por 

PSICOLOGÍA,
ÉTICA Y DERECHOS HUMANOS
Prof. Tit. Reg. Juan Jorge Fariña. Cátedra: I

SEGUNDO PARCIAL

Alumna: Luciana Perez
Com: 3
Profesora: Lucila Kleinerman
Co-ayudante: Vivian Hudson

CONSIGNA DE EVALUACIÓN

1. Tomando en cuenta el comentario sobre el film: ¿Cuál es el personaje sobre el cual se centra el análisis de la responsabilidad subjetiva? ¿Propone el autor alguna hipótesis al respecto? En caso afirmativo, explicítela consignando los indicadores.

2. Sugiera el circuito de responsabilidad (tiempos lógicos) que organizan la situación.

3. Establezca los elementos de azar y necesidad presentes en la situación, consignando los indicadores respectivos.

4. Si corresponde, establezca las figuras de la culpa que aparecen, estableciendo su relación con la hipótesis sobre la responsabilidad subjetiva. Consigne en caso que exista alguna relación con la responsabilidad jurídica.

5. Compare conceptualmente el caso presentado con el de Ibbieta (cuento “El muro”, de Jean Paul Sartre).

En todos los casos, articular con las referencias bibliográficas del Módulo 5 y si el escenario fuera pertinente con las del módulo 4.

1-
El personaje sobre el cual se centra la historia es François Pignon un contador de una empresa, quien descubre que está a punto de ser despedido. Hace 2 años que se separado de su esposa a la cual sigue amando, aunque ella no, por lo que evita todos sus llamados. Es también padre de un hijo, Frank, el cual no le habla, ya que cree que su padre es muy aburrido.
El personaje principal lleva una vida miserable, solitaria, aburrida y como él define “insignificante” que hasta lo persigue en sueños “A veces sueño que mi mama está dando a luz y yo ya salí y el médico no se da cuenta y le dice que siga pujando…”.
La hipótesis que va a proponer la autora es que frente a su “descolorida existencia”, como un hombre sometido al Otro, la salida del placard le da la posibilidad de hacer un cambio en su posición subjetiva, le permite volverse un sujeto deseante, un hombre y un padre.
La hipótesis clínica lo que busca es brindar un ligamiento al exceso que genera interpelarse por una situación inconsistente. Le permite resignificar un primer momento en el que sucede dicha situación, la cual se agota en sus fines, a partir de un segundo tiempo donde surgió la interpelación, a la cual el sujeto debe responder, no sin culpa y emerger como sujeto deseante, permitiendo en este punto la responsabilidad subjetiva.
Lo que se ve en la película fue toda la situación que lo llevo al personaje a revisar su “descolorida existencia” y hacerse responsable de ésta, no completamente consciente de lo que estaba sucediendo, esto es, su emergencia subjetiva. El comentario que propone la autora es “Salir del placard o la posibilidad de ser algo mas que un mueble”… Esta frase define al personaje al inicio de la película; él era en su vida, un mueble… Estaba ahí ocupando un espacio, pero nadie le prestaba atención, ni su propio hijo se interesaba por él.
La frase “salir del placard” remite a reconocer públicamente la homosexualidad, pero para mí es más bien una frase polisémica, remite a eso, remite al sentido que le da la autora, a dejar de ser un mueble y a mí me remite a pensarla desde otro modo: el personaje, Pignon estuvo escondido dentro del placard toda su vida, pero no como homosexual sino como sujeto. Salir del placard como homosexual en el trabajo para no ser echado, en realidad le permitió salir del placard como sujeto deseante. En una escena dice “Hoy salí del placad al que nunca entre”, refiriéndose al momento en el cual admite en el trabajo, su supuesta homosexualidad. A mí me parece que el entro a otro tipo de placard donde se mantuvo oculto como sujeto y esta situación lo llevo a salir de éste hacia el final de película. A partir de esa salida, toma decisiones, se responsabiliza de las mismas y decide ir a ocupar el lugar de padre, “se pone los pantalones” como padre, los saca del placard, se podría decir. “Empecé a portarme como un hombre” le dice a la mujer en una de las escenas finales, emerge como sujeto, mientras que en un principio obraba como autómata sometido a los poderes del Otro.
La ex –mujer lo ignora, el hijo lo ignora, lo único que tenía en la vida era su trabajo cuando lo pierde, pierde lo único que lo mantenía en pie, vacila el fantasma y decide pasar al acto, tirarse del balcón. Pero en ese momento aparece un Otro desde otro lugar, el vecino Jean-Pierre Belone que le permite ver una posibilidad donde él veía el vacio, a partir de la cual va a poder reencontrarse con el deseo, que como dice la autora tenía “aniquilado”. Como consecuencia le devolverá literalmente las ganas de vivir, la alegría, la paternidad, y la posibilidad de amar a una mujer que lo ame. Podría decirse que esta figura que encarno jean-Pierre le abrió la puerta al placard donde Pignon se escondía. Solo eso le faltaba un empujón para salir, el empujón que le permite al final de la película entrar en la foto.
2-
Monsieur Pignon decide tirase del balcón a raíz de enterarse que será despedido del trabajo, ya que ya nada le quedaba estaba separado y su hijo no lo quería ver. Este acto desesperado se ve impedido por su nuevo vecino, que a través de un pequeño truco logra que Pignon se aleje de la baranda. Este vecino Jean-Pierre Belone cobrara un gran valor para la vida del protagonista.
El primer tiempo de la responsabilidad es un momento que no adquiere significación sino a posteriori. Hay un tiempo dos que interpela al sujeto sobre un punto de inconsistencia, una hiancia que lo obliga al sujeto a responder. Este puede responder de dos formas o aceptando la deuda y la culpa ob-ligandose a pagar y a responsabilizarse (Tiempo tres) o bien a retornar al primer tiempo escapándose a través de un taponamiento de la apertura que genera esta interpelación, a través de síntomas, sentimiento de culpa, mecanismos de defensa, etc. El primer caso lleva al sujeto a responder, sabiéndose culpable, lo que permite la emergencia de éste como sujeto deseante, por ende aparece aquí la responsabilidad subjetiva. En el segundo caso, se obtura la posibilidad de emergencia subjetiva y el sujeto escapa a la responsabilidad por diversos caminos.
En el caso de Pignon el va a dar varias vueltas sobre el tiempo uno y tiempo dos, hasta que finalmente lograra llegar a un tercer tiempo donde emergerá como sujeto y aparecerá la responsabilidad subjetiva.
El despido de Pignon y la decisión que toma (aconsejado por su vecino) de crear la farsa de su homosexualidad, será lo que ponga en marcha este circuito de la responsabilidad. Esta decisión, “La salida del placard” pasara a ser el primer tiempo, aunque al comienzo no podrá ser notado ya que el sujeto debe ser interpelado, para encontrar la inconsistencia y comenzar a intentar responderse.
El tiempo dos es quien va resignificar a ese tiempo uno a causa de una interpelación. El primer momento en que Pignon comienza a sentir esta inconsistencia es a la madrugada de siguiente a haber tomado la decisión de hacerse pasar por gay. Pignon se aparece en la puerta del departamento de Jean-Pierre preguntando si ya había mandando el montaje de fotos (donde se lo veía comprometido con otros hombres). Frente a la afirmación del vecino le dice: “Hay un problema, no puedo fingir que soy gay“. Se ve a ahí como frente a la interpelación que genera este tiempo 2 el responde taponando la dimisión ética mediante un mecanismo de defensa: la racionalización, el no puede hacerse pasar por gay porque no es gay y ¿Cómo puede ser que de repente empiece a actuar como gay? todos se darían cuenta, cuando en realidad lo que intenta tapar con este razonamiento es esta algo que evidentemente le está haciendo ruido en algún lugar, sería ésta culpa que busca un responsable y en vez de encontrarlo encuentra una evasiva. Pero ya es demasiado tarde para echarse para atrás, las fotos han sido enviadas y el tendrá que afrontar la situación eventualmente, el circuito se vuelve a abrir, habrá que ver que hará en ese momento.
En el trabajo se reciben las fotos, el jefe decide retenerlo en la empresa porque si no se podría llegar a creer que lo echaban por homosexual y no por recorte de personal. Pero a su vez empiezan a surgir dudas entre las compañeras se oficina “es o se hace” lo cual va a llevar a una nueva situación. Otra vuelta al tiempo 1 pero esta vez la interpelación surge a causa de la pregunta de la compañera, “¿Sos o no sos?”, el responde “Soy”, una vez más escapa de asumir la responsabilidad del acto, pero esta vez a través del síntoma, “Me siento mal, tome mucho vino, me voy a recostar”, no puede sostener la situación, debe escapar, no puede hablar del tema, ya que cuanto más hable visible se hará su culpabilidad, esa deuda , que el aun no puede pagar. Se abrió nuevamente el campo ético y una vez mas no pudiendo hacerse responsable responde obturando esa apertura esta vez mediante un síntoma.
Pignon acude una vez más a Jean-Pierre, como hay dudas que hacen peligrar el plan (y su inocencia) “hay que contraatacar”. No le queda otra alternativa que tomar una nueva decisión: acusar a la compañera de acoso sexual (por una situación que habían tenido) Inmediatamente el sentimiento de culpa aflora: “Pero no sea muy severo con ella” le dice al jefe, otra vez taponando la emergencia subjetiva, evitando camino a la responsabilidad.
Otra escena donde se ve una vez más la vuelta del tiempo dos al uno y del uno al dos es cuando él es golpeado por dos compañeros por creerlo perverso, Pignon va al colegio a buscar a su hijo y estos sujetos creen que fue a ese lugar a observar niños y lo golpean. Aparece de nuevo en el domicilio de su amigo jean-Pierre todo golpeado y preguntándose como llego a esa situación, una vez más se ve interpelado y escapa, en esta ocasión a través de la proyección; la culpa no es de él es del gato que apareció en el balcón cuando él se iba a tirar, que lo llevo a conocer al vecino que lo introdujo en ese lío. Como se ve, aun Pignon no logra ver su responsabilidad en el asunto, en este nuevo caso él no es responsable por que como dice Jinkins “Responsable: … culpable de lo que hace y dice”, aquí el culpable es Jean-Pierre o el gato… no él por ende si no es culpable, no tiene porque responder, con lo cual no hay responsabilidad de su parte “Si el culpable es otro, yo no soy responsable”
Tres nuevas situaciones se presentan: un compañero del trabajo (Gerard Depardieu), tiene un colapso nervioso, generado por una broma que le hicieron los compañeros a causa de la salida del placard de Pignon. Pignon participa en el “Gay Parade”, en una carroza de la empresa con un preservativo como gorro (La empresa fabrica productos de látex, especialmente condones), lo cual lo iconiza laboralmente. Su compañera de trabajo y jefa (a la cual había acusado de acoso) es despedida y él promovido a su puesto.
Estas tres situaciones terminaran en que Pignon llegue finalmente al tercer tiempo, el de la responsabilidad subjetiva. Como consecuencia de su participación en el “gay parade” su hijo lo llama, lo va a ver descubre que su padre es divertido, aunque cree que es homosexual, Pignon no lo niega porque ve tal entusiasmo en su hijo por reconocerlo como algo mas (que un mueble se podría decir) que parece no querer arruinar, y a su vez también la esposa lo llama para arreglar una cena y hablar de la supuesta homosexualidad. Se siente completo, recuperó a su hijo y su esposa quien no contestaba los llamados ahora quiere verlo. En el trabajo se impone frente a su jefe y le pide que su compañera no sea despedida y va al hospital a buscar al compañero que había tenido el colapso nervioso, diciéndole que tenía su trabajo de vuelta porque él se lo había pedido al jefe. Creo que en este punto Pignon actúa desde la responsabilidad jurídica y no subjetiva aun, ya que actúa desde el campo de la moral, como diciendo, “Esto paso por mi culpa y lo voy a enmendar”.
Llega finalmente el ansiado encuentro con su esposa, es ahí donde ubico este tercer tiempo, donde Pignon emerge como sujeto deseante. Ella fue a verlo por curiosidad, por su supuesta homosexualidad, y él se da cuenta que no la necesita que él no merece ese trato, seguir persiguiéndola sin recibir nada a cambio, que el merece otra cosa, una mujer que el desee y que ella lo desee a él, una vida donde poder ser feliz y estar alegre, donde poder ser un padre para su hijo, del cual este se sienta orgulloso y que eso había conseguido “No soy homosexual… fue para conservar mi trabajo y tu pensión”, “No me arrepiento pues empecé , a portarme como hombre”. De esta manera asume finalmente la responsabilidad que le toca por haber estado encerrado en ese placard sin ser capaz de desear como sujeto.
Finalmente su jefe lo confronta y le dice que no cree que sea gay, que lo hizo solo para mantener su puesto, el asiente y le dice que buscará un nuevo trabajo, el jefe le dice es insoportable. Pignon, le dice “siempre me han dicho que soy aburrido” (creo que la traducción se refiere a algo sin gracia, que está por estar), “insoportable es un paso adelante”. Es ahí donde toma un poco de saber consciente respecto ese lugar de sujeto deseante que había logrado.
3-
El ejemplo que ubico como de a de azar y necesidad podría ser el momento en el cual le echa la culpa al gato y por consiguiente a Jean-Pierre. En esa escena él se estaba preguntando como llego a esa situación y creo que de haber seguido preguntando un poco mas podría haber llegado a asumir su propia culpa pero, pero no alcanzó, dio una vuelta más por el tiempo 1 y respondió mediante una evasiva: Proyecto su culpabilidad en el gato, si el gato no hubiera aparecido, no hubiera conocido a Jean-Pierre y “hubiera quedado sin trabajo, pero entero” (lo cual es contradictorio, porque si el gato no hubiera aparecido, el se hubiera tirado del balcón). El azar y necesidad le permite al sujeto escapar de la culpa, y por ende de la responsabilidad, que es lo que me parece sucede en la nombrada situación, mas allá de el ejemplo que recorte no veo otro, ya que creo que en este caso el azar jugo a favor de Monsieur Pignon, más que como escape; si no fuera por azar, no hubiera ideado el plan, no hubiera encontrado a una mujer que desear y que lo desee, no se hubiera re-encontrado con su lugar de padre, en fin no le hubiera permitido surgir como sujeto deseante.
4-
La culpa es la que genera la retroacción del tiempo 2 al 1, es la que lleva al sujeto a responder. La interpelación que se da en el segundo momento es la que genera la deuda que este debe pagar y una vez pagada esta deuda, es decir sujeto culpable, aparece la responsabilidad: “No hay responsabilidad sin culpa” (D’Amore, 2006). Así es como emerge el sujeto deseante.
Las figuras de la culpa que ubico son:
• Como racionalización: el sujeto busca razones por las cuales no puede fingir ser gay a modo de evitar esta situación que estaba surgiendo, de la cual eventualmente no iba a poder escapar, sin asumirse culpable y como consecuencia responsable.
• Como Sentimiento de culpa: El sujeto acusa a su compañera de acosos sexual a modo de contraatacar, “No sea muy severo con ella”, sabía que la decisión que estaba tomando iba a perjudicar a la persona, se escuda desde la moral, para evitar esa sensación. Cuando la despiden una vez mas actúa desde la moral, “No la despida, despídame a mí”, otra vez trata de evitar la culpa que le toca por el camino moral y no ético. Aquí como ya explique más arriba encuentro Responsabilidad jurídica y no subjetiva. El sujeto actúa desde lo moralmente correcto.
• Como Proyección / negación: Escena en la cual le echa la culpa al gato y a jean-Pierre por lo sucedido, sin tener en cuenta que la decisión de llevarlo a cabo fue de él, des-responsabilizándose totalmente de todo lo sucedido.
En estos tres casos no adviene como sujeto. La culpa aparece tratando de cerrar la hiancia que genera la interpelación, en esos casos no lo logra, pero finalmente adviene sujeto y aparece la culpa respondiendo ya no desde el surco de la moral sino desde la ética, desde el acto ético.
• Responsabilidad subjetiva: Momento en el cual se enfrenta a la mujer y surge como sujeto deseante.
5-
Mosca plantea en el texto que Ibbieta es “responsable de abrir la boca”, ¿Culpable de la muerte de Gris?, No, sino responsable de haber deseado vivir. Creo que podría analogarse al caso de Pignon ya que es responsable de “salir del placard” tomando esta salida, no como asumir la sexualidad sino como lo toma la autora Ormart, la posibilidad de ser mas que un mueble o como lo tomé yo como salir del placard como escondite del sujeto en pos de transformarse en sujeto deseante, en fin, como dice Mosca “responsable de haber deseado vivir”.
Ambos se encuentran en una situación de muerte, Ibbieta está a punto de ser asesinado. Si confiesa, será eximido de su muerte, lo cual no tiene intenciones de hacer, por ende se encuentra a la espera. Pignon se encuentra con la posibilidad de verse muerto, sin el trabajo nada le queda, solo tirarse del balcón, el suicidio, la muerte, no tiene por que vivir. Ambos deben tomar una decisión: Ibbieta decide hablar, pero para burlar al Otro, hablar diciendo una mentira, la cual manifiesta su deseo inconsciente de seguir viviendo. Pignon también toma una decisión al verse interrumpido por Jean-Pierre que le presenta una segunda alternativa a la situación, y que generará ese deseo de vivir, o mejor dicho vivir le generará el deseo que tenia aniquilado. De esta manera Pignon toma la decisión de recuperar su trabajo y como consecuencia recuperaría su vida.
Ambos en las diferentes maneras que tomo el circuito de la responsabilidad, tomaron una decisión; Ibbieta “abrió la boca”, Pignon “salió del placard”, ¿culpables? , ¿Responsables?, Como dice en el texto de Mosca “Responsable de haber deseado vivir, Sí”, ambos son responsables de esto, y en el proceso, como en cualquier proceso donde hay toma de decisiones, hay consecuencias. Por la decisión de Pignon una buena empleada casi es echada y un compañero termina un hospitalizado por un colapso nervioso, ¿Fue una causa directa de su actuar? No. ¿Podría o debería sentir culpa por esto?.. Uno es responsable de las decisiones que toma y las consecuencias que están acarrean pero hay que saber que la acción de uno genera una reacción en el otro. Somos responsables de que haya una reacción pero no del tipo de reacción, esta será determinada por la subjetividad de cada uno. Si bien hay responsabilidades y culpas que asumir, uno no puede ser culpable y responsable de todo , quizás en el caso de Pignon es responsable de la situación en sí, pero no se lo puede responsabilizar de las acciones de los otros y culparlo por como estas terminaron , Pignon tomo una decisión, pero no obligo al resto a tomar las suyas ¿Culpable?, creo que como dijo Mosca culpable no, “responsable de abrir la boca”, como Ibbieta que no decidió que Gris fuera al cementerio… y sin embargo éste lo hizo y eso lo llevo a la muerte, lo mismo pasa con Pignon responsable de sus decisiones y acciones, no de los caminos que los otros decidieron tomar,” responsable de desear vivir, sí “ , responsable de salir del placard, de querer dejar de ser un mueble, de querer salir en la foto.
Bibliografía:
• Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires, 2002.

• La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.

• Salir del placard, o de la posibilidad de ser más que un mueble. E. Ormart en www.elsigma.com



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: