Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2009 > El gran truco >

por 

Trabajo Monográfico
Análisis de un Film, novela o texto literario.

Asignatura: Psicología, Ética y Derechos Humanos (Cátedra I)
Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires.

Titular: Juan Jorge Michel Fariña

Profesor: Alejandro Ollier
Giselle Sajanovich

Comisión Nº: 24

Alumnos: Poliak, Violeta L.U.: 28.460.603/0 Tel.: 15-5458-7040
Mangieri, Juan Pablo L.U.: 28.755.799/0 Tel.: 15-5728-1544

Cuatrimestre: Segundo

Año: 2009

CONSIGNA DE EVALUACIÓN

Elija un film, un texto literario o alguna otra producción narrativa en la que se despliegue y pueda ser recortada una singularidad en situación. En caso de elegir una creación cinematográfica, la misma debe haber sido realizada entre el año 2005 y el presente (salvo condiciones excepcionales, las cuales deben ser autorizadas por el docente a cargo de la comisión de trabajos prácticos).
En ese recorte, escoja a un sujeto que tome una decisión comparable, en términos teóricos, a la de Ibbieta, el personaje del cuento “El Muro” de J. P. Sartre.
Analícela ubicando sus coordenadas en los tiempos lógicos del circuito de la responsabilidad y explicitando la hipótesis clínica que establezca respecto de qué debe responder el sujeto, en términos de responsabilidad subjetiva.
Incluya las referencias relativas a las categorías de necesidad y azar, así como a las de culpa y responsabilidad.
Articule con las categorías trabajadas a propósito de: la ética como horizonte en quiebra; el acto ético; lo universal-singular; la moral de lo particular y –si resulta pertinente– el efecto particularista.

FILM SELECCIONADO: “El Gran Truco” (The Prestige)
AÑO: 2006
DIRECTOR: Christopher Nolan
GENERO: Drama / Misterio

REPARTO:
ACTOR EN EL PAPEL DE
Hugh Hackmann Robert Angier
Christian Bale Alfred Borden / Fallon
Michael Caine Cutter
Scarlett Johansson Olivia Wescombe
David Bowie Nikolai Tesla
Piper Perabo Julia McCullogh
Rebecca Hall Sarah

EL GRAN TRUCO
Cada truco de magia consiste en 3 partes o actos:
La primera se llama "La promesa". El mago nos muestra algo común, un mazo de cartas, un pájaro, o un hombre. Nos muestra un objeto, quizás nos pida que lo examinemos para que veamos si es real, inalterado y normal. Pero lo más probable es que no lo sea.

El segundo acto se llama "El giro". El mago toma el objeto común y lo convierte en extraordinario. Ahora bien, uno busca el secreto pero no lo encuentra, porque claro, en realidad no está mirando. Uno no quiere saber. Uno quiere que lo engañen, pero todavía no aplaude, por que hacer desaparecer algo no es suficiente. Uno debe hacerlo aparecer nuevamente.

Es por eso que los trucos de magia tienen un tercer acto. Es la parte más difícil, la parte que llamamos "El Prestigio".
(Fragmento textual de la película).

La película posee muchas situaciones que, si bien son importantes para entender mejor la trama, no ahondaremos en aquellos detalles que no son pertinentes para el análisis que haremos:
El film está ambientado a finales del siglo XIX. Cuenta la historia de 2 magos que recién comienzan a transitar el mundo de la magia, Robert Angier y Alfred Borden. Ambos dedican su vida en pos de ser reconocidos como los mejores, lo cual en el transcurso de la película esto se torna en una obsesión sin límites. En un comienzo ambos son compañeros y trabajan como ayudantes de un mago reconocido en un truco de escapismo donde una mujer es puesta en un tanque lleno de agua, maniatada y con la compuerta del tanque cerrada con candado. Tanto Angier como Borden, que se encuentran entre el público, son elegidos en cada acto por la mujer (actual esposa de Angier), simulando que no se conocen para que éstos le hagan el nudo en las manos y en los pies antes de ser introducida en el tanque y para hacerle creer al publico que ninguno de los dos forma parte del truco.
El truco se desarrolla bien hasta que ocurre una tragedia, en la cual la mujer de Angier no logra liberarse de sus ataduras y muere ahogada, provocando el enfrentamiento entre ambos (Angier culpa a Borden porque sospecha que le hizo otro tipo de nudo, diferente al que hacían cotidianamente). A partir de este momento se comienza a gestar un ciclo de competencia y venganza hasta puntos que rozan la muerte.
Ambos están obsesionados en descubrir y superar los trucos del otro y dedican todo a eso. En el medio de estas idas y venidas de carrera competitiva cueste lo que cueste, Alfred Borden conoce una mujer de la cual se enamora y tienen una hija. Con el transcurrir del tiempo decide salir nuevamente al escenario, esta vez con un truco que le empieza a dar el reconocimiento del público (entraba por una puerta y al momento que la cerraba abría otra puerta a unos 10 metros de distancia y salía por ahí). El éxito se debe en parte a que tiene un hermano gemelo que participa de los trucos haciendo de Borden, dando la ilusión de transportarse de un lugar a otro. Angier no puede descifrar como es que realiza el truco, lo cual lo obsesiona aun más por averiguarlo.
La existencia de este hermano gemelo es un hecho que sólo ellos conocen y la decisión de mantenerlo así es en pos del acto de magia, pero esto va afectando dramáticamente la vida de Borden, quien sin embargo sigue manteniendo la farsa. Ambos hermanos están presentes la mayor parte del tiempo y cuando uno hace de Borden, el otro hace de un ingeniero que se encarga de preparar los trucos, al cual se lo llama Fallon; está maquillado y disfrazado para no ser reconocido. (NOTA: De ahora en más nos referiremos al hermano de Borden como Fallon, a pesar de que ambos alternan roles, nos es más fácil tanto para nosotros como para el lector de este trabajo.)
Habiendo pasado muchas situaciones de encarnizada competencia, Robert Angier vuelve con un truco de magia el cual consiste básicamente en lo mismo que realiza Borden, con la diferencia de que logra desaparecer del escenario y aparecer en los palcos de arriba del anfiteatro, del lado del público y todo esto en 1 segundo y con la previa llamada a gente del público para que revise la zona donde el truco se realiza. Como nos viene mostrando la película y como es de esperarse, ambos hermanos Borden van al show de Angier a ver el truco el cual los sorprende de una forma que no esperaban que lo haga. La mayor sorpresa deviene cuando ninguno de los dos puede descifrar como es que hace el truco y como hace para aparecer en tan poco tiempo a tanta distancia. Van unas cuantas veces más a ver el show, se quedan después del mismo en la parte trasera del teatro para ver qué cosas salían que les pudiera dar una pista sobre el secreto del acto de magia, pero no logran llegar a una solución al enigma que les plantea el truco de Angier.
Luego de discutir entre ellos respecto a esto, Borden decide no volver más al teatro a ver a Angier, ni obsesionarse más con la forma en que el truco era realizado, argumenta “-ya está, dejémoslo seguir” a lo cual el hermano acepta pero no obedece. Esa misma noche vuelve nuevamente a ver el acto y con una decisión tal que se ofrece de voluntario para inspeccionar la zona e inclusive se adentra en el sótano del escenario a la fuerza para descubrir cómo era hecho el truco. Al llegar al lugar que se encuentra exactamente debajo de donde Angier estaba ejecutando su acto, observa que hay un contenedor de agua lleno que se había utilizado para otro truco. En el preciso instante que en la parte superior se producía la desaparición, Fallon observa como Angier cae dentro de este contenedor al abrirse una compuerta de arriba. Se produce una acción en cadena donde se cierra automáticamente el tanque de agua y Angier comienza a ahogarse y a tratar de salir. Fallon a pesar de que intenta ayudarlo tratando de romper el vidrio, no lo logra y Angier muere ahogado. Esto provoca que incriminen a Fallon y lo acusen de asesinato. El tribunal falla en contra y es condenado a muerte como Borden (dado que al show no fue disfrazado). Esto obliga al verdadero Borden a tener que disfrazarse y mantenerse como Fallon todo el tiempo. Aún estando en prisión uno de los dos gemelos, ambos continúan el encubrimiento.
Estando en la cárcel, Fallon recibe la visita de un abogado que viene en representación de un tal Lord Caldlow, le informa que su cliente está interesado en los trucos de magia y en particular sobre su truco de transportación. Fallon al principio niega revelar los trucos, pero el abogado le informa un detalle que lo hace ceder. La hija de Borden quedaría bajo la tutela de este tal Lord Caldlow, dado que se encuentra en una buena posición económica y social como para mantener a la niña. El abogado le comenta además de que la niña no podría quedar con su ingeniero (el actual y verdadero padre que ahora se encuentra disfrazado como tal) dado que no tiene una posición económica sustentable y además no posee historia como para darle el cuidado de un niño. Fallon cede a la petición y acepta entregarle los trucos, así lo hace, le entrega todos los trucos pero sin darle la solución final con el fin de solicitar ver una vez más a la niña. El abogado acepta la petición. La niña es traída nuevamente a la cárcel para ver a su padre (que en realidad no lo era, sino Fallon, el hermano gemelo), lo que más llama la atención es que la persona que se la trae no es nada más ni nada menos que Angier que supuestamente había muerto. No comentaremos por qué ni cómo es que esto ocurre dado que no nos es útil a nuestro trabajo, simplemente continuaremos con la escena que procede a la comentada para ya poder comenzar a realizar el análisis.
Fallon se ve con Borden el mismo día de la ejecución. En esta escena, que dura 4 minutos se puede ver que le pide perdón por cada situación trágica de la película. Le pide perdón por ir al teatro y no cumplir con lo que acordaron, le pide perdón por su esposa Sarah (la cual se suicida dado que notaba que su marido un día era de una forma y otro día tenía un comportamiento diferente debido al cambio de roles que hacían constantemente ambos durante toda la película), se disculpa por cada hecho del cual nunca antes en la película se vio ni siquiera un dejo de culpa. Así se lo llevan a la horca y sus últimas palabras son “-Abracadabra”.

Si bien esta es una película muy compleja, nuestro trabajo se centrará en el personaje de Fallon (hermano de Borden), para lo cual tomaremos las escenas finales, a partir del momento en que asiste a ver el espectáculo de Angier. Nuestro objetivo será ubicarlo en los tiempos lógicos del circuito de la responsabilidad y analizar si efectivamente se puede observar un cambio de posición subjetiva.

La responsabilidad en sentido jurídico se sustenta en la noción de sujeto autónomo y de realidad objetiva, dejando por fuera a aquellos sujetos que no se encuentren en pleno uso de la conciencia en el momento del hecho (insanía, emoción violenta, etc.). En cambio, la responsabilidad subjetiva se asienta en la noción de sujeto del inconsciente y responde a una realidad psíquica. Desde este enfoque, el sujeto es responsable de aquello que desconoce de sí mismo.
El circuito de la responsabilidad es una construcción teórica, compuesta por tres tiempos con una lógica retroactiva. Podemos ubicar un tiempo 1 en el cual se realiza una acción determinada que, se supone, se agota en los fines para los que fue realizada. Este primer tiempo lo podemos ubicar en la película en la siguiente escena:
Fallon, a pesar de haber acordado con Borden, no volver a ver el truco de magia de Angier, decide ir igual y prestarse como voluntario para revisar la maquina y descubrir cómo es realizado el truco, forzando la entrada a la parte baja del escenario con el único propósito de conocer el secreto.
Esta acción responde a una decisión conciente de Fallon, que responde a un estado de necesidad, ya que puede optar por ir a ver el acto, o no. Su objetivo es claro, conocer el secreto del truco de magia, y no muestra más que eso, a pesar de constituir un acto ilegal, al forzar la entrada a un lugar no autorizado. Pero no nos interesa la responsabilidad jurídica de Fallon, ni tampoco determinar si actuó bien o mal. Nuestro objetivo es indagar sobre la responsabilidad subjetiva, referida a la singularidad del sujeto en acto.

El tiempo 2 del circuito de la responsabilidad, es el momento en el que ocurre un efecto no previsto que señala un exceso en lo acontecido, quebrando el universo particular que hasta el momento lo sostenía, y que interpela al sujeto sobre el tiempo 1, resignificándolo. La interpelación subjetiva es un llamado al sujeto de la palabra, quien debe responder por su acto. La culpa lo obliga a responder, no hay manera de no hacerlo. La cuestión es de qué manera lo hace.
En la película, podemos ubicarlo en el momento en que Fallon, ya estando encarcelado, se entera que la hija de Borden será entregada en tutela a un tal Lord Caldlow, el cual no es ni más ni menos que Angier. Si bien luego de la decisión de asistir al acto, Fallon es encarcelado y condenado a muerte, hasta este momento no se lo ve afectado por nada de lo acontecido. Recién en esta escena comienza a interpelarse respecto al tiempo 1. En esta parte se puede observar una cantidad de emociones mezcladas que se suceden una a la otra. Sorprendido en principio al ver a Angier, aquí es donde se muestra por primera vez en toda la película, impotente, desesperado. A pesar de todas las tragedias ocurridas durante la película, esta escena es la que lo golpea subjetivamente.

Interpelación subjetiva

Decisión de asistir Su sobrina se queda
al acto con Angier

Como respuesta a la interpelación subjetiva, se abre un abanico de posibilidades: la respuesta culpógena, la proyección, la negación, la formación sintomática, entre otras. Todas son maneras de responder a la interpelación, pero se diferencian del efecto sujeto, correspondiente al tiempo 3 del circuito, tiempo de la responsabilidad subjetiva. El efecto sujeto es también una respuesta a la interpelación, pero ingresamos aquí a una dimensión ética.
En la escena siguiente donde Fallon está a minutos de ser ejecutado en la horca, tiene unas palabras con su hermano, con el cual se disculpa por no respetar el pacto que habían hecho de no ir al show; también lo hace por lo ocurrido con Sarah (esposa de Borden). Le pide además que viva la vida por los dos y le pasa una bolita roja la cual usaban en su truco de magia que tanto éxito les dio. Podemos observar en él cierto arrepentimiento.
La culpa se presenta en Fallon bajo la modalidad autorreferida. Pide disculpas y reconoce que se equivocó. Sin embargo, “la equivocación es una coartada para la recomposición yoica, es un recurso de la conciencia moral para rectificar el rumbo errático del deseo” [1]. Por lo tanto, en este caso, la culpa oculta algo de la responsabilidad, deteniendo así, el advenimiento del sujeto. La respuesta a la interpelación es del orden de lo particular.
No alcanza el reconocimiento de lo que ocurrió y el arrepentimiento para ubicar aquí un tiempo 3, el tiempo de la asunción de la responsabilidad subjetiva, ya que para que esto suceda, debe haber un atravesamiento de la culpa que dé lugar a un cambio de posicionamiento subjetivo, diferente a la del sujeto del tiempo 1. Esto constituye un acto ético, que no se aplica en este caso.

En relación a la hipótesis clínica, creemos que a lo que debe responder Fallon es a su deseo de querer ser el mismo, tener una identidad diferente a la de su hermano. En el transcurso de toda la película, van aconteciendo sucesos donde Fallon, sin intención manifiesta, provoca situaciones que ponen en juego la vida construida de su hermano, Borden, el cual ambos forman parte al intercambiarse los roles. En diferentes situaciones, Fallon demuestra esto.
Creemos que hay un deseo de querer ser descubierto, en todas sus acciones, y por primera vez el va a hacer algo diferente al hermano, algo propio y exclusivo de él, será ejecutado. El pasar la bola es un acto, metáfora de separar sus vidas, esta vez no para aparecer por otra puerta como su hermano y engañar al público con la ilusión de ser el mismo Borden, sino para abrir cada uno su puerta, separarse y definirse como sujetos independientes, rompiendo la ilusión, diciéndole al hermano que “viva por los dos” (manifestando que nunca fue él hasta ese momento), habiendo logrado el mejor truco de magia que pudiera realizar, formar de un sujeto compartido, dos sujetos diferentes, teniendo un destino e identidad diferentes. Es por esto que muy bien lo expresa Fallon antes que lo ahorquen exclamando en sus últimas palabras: “-Abracadabra”.

Para finalizar, nos referiremos al epígrafe que se encuentra al comienzo de nuestro trabajo (ver página 4), el cual pertenece al inicio de la película, la cual nos recibe con una explicación acerca de cómo está constituido un truco de magia. La descripción dada al respecto, divide al truco de magia en tres partes o actos. Nos llamó bastante la atención debido a que pudimos analogar esta escena al circuito de la responsabilidad.
El primer acto es definido como “La Promesa”, básicamente es la puesta en escena, la muestra de un objeto el cual a simple vista es común, cotidiano e inalterado, con las propiedades propias del objeto en sí, pero aclara al final que lo más probable es que no sea tan común como se muestra. Esto podemos articularlo con el tiempo 1 de la responsabilidad donde el sujeto realiza un acto que a simple vista se muestra como nimio, normal y solo tiene como objetivo algo que se agota en el acto mismo. Relacionando teoría y película, establecemos que este tiempo 1 de responsabilidad es “La Promesa” de que eso no será lo mismo en un segundo momento. Así es como sucede y así es como lo llama la película al segundo acto. “El Giro”, es cuando este objeto común es convertido en extraordinario, donde uno busca el secreto, pero no lo encuentra, porque en realidad, no está mirando, uno no quiere saber. Esta descripción, tomándola desde la irrupción inconsciente que golpea al sujeto de la conciencia, se anida al tiempo 2 donde el sujeto es sorprendido, hace que aquello que el sujeto sostenía se vea sobrepasado por esta nueva situación que resignifica al tiempo 1, provocando un “Giro”.
El tercer acto lo define como “El prestigio”, describiéndola como la parte más difícil y que cierra el ciclo del acto en sí. El tiempo 3 de la responsabilidad también es la parte más compleja para un sujeto dado que supone un cambio de posición respecto de un tiempo 1 y que no siempre se llega a él.
En Fallon se observan muchas situaciones, más allá de las descriptas, donde se exterioriza su disconformidad en relación a poder tener una identidad propia, separada de la de su hermano (no manifestada concientemente). Intenta tener una pareja, manifiesta su enojo frente a la esposa de su hermano haciéndose pasar por Borden (como siempre acostumbraban a hacer ambos gemelos), hasta no obedece al pacto establecido de no ir al show. Su constante puja por querer ser otro, tener autonomía por sí mismo, ser identificado por alguien que no sea Borden, lo mueve hasta terminar encarcelado.
Es verdad que él no es autor del asesinato de Angier, es parte de una trampa que le tendieron. Pero eso no es lo que importa, vemos como logra liberarse de eso que tanto lo tenía en silencio y que le molestaba. Hizo falta los tiempos descriptos en el análisis para que se produzca la interpelación en el. Basándonos en las escenas de la película no podríamos decir que existe el tiempo 3, pero si podríamos dar un paso más como una interpretación para una conclusión de dejar la pregunta. A pesar de conocer que era inocente del asesinato, dado que se entera un tiempo antes de que lo maten, no impide ni lucha por desenmascarar la trampa ni se lo ve después desesperado por la injusticia, sino todo lo contrario, hay una aceptación de la condena, una disculpa sincera al hermano ¿Esto no supondría que el sujeto cambio de posición subjetiva por el hecho de asumir esa responsabilidad de todo lo acontecido? y ese cambio ¿no se manifiesta por la vía de aceptar esa condena desde el lado de la asunción de la pena de muerte?. La condena no es aceptada por el lado del asesinato a Angier, es asumida desde el sujeto por las decisiones que nunca causaron ningún tipo de interpelación en el sujeto pero, que todas a la vez se ven puestas a la luz al haber pasado por el tiempo 2 y 3.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: