Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2009 > El niño de pijama a rayas >

por 

Psicología, Ética y Derechos Humanos.

Segundo Parcial.
Fecha de entrega: 19 de Noviembre de 2009
Profesor: Fernando Pérez Ferreti
Comisión: 19
Alumna: Clavijo Eleni.
D.N.I.: 93.650.225

Para entender los sucesos de la película “El niño del piyama a rayas”, debemos ubicarnos en Berlín en el año 1944, en pleno auge del Partido Nacional Socialista (el Nazismo). La familia la cual forma parte Elsa, el personaje de interés, esta formada por Bruno, el hijo menor; Gretel, la hermana mayor; Ralf, el padre y coronel de un escuadrón Nazi; y Elsa, la madre y ama de casa.

La película comienza con una fiesta que le hacen a Ralf por haberlo ascendido de su puesto en el ejército Nazi. Ahora estaría encargado de dirigir un campo de concentración, que estaba ubicado en el medio del campo. Por lo que toda la familia se tenía que mudar con él. Elsa se siente muy orgullosa por lo que le estaba pasando a Ralf y se muestra muy complaciente con los cambios que tuvieron que hacer.
En este momento y adentrándonos en el recorrido del circuito de la responsabilidad, ubicare en el tiempo 1 el hecho de la mudanza, ya que Elsa lo toma como una acción en si. Tiene que mudarse por necesidad. Ralf debe mudarse por su nuevo trabajo, por lo tanto lo acompaña toda la familia.
Continuando con el recorrido de la película, aparecen en varias escenas una especie de disconformidad por parte de la madre en cuanto a la enseñanza y el entorno que están teniendo sus hijos en ese nuevo lugar.
Es evidente de que ella esta convencida de tener los mismos ideales que Ralf. Piensa que los judíos eran malos, que no podían ser considerados como personas por sus condiciones y que si eran exterminados era una solución para la nación nueva que esperaban.
Hay varias situaciones que provocan un cambio de pensamiento en Elsa. Una de esas es cuando Bruno se lastima y Babel, un judío que era traído del campo de concentración a trabajar a la casa, lo cura de sus heridas. La madre al enterarse de lo que había sucedido, con un cierto recelo, le agradece por su atención.
Otra escena que se puede marcar de gran importancia y detonante final, por lo que luego Elsa se enfrenta al marido, es cuando al llegar de hacer unas compras siente un olor muy desagradable, y ve un especie de humo color gris. Un coronel que se encontraba acompañándola, le dice: “huelen peor al quemarse, ¿no?”. Inmediatamente va a hablar con Ralf, a pedirle explicaciones. Él le comenta que era y de donde venía ese humo y ese olor, lo cual no puede creer lo que estaba pasando y lo que estaban haciendo. Le pregunta el porque y Ralf le contesta que es parte de la guerra. Ante esto ella dice sentir vergüenza y asco por su marido.
Aquí, en esta escena, se juega algo de lo que se conoce y lo que no se quiere conocer. Por eso no es marcada como un suceso librado al azar, pero si de gran importancia para la evolución de Elsa. Ella sabia que a los judíos se los “exterminaban” (según decían ellos), con lo que ella en un primer momento estaba de acuerdo. Es decir, conocía y sabía que morían, lo que no sabía era el cómo morían. Eso es lo que le pareció horrible.
Una última escena de gran importancia y en donde voy a ubicar el tiempo 2, es cuando reciben un llamado del padre de Ralf anunciando que la madre (la suegra de Elsa) había muerto en un bombardeo que hicieron a Berlín días atrás. Luego de eso se los ve en el entierro, con todos los protocolos militares Nazi. Un comandante deja un ramo de flores por sobre el cajón y Elsa descubre que esta firmado y sellado con el símbolo Nazi, una cruz esvástica. Ante esto ella quiere sacar esas flores, lo que impide Ralf. Elsa le dice: “ella no hubiera querido todo esto, menos eso.” A lo que Ralf le contesta: “pero él sí” (haciendo referencia a su líder máximo: Hitler).” La escena termina con el llanto de Elsa que sabía, al igual que Ralf, sobre el desacuerdo que tenia la madre por el gobierno militar y a las ideas que divulgaba el nazismo.
La muerte de la madre de Ralf, es lo que tomo como azar. El hecho de que bombardeen Berlín y que la madre allá muerto en eso, es puro azar.
Ante esto, ante la reacción que tuvo su marido al dejar las flores en el cajón de la madre con ese símbolo, deja perturbada a Elsa.
Aquí se siente completamente dividida, entre lo que siente por todo lo que vivió en este último tiempo y por lo que debería sentir pensando en lo establecido por su época y por su entorno. En un primer momento estaba totalmente orgullosa por su marido. Creía a ciegas y fielmente en lo que hacia, hasta que comenzaron a sucederse los diferentes hechos: el olor que sintió, el enterarse del cómo morían los judíos, la muerte de la suegra y la falta de respeto que le tuvo Ralf. Se sentía culpable, con vergüenza, con desagrada, por haber pensado que lo que estaban haciendo con esa guerra estaba bien, por haber apoyado a su marido.
Entonces, gracias a este episodio azaroso y determinante para Elsa, el de la muerte de la suegra, su posición ante lo que estaba sucediendo cambia por completo. Ya el hecho de la mudanza, no se acaba en sí, sino que a partir de esto cambia su significado. Se resignifica por completo el Tiempo 1, no termina en la acción sola del mudarse, sino que ahora esta cargado de significados completamente diferentes a los entendidos en el principio. No era solamente una mudanza por el trabajo del marido, ahora sabía lo que era el trabajo del marido, era el de matar personas y no importaba el cómo, ni quién. El mudarse se transformo, en mudarse para que Ralf pudiera matar a personas. Por esto es que se siente culpable, se siente cómplice de las muertes que realiza el marido, por haberlo apoyado incondicionalmente al principio.
De una seguridad que tenía sobre sus ideales se da cuenta de que son aberrantes. Y queda dividida entre seguir apoyando a su marido o irse para poder salvaguardar a sus hijo y a ella mismo. Queda divida entre el anhelo de que todo esto se termine para poder seguir adelante y su deseo de continuar viva junto a su familia.
Desde el momento en que aparece como sujeto divido entre su anhelo y deseo (inconciente para ella) marcaré el tiempo 3 del circuito de la responsabilidad, e hipotéticamente puedo establecer como hipótesis clínica que la decisión que tomo de irse de la casa para dejar de sufrir todo esto, después de la escena del funeral, es como para no terminar como su suegra y judíos: muerta y con una cruz esvástica que significaría su muerte, símbolo que ella ahora aborrece.

Bibliografía:
 Salomone, G. Z.: El sujeto autónomo y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
 Jinkis, J. (1987). Vergüenza y responsabilidad. Conjetural, número 13. Editorial Sitio. Buenos Aires.
 Mosca, J. C. (1998). Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.
 Salomone, G. Z.: El sujeto dividido y la responsabilidad. En la transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: