Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2010 > El abrazo partido >

por 

EL ABRAZO PARTIDO
Ariel es un “adolescente tardío”, que vive en la Argentina de hoy, en un ambiente de confusión y decadencia, donde todo a su alrededor se transforma en otra cosa. En este cambio, muchos retoman sus orígenes, pero no como una reafirmación de la identidad sino con objetivos “burocráticos”, como conseguir un pasaporte de alguna nacionalidad ancestral que haga de salvoconducto al paraíso europeo. Pero hay un hecho en su vida que determina su punto de vista sobre todas las cosas: un padre héroe, que abandona a su familia por un ideal. Un dilema moral insoportable, una pensamiento obsesivo que lo ciega. Entonces la verdad se transforma, como todo a su alrededor. El padre vuelve, con verdades nuevas, con otra historia, que ahora también es la suya.
“Tengo esta única imagen de mi padre. Es un video casero, pero se lo ve bastante bien. Esta junto al tío Eduardo y detrás del rabino. Me circuncidan con alegría y orgullo. El sonido no es muy bueno, pero mi llanto se escucha, mezclado con los vítores de los invitados. Al otro día Papá se fue a Israel, a luchar en una guerra. La guerra terminó enseguida, pero él no volvió. Algunas cartas llegan, y a veces llama…".
Lo que el film cuenta es la construcción de esa paternidad, y cómo la identidad se elabora a partir de las ideas o hipótesis que los hijos desarrollan sobre su propia historia.
El análisis que se efectúa, recae sobre el personaje de Ariel, quién desde el principio de la película se presenta de una manera un tanto “chata” y sobre el final da un giro.
Ariel es un joven de un poco más de 20 años que vive con su madre y ambos atienden un local de lencería en una galería del barrio de Once.
La película comienza con Ariel haciendo un relato de su lugar, su galería, los personajes que la habitan y un breve relato de su historia familiar. Tiene un hermano mayor. Su padre los dejó cuando él todavía era un bebé para irse a la guerra, luego se queda en Israel.
CIRCUITO DE LA RESPONSABILIDAD.
“La responsabilidad la referimos a la singularidad de un Sujeto en acto” Se trata de un Sujeto diferente al sujeto del derecho, autónomo, de la intencionalidad. Por lo tanto, también hay otra noción de responsabilidad: aquella que atañe al sujeto en relación a aquello que desconoce de sí mismo. Esta es la responsabilidad subjetiva.
A su vez, es el corazón de la Dimensión Ética. Desde acá surge el Sujeto como efecto del lenguaje que lo divide, que lo barra. Un Sujeto interpelado más allá del enunciado “yo soy” de la intencionalidad.
Es así que al circuito de la responsabilidad lo vemos en tres tiempos:
Tiempo 1: Acontece una acción y se agota en los fines para lo que es convocada. Hay determinación. Estamos en el lugar del Sujeto de la intención.
Tiempo 2: Es el tiempo de la interpelación. Aparecen las preguntas. El yo es conmovido. Cae el Sujeto de la intención. Es el momento de la puesta en marcha del circuito, fundando una resignificación del Tiempo 1, que si bien todavía no puede considerarse Tiempo 3, responde de alguna manera la interpelación a través de la culpa. Ob-liga; exige una respuesta, aunque sea un puro taponamiento de la Dimensión Ética.
Tiempo 3: Aparece una interpelación, dando lugar a la Dimensión Ética. Resignifica el Tiempo 1, posicionándose más allá del Sujeto de la intencionalidad. Se diluye el sentimiento de culpa que venía sosteniendo y cerrando el circuito.
Desde el Film:
Ariel quiere iniciar los trámites y obtener la nacionalidad polaca para poder viajar con pasaporte europeo. Obtiene los papeles que le da su abuela polaca y logra realizar el trámite. Está listo para viajar. Acá ubicamos el Tiempo 1.
En algún momento su madre le “sugiere” que podría pasar a visitar a su padre quién vive en un kibutz. No le interesa en lo más mínimo reencontrarse con su padre Elías, pero algo empieza a abrirse respecto a esto porque comienza a hacer preguntas sobre su padre, sobre su partida. Se podría ubicar un Tiempo 2 allí, pero nuevamente se cierra el circuito con una respuesta en forma de negación y proyección “Si el culpable es el otro, yo no soy responsable”
Otro momento del Tiempo 2 puede ubicarse en el que Ariel está viendo el video de la ceremonia de circuncisión en su casa; cuando llega su madre con un hombre (¿en el lugar del padre?). Mantiene un breve diálogo con el hombre. Sale del departamento y dice: “Me tengo que hacer polaco urgentemente”. Se va. Corre. Huye. Una vez más aparece una respuesta que funciona como particular. Cerrando el circuito para volver al surco de lo moral.
La mañana en que transcurre la carrera de changarines llega Elías a Buenos Aires y aparece en el evento.
Ariel lo ve y lo reconoce, ese es otro momento del Tiempo 2, la respuesta a ese momento es una vez más la huída. Ariel corre y se pierde en la ciudad. Se cierra nuevamente el circuito de la responsabilidad.
Hay una escena en la que aparece Ariel con su abuela.
Él va a devolverle los papeles de la ciudadanía polaca y además le pide que le guarde sus papeles hasta que decida irse. Él le pregunta si ella lo encuentra parecido a Elías.
A continuación, transcribo el diálogo:
Ariel: ¿no soy un cobarde por irme, no?
Abuela: todavía no te fuiste.
Ariel: tengo ganas de preguntarle cosas, pero no tengo ganas de verlo.
Abuela: Dejá que él te vea a vos.
En la pregunta acerca de su parecido con Elías es donde se ubica un Tiempo 2. La resignificación del Tiempo 1, donde se pregunta si él está huyendo igual que su padre. La interpelación lo lleva a resignificar su viaje (su huída), sabe que su partida no es casual y empieza a tener algún sentido para él.
A partir de allí se abre el diálogo con Elías sin huir de la escena, en donde le explica las razones de su partida.
Es allí donde puedo ubicar un Tiempo 3. En donde puede hacer otra cosa más que huir y correr. Decide no viajar. Decide cambiar el cartel del local (que llevaba el nombre “Creaciones Elías”).
Se puede ver algo relacionado a la cuestión de una identidad que va apareciendo. Y aparece sobre el final un Sueño: “Sueña la sensación de Ser padre” A esto lo puedo ubicar como una singularidad que hace caer el particular previo que venía taponando el Tiempo 3, de la aparición de otra forma de Sujeto.
Un Sueño como algo más allá de lo que el yo quiere decir.
“La responsabilidad del sujeto se encuentra en la grieta entre necesidad y azar. Es decir, que cuando rigen por completo Necesidad o Azar, o una combinación de ambos, no es pertinente la pregunta por la responsabilidad. Pero basta que se produzca una grieta, una vacancia entre ellos, para que la pregunta por la responsabilidad adquiera toda su dimensión.”

La necesidad queda del lado de la búsqueda de su propia identidad y de su lugar en el mundo.
El azar se juega en la escena previa al encuentro entre Ariel y Elías en donde “si la casetera funciona y el milagro se produce, vas a escuchar este mensaje” queda como condición para ese encuentro. Lo ubico como azar pero en realidad, pudo haber tenido la opción de no presionar el botón de PLAY, (y no pasaba nada) presionarlo y que no funcione; pero en la escena presiona PLAY y la casetera “milagrosamente” funciona, se escucha el mensaje de Elías y se posibilita el encuentro.
Retroacción. Ob-liga con el proceso
del Tiempo 1
TIEMPO 1 TIEMPO 2
Ariel pide los papeles ………………………………………………….. Ve al padre. Sorpresa.
Para IRSE ¿IRSE? ¿Cómo papá?

HUYE. Taponamiento de la Dimensión Ética.
Sin lugar a un nuevo Sujeto.
Respuesta Particular. Negación.
RESPONSABILIDAD SUBJETIVA Cierre del Circuito.
Decide quedarse.
Sueño.
Más allá de lo que el yo querría decir.
Bibliografía Utilizada:
D’Amore, O.: Responsabilidad y culpa. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.

Juan Jorge Michel Fariña, Responsabilidad: entre necesidad y azar. Ficha de cátedra

Mosca, J. C. (1998). Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.

Salomone, G. Z.: El sujeto dividido y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: