Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2010 > Código de honor >

por 

UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES

FACULTAD DE PSICOLOGÍA

Ética y Derechos Humanos

Película: Código de Honor

Cátedra: Lic. M. Fariña

Docente: Gabriela Daniel Levy

Comisión: 6

Integrantes del grupo:

Victoria Alberdi LU: 323860220

Micaela Bleicher LU: 334038930

Primer cuatrimestre, Año 2010

Sinopsis:
La película comienza en el último día del trabajo del detective Jerry Black. Durante la fiesta de despedida se presenta una situación de crimen ante la cual él toma la decisión de ir hacia la escena. Se encuentra con una niña muerta, asesinada y violada. Jerry informa a los padres de la muerte de la niña y les promete que va a encontrar al culpable. El caso se cierra con un supuesto asesino que Jerry sospecha, es inocente.
A punto de partir a México de vacaciones y ya jubilado, algo ocurre en ese aeropuerto que conmueve su deseo y lo obliga a responder. Jerry decide quedarse para reabrir el caso. Hay a partir de aquí un cambio en el personaje: Jerry es un sujeto dividido entre el deseo y el deber. Muestra estar dispuesto a hacer cualquier cosa con tal de llegar al culpable. Entonces su investigación se basa en familiares de víctimas asesinadas, familiares de la niña muerta y una familia cuya niña es utilizada como carnada para encontrar al asesino. En esta última familia (madre-niña) él encuentra el amor y el lugar de padre y esposo. En el momento culmine de su estrategia y a punto de encontrar al asesino, el azar opera produciendo un accidente que le quita la vida al homicida, quedando para siempre inconclusa la hipótesis de Jerry y debiendo enfrentarse a la soledad. La mujer al enterarse del plan de Jerry que pone a su hija en peligro decide alejarse de él para siempre.

1- El personaje sobre el cual se centra el análisis de la responsabilidad subjetiva es Jerry, un policía que se jubila el mismo día que ocurre una llamada de urgencia: encontrar una niña asesinada. Este análisis de la responsabilidad consiste en situarnos en un discurso subjetivo en el cual el sujeto es siempre responsable. Entendiendo a éste como sujeto del inconciente que por definición no es dueño de su intención. Entonces hablamos de una responsabilidad más allá de lo conciente en tanto las mociones inconcientes se valen de algunos episodios de la vida cotidiana para expresarse. Los chistes, actos fallidos, sueños, lapsus son expresiones inconscientes que dan cuenta de una verdad que emerge. Se trata entonces de una realidad psíquica que compromete al sujeto en tanto esta en relación con su deseo. Esto podríamos verlo en el personaje del inspector el cual se encuentra dividido entre el deber y el deseo. La posición del deber implica para este detective que se haga justicia frente a un crimen tal como indica la ley. “Es deber de la policía proteger a los niños y evitar un nuevo crimen”. Este deber se exacerba al momento de la promesa hacia los padres de la niña asesinada, quedando preso de manera obsesiva de sus palabras. En aquellos momentos en que se aleja de la posesión de obediencia hacia la ley es que aparecen puntos de inconsistencia que permiten ver algo del orden de su deseo. Podríamos pensar que el autor del comentario propone como hipótesis un deseo inconsciente de amor, familia y su lugar de padre. Entonces el reabrir la investigación del asesino de la niña implica un más allá de hacer cumplir la ley. En tanto se encuentra jubilado y ya no cuenta con el deber moral de policía se ve movido por el deseo inconsciente en relación a lo que la escena de la niña muerta le conmueve. Cuando conoce a Lory y a su hija, él se ubica frente a la niña desde un deseo de padre al mismo tiempo que la utiliza de carnada obedeciendo a la promesa en relación a Otro. Entonces por una parte le lee cuentos antes de irse a dormir, le hace regalos, la abraza mostrando esa posición paterna movida por el deseo. A la vez que esos mismos indicadores se prestan a su estrategia para cazar al asesino. Por ejemplo cuando le compra un vestido rojo (como el de la victima), la mamá de la niña le dice:-No es tu estilo. A lo que Jerry responde: - Es su color, viendo en ella a la próxima víctima. Lo mismo ocurre al regalarle el columpio y ubicarlo de modo estratégico ofreciendo a la niña como objeto de tentación a un violador.
2- Hablamos de un circuito de responsabilidad construido por tiempos lógicos en tanto uno resignifica a otro sin importar la cronología en la que ocurre. Cuando los tiempos 1 y 2 se pueden enlazar estamos dentro del circuito de la responsabilidad: el segundo constituye al primero. Se vuelve sobre una acción que ya sucedió. El tiempo 3 consiste en el acto ético, el cual existe a partir del encuentro con una verdad desconocida para el mismo sujeto. Podríamos armar entonces un circuito de responsabilidad situando al tiempo 1 donde Jerry lleva a cabo una acción: Estando en su fiesta de jubilación, hay un aviso de un caso de homicidio, y violación de una niña y él decide ir a la escena del crimen, no siendo algo que le compete en tanto ya se ha retirado del cargo. Llega hacia la escena y ve a la nena asesinada y ensangrentada. Hay un segundo tiempo que constituye a este primero, retornando sobre la acción. Podríamos ubicarlo en el aeropuerto cuando él está a punto de viajar a México y ve en el noticiero su propia imagen en aquella escena. Jerry es interpelado respecto de su accionar y se pregunta acerca de ello. Es el tiempo de la pregunta, la destotalización. El sujeto se divide, se quiebra. Aquel universo que suponía ilusoriamente completo aparece en falta y el sujeto ya no es el mismo. A partir de este momento se produce en él una culpa movida por el deseo que lo obliga a responder. Es el deseo de ser padre lo que lo mueve a quedarse y a la vez le despierta sentimientos ligados a pensamientos absurdos como un modo de sacrificar su deseo para ofrecerse al goce del Otro; así se visibiliza el discurso ligado al cumplimiento de la ley: Se queda para cumplir con la promesa que hizo a los padres de la niña asesinada. Esta respuesta se queda en el eje de lo particular. Al finalizar la película daríamos cuenta que Jerry abandona y no puede retomar su deseo de padre ya que se detiene en el cumplir con el mandato del Otro. Durante toda la película él resigna su deseo sin lugar a responsabilizarse subjetivamente y taponando la dimensión ética. Podríamos pensar que hay una detención en el tiempo 2 y que la entrada en el tiempo 3 sería posible mediante el acto de llevarse a su familia lejos, cuidándola del posible violador a la vez que decirle a Lory la verdad acerca del porque de su presencia y accionar en el lugar de los hechos. Esto que se ausenta en tanto discurso en la película podría verse en las imágenes de las golondrinas volando juntas en manada hacia otro lugar. Así como en los cuentos que Jerry cuenta a la niña: “Me iré lejos, ¿vendrías conmigo?, nos iremos volando, lejos del topo, de su oscura casa, muy lejos a través de las montañas”
3- A lo largo de la película podríamos dar cuenta de diferentes elementos de necesidad y azar. En momentos importantes tales como el aeropuerto y cuando conoce a Lory aparecen juegos de azar como “las maquinitas” y el “tiro al blanco”, éstos podrían indicar que en esas escenas habría algo del azar:
• El personaje se sienta en un bar a tomar un café y por azar la señora que atiende es la mujer que le servirá como objeto de amor y estrategia. El sentarse en ese bar está del lado de la necesidad.
• En el aeropuerto se sienta en una barra a esperar que salga el avión y por azar en la tele aparecen las imágenes de la escena del crimen y su imagen reflejada allí. Tal como en el ejemplo anterior es del orden de la necesidad sentarse en ese bar a esperar.
• Al momento de decidir investigar nuevamente el crimen lo primero que hace Jerry es buscar la casa de la abuela de la niña para lo cual por azar entra a una chocolatería cercana, donde hacia el final de la película damos cuenta que allí vendían los chocolates que el asesino regalaba a las niñas. Que la chocolatería este a dos cuadras de la casa de la abuela es una cuestión de necesidad.
• En uno de los paseos que realizan Jerry, Lory y la hija entran a una tienda en la que la niña por azar encuentra un vestido rojo. En ese momento se produce una grieta entre la necesidad y el azar que convoca a Jerry a responder jugándose su responsabilidad subjetiva. Es un vestido rojo igual que el de las victimas que el asesino elije y por tanto le sirven a Jerry para su estrategia.
• En una de las últimas escenas el asesino cita a la niña al bosque, ésta muy entusiasmada se lo cuenta a Jerry quien arma un dispositivo policial para encontrarlo en el momento del encuentro. El homicida tarda en llegar y el operativo que acompaña a Jerry decide abandonarlo. El culpable nunca llega ya que por azar muere en un accidente automovilístico camino al bosque. Está en el orden de la necesidad que el asesino este yendo al bosque en un auto.
4 – El sujeto debe pasar por la culpa para acceder a la responsabilidad subjetiva. La culpa es siempre una deuda, la falta por una acción cometida ante Otro. La culpa obliga a responder en relación al deseo. Son respuestas que van más allá de lo que el “yo” querría responder. En la escena del aeropuerto Jerry es llamado a responder desde un saber no sabido. Es a partir de ese momento que la interpelación subjetiva lo lleva a responder a través de figuras de culpa que darían cuenta que aun no se accedió a la responsabilidad subjetiva. Podríamos pensar que unas de las figuras es el acting-out: Jerry a partir de esa escena comienza a fumar en cadena, realiza un acto que sin embargo expresa el deseo de forma simbólica distorsionada.
Además podríamos pensar como otra figura de culpa la negación en tanto el deseo de tener una familia y ser padre negando su existencia o su relación o relevancia con el mismo. Esto podría verse en tanto expone a la niña como carnada al violador. A su vez podría verse la identificación psíquica con el agresor en tanto la estrategia que utiliza lo vuelve tan monstruoso como la victima que persigue.
Para el discurso jurídico un sujeto es responsable de sus actos en tanto consiente de ellos. Si es responsable entonces es culpable. Jerry en tanto que no es ni niño, ni loco ni obediente es un sujeto autónomo, responsable para la ley. Podríamos pensar que al ser policía y sabiendo en detalle leyes en relación a causas penales sería jurídicamente responsable de encubrir un posible crimen que no solo oculta al culpable sino que pone en riesgo a una víctima menor de edad, por lo que estaría en riesgo un tercero.
5- En el cuento “El muro” de Sastre, aparece un personaje llamando Ibietta, donde se analiza el circuito de la responsabilidad. El tiempo 1 es el de la acción: Le juega una broma a los falangistas, no le queda nada que perder por lo que da coordenadas falsas. Les dice que Gris está en el cementerio. Tal como ocurre en la película Jerry lleva a cabo una acción que es ir a ver la escena de la niña asesinada y violada. En el tiempo 2, Ibietta se encuentra con puntos disonantes de su propia acción, es interpelado por su accionar. Es el tiempo de la pregunta para el sujeto, aquí Ibietta tiembla, emerge el deseo de vivir. La interpelación comienza cuando ve que él no es llevado al muro y se concreta cuando el panadero le dice que Gris fue hallado en el cementerio y lo asesinaron. En la película podríamos ubicar el comienzo de la interpelación cuando en el aeropuerto se ve a él mismo en la escena del crimen transmitida por la televisión aquí el sujeto se pregunta, se agarra la cabeza, emerge el deseo de ser padre y tener una familia. Este tiempo se concreta cuando en vez de subir al avión para viajar decide subir al auto y comenzar una nueva investigación del crimen.
Podríamos pensar que tanto Ibietta como Jerry quedan detenidos en los significantes del Otro no pudiendo dar paso a un tiempo tres que implicaría el acto subjetivamente responsable, fuera del campo de los ideales. Estos ideales tendrían que ver con lo relacionado al anhelo, refiere a lo que el sujeto quiere, querer que se juega en el campo del yo. Podríamos pensar que Jerry anhela cumplir con la promesa de encontrar al asesino.


Bibliografía
Lewkowicz, I. y Gutiérrez, C.: “Memoria, víctima y sujeto”, en Índice, publicación de la DAIA, 2005.
Gutiérrez, C. (2002): Diagnóstico y responsabilidad. En Revista Argentina de Psicología, APBA, Número 45, pp. 93-98.
Michel Fariña, J. & Gutiérrez, C. (1996). Veinte años son nada. Causas y azares. Número 3. Buenos Aires.
Calligaris, C.: La seducción totalitaria. En Psyché, 1987.
Gutiérrez, C.: (2009) “Eichmann y la responsabilidad”. En Michel Fariña, J. J.; Salomone, G. Z.: Dossier de Ética y Cine: Ética y ciencia. De la eugenesia al tratamiento contemporáneo de las diferencias humanas. Proyecto IBIS / Aesthethika©. Grupo Blanco ediciones, Buenos Aires.
Fariña, J. (1992). Ética profesional. Dossier bibliográfico en salud mental y derechos humanos. Acápite 3.3: el status de la responsabilidad sobre los actos.
Mosca, J. C. (1998). Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.
Alemán, J. (2003): Nota sobre Lacan y Sartre: El decisionismo. En Derivas del discurso capitalista: Notas sobre psicoanálisis y política. Miguel Gómez Ediciones, Málaga.
Salomone, G. Z.: El sujeto dividido y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
D’Amore, O.: Responsabilidad y culpa. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
Freud, S.: (1925) La responsabilidad moral por el contenido de los sueños. En Algunas notas adicionales a la interpretación de los sueños en su conjunto. Obras completas. Tomo XIX, Amorrortu editores. 1984.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: