INICIO Acerca de ... CONGRESOS ONLINE
 
Films >  Congresos Online >  Congreso Online 2012 > Film:  Amigos con derechos
Para toda la vida: la pregunta imposible del amor
por Bermúdez, Raquel
Título original: No Strings Attached

Ivan Reitman / Estados Unidos / 2011

Sinopsis de la película

Luego de enterarse que su padre mantiene una relación amorosa con su ex novia, Adam Franklin (Ashton Kutcher) decide llamar a todas las mujeres que tiene agendadas en su celular hasta conseguir obtener sexo con alguna. Luego de varias botellas del alcohol y una lista larga de llamados amanece en la casa de Emma Kurtzman (Natalie Portman); una vieja conocida de los campamentos adolescentes de verano, con quien finalmente hace el amor y acuerdan entre ambos guardar el secreto.

Los encuentros sexuales continuan bajo el acuerdo que no se tratará de una relación formal bajo ningún concepto.

Finalmente, ambos se encuentran con que ese acuerdo comienza a resquebrajarse. La forma de actuar ante el asunto será el dilema que se les presenta a resolver.

Análisis: (Corto)Circuito de la responsabilidad

El análisis del presente escrito gira entorno al personaje de Emma Kurtzman. Como contexto de la historia tengamos en cuenta que Emma conoce a Adam en un campamento de verano; allí Adam le cuenta que sus padres estaban por separarse, a lo que ella responde mientras lo abraza: “No soy una persona afectuosa...No estamos hechos para estar con alguien toda la vida”. Esta frase podria ubicarse como el estandarte que lleva al hombro Emma durante varios años, definitivamente representa el universo de discurso en el que se haya sumergida y la guía a la acción, veremos en breve por qué. Diez años luego del campamento, y sin haber tenido ningun contacto esos años, se vuelven a encontrar casualmente en una fiesta universitaria, allí ella le pregunta si la puede acompañar al día siguiente a “un cosa estupida” (“this stupid thing tomorrow”) lo que termina siendo ni más ni menos que el funeral del padre de Emma. No vuelven a verse sino después de 5 años, en donde podemos ubicar en el orden de la necesidad la aparicion de Adam en su casa, borracho, llorando sus penas sobre el nuevo amor de su padre, desnudandose frente a ella, haciendole recordar aquel campamento de verano. Esta aparicion no tiene nada que ver con la voluntad de Emma de ver a Adam, no puede hacerse responsable de esta aparicion, es “obra del destino”. En esta escena es en donde finalmente se ubica una escena que opera como Tiempo 1: luego del segundo encuentro sexual con Adam, ella pregunta “¿Estas seguro de querer hacer esto?” Adam no entiende de qué habla, por lo tanto ella despliega la propuesta de usarse mutuamente sólo con un fin sexual; más tarde y ante un gesto tierno de Adam ella reitera que no quiere una relacion estable, que no es buena comunicando, ni es buena para las relaciones. Afirma que estar de novia seria una version extraña de ella misma, se le cierra la garganta como una alergia al “maní emocional”.

Se ubica un tiempo 2 semanas despues cuando él viene a su casa, comparte tiempo con sus amigos y le regala un CD con un mix de música con la temática menstrual, luego “sin querer” se quedan dormidos y al dia siguiente despiertan abrazados, con la ropa puesta sin haber tenido relaciones ni nada parecido. Frente a esto, la actitud de ella es tajante, ya no podían verse, no luego de haber amanecido así. Como si se tratara de una emergencia y sin siquiera acceder a hablar o discutir el tema, le pide que se vaya inmediatamente de su casa y agrega al pedido que se vaya a tener sexo con una mujer desconocida. ¿Pero por qué Emma reacciona tan tajantemente? Hipotetizaremos sobre esto luego.

Las semanas siguientes Emma esta angustiada, apagada, perdida pero no vuelve a contactar a Adam. Durante estos días se entera que su hermana menor se casa felizmente con su “novio de toda la vida” y que su madre tiene nuevo novio.

Emma avanzó con la propuesta en un primer tiempo, como un sintoma egosintónico en concordancia con el universo de discurso en el que se hallaba sumergida, un universo particular sostenido con la frase “No estamos hechos para estar con alguien toda la vida”, pensando que esta acción se agotaría en si misma.

Sin embargo en el segundo tiempo, Emma se encuentra ante un exceso, el hecho que la relación se vuelva no-sexual opera como elemento disonante y actua: lo echa de su vida, no sin sentir angustia luego.

Tal como menciona M. Fariña algo de la diferencia entre esos tiempos le pertenece, y es la hipótesis clínica la que colabora en explicar la sobreimpresión del tiempo 2 sobre el tiempo 1, resignificándolo.

Ante esta resignificación del tiempo 1, “el universo particular soportado en las certidumbres yoicas se resquebraja posibilitando la emergencia de una pregunta sobre la posicion que el sujeto tenía al comienzo del mismo" es decir, que un segundo tiempo opera como un hecho singular que abre la posibilidad de redefinir la posición subjetiva ante este tema, o no.

Emma es interpelada por la relación con Adam al momento que se da cuenta que comienza a ser una relación y no un “touch and go”. ¿Cómo podemos pensar que esta escena la moviliza? En una situación hipotética, Emma podría haberle planteado a Adam que había pasado muy linda noche y que es gracioso que hayan despertado juntos con la ropa puesta y reforzar que eso no cambia el acuerdo actual entre los dos; tal vez eso nos hubiera dado la pauta que el discurso que sustuvo el tiempo uno se sigue sosteniendo. Sin embargo, huye de la situación, deja de hablarle a Adam y se angustia, queda dividida entre el universo discursivo actual y la emergencia de una angustia de la que no se puede librar, que la convoca a “una responsabilidad que le atañe (al sujeto) en relacion a aquello que desconoce de si mismo”, en este caso podríamos hipotetizar que se trataría del deseo de estar con un otro, de amar y negar la frase que la constituye: “No estamos hechos para estar con alguien toda la vida”.

Podría pensarse que la hipótesis clínica que sustenta esto esta relacionada con el complejo de castración que opera en Emma. En la escena del campamento, Emma responde torpemente ante la noticia de la separación de los padres de Adam, no sabe qué hacer ni decir ante una pérdida. Lo mismo ocurre en el segundo encuentro en la fiesta universitaria cuando ella le pide que la acompañe a “this stupid thing”, refiriéndose al sepelio del padre. Podríamos llegar a suponer que intentó taponar con otro hombre la pérdida de ese padre, pero sólo durante el momento del sepelio. La frase "No estamos hechos para estar con alguien toda la vida" podría pensarse como incompleta, tal vez el modo de comprender por qué Emma reacciona tan tajantemente hechando a Adam de su vida tenga que ver con pensar que la frase completa es "No estamos hechos para estar con alguien toda la vida, ya que eventualmente vamos a perderlo". La posibilidad de perder al otro, implica la posibilidad de dejar de ser el deseo del otro, de dejar de ser reconocido por otro, la pérdida y herida narcisista que esto genera no es poca, el costo es alto. Pero en paralelo, perder la posibilidad de ser el deseo de otro también es doloroso. Es decir que Emma podría perder la posibilidad de ser el deseo de Adam, y ser reconocida por él, por lo tanto es también una forma de perderlo. Es un dilema que sólo puede resolver ante un acto ético; bien puede taponar el asunto con una negación, buscando olvidar a Adam con otros hombres (tal como lo intentó luego de echarlo) o bien puede hacerse responsable de ese deseo, dejando que este hecho singular modifique su universo.

Este dilema se aprecia en la escena en donde conversa con su hermana (el segundo evento familiar importante luego de la muerte de su padre) y reconoce que le duele la situación. Decide llamarlo, y al no quedarse conforme con la respuesta telefónica de Adam va a buscarlo personalmente, viaja varios kilómetros y finalmente confiesa: “No se por que perdí tanto tiempo fingiendo que no me importaba. Creo que no quería sentirme así. Duele.”

Nuevamente aparece una frase ambigua en el discurso de Emma, no queda claro cómo es que no se quería sentir y qué es lo que doloroso. Pero si puede apreciarse un desconocimiento del yo, no comprende por qué demoró tanto tiempo fingiendo, siendo la posicion en el tiempo 1 parecía ser tan convincente. Sale a la luz entonces que el segundo tiempo vino a resignificar el primer tiempo, y en este caso puntual da lugar a un tercer tiempo en donde Emma claramente su posición subjetiva ha cambiado.

La escena final de la película pone de manifiesto esto: terminan tomados de la mano como enamorados, entrando al casamiento de la hermana de Emma, y ella se pregunta: “¿Y ahora qué?”.

Definitivamente el tomarse de las manos ya no es una señal de amigos con derechos, puede leerse como en la película da a entender que se trata de un acto tierno que corresponde a una nueva Emma. Una Emma que desconoce cómo seguir adelante, que se pregunta, que abre el espacio a pensarse, y ya no impone una máxima para orientar sus relaciones.

Referencias

La transmisión de la Etica: Clinica y Deontología. Gabriela Salomone y María Elena Dominguez. 2006. Letra Viva.

Etica: Un horizonte en quibra. Juan Jorge Michel Fariña. 2009, Eudeba.

Responsabilidad: entre necesidad y azar. Juan Jorge Michel Fariña - Ficha de cátedra.

Lacan, J., El Seminario, Libro X: “La Angustia”, Bs. As, Paidos.


Notas






Comentarios
Mensaje de Raquel Bermudez  » 12 de noviembre de 2012 » rach.bermudez@gmail.com 
Amigos con derechos

Gracias a todas por su tiempo para leer el aritulo; Es interesante ver que aparentemente la temática atrapo a un público femenino exclusivamente! Sus comentarios también me llevan a ver la película nuevamente con nuevos giros.

Ileana Paolini, exacto, qué estandartes llevamos cada uno? Muy cierto.

Dora Serué, interesante esta lectura que nos compartis sobre el intercambio de pérdidas y la posibilidad de amar entre estos dos personajes. Amé tu frase de cierre: "ya no hay nada que ocultar, los amantes acudieron a la cita dejando atrás las estrategias que los defendían del temor a la pérdida"

Florencia Andrea Ugolini: Sobre tu comentario: "Cuando cae en la cuenta de que los esfuerzos que ha realizado para ser objetivizada por Adam (y seguir cómoda en ese rol) han sido insuficientes, se autoriza a pensarse en otra posición subjetiva, y esto angustia." Me animaría a decir que si, podríamos pensar que es como salirse de un libreto ya establecido y escrito por otro para tomar una hoja en blanco y escribirse a si misma con la mirada del otro (Adam) sosteniéndola. Asumiendo que esa mirada no es eterna, sino que es frágil y que puede romperse.

CAROLINA OLIVERO, es posible lo que mencionas. Considerando las idas y venidas de Emma, podriamos imaginarnos que si la película siguiese tal vez Emma no pueda soportar la angustia y retome a la posición inicial, en donde ya estuvo y también se angustió (en la charla con su hermana antes de casamiento). Pero me pregunto también, qué angustia será más insoportable?

Verónica Viera, gracias por tus palabras. Es verdad, son esos interrogantes los que nos motivan a seguir pensando y repensando, no todo esta dicho, no todo esta pensado, y es lo maravilloso entonces de poder dedicarnos a esto!

Gracias a todas!
Cariños y hasta el próximo congreso.


Mensaje de Ileana Paolini  » 25 de octubre de 2012 » ileanapaolini@gmail.com 
Amigos con derechos

Antes que nada quiero resaltar la claridad con que puede leerse el análisis de este film.
Por otro lado coincido con Carolina en que aquellas frases que vamos pregonando a lo largo de nuestras vidas, se van convirtiendo en aquello que llevamos cual estandarte y que va condicionando las decisiones y los tipos de relaciones que se van dando a lo largo de la vida de los sujetos, en este caso de Emma; quien deja en claro como sus relaciones son sostenidas mediante el uso de estas frases que a la larga terminan por producir más dolor y sufrimiento del que logran paliar ante la posibilidad de la pérdida del otro.

Resalto la oportunidad de darle otra vuelta al film luego de la lectura de este análisis.

Muchas gracias! Éxitos!


Mensaje de Dora Serué  » 20 de octubre de 2012 » doraserue@hotmail.com 
Amigos con derechos

Es interesante la lectura propuesta y me lleva a pensar que aquello que motivó a Adam en su búsqueda estuvo marcado por el modo en que su padre se relacionaba con las mujeres de su pasado.
Adam y Emma se reencuentran y pactan mantener estos encuentros con un fin netamente sexual y en secreto.
¿Qué estatuto tendrá ese secreto? ¿Qué es aquello que no se puede mostrar?
Lo que parece una habitual reserva cobra otro valor si no perdemos algunas señales.
El primer encuentro en el campamento situado en la adolescencia de ambos hace que Adam elija a Emma para contarle de su pérdida. El acababa de sufrir la ruptura de la pareja de sus padres y entrega ese momento de quiebre, de pérdida, de dolor, a su compañera.
En su segunda vuelta, ya adultos, el azar los cita en el momento en que muere el padre de Emma, pero es ella quien decide que sea él quien la acompañe a tamaña despedida, minimizándola con humor casi como provocando una formación reactiva.
Desde los acuerdos yoicos y en esos universos ideológicos cerrados, todo pareciera concluir prolijamente y entonces conviene elegir encuentros sin compromisos que eviten el dolor de la pérdida.
Pero lo que ellos desconocen de si mismos es que justamente cuando intercambian pérdidas, cuando comparten incertidumbres, cuando dialogan a través de sus heridas y no de sus defensas es que pueden empezar a amar.
Solo pueden relacionarse en un sentido fuerte si se permiten perder algo.
Entonces las certezas tambalean, las frases hechas se deshacen y hay lugar para lo nuevo.
Guardar en secreto esa relación sin compromiso, era un modo de ocultar aquello que sin saberlo les generaba culpa y como consecuencia de eso, la necesidad de esconderlo.
Ahora que el deseo baila su danza en ellos y pueden alojarlo, la pareja pasa a ser una celebración y entonces pueden festejar quienes son y entrar a una fiesta de la mano (nada más ni nada menos que el casamiento de la hermana de Emma) ya no hay nada que ocultar, los amantes acudieron a la cita dejando atrás las estrategias que los defendían del temor a la pérdida.


Mensaje de Florencia Andrea Ugolini  » 26 de septiembre de 2012 » florenciaaug@gmail.com 
Amigos con derechos

Considero que ha sido muy claro el presente trabajo acerca del film "Amigos con derechos".
Ha llamado mi atención la posición de objeto en la que se presenta Emma durante la mayor parte de la película, la cuál trae aparejada consecuentemente el aplastamiento del sujeto. Esta posición se divisa en el hecho de no mostrar sentimientos, apelando a la fortaleza de su coraza sentimental; y en la marcada indiferencia y desentimación de los eventos emotivamente importantes, los cuales además la convocan de manera estelar. Un ejemplo de dichos eventos son la muerte del padre, siendo ella hija mayor; y la separación de los padres de Adam, siendo que era ella la primera persona a la que él le contaba lo que estaba pasando. En ambos ejemplos el film nos muestra que ella responde a la interpelación de manera ausente y evasiva, es decir, da respuestas morales.
Sin embargo, el segundo tiempo del circuito de la responsabilidad subjetiva que marca la autora del trabajo evidentemente logra el cometido de resignificar el primero. Y es entonces que aparece una pregunta en relación a su propio deseo y a la posición subjetiva en relación al deseo de un otro. Cuando cae en la cuenta de que los esfuerzos que ha realizado para ser objetivizada por Adam (y seguir cómoda en ese rol) han sido insuficientes, se autoriza a pensarse en otra posición subjetiva, y esto angustia. El hecho de ser reconocida por Adam como pareja (y estable), además, implica perder ese lugar de objeto; y ese pasaje de posición, dejar de ser objeto para ser sujeto reconocido por uno y otros, angustia.
¿Será esta la angustia que manifiesta Emma en el film?


Mensaje de CAROLINA OLIVERO  » 17 de septiembre de 2012 » caroolivero@hotmail.com 
Amigos con derechos

“No soy una persona afectuosa...No estamos hechos para estar con alguien toda la vida” son esas frases o afirmaciones que estigmatizan para toda la vida. Emma lo lleva como su carta de presentación y también como una forma de defensa ante el posible sufrimiento de ser dejada. Esto se modifica cuando nota que el sufrimiento por perder a Adam es mayor que un "posible" sufrimiento a futuro.
Igualmente las conductas de Emma son ambivalentes todo el tiempo, ya que no quiere una relación pero conoce a alguien y lo invita al velatorio de su padre. Se ve todo el tiempo esto de querer y no querer, dar y no dar, enamorarse y no enamorarse; hasta que tiene que definirse pero obligada por la situación de perder,esta en juego su deseo. ¿Será que realmente era lo que quería?


Mensaje de Verónica Viera  » 3 de septiembre de 2012 » veronicapsiuba@hotmail.com 
Amigos con derechos

Estimada colega,

Ante todo la felicito por su labor respecto de la película No Strings Attached. Tomo una frase que menciona sobre cómo la protagonista "tapona el asunto con una negación" acerca de olvidar a Adam y lo articulo directamente con la angustia reprimida en la primera situación de pérdida (muerte del padre) ya que también en esa instancia Tapona un asunto con otro, asistiendo a una fiesta. Por otra parte, y como bien Ud. menciona "para evitar la herida narcisita" ella genera una serie de reglas para los encuentros y el rompimiento en las mismas, que podría causar ella misma enamorándose, crean una serie de reacciones agresivas hacia Adam ya que la joven cree perder el control de la situación; sucesos que generan la separación y conllevan a diferentes estados de angustia y frustración que podría entender cómo resignificación de un duelo con otro. Creo que ésta situación facilita que la joven advierta su comportamiento y pueda contactar a Adam nuevamente, casual o causalmente con el apoyo de su hermana quién tiene un rol feliz ante un matrimonio.
Me quedo pensando en la incertidumbre que menciona: ..Y ahora qué?... un gran interrogante para seguir debatiendo.

Desde ya, la felicito nuevamente por su análisis, su labor me provocó pensar en el film más allá de lo que había visto.

Saludos Cordiales, y muchos éxitos!

Verónica



 

 
Película de la semana:
La larga noche de Francisco Sanctis

Francisco Márquez & Andrea Testa / Argentina / 2016


La larga noche de Francisco Sanctis
por Michel Fariña, Juan Jorge
Novedades
Agua para Elefantes

Francis Lawrence / Estados Unidos / 2011


Devenir musicoterapeuta
por Michel Fariña, Juan Jorge
Black Mirror

Black Mirror / Reino Unido / 2011-2013


Black Mirror: The National Anthem
por Ariel, Alejandro
Recomendadas
The Truman Show

Peter Weir / Estados Unidos / 1998


Mar abierto (un horizonte en quiebra)
por Michel Fariña, Juan Jorge
El Color de la Noche

Richard Rush / Estados Unidos / 1994


En rojo: la responsabilidad por la transferencia
por Ariel, Alejandro
ETICA Y CINE. La singularidad en situación. Una perspectiva desde los Derechos Humanos

Emprendimiento académico sin fines de lucro. Para su utilización en actividades de docencia, investigación y extensión universitaria exclusivamente. Todos los materiales son propiedad intelectual de sus respectivos autores.

Proyecto creado por Juan Jorge Michel Fariña, Carlos Gutiérrez, Gabriela Salomone y Miguel Malagreca.

Cátedra I de Psicología, Etica y Derechos Humanos
Facultad de Psicología
Universidad de Buenos Aires

En colaboración con The International Network of UNESCO Chair in Bioethics.

Con el soporte técnico del IBIS (International Bioethical Information System) - Durante 2009 y 2010 el proyecto contó con el aporte del Programa de la UBA para la Ciencia y la Tecnología, UBACyT, a través de los Proyectos P006, P404, P431.

© Todos los derechos reservados | 2009
Visitas 2067805                                                                         Diseño: Navetrece.com