Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2010 > El club de la pelea >

por 


Facultad de Psicología____ U.B.A.

Psicología, Etica y Derechos Humanos
Segundo Parcial

Alumnas: Cornet, Maria Emilia LU: 332956680
Iturri, Maria del Pilar LU: 334771350

Titular de Cátedra I: Michel Fariña, Juan Jorge

Docente a cargo: Corinaldesi, Ana

Co-ayudante: Cambra Badii, Irene

Comisión: 5

Fecha de entrega: 26 de Octubre de 2010

El Club de la Pelea

Ficha técnica:
Título original: Fight Club (El Club de la Pelea)
Dirección: David Fincher
Reparto: Brad Pitt
Edwar Norton
Helena Bonham Carter
Meat Loaf

La trama de la película “El Club de la pelea” gira en torno a la vida del personaje interpretado por Edward Norton quien lleva una vida “normal”, con el único inconveniente de que sufre de insomnio. El modo que encuentra para aliviar este padecimiento es acudiendo a reuniones de ayuda para personas con enfermedades terminales. Allí conoce a Bob con quien luego entabla una relación afectuosa y a Marla una mujer que al igual que él acude a muchas reuniones de estas y que lo acompañará a lo largo de toda la película. Por motivos laborales el personaje viaja asiduamente incrementando más aun su padecer. Luego de uno de los tantos viajes se encuentra con que su casa había sido destrozada por una explosión perdiendo todas sus pertenencias en la misma. Al encontrarse solo y sin lugar donde quedarse, decide llamar a Tyler, personaje interpretado por Brad Pitt que había conocido recientemente en el avión, y quien lo alojará en su casa
Llegado un momento del encuentro con Tyler, comienzan a golpearse con mutuo consentimiento. Terminadas las mismas ambos quedan satisfechos, contentos de haber podido descargarse. Estas golpizas se repiten con frecuencia atrayendo decenas de seguidores hasta formar lo que llamarán “El Club de la Pelea” que va a estar liderado por Tyler. El club va creciendo formando sedes en distintas ciudades del país hasta convertirse en una corporación anticapitalista que consiste en llevar a cabo acciones terroristas hacia distintos iconos del capitalismo como ser cadenas de café, obras de arte, etc. Uno de los mayores objetivos de la corporación es destruir edificios que contengan registros de compañías de tarjetas de crédito para de este modo saldar las deudas de todos los ciudadanos.
En uno de los tantos atentados, su amigo Bob, quien también formaba parte de la corporación, es baleado por un policía produciéndole la muerte. Este suceso afecta al protagonista (Edward Norton) quien entonces intentará detener el accionar de la corporación para lo cual comienza a buscar a Tyler que había desaparecido hace un tiempo, y revisando los billetes de sus vuelos, recorre cada una de las ciudades en busca de él. Cuando finalmente se encuentran en la habitación de un hotel el personaje de Brad Pitt comienza a explicarle que él no puede hacer nada para detener los actos terroristas ya que él es un producto de su imaginación, es decir que Tyler y él (Norton) son la misma persona.
Ante esto va a intentar detener él mismo el terrorismo de la corporación, dando aviso a la policía de lo que planean hacer como también a algunos edificios que serían afectados. Es de este modo que se da cuenta de la magnitud que cobró la corporación, ya que mucha de la gente a la que trata de advertir para detenerla, también forma parte del proyecto. Ante no tener a quién acudir para la detención de este, intenta desactivar la bomba que destruiría uno de los edificios enfrentándose con Tyler, que trata de impedírselo. Luego de una discusión donde Tyler le exige que asuma la responsabilidad de los hechos, el personaje de Norton, del cual se desconoce el nombre, se da cuenta de que pegarse un tiro a él mismo es una forma de terminar con la “vida” de Tyler. Finalmente lo logra y queda contemplando junto a Marla como todo a su alrededor se destruye a causa de la explosión planeada por la corporación.

Análisis
En relación al análisis de esta película, tomaremos para desarrollar los tiempos lógicos del circuito de la responsabilidad subjetiva al personaje interpretado por Edward Norton. Se entiende por Responsabilidad Subjetiva, a la responsabilidad que atañe al sujeto del inconsciente, en tanto que realiza acciones que sobrepasan su voluntad y sus intenciones. El circuito al no estar dado en tiempos cronológicos, sino lógicos, comienza con un Tiempo 2, en donde el sujeto es interpelado subjetivamente, es decir, que se ve ob-ligado a responder por una acción ya realizada, la interpelación, a través de la culpa, exige respuesta por parte del sujeto. Retroactivamente, la acción llevada a cabo en el Tiempo 1, una acción realizada con un fin específico, se resignifica. Ante la interpelación, el sujeto tiene dos modos de respuesta, una es a través de las figuras de la culpa, la otra a través de la Responsabilidad Subjetiva. La primera puede tomar la forma de negar la acción, intelectualizarla, proyectarla, sentir culpa, formar síntomas. Este tipo de respuesta es un modo de taponar la Responsabilidad Subjetiva que, entendida como Tiempo 3 implica un acto en donde el sujeto se produce, el Efecto Sujeto, ya que es en el acto en donde se produce un sujeto de deseo inconsciente, y en tanto inconsciente, ético.
Ubicamos en la película como tiempo 2, el momento en que el personaje de Edward Norton se ve interpelado por la muerte de su amigo Bob. Lo ubicamos como momento de la interpelación ya que con este acontecimiento se enfurece con los miembros del proyecto y se pregunta cómo son capaces de su accionar terrorista, sin tener en cuenta las consecuencias. El personaje tras sentirse culpable se ve obligado a volver sobre su accionar, donde ubicaríamos el Tiempo 1, es decir el ser miembro del proyecto anticapitalista. Esto lo obliga a responder, y lo hace a través de distintas figuras de la culpa. Las ubicamos en la película como proyección en el momento en el que decide, tras la muerte de Bob, ir a buscar a Tyler para que ponga fin al vandalismo. Lo ubicamos así ya que el personaje de Norton, se desliga de lo ocurrido, atribuyéndole la culpabilidad a Tyler. Ubicamos luego, sentimiento de culpa en el intento de poner freno a estos sucesos, acudiendo a la policía y dando aviso por teléfono a los lugares que podrían haber sido sedes de atentados. No ubicamos un Tiempo 3, una Responsabilidad Subjetiva, ya que trata de frenar actos llevados a cabo por terceros, pero no los hace propios, no se identifica como miembro del proyecto al cual pertenece, por lo cual acá podríamos decir también, que hay negación de los actos.
Al igual que el personaje de Norton, en el texto “El Muro” de Sartre, el personaje de Ibbieta se ve interpelado por una situación en cuanto le informan que han encontrado a Ramón Gris en el cementerio, es decir en el lugar donde él mismo lo había denunciado creyendo estar jugándole una jugarreta a los falangistas. Ambos personajes se ven interpelados ante la muerte de un amigo, si bien las situaciones son muy distintas. A diferencia de Ibbieta, quien puede finalmente reconocer en este acto de denuncia de su amigo, su propio deseo de vivir, es decir donde finalmente resignifica su accionar haciéndolo propio, responsabilizándose por el mismo, y permitiéndose soltar una risa de alegría ante eso, el personaje de Norton, tan solo responde a la interpelación mediante distintas figuras de la culpa, dejando que el circuito de l responsabilidad se cierre en este momento, sin dar lugar a la emergencia de su acto, de un tiempo 3 donde se implicara con su accionar y con aquello que sin saber ese accionar significa.
Entendiendo a la Necesidad como una determinación que es ajena a la voluntad humana, como aquellos hechos que están por fuera del designio humano y que establecen una relación de causa efecto, podemos pensar que en nuestro recorte aparece la necesidad en el momento en que llevando a cabo una misión del proyecto terrorista, Bob, personaje muy vinculado afectuosamente al personaje principal, es baleado en la cabeza y por tanto muerto. Ubicamos el balazo en la cabeza como la causa y a su efecto directo la muerte. Entendiendo al azar como una casualidad, suerte, coincidencia, accidente que rompe con la relación causa-efecto establecida por la necesidad, entendemos que en la muerte de Bob, tan importante para lograr la interpelación del personaje de Norton, hay azar en tanto ya llevada a cabo la misión, y en el momento de huida, un policía que estaba por allí lo ve y le pega el tiro que le dará la muerte. Ubicamos esto como azar ya que es un momento de pura coincidencia que el policía ubicara la mirada sobre Bob y no sobre su compañero, y ya que si hubiese existido una diferencia de segundos entre que el policía girara a mirar si ocurría algo y la huida de Bob, su muerte no se hubiera producido
Como indica Fariña en el texto “Responsabilidad: entre azar y necesidad”, es en la grieta entre el azar y la necesidad donde se encuentra la responsabilidad del sujeto, es decir que si sólo se ubicara la necesidad o el azar como las causantes de cierta acción, no habría lugar para la responsabilidad del sujeto. Creemos que hay en nuestro recorte una grieta, ya que es este hecho, el de la muerte de Bob, el que lleva a la interpelación del personaje, a verse obligado a responder por su accionar, más allá de si responda luego desde una posición moral o desde una posición ética y por ende llegando a producir el tiempo 3, de la responsabilidad subjetiva.
Podemos ubicar a las figuras de la culpa mencionadas del lado del eje particular, es decir, del lado de la moral. Algo del accionar del personaje irrumpe en el universo establecido, se presenta por fuera del mismo. Esto lo podemos notar recién en el tiempo 2, en el momento de la interpelación, donde el personaje es convocado a responder sobre su accionar en el tiempo 1. El modo en que el personaje responde es desde el eje particular, desde una posición moral sintiéndose culpable por un accionar, terrorista y anticapitalista, que en términos de su época y cultura no serian aceptados. Desde este eje particular, la valoración de las acciones tomará como referencia los valores compartidos socialmente. Lo que lo acongoja al personaje es una culpa moral y tratará de remendarla acorde a los valores morales que lo rodean, desde el sistema de códigos compartidos por el grupo dentro del cual se establece lo que está bien o mal. Sólo irrumpiría la singularidad en caso de que hubiera en el recorte cinematográfico un tiempo 3, donde se asumiera por parte del personaje una responsabilidad subjetiva y quedara establecida la singularidad del sujeto en acto, donde se interpele al sujeto más allá de las fronteras del yo. En el campo de la responsabilidad subjetiva, los motivos de la acción responsabilizan al sujeto, ya no solo su accionar, sino las causas del mismo. “Se confronta al sujeto con aquello que perteneciéndole le es ajeno” (Salomone, G. Z., 2006)
Siguiendo a Salomone, podemos decir que responder por los actos posee un carácter jurídico y moral a la vez. “El sujeto debe responder tanto en relación al Otro Social como al Otro de la ley” (Salomone, 2006) En el recorte establecido de “El club de la pelea” nuestro personaje sólo se ubica en el campo de la moral, sustrayéndose de la responsabilidad subjetiva y por tanto no confrontándose al campo de la verdad que lo determina.

Hipótesis Clínica
Algo emerge en el segundo tiempo desligado de lo particular, y la hipótesis lo que hace es tratar de religarlo buscando una explicación a su presencia. (Domínguez, 2006) En relación a esto, lo que podemos plantear sobre este recorte de la película, es que vemos en el transcurso de la misma un predominio de la pulsión de muerte sobre Norton. La “pulsión de muerte” es definida, según el diccionario de Psicoanálisis de Laplanche y Pontalis como “… una categoría fundamental de pulsiones que se contraponen a las pulsiones de vida y que tienden a la reducción completa de las tensiones, es decir, a devolver al ser vivo al estado inorgánico. Las pulsiones de muerte se dirigen primeramente hacia el interior y tienden a la autodestrucción; secundariamente se dirigirían hacia el exterior, manifestándose entonces en forma de pulsión agresiva o destructiva” (Laplanche y Pontalis, 1996)
En el personaje de Edward Norton vemos como, para aliviar sus padecimientos, su sufrimiento por el insomnio, acude a reuniones de ayuda para enfermos terminales, se genera una especie de adicción de él sobre esto. Parece ser que el hecho de estar con gente que está al borde de la muerte, a él lo alivia.
Además puede verse este predominio en la creación misma del club en donde luchan a los golpes, hasta sangrar, y luego obviamente en la creación del proyecto, el cual tiene por objetivo, tal como lo mencionamos antes, terminar con el capitalismo, el consumismo. Para esto, destruyen absolutamente todo lo que tenga que ver con este ideal, hasta su propia casa, la cual estaba decorada con las cosas más caras del mercado. Para esto Norton crea “un amigo imaginario”, sobre el cual deposita todos estos deseos, y los lleva a cabo.
Pero, debemos decir que esto no lo encontramos ya hacia el final del film, luego de que Norton es interpelado por la muerte de su amigo Bob, nos arriesgamos a decir que vemos en Norton un cambio hacia predominio de la pulsión de vida, sobre la de muerte. Siguiendo con las definiciones del diccionario de psicoanálisis, podemos decir que estas “Tienden a constituir unidades cada vez mayores y a mantenerlas. Las pulsiones de vida, que se designan también con el término «Eros», abarcan no sólo las pulsiones sexuales propiamente dichas, sino también las pulsiones de autoconservación”. (Laplanche y Pontalis, 1996). Norton ahora, comienza a luchar contra su otro yo, ese otro yo que lo domina a él, que lo lleva a hacer las cosas que hace. Norton lo quiere hacer desaparecer, de hecho lo logra, entonces es en base a esto que vemos que podemos sostener que en este recorte de la película que hicimos, hay predominio de la pulsión de vida.
Nos parece licito aclarar que esta hipótesis clínica aquí planteada no es más que una construcción propia, de un recorte particular de la película, con lo cual puede no ser la hipótesis clínica central del film.

Bibliografía
*Ariel, A. (1994). “Moral y Ética. Una poética del estilo”. En El estilo y el acto. Ediciones Manantial, Buenos Aires.

*D’Amore, O.: “Responsabilidad y culpa.” En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.

*Domínguez, M. E.: “Los carriles de la responsabilidad: el circuito de un análisis”. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.

*Laplanche, Jean & Pontalis, Jean-Bertrand, “Diccionario de Psicoanálisis”, traducción Fernando Gimeno Cervantes, Paidós, Barcelona, 1996

*Lewkowicz, I. (1998). “Particular, Universal, Singular”. En Ética: un horizonte en quiebra. Cap. III. Eudeba, Buenos Aires.

*Michel Fariña, J. (1998) “Lo universal-singular como horizonte de la ética.” (Cap. IV). . En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.

*Michel Fariña, J.J. “Responsabilidad: entre responsabilidad y azar”

*Mosca, J. C. (1998). “Responsabilidad, otro nombre del sujeto”. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.

*Salomone, G. Z.: “El sujeto autónomo y la responsabilidad”. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.

*Salomone, G. Z.: “El sujeto dividido y la responsabilidad”. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: