Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2009 > El hijo de la novia >

por 

Facultad de Psicología

Psicología, Ética y Derechos Humanos
Cátedra I
Prof. Tit. Reg. : Juan Jorge Fariña

• Profesora: Lic. Soledad Perez Michielli
• Alumnas:
María José Tucci. DNI:29316178
Daniela Zavala. DNI:32559488
• Comisión: 18

CONSIGNA DE EVALUACIÓN

Elija un film, un texto literario o alguna otra producción narrativa en la que se despliegue y pueda ser recortada una singularidad en situación. En caso de elegir una creación cinematográfica, la misma debe haber sido realizada entre el año 2005 y el presente (salvo condiciones excepcionales, las cuales deben ser autorizadas por el docente a cargo de la comisión de trabajos prácticos).

En ese recorte, escoja a un sujeto que tome una decisión comparable, en términos teóricos, a la de Ibbieta, el personaje del cuento “El Muro” de J. P. Sartre.

Analícela ubicando sus coordenadas en los tiempos lógicos del circuito de la responsabilidad y explicitando la hipótesis clínica que establezca respecto de qué debe responder el sujeto, en términos de responsabilidad subjetiva.

Incluya las referencias relativas a las categorías de necesidad y azar, así como a las de culpa y responsabilidad.

Articule con las categorías trabajadas a propósito de: la ética como horizonte en quiebra; el acto ético; lo universal-singular; la moral de lo particular y –si resulta pertinente– el efecto particularista.

EL HIJO DE LA NOVIA

Dirección:Juan José Campanella
Interpretación: Ricardo Darín (Rafael Balverde), Héctor Alterio (Nino Balverde), Norma Aleandro (Norma Balverde), Eduardo Blanco (Juan Carlos).
País:Argentina.
Año: 2001.

Sinopsis:
El protagonista de la película es Rafael Balverde, de 42 años, el cual se encuentra en un momento de su vida donde no se siente a gusto con nada.
Rafael se encuentra separado, nuevamente en pareja con una mujer más joven que el y tiene una hija que tuvo con su mujer anterior.
Vive sumamente pendiente y haciéndose cargo de cada uno de los problemas que surgen en el restaurante familiar que el dirige. Rafael siempre se encuentra nervioso e irritable. Su vida gira entorno a ese negocio, a tal punto que llega a descuidar a sus afectos. Su madre (Norma), quien padece mal de Alzheimer, se encuentra internada en un geriátrico y el no la visita hace más de un año.
Con su padre (Nino), mantiene una relación superficial, sin darle el lugar que el merece.
El stress que posee el personaje es tan grande que termina desencadenando un infarto, que lleva a Rafael a rever su situación, y a plantearse nuevos caminos para su vida.
Este infarto produce en Rafael, una reacción de valoración hacia sus afectos y hacia su vida personal, toma una nueva visión de cada una de las cosas que le suceden.
Finalmente el protagonista, decide vender el restaurante familiar y poner uno propio, se reencuentra con un viejo amigo de la infancia (Juan Carlos) quien lo ayuda a valorar la familia que Rafael tiene, cuando sin embargo él perdió a su esposa y su hija en un accidente.
Rafael, luego del suceso del infarto, asume una relación más comprometida y unida con su hija y da lugar a que broten sus verdaderos sentimientos. El protagonista decide entablar una relación mas seria con su pareja y se dispone a ayudar a su padre a cumplir el sueño de su madre que es casarse por iglesia.

ANALISIS
A partir del film elegido, proponemos articular un fragmento de la vida del protagonista (Rafael) con el Circuito de la Responsabilidad Subjetiva y también se intentara hacer referencia a las categorías de necesidad y azar y, por último, se tratara de establecer una hipótesis clínica.
Respecto a la Responsabilidad subjetiva, podemos decir que “… se configura a partir de la noción de sujeto del inconsciente, sujeto no autónomo que, por definición no es dueño de su voluntad e intención…”
En relación al Circuito de la Responsabilidad Subjetiva podemos decir que se encuentra conformado por tres diferentes momentos:
El primer tiempo es “donde se realiza una acción determinada en concordancia con el universo de discurso en que el sujeto se halla inmerso y que se supone que se agota en los fines para los que fue realizado”
Este tiempo implica que el sujeto lleva adelante una acción con un objetivo determinado y cree que al alcanzar dicho objetivo concluye la acción. Es el tiempo de la afirmación.
En el protagonista del filme este tiempo lo podemos ver en el fragmento donde Rafael sufre un infarto, es internado y cuando se despierta le confiesa a su novia Natalia que el tiene un sueño, que es el de irse a México, “mandar todo a la mierda” y poder vivir en paz. El infarto fue la consecuencia del ritmo de vida acelerado, tanto corporal como psíquico, que el personaje venia llevando hasta el momento.
El segundo tiempo del Circuito de la Responsabilidad implica una interpelación al sujeto por aquello que vivido como ajeno le pertenece y perturba su intención consciente, confrontándolo a un punto sin sentido.
Este segundo tiempo está caracterizado por los indicios de que algo de lo que estuvo haciendo el sujeto, resulta disonante. En este tiempo, el de la interpelación, es en donde el universo particular sostenido se resquebraja, provocando la aparición de una pregunta en relación a la posición del sujeto que daría lugar al acto.
En la vida de Rafael este segundo tiempo sucede cuando tiene una charla en un bar con su novia y ella le dice que no sabe si está enamorada de el y que tiene pensado irse a hacer un postgrado a España.
Este tiempo 2 resignifica al tiempo 1. Según D´ Amore: “El tiempo uno es un tiempo resignificado por la interpelación a través de la culpa. La culpa hace la retroacción, hace que se retorne sobre la acción por la que se debe responder”.
En el caso del protagonista, la culpa se encuentra en relación al hecho de no haberse dado cuenta del poco lugar que estaba teniendo su pareja en este momento de su vida. Al encontrarse totalmente sumergido en su trabajo y sus cosas, Rafael no le da el lugar que su novia necesita y es por esto que ella decide irse a España.
Este hecho actúa como disparador y resignifica al tiempo 1 en donde Rafael quiere irse solo a México, en ningún momento incluye a Natalia en sus planes.
La aparición de la culpa permite que el circuito funcione. Luego de el surgimiento de la culpa, Rafael modifica sus acciones, construye un nuevo lugar, se hacerse cargo de su responsabilidad subjetiva y se posiciona ahora, de otra manera ante su vida. Como sostiene Oscar D´Amore, “...No hay Responsabilidad subjetiva sin culpa” .
El tercer y ultimo tiempo del Circuito es el de la Responsabilidad: “una toma de posición en relación a lo universal inscribiendo un acto que produzca un sujeto “
En el tercer tiempo de la responsabilidad, hay una verificación de la “responsabilidad subjetiva“, es el tiempo del acto.
Con respecto al film, el sujeto del Tiempo 3 no es el mismo que el del Tiempo 1, se produce un sujeto de deseo Inconsciente. Son estas situaciones las que permiten interpelar la cuestión universal –singular y su relación con lo particular: surge allí una singularidad que exige algo más, y demuestra el quiebre de la consistencia del universo particular.
Aquí el Sujeto se hace responsable de su deseo y por fin toma las riendas de su existencia. Hay un cambio de posición subjetiva en relación al goce.
Este cambio lo visualizamos en Rafael cuando decide darle un giro a su vida, vendiendo su restaurante, afianzando su pareja, dedicándole más tiempo a su hija.
Podemos observar claramente el cambio de posición del protagonista en la escena donde pasa a buscar a su hija por el colegio y le dice que el antes no podía hacerlo por el restaurante y luego lee un poema escrito por la niña y se conmueve.
Y también lo podemos visualizar en el fragmento donde decide recuperar a su novia y le confiesa por el portero automático que el quiere vivir toda una vida con ella y afrontar los problemas juntos.
Antes de finalizar el análisis, sería importante describir la modalidad en la que la interpelación subjetiva pone en marcha el circuito. Dado este tiempo 2, se funda en su resignificación el tiempo 1. Entonces, esta retroacción resignifica los elementos disonantes del tiempo 1. Es fundamental mencionar que la interpelación exige respuesta. El tiempo 3 consiste en que el sujeto pueda hacer algo con aquello descubierto, llevándolo a actuar de un modo diferente.
La respuesta del personaje frente a la interpelación supone un acto ético, hay algo nuevo, un cambio de posición. La ética opera cuando los elementos con que contamos para una situación exigen algo más.
En relación a las categorías de Azar y Necesidad o determinación, hay algo azaroso en la historia: que la enfermedad de Mal de Alzheimer en la madre le haya tocado a esta familia y no otra familia, y que sea ese tipo de enfermedad y no otra. Y en cuanto al determinismo, podemos suponer seguir con el negocio familiar como un determinante al haber decidido sus padres que el siguiera con dicho restaurante. También sabemos que la responsabilidad se instala en la grieta entre azar y necesidad. Si bien Rafael concientemente no planeo nada de lo que le pasaba, tiene mucho que ver con esto que le sucede.
Si pensamos la hipótesis clínica, debemos interrogarnos acerca de qué debe hacerse responsable el sujeto. Creemos que el Sujeto es responsable de haberse sometido, al menos durante su vida adulta, al Deseo que viene del Otro como demanda. Rafael resignó determinadas cosas de su vida adulta por preocuparse en exceso de su negocio familiar. Podríamos pensarlo como que el personaje se manifestaba de esa forma para así poder lograr que su Madre se sienta orgullosa de él, de cubrir esa demanda proveniente de ella, que el no pudo lograr: recibirse de abogado.
Así lo observamos en el siguiente fragmento del film donde Rafael le cuenta a Juan Carlos: “Ahí, justo ahí, cuando podía empezar a mostrarle algo, algo que podía hacer, para tirárselo en la jeta y que me deje de joder para siempre con qué no era nadie, bah qué se yo, para que se quede contenta… viene esta puta enfermedad de mierda, y ahora no lo puede ver.”
Claramente Rafael llevaba adelante el negocio familiar con el propósito de demostrarle a su madre que por mas que no se haya recibido de abogado, el “es alguien en la vida”.
Aunque Rafael haya tenido indicios de que su vida no iba acorde a su propio deseo, sino alienada al deseo del Otro, el personaje continúo en esa línea, hasta que las cosas se le fueron de las manos y es en ese momento donde percibimos un cambio de posición subjetiva.
Finalmente podemos concluir diciendo que de lo que el sujeto es responsable de querer cambiar de vida. Si bien termina pasando exactamente lo contrario de lo que el se propone en el tiempo 1, sus intenciones concientes eran las de irse a vivir a México para no tener más problemas y que todos lo dejen en paz, sin embargo termina diciendo que quiere compartir los problemas de sus seres queridos y que “el mayor problema que alguien puede tener es no tener ese tipo de problemas”.

Bibliografía de Consulta:

 D’Amore, O.: Responsabilidad y culpa. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
 Domínguez, M. E.: Los carriles de la responsabilidad: el circuito de un análisis. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
 Lewkowicz, I. (1998). Particular, Universal, Singular. En Ética: un horizonte en quiebra. Cap. III. Eudeba, Buenos Aires.
 Michel Fariña, J. (1998). Qué es esa cosa llamada ética. (Cap. II); Lo universal-singular (Cap. III) Lo universal-singular como horizonte de la ética. (Cap. IV), en Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.
 Mosca, J. C. (1998). Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.
 Salomone, G. Z.: El sujeto autónomo y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
 Salomone, G. Z.: El sujeto dividido y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: