania, con su amante turca (Yeter) que se prostituyó en Hamburgo para sostener y darle posibilidad de educación a su hija (Ayten) que es una activista política en Turquía. El hijo de Ali (Nejat), profesor universitario de literatura alemana; una joven alemana (Lotte), que asila en su casa a Ayten cuando ésta es perseguida por la policía y tiene que huir de su país; y la madre de Lotte (Susanne).
Su tema de fondo es el perdón y la reconciliación.
Los títulos de las tres partes son: “La muerte de Yeter”, “La muerte de Lotte” y “Al otro lado”.
Me centraré en el segundo segmento por considerar que allí se pueden visualizar claramente los tiempos lógicos del circuito de la responsabilidad, la responsabilidad subjetiva del personaje, las categorías de necesidad y azar, así como las de culpa y responsabilidad. No mencionaré las historias en torno a Ali, a su amante Yeter, madre de Ayten, y a su hijo Nejat.
Esta sección comienza mostrando una manifestación de un grupo de la resistencia en Turquía por distintos derechos del pueblo que es reprimida por la policía. Ayten se encuentra en este grupo.
En la persecución recoge un arma y pierde un celular. Por éste último son apresadas varias correligionarias. Ayten logra evadir a la policía, esconder el arma en un edificio y fugarse a Alemania con un pasaporte falso.
Allí intenta buscar a su madre pero, en este intento fallido, se encuentra con Lotte, estudiante universitaria, quien le brinda asilo en su casa. Es ahí donde conoce a Susanne, madre de Lotte.
Con el transcurso del tiempo se evidencia una relación homosexual entre ambas.
Susanne no aprueba los ideales de Ayten, por lo cual ésta decide irse. Lotte la lleva en su auto en busca de la madre de aquella. Un control de tránsito casual efectuado por la policía dirige el destino de Ayten hacia la cárcel.
A pesar de las diferencias Susanne ayuda a Ayten contratándole un abogado para defenderla pero, aún así, no logran acceder a un asilo político para la joven la que es deportada a Turquía un año más tarde.
Lotte decide irse a Turquía para ayudarla. Ayten persiste en sus ideales políticos y convive en la cárcel con las activistas políticas apresadas anteriormente.
Ante el requerimiento telefónico de Lotte, Susanne pone límite a la ayuda económica para Ayten.
En la cárcel Ayten discute con una de las activistas que sabía que ella había escondido un arma ese primer día y la amenaza de muerte si no la consigue.
Después de superar varios escollos Lotte logra ver a Ayten en la cárcel. En esta visita Ayten le dice: “debes ayudar a unos amigos míos” y le da un papel a escondidas. Le pide que vaya a la dirección que allí se encuentra y “agarre algo” (era el arma que estaba escondida en el edificio).
Lotte, sin saber de qué se trataba, cumple con lo solicitado. A su regreso es casualmente asaltada por varios niños que le quitan su cartera en la cual se encontraba el arma y uno de los niños dispara y la mata.
Al día siguiente la policía interroga a Ayten y le cuenta que “la alemana que la había visitado el día anterior había sido encontrada cinco horas después muerta por un disparo”. Esto genera gran angustia en Ayten quien, como resultado de ello, desiste de su ideal político, colabora con la policía, queda libre y se gana el odio de sus correligionarias.
En parte del tercer segmento de la película Susanne va a Turquía a efectuar los trámites del cadáver de su hija y allí decide quedarse y ayudar a Ayten, tal como era el deseo de Lotte. Ayten se muestra profundamente arrepentida por lo sucedido.

Centrándome en el personaje de Ayten intentaré explicar los distintos conceptos teóricos referidos a la responsabilidad.
En la parte en la que Ayten le pide a Lotte que vaya a buscar “algo” y, en su regreso, a ésta última la matan se puede ver los tres tiempos del circuito de la responsabilidad.
El tiempo 1 es el tiempo en el cual un sujeto lleva adelante una acción orientada por un determinado objetivo la cual se agota en los fines para los que fue realizada.
En la película el tiempo 1 se ejemplifica en el momento en que Ayten le pide a Lotte que vaya a buscar algo a la dirección que figuraba en el papel. El fin de esa acción es que vaya a buscar esa arma para dársela a unos hombres y así, salvar su vida ya que otra prisionera la había amenazado de muerte si no la conseguía.
Podría pensar aquí que dicho pedido tiene efecto particularista ya que un particularismo ocurre cuando lo particular no es soporte de lo universal, cuando lo particular atenta sobre lo universal-singular.
La necesidad, parecido al ejemplo del cuento “El Muro”, está expresada en la amenaza de su correligionaria: “o conseguís el arma o te mato”. Como en Ibbieta, no está en Ayten modificar esa condición. La necesidad es aquello que rige por fuera de la intervención del sujeto en situación.
En el tiempo 2 se produce una interpelación, una resignificación del tiempo 1. Aquí el sujeto recibe indicadores de la realidad que lo ponen sobre aviso de que algo anduvo mal en relación a lo que se propuso; se ve interpelado por esos elementos disonantes. Tiempo donde el eje particular se resquebraja y es un momento propicio para la emergencia de una singularidad.
El tiempo 2 está ilustrado en la película cuando la policía interroga a Ayten y le cuenta que a Lotte la habían matado de un disparo.
Aquí el azar tuvo protagonismo porque fue una cuestión de suerte o diría yo de mala suerte, de casualidad, que unos niños asaltaran a Lotte, le robaran la cartera en donde llevaba el arma, le dispararan y la mataran.
En el tiempo 2 se funda el tiempo 1, se produce una retroacción que es generada por la interpelación que resignifica lo ocurrido en el tiempo 1. La retroacción hace que el sujeto vuelva sobre la acción que ya sucedió.
La interpelación subjetiva es la puesta en marcha del circuito. Cronológicamente el tiempo 2 es posterior al tiempo 1 pero es lógicamente anterior. El tiempo 1 adquiere valor significante sólo a posteriori de un tiempo 2 que le da el carácter de tal. Es en la distancia, en la diferencia entre 1 y 2 donde se produce ese efecto.
“Luego la culpa ob-liga a una respuesta ad hoc a la interpelación” . La culpa hace a la retroacción, hace que se retorne sobre la acción por la que se debe responder.
Es necesario que la culpa ob-ligue particularmente una situación para que surja el circuito de la responsabilidad.
En la película la culpa se ve en la angustia y el arrepentimiento que siente Ayten al enterarse de la muerte de Lotte. A partir de allí Ayten se interpela sobre su acción transcurrida en el tiempo 1.
La hipótesis clínica será la encargada de explicar el movimiento que supone que el tiempo 2 se sobreimprime al tiempo 1 resignificándolo. Resignificación que dará cuenta de una respuesta del sujeto que indique un cambio de posición frente a las circunstancias. Con este cambio de posición adviene el tiempo 3, el de la responsabilidad, una toma de posición en relación a lo universal inscribiendo un acto que produzca un sujeto. El tiempo 3 es el efecto sujeto. El sujeto responde a la interpelación y se responsabiliza. Trata de enmendar; evalúa su accionar y se reprocha por ello. El recorrido vuelve sobre los elementos disonantes, no para abrir sino para cerrar el circuito.
El tiempo 3 se ve reflejado en la película en el accionar de Ayten; desiste de su ideal político, colabora con la policía y, de esta manera queda libre ganándose el odio de sus correligionarias.
Al enterarse de la muerte de Lotte se interpela sobre su acción en el tiempo 1. Le adviene la culpa y el arrepentimiento y realiza un cambio de posición que constituye el tiempo 3 responsabilizándose subjetivamente por la situación.
La responsabilidad subjetiva es aquella que se configura a partir de la noción de sujeto del inconciente, sujeto no autónomo que no es dueño de su voluntad e intención. La responsabilidad aparece vinculada a ese propósito desconocido para el sujeto. Es una responsabilidad que “atañe al sujeto en relación a aquello que desconoce de sí mismo”. El sujeto no es imputable en el campo moral por aquello que se juega en el orden de lo inconciente.
La responsabilidad subjetiva es la que aparece más allá de una intencionalidad yoica.
“La responsabilidad interpela a un sujeto, quien debe, o puede, dar respuesta, responder, por su acto”. La palabra responsable viene del vocablo latino respondere, responsable es aquel del que se espera una respuesta. Pero no una respuesta evitativa, negadora o renegadora de la situación. Una respuesta que suponga un cambio de posición del sujeto. No se trata de un mecanismo conciente ni voluntario.
En mi ejemplo lo inesperado e impensado que sucedió por orden del azar (la muerte de Lotte) produce una marca en Ayten. Qué hacer con esa marca queda en manos del personaje siendo imposible volver atrás. Colaborar con la policía fue una forma de responsabilizarse y tratar de enmendarlo aunque, como dije anteriormente, era imposible volver el tiempo atrás y evitar el accidente.
La culpa marca un déficit de sujeto y la responsabilidad un superávit de sujeto. La responsabilidad subjetiva tiene que ver con el actuar de un sujeto acorde al deseo, lo sepa o no. La culpa es la contracara de la responsabilidad; aparece cuando el sujeto se desentiende de aquello que lo habita, cuando se desembaraza de su deseo. Está ligada al remordimiento. La culpa es lo que lo arroja al destino particular de lo moral. En cambio, el tiempo 3, el de la responsabilidad, coloca al sujeto en el eje universal-singular donde se encuentra la ética.
Como Ibbieta en el cuento “El Muro”, Ayten no es “culpable” de la muerte de Lotte pero sí responsable de haberle pedido que vaya a buscar el arma al edificio para salvar su vida. Responsable, al igual que Ibbieta, de haber deseado vivir. El azar “metió la cola” y la muerte se llevó la vida de Lotte pero ello no quita la responsabilidad subjetiva de Ayten por haberle pedido tal favor.

Bibliografía:

• D´Amore, O.: Responsabilidad subjetiva y culpa. En “La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos”. Letra Viva. Buenos Aires. 2006.
• Domínguez, M. E.: Los carriles de la responsabilidad: el circuito de un análisis. En “La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos”. Letra Viva. Buenos Aires. 2006.
• Michel Fariña, J. J.: “Responsabilidad: entre necesidad y azar”. Ficha de cátedra www.psi.uba.ar.
• Michel Fariña, J. J.: “The Truman Show”. Versión resumida de la clase dictada en la Facultad de Ciencias Sociales de la UNLZ el 8 de noviembre de 1999.
• Mosca, J. C.: Responsabilidad: otro nombre del sujeto. En “Ética: un horizonte en quiebra”. Eudeba. Buenos Aires. 2º edición: 2002.
• Salomone, G. Z.: El sujeto dividido y la responsabilidad. En “La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva. Buenos Aires. 2006.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: