por 

El film elegido fue: “Changeling” el Director es Clint Eastwood, la actriz principal es Angelina Jolie y esta basado en una historia real.
El recorte se hará en relación a la situación singular en la cual Christine acepta a un niño que no es su hijo, estando este desaparecido durante 5 meses.
La historia trascurre en Los Ángeles en el año 1928. Christine es una mujer que crió a su hijo (Walter, 9 años) sola ya que el padre del niño los abandona al nacer. Trabaja como supervisora en una empresa de telefonía. Un viernes por la noche Christine promete al niño llevarlo al cine al DIA siguiente, sin embargo el Sábado por la mañana Christine recibe un llamado telefónico desde su empleo pidiéndole que concurra al mismo en reemplazo de una compañera que había enfermado, primero dice que no alegando la salida que tenia programada con su hijo pero finalmente acepta. El niño expresa a través de su rostro de indiferencia la tristeza que le causa este repentino desenlace pero toma una posición de madurez y acepta la situación. La madre promete volver antes de que oscurezca. Christine abandona su trabajo casi a las 5 de la tarde (había acordado trabajar hasta las 4), a la salida la intercepta su jefe para felicitarla por su buen desempeño y proponerle un ascenso, ella no pone demasiado interés en esto y se apura a alcanzar el tranvía que finalmente pierde. Christine llega a su casa cuando estaba ya oscureciendo. Su rostro se tensa y acelera el paso metros antes de llegar, como si presintiera que algo malo podría haber sucedido. Y así es, el niño no esta allí, tampoco en los alrededores de la casa por lo cual la madre llama a la policía que dice tener que esperar 24hs. para enviar un oficial. Al día siguiente la policía inicia la búsqueda hasta que luego de 5 meses Christine recibe la noticia de que habían encontrado a Walter sano y salvo, supuestamente este habría sido raptado por un vagabundo. La realidad era que este niño había sido abandonado por su padre en una cafetería y era llamativamente parecido a Walter. La policía de Los Ángeles estaba por ese entonces bastante vapuleada por las criticas e intento engañar a Christine con este niño falso para provocar una buena noticia periodística que les diera una mejor imagen.
Al encontrarse con el niño Christine se sorprende al ver que no es su hijo. Sumamente angustiada dice esto a los policías quienes aprovechándose del estado de angustia de esta mujer frente a tales circunstancias intentan persuadirla de que sí es Walter, solo que habría atravesado por circunstancias tales que su aspecto podía ser algo diferente. No cabrían dudas de que una madre reconocería perfectamente a su hijo luego de apenas 5 meses de no verlo... sin embargo Christine dice: “tal vez yo este confundida... esta bien...” y en un estado de angustia y rareza paralizante acepta llevárselo a casa. Esa misma noche el niño toma un baño y Chistine descubre que esta circuncidado, alterada por el hecho pone al niño contra el marco de una puerta donde tomaba las marcas de la estatura de su hijo y descubre también que este era mas bajo que Walter, lo toma del cuello violentamente y en tono amenazante le pregunta: “quien eres tu, que haces aquí?” .Da un paso hacia atrás mirando el rostro mudo del niño y se horroriza...
Pasan unos días de tormento e impotencia para Christine yendo y viniendo en la idea de tener o no a su hijo a su lado; hasta que recibe un llamado del Pastor de la Iglesia, un hombre altamente comprometido en la misión de dar a conocer las atrocidades realizadas por el poder policial a los fines de ejercer el poder. Mediante su discurso convence a Christine de hacer su caso público y de esta manera no solo permitir que continúen con la búsqueda de su hijo, sino también evitar que este tipo de delitos y negligencias sigan ocurriendo.
A partir de esta charla Christine enfrenta a los medios de comunicación y a la policía con significativas consecuencias pero con la certeza de afirmar que el niño que le habían entregado no era su hijo.
A los fines de este análisis no viene a caso las descripción de los hechos posteriores, no por esto dejan de ser sumamente interesantes, pero considero que con esto es suficiente.
Desde mi punto de vista y en relación a la bibliografía otorgada por la cátedra presento lo que para mi seria el circuito de la responsabilidad. Luego se dará el sustento teórico correspondiente.
El tiempo 1 correspondería al momento en el cual Christine acepta llevarse a su casa al niño falso, ella dice: “tal vez este confundida... esta bien...”.
El tiempo 2 seria aquel momento en el cual Christine se horroriza luego de descubrir la circuncisión y la estatura del niño. En este momento ella dice: “quien eres tu, que haces aquí...?. Se pregunta literalmente sobre su propio acto, el niño esta ahí simplemente porque ella lo llevo.
El tiempo 3 podría ser ese momento en el cual da a conocer su caso públicamente e inicia una verdadera lucha por la búsqueda de su hijo.
Sabemos que la culpa es una condición para el circuito de la responsabilidad, actúa taponando algo de la emergencia de ésta y permite estabilizar al yo. Christine acepta al niño falso como su hijo, en este momento la moral, como particular, la obliga a actuar de esta manera. La culpa la obligó a responder de esta forma, una culpa que no esta a la vista de Christine pero que sirvió a los fines de aliviar su desesperación. Quizás el mecanismo halla sido: has abandonado a tu hijo aquel Sábado... no lo harás ahora también”. La respuesta es particular, no hay singularidad en esta respuesta guiada por la moral.
Sin lugar a dudas Christine se siente interpelada sobre su decisión al momento en que se horroriza por las diferencias entre el niño falso y su hijo. Diferencias que no eran ni más ni menos evidentes que las que percibió desde un principio al ver por primera vez al niño. Se siente interpelada y otra vez esta obligada a responder sobre su conducta al aceptar a este muchacho, esta interpelación la hace volver sobre lo hecho, resignifica el tiempo 1. Esta interpelación facilita una respuesta (en este caso la misma que la anterior en el sentido de que vuelve a pensar que es ella la que quizás esta confundida) por lo que todavía no es un tiempo 3. Obviamente no sabe porque lo hizo pero se encuentra paralizada ante esto y siente que no puede revertirlo.
Finalmente en su charla con el pastor quizás entiende, aunque sin ponerlo en palabras, que su responsabilidad no estaba sobre ese niño sino sobre el suyo y sobre ella misma ante lo que ocurrió. Esta singularidad ética hace desfallecer al particular previo. Ya no se discute si el niño es o no es Walter, si debe seguir o no ocupando el lugar de Walter, la duda se convirtió en un a certeza que permite que se produzca el efecto sujeto. El hecho de que Christine haya podido hacer pública su desgracia permite terminar con la vergüenza y la culpa de haber dejado a su hijo solo aquel día. Es una respuesta diferenciada de las demás. Este sujeto del acto coincide con el de la responsabilidad subjetiva y este acto implica una decisión que tiene consecuencias para quien lo produce y también para los otros.
Elegí este circuito luego de pasar por varios otros, encontré en esta opción el camino más acertado, seguramente halla otra lectura posible, ojalá se halla comprendido la mía.
Dentro de esta singularidad en situación puede verse como factores del azar y la necesidad se entremezclan.
Que una compañera de trabajo se halla enfermado ese Sábado corresponde al orden del azar y que Christine halla tenido que responder por si o por no ante aquel llamado, al orden de la necesidad, sin duda es una situación que no depende de su voluntad.
Que un niño con características similares a las de Walter halla sido abandonado en una cafetería y que al mismo tiempo halla aceptado ser un impostor también corresponde al orden de sucesos azarosos y que la policía intente por todos los medios convencer a esa madre de que el niño era su hijo esta, seguramente, del lado de la necesidad.
Respecto de mi hipótesis clínica, no quisiera ir mucho más allá de lo que ya está expresado, con el fin de no deformar el carácter que intenté darle a mi trabajo. Este no presenta demasiadas dificultades en dejar ver que Christine debe responder al Otro.
Durante el film se alude en varias oportunidades al término responsabilidad: responsabilidad como madre, responsabilidad de la policía, responsabilidad del niño impostor, responsabilidad laboral, responsabilidad como ciudadano, etc. Todas estas dentro del eje particular respondiendo a la moral de una época. Pareciera que todo el film giraría en torno a la responsabilidad de cada personaje y se podría hacer de hecho, un circuito con cada uno de ellos. Lo cierto es que Christine se apoya en todas estas responsabilidades sin mencionar si quiera una vez la propia. Con esto no quisiera contradecirme con el desarrollo del tercer tiempo, ni caer en el facilismo de pensar que si ella no hubiese dejado solo al niño la tragedia no hubiera ocurrido. Quisiera decir que ella es responsable ante un Súper Yo que la obliga a actuar de esa manera y no de otra tanto antes como después de perder a su hijo.
Trato de imaginar esta situación en el consultorio y me cuesta pensar en el planteamiento de esta interpretación sin plantar en el sujeto la culpa masoquista de sentirse responsable por semejante cosa y al mismo tiempo me cuesta ubicar el deseo de Christine respecto de esto.
Creo que Christine se mantiene irresponsable en tanto “obedece” a algún Otro, al Otro de la autoridad, la autoridad del Súper Yo. Se la ve algo obsesiva respecto de su trabajo y de su ser social, disculpándose por pedir ayuda u ocasionar molestias con sus reclamos por demás justificados. Mientras está en esta postura culposa y obediente, el sujeto se ubica en “déficit”, mientras que cuando logra salir de este lugar (nunca del todo se podría salir de la autoridad del Súper Yo) se produce un “superávit” , un plus, un acto ético que da cuenta de su responsabilidad subjetiva.
Este es el fin de mi análisis.
Una situación resulta interesante más allá de mi desarrollo. En un momento de la película, luego de que Christine plantea tener la certeza de que el niño entregado por la policía no es su hijo, las autoridades policiales deciden enviarla a un hospital psiquiátrico con el fin de desautorizar sus ideas, negándole las posibilidades de pedir ayuda y ser escuchada como sujeto autónomo. En esta trama es perfectamente visible como la responsabilidad desde el ámbito jurídico queda anudada a lo psicológico desde todos los lados que se lo mire, y también como el hecho de obedecer desresponsabiliza todo tipo de acto.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: