Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2009 > El corredor nocturno >

por 

Psicología Ética y Derehos Humanos
2° Parcial

Cat. I: Prof. Tit. Reg. Juan Jorge Michel Fariña
Prof.: Lic. Soledad Pérez Michielli
Comisión: 18
Alumna: Claudia Elena Iglesias

Buenos Aires, 2° cuatrimestre 2009

La película seleccionada para la realización del presente trabajo es “El corredor nocturno”, cuya sinopsis es la siguiente:
Eduardo López es un jóven gerente en una compañía de seguros, quien corre todas las noches para liberarse del estrés que le provoca su actividad laboral. Está casado, tiene dos hijos pequeños y un buen nivel de vida. En el aeropuerto, a raíz de un viaje de negocios se cruza con Raimundo Conti, al que cree haber visto previamente en alguno de sus viajes. Desalentado por el resultado de su gestión en Italia, vuelve a trabajar y el encuentro que tiene con la viuda de Iribarne, el gerente anterior a quien López reemplaza en su función, da lugar a una conversación con un antiguo empleado de la compañía quien le recuerda los métodos poco adecuados desde un punto de vista moral que López utilizó para acceder a su actual puesto. A esto se suma el asedio en el que se ve envuelto por el misterioso personaje de Conti, quien da pruebas de conocer todos los detalles de su vida actual y pasada, ejerciendo un poder y un control sobre él bajo la idea de una supuesta amistad y de subordinación, aunque en la película no queda demasiado claro que significación le otorga a estos conceptos. Durante la historia se van dando ciertos flash back respecto de las condiciones en que se dio su anterior ascenso que lo enfrentará a tomar una decisión en la misma dirección o a buscar una nueva forma de abordar su situación actual.
A fin de poder establecer el circuito de la responsabilidad subjetiva, en primera instancia se intentará dar cuenta de los tiempos implicados en el mismo.
El tiempo uno, es el tiempo donde se realiza una acción determinada en concordancia con el universo de discurso en el que el sujeto se halla inmerso y
que, se supone, se agota en los fines para los que fue realizada 1.
1 Dominguez, M.E.:“Los carriles de la responsabilidad: el circuito de un análisis“, en “La transmisión de la ética, clínica y deontología“, pág.135
En el caso del film, se sitúa en el viaje de negocios que Eduardo López realiza para tratar de conseguir la firma de unos contratos con la consecuente importancia que esto implica para la situación económica de la compañía.
Esta acción con un objetivo determinado se ve confrontado con un segundo tiempo donde el universo particular soportado en las certidumbres yoicas se quiebra posibilitando la emergencia de una pregunta sobre la posición que el sujeto tenía al comienzo del mismo. Es el tiempo de la interpelación, ya que la consistencia del sujeto en sus dichos se ve cuestionada e implica que la acción emprendida por el sujeto fue más allá o más acá del objetivo. El sujeto es interpelado por aquello que, aunque vivido como ajeno, le pertenece y perturba su atención conciente confrontándolo a un punto de sin sentido 2. Esa hiancia, ese punto de inconsistencia lo interpela, llama al sujeto a responder. Esta interpelación (tiempo 2) del circuito es lógicamente anterior al tiempo 1. Este segundo tiempo se evidencia cuando López conversa con un antiguo empleado acerca de Iribarne, el gerente que falleció y al cual está reemplazando en su función. Cuando consulta con este empleado acerca de la liquidación final que fuera abonada oportunamente a la viuda, éste le responde que no se le abonó lo que le correspondía ajustándose la compañía a “la letra chica del contrato”. Le confiesa, además, que no comprende el motivo de su preocupación ya que él mismo (López) había autorizado esa liquidación además de haber utilizado recursos poco escrupulosos para ascender y ocupar su actual puesto de gerente
Es a partir de ciertas imágenes de su pasado que recuerda su proceder y aparece la culpa. La culpa, en López, tiene que ver con la figura del remordimiento respecto a no estar presente en el ámbito familiar,
2 Salomone, G: “El sujeto dividido de la responsabilidad“, en “La transmisión de la ética, clínica y deontología“, pág. 127
cuestionamientos sobre su posición en la pareja y sobre su proceder en el ámbito laboral.
Es la culpa la que produce la ligazón entre el primer y segundo tiempo y que velan y develan algo de la responsabilidad oculta. La interpelación subjetiva es la puesta en marcha del circuito, luego la culpa ob-liga una respuesta ad hoc a la interpelación resignificando el tiempo uno. La culpa hace a la retroacción, hace que se retorne sobre la acción por la que se debe responder. Las figuras de la culpa (remordimiento, arrepentimiento, etc.), son entendidas como modos desplazados en el yo de la responsabilidad ausente en el sujeto. La culpa como reverso de la responsabilidad es el pago de la deuda con el deseo, que arroja al sujeto al destino particular de lo moral al cierre de lo ético , de una dimensión por el peso real de la culpa en lo óntico 3
Lacan propuso en el seminario sobre la ética que la única cosa de la que puede ser culpable un sujeto es de haber cedido en su deseo. Renuncia al deseo para gozar del sometimiento. Freud señala que cuanto más se renuncia al deseo, más acomodamiento a las demandas del superyó y paradójicamente más culpable se siente el sujeto.
Esto le pasa a López cuando Conti lo incita a revelarse contra su aparente postura de aceptación de su realidad y de sometimiento a la misma.
Apelando al après coup freudiano, para poder retroactivamente hallar en el lazo asociativo entre los tiempos uno y dos, se construye la hipótesis clínica que ubica la naturaleza de esa ligadura. La hipótesis clínica le devuelve algo al sujeto que no sabe, es algo que el sujeto no puede decir de sí mismo. Deberá dar cuenta del accionar del sujeto y de su posición en dicha situación, así como
3 Mosca, J.C.: “Responsabilidad: otro nombre del sujeto“, en “Etica un horizonte en quiebra”, pág. 123
también cual es su posición subjetiva con relación a su deseo.
La hipótesis clínica, es pensada para el personaje de Eduardo López como una posición de omnipotencia, de vale todo que puede recortarse en un lugar de negación de la propia falta, posición que se ve interpelada en el tiempo dos a partir de la figura del remordimiento.
Hay dos categorías que habilitan el circuito: por un lado, la necesidad entendida como aquello que funda la situación, como aquello que no puede revertirse, que para el caso de Eduardo podría pensarse como la necesidad de lograr una posición laboral exitosa aunque sea basada en la falta de miramientos y donde absolutamente todo es válido para permitirle brindar cierto nivel de vida a su familia; y por otro el azar como aquello en lo que el sujeto no participa, eso inesperado e impensado que le ocurre al sujeto y lo toca de cerca, que podría enmarcase como el encuentro casual entre López y Conti en el aeropuerto que será el comienzo de toda la conflictiva que se desarrolla a lo largo de la película.
La responsabilidad subjetiva se abre como una grieta entre la necesidad y el azar. Surge, en la dimensión ética, de esa hiancia en lo simbólico que, en tanto campo de indeterminación, llama al sujeto a responder, produciéndolo.
Es el sujeto como efecto de la palabra que lo divide, que el yo experimenta como un punto de inconsistencia 4.
Finalmente, es necesario un tercer tiempo que verifique esta responsabilidad subjetiva, una toma de posición en relación a lo universal inscribiendo un acto que produzca un sujeto. Allí es donde se pone en juego el eje universal-singular y su lógica del no-todo. El tiempo tres es la instancia del acto ético que viene a diluir la culpa por el hecho de advenir una responsabilidad frente al deseo donde
4 Salomone, G: “El sujeto dividido de la responsabilidad“, en “La transmisión de la ética, clínica y deontología“, pág. 128
el sujeto se reconoce como deseante. Es la responsabilidad del sujeto frente a aquello que desconoce de sí mismo, ya que no se trata del sujeto del enunciado, de la voluntad e intención. Es el tiempo de la singularidad, del acto que da lugar a un cambio de posición subjetiva. El efecto sujeto es también una respuesta a la interpelación pero desde una dimensión ética que implica la noción de acto en que se produce un sujeto de deseo inconciente 5.
Es un acto como una decisión tomada por fuera de los otros, implica una decisión por fuera de lo moral, que implica consecuencias para quien lo produce y también para lo otros en cuanto ven la dimensión del acto.
En el caso de Eduardo López no se puede ubicar este tercer tiempo. El circuito se cierra en la anestesia de la intelectualización o de la proyección.
Se produce un cortocircuito en el que el personaje elije sostenerse en la misma posición de omnipotencia respecto de su nuevo ascenso, vendiendo su alma al diablo y no pudiendo establecer una relación más ética con el deseo, que no implica la satisfacción del mismo sino un punto en el cual él pudiera apropiarse de su condición deseante.
La respuestas, como en el caso de Eduardo López, que no pueden dar cuenta de una responsabilidad subjetiva, no dan lugar a la singularidad y al advenimiento de un nuevo sujeto, quedándose entonces en el eje de lo particular respondiendo desde el plano moral.
El personaje con tal de no ceder en su deseo para no caer en la culpabilidad apela a un vale todo. D´Amore lo ubica en la posición de cretinismo que entra en el “todo” del deseo, en la línea del fiel de la balanza como contrapeso imaginario de la interpelación.
5 D´Amore, O.: “Responsabilidad subjetiva y culpa”, en “ La transmisión de la ética, clínica y deontología”, pág. 154
Bibliografía
 Ariel, A: La responsabilidad frente al aborto. Ficha de Cátedra. Mimeo.

 D´Amore, O: Responsabilidad y culpa. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.

 Michel Fariña, J & Gutiérrez, C. (1996): Veinte años no es nada. Causas y azares. Número 3, Buenos Aires.

 Mosca, J. C. (1998): Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.

 Salomone, G.Z.: El sujeto dividido de la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: