Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2009 > En sus zapatos >

por 

UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES
FACULTAD DE PSICOLOGÍA
PSICOLOGÍA, ÉTICA Y DERECHOS HUMANOS
CÁTEDRA FARIÑA

Docente: Carlos Fraiman

Ayudante Alumno: Alejandra Martinez

Comisión: 13

Alumna: Martina Dobler

Segundo Cuatrimestre

Año 2009
Para realizar el presente trabajo se ha elegido el film “In her shoes” (En sus zapatos), de Curtis Hanson, película que se ha estrenado en el año 2005.
In her shoes es una historia que pasa alternativamente de la risa a la angustia sobre dos hermanas con nada en común salvo que ambas tienen el mismo número de zapato y la misma pasión por ellos. Maggie (Cameron Diaz) y Rose Feller (Toni Collette) son muy amigas y polos opuestos cuando se trata de valores, objetivos en la vida y formas de ser. Maggie es una chica atractiva, alegre y desenfadada que a duras penas ha terminado el colegio, a la que le duran muy poco los trabajos y que cree que su mayor virtud es la atracción que despierta en el sexo masculino. Rose es una abogada formada en Princeton que trabaja en una firma de primer orden de Filadelfia. La única alegría de Rose en la vida son los zapatos pero tiene pocas oportunidades de lucirlos y sacarlos del armario. Tras una catastrófica pelea, las dos hermanas tienen por delante un largo y tortuoso camino hasta llegar a quererse de nuevo, ayudadas por el descubrimiento de una abuela materna (Shirley MacLaine) que pensaban estaba muerta. A través de su nueva relación con su abuela, Maggie y Rose aprenden a hacer las paces consigo mismas y entre ellas.
Esta breve introducción nos permite ubicar los personajes entre los que se presentará una situación que dará lugar al análisis del circuito de la responsabilidad, entre otros conceptos relacionados, tema que nos atañe en este segundo momento del recorrido de la materia.
Tras una discusión entre ambas hermanas en la que la mayor, Rose, le indica fervorosamente a Maggie que se debe ir de su casa porque ya no soporta vivir con ella, por su desorden y holgazanería es que se sitúa la situación que desencadenará el conflicto.
Rose quien tiene un romance con un compañero de trabajo, se siente realmente contenta con esta conquista. Luego de la discusión mencionada, Rose se va a trabajar y Maggie queda haciendo sus valijas, cuando en ese momento toca a la puerta del departamento el compañero de Rose, es decir, su amante. Maggie, joven atractiva a la que todos los hombres buscan para tener acercamiento y relaciones, estando totalmente borracha, se acuesta con este hombre. En la siguiente escena, aparece Rose entrando a su departamento y descubriendo a su amante y hermana teniendo relaciones sexuales. Lo que sigue es la angustia de esta mujer y una dolorosa pelea entre las hermanas, con un diálogo repleto de maltrato y ofensas. Maggie se va de la casa de su hermana y no se tratan por mucho tiempo.
Hasta aquí el relato de la situación. A partir de ahora se analizará el tema que nos convoca desde el personaje de la joven Maggie.
Para trabajar el circuito de responsabilidad subjetiva es necesario definir esta última y decimos que “exige una experiencia: la experiencia de deseo inconsciente”.
El circuito está constituido por tres tiempos y es puesto en marcha por el segundo de ellos. El tiempo 2 es el de la Interpelación, mientras que el tiempo 1 es el de la acción y finalmente el tiempo 3, cuando aparece, es aquel en el que el sujeto se responsabiliza. La interpelación es lo que genera culpa y exige una respuesta.
En este film encontramos los tres tiempos, a saber:
• TIEMPO 1: En palabras de Juan Jorge Michel Fariña, tiempo de la jugarreta.
Aquí el sujeto lleva adelante una conducta con determinados fines, en el supuesto de que su accionar se agota en los objetivos para los cuales fue concebida.
Maggie totalmente borracha se acuesta con el amante de su hermana y termina siendo sorprendida por ella. La acción involuntaria, podríamos decir, por efecto del alcohol tiene, sin embargo, un propósito inconsciente: dañar a su hermana que previamente la había echado de su casa por no poder soportar la convivencia.
• TIEMPO 2: El sujeto se interpela.
La interpelación lleva al sujeto a resignificar esas acciones y enfrentarse al verdadero sentido que tienen para él.
Maggie se aleja de Rose, se reencuentra con la abuela materna de quien no sabía nada hacía muchos años y comienza a cambiar su vida. Ya no vive borracha o en fiestas sino que se preocupa por trabajar y modificar las prioridades en su vida. Durante este alejamiento Maggie reconoce el gran amor por su hermana, sabe que ha obrado muy mal e intenta escribirle cartas a Rose. Aparece el sentimiento de culpa como respuesta que dice sí a la interpelación.
• TIEMPO 3: De la responsabilidad propiamente dicha.
Maggie se hace responsable de su posición subjetiva cuando se reencuentra con Rose y le pide perdón. Chistes mediante reconoce haber obrado en base a su enojo, es decir, reconoce su deseo que en un primer momento había sido inconsciente.

Además de analizar dicho circuito, esbozaremos los posibles factores de necesidad y azar implicados en la situación narrada.
El destino es el nombre contemporáneo de lo que los griegos llamaban necesidad. Esta última es forzosa, rigurosa, inflexible. Por el contrario, el azar es lo accidental, fortuito, lo que hoy llamamos suerte. Si pensamos que por azar el amante de Rose apareció en el momento de mayor debilidad de Maggie y que por esto se produjo el acto estaríamos pensando en una situación accidental que no implicaría la responsabilidad del personaje en cuestión. Ya hemos dicho que la acción pudo haber sido involuntaria pero el deseo inconsciente de dañar a su hermana estaba latente en el psiquismo de nuestro personaje.
Hipótesis clínica
La hipótesis clínica se encuentra entre el piso del tiempo 1 y 2 que hemos descripto y analizado y es a partir del material clínico que el psicólogo trabaja en este piso. La hipótesis es una construcción del profesional que no tiene que ver con la explicación de los hechos en sí sino un análisis que permite arribar a la noción de responsabilidad del sujeto en análisis, otorgarle esta misma.
En el caso de Maggie suponemos que su conducta se conecta con un deseo inconsciente de dañar a su hermana quien, a pesar de darle alojamiento y recibirla para que no quede en la calle, no soporta su actitud pasiva y desordenada. Claro que luego surge el arrepentimiento por el sentimiento de culpa ya que el lazo afectivo es muy intenso como para no destacar el amor entre las hermanas. Del lado de Rose, no obstante su enojo y la sensación de haber sido traicionada, se deja llevar por ese sentimiento de amor y así da lugar a la reconciliación. Dos personas con una unión afectiva considerable, marcadas por el suicidio de una madre joven con problemas mentales y reencontradas por la participación en la historia de una abuela a quien no veían. El distanciamiento quizás haya servido para reforzar ese lazo entre Maggie y Rose y para demostrarle a cada una el rumbo que precisamente cada una de ellas quería tomar en su vida y que el particular de ambas no se permitían cambiar. El hecho de hacerse ambas responsables de sus errores, especialmente en el caso de Maggie, hace que esta responsabilidad subjetiva trascienda el horizonte del sujeto. Esta responsabilidad da lugar a lo que hemos trabajado como lo universal-singular, aquello que va más allá.

Conclusión
En un primer momento pensamos las situaciones vistas desde lo particular, buscamos problemas que hallaran sus soluciones en esas especies de reglamentos que se dan para poder vivir en sociedad y que se sostienen en cada época por una Moral. Cuando ese particular tiene pretensión de universal hemos visto que se puede hablar en tales situaciones de “particularismo”. Allí hablábamos del primer movimiento de la ética: “De la evidencia moral al estado del arte”.
Sin embargo, en este segundo momento “De la singularidad en situación” ubicamos aquellos casos que requieren un más allá de las reglas que nos permiten organizarnos y regirnos bajo códigos comunes. Aquí es fundamental conectarse con las singularidades de los sujetos, ya no desde un punto de vista moral sino ético, contemplar lo propio del sujeto, sus deseos y como el inconsciente puede llegar a determinar sus actos.
“No hay responsabilidad subjetiva sin culpa, en donde esta última resulta de factura particular y la primera una singularidad. De esta articulación se desprende que el acto ético no podría sino coincidir con el efecto-sujeto. Es decir que el sujeto del acto coincide con el de responsabilidad subjetiva.”
Concluimos diciendo que responsabilidad subjetiva y ética van de la mano, así como también lo universal-singular se ubica en estas coordenadas y la ética debemos considerarla como aquello que va más allá, que quiebra el horizonte del sujeto. La ética como un horizonte en quiebra.

Bibliografía
-  D’Amore, O.: Responsabilidad y culpa. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.

-  Michel Fariña, J. J.: El doble movimiento de la Ética contemporánea. Una ilustración cinematográfica. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos.

-  Michel Fariña, J. (1998). Qué es esa cosa llamada ética. (Cap. II); Lo universal-singular como horizonte de la ética. (Cap. IV). El interés ético de la tragedia (Cap. V). Del acto ético (Cap. VI). En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires

-  Salomone, G. Z.: El sujeto dividido y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006

-  Sartre, Jean Paul: El muro, Editorial Losada, Bs. As., 1972.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: