Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2009 > Eterno resplandor de una mente sin recuerdos >

por 

En el siguiente trabajo, analizaré la película elegida, “Eterno resplandor de una mente sin recuerdos”, escogiendo algunas escenas que me permitan articularla con los distintos tiempos, en el camino que va desde una respuesta que tiene que dar el sujeto, una situación o persona que lo interpela y si de estos se desprende una posición distinta de la cual esta historia comienza.

Hipótesis clínica: si decimos que el deseo está velado, podríamos dar cuenta de cómo un sujeto puede abordar a un objeto, en tanto que el deseo es el deseo del otro. Pensamos a este otro como imaginario y que en tanto se identifica puede introducir algo de la diferencia, que le permita o no, abordar a su objeto desde una posición distinta.

El personaje desde el cual trabajaré este recorrido se llama Joel. En medio de una discusión con su pareja (Clementine) le reprocha haber llegado a las tres de la mañana borracha y haberle chocado su auto. Le critica ser una mujer impulsiva, que sale a tomar y termina la discusión acusándola de estar con otros hombres. Clementine, muy ofendida por esta acusación se siente desbordada y decide, en una posición impulsiva, sin mediar pensamiento alguno, someterse a un procedimiento en el cual, a través de una computadora le borran todos los recuerdos que ella tiene de él.
Acto siguiente, el protagonista va a buscar a su pareja a su lugar de trabajo, ya que se aproxima San Valentín, y quiere llevarle un obsequio. Joel se encuentra con la siguiente escena: ella no lo reconoce en lo más mínimo, como si no lo conociera y se encuentra acompañada de una nueva pareja. (Patrick)
Esto lo deja perplejo, su pareja no lo reconoce y se encuentra en una situación amorosa de miradas y cariños con este otro hombre. Su enojo lo conduce a la casa de unos amigos, en dónde se entera por una tarjeta, que su pareja se ha sometido a este procedimiento.
Al borde de la ira, recurre al lugar, y la persona que lo atiende para calmarlo, le propone someterse al mismo procedimiento.

Cómo primer tiempo, ubico esta pregunta que el personaje se hace sobre si debe someterse o no a este procedimiento.
Someterse al tratamiento lo llevaría a borrar su universo previo en relación a Clementine, sus recuerdos, su amor por ella, sus proyectos. Pero a su vez, una parte importante de su propia historia. Cómo podría surgir de esto un cambio de posición, a lo sumo tendríamos un Joel que olvida, y que no recuerda, no repite ni reelabora.
De esta manera lleva adelante una conducta con determinado fin, en el supuesto de que su accionar se agota en el objetivo para el cual fue planteado.

Al someterse al procedimiento, le piden que entregue todas las fotos, cartas, recuerdos y objetos materiales que posee de esta relación, a lo cual el accede. El procedimiento consta de que él acostado en su cama, comience a hacer memoria desde los recuerdos más actuales que tiene con ella y de ahí en un nexo asociativo se dirija hacia los primeros recuerdos. Todo esto lo realiza bajo el efecto de una píldora que obnubila la conciencia.

Mientras él comienza a recordar en un estado de ensueño, conectado a la computadora, y se le empiezan a borrar los recuerdos, escucha la voz de una persona masculina (Richard), que le cuenta a alguien que se encuentra en una relación con la pareja del personaje. En este momento estas palabras escuchadas interpelan el personaje y este intenta detener el procedimiento. Esta escena la tomo cómo el segundo tiempo, ya que las palabras oídas, le hacen replantearse la decisión inicial de someterse al procedimiento. Empieza a replantearse la situación desde el inicio, y encuentra a este otro, que sometió a su pareja al procedimiento, que utilizó sus recuerdos materiales y sus frases para engañarla y que intentó enamorarla desde esa posición. El ver a este otro semejante, en relación a su objeto podríamos decir que le hace replantearse todo lo anterior. Se podría preguntar, ¿Qué la quiere? Y se empieza de esta manera a trabajar muy duro, por parte del personaje, que intenta resolver algo que se le presenta como un enigma. Qué me quiere, Qué la quiero, podríamos decir. Esta revelación se da en un marco de culpa. El personaje intenta por todos los medios revertir la situación.

Si pensamos que esto que le empieza a generar una gran culpa proviniera de un estímulo exterior o proveniente de afuera, la huida sería el medio más apropiado. Pero, como se trata de procesos psíquicos que provienen del interior se podría pensar algo de la “represión”. Podríamos hacer una analogía, en donde la computadora funcionaria como la represión, es un mecanismo que intenta borrar lo que genera un cierto displacer.
El procedimiento se basa en hacer un mapa del cerebro de Joel. A través de mostrarle los objetos que el ha traído, la computadora va detectando la actividad cerebral, en base a emociones que le generan. Aquí podríamos ubicar un conflicto de afectos entre lo que le genera displacer pero a su vez para otra instancia le genera placer.
El “yo” estaba decidido a no saber nada más de esta relación y borrar hasta las últimas huellas, pero la entrada de este otro personaje hace que intente por los medios posibles del cual dispone, detener el procedimiento. Siguiendo con la analogía de la represión, el “sujeto” actuaría a la manera de la resistencia.
Entonces, si desde su lado consciente quería realizar este procedimiento, algo sucedió que decide cancelarlo. La pregunta sería: ¿Logrará el personaje sortear este mecanismo? O ¿este mecanismo se llevará a cabo con éxito y lograra rechazar algo de la conciencia y mantenerlo alejado de ella? Y ¿qué consecuencias se desprenderán de allí?
¿Cómo se pone en juego en el personaje esta imagen que se le presenta? Como este otro que se le presenta a imagen y semejanza, pero que sin embargo a diferencia de él acepta a esta mujer a la cual el maltrató, hasta el punto de que ella lo dejara.
Y ¿cómo interviene, para que Joel intente resistir a esta censura? Interviene con su imagen y hace que trate de llevar estos recuerdos hacia recuerdos inéditos e inesperados de su vida, donde cree que este mecanismo no lo va a encontrar. Escenas infantiles, escenas de vergüenza, escenas de humillación, lugares a donde nunca las había llevado, ni siquiera desde la palabra. Este dato es llamativo, ya que precisamente, Clementine le critica que él no le cuenta nada de su historia.
Pero si pensamos que algunas escenas ya están bajo esta censura, de alguna manera u otra, aunque estén deformadas o desfiguradas, son captadas en algún momento y la censura se realiza con éxito.
El personaje se desespera, no quiere que estos recuerdos desaparezcan, pero lo que no sabe es que aunque el procedimiento se lleve con éxito, hay algo que sigue existiendo en el inconsciente y genera sus efectos desde allí.
De esta manera el procedimiento finaliza con éxito, ellos no se recuerdan y podríamos pensar que por obra del azar, ellos se vuelven a encontrar,

En un momento les llega a los dos un cassette, en el cual cada uno de ellos cuenta porque quiere quitarse a la otra persona de la cabeza. Escuchan comentarios desagradables sobre cada uno, sus defectos, sus malas costumbres y todo lo que se pueda aportar desde la conciencia para realizar un procedimiento así.
Pero a diferencia de todo lo vivido anteriormente, el personaje esta convencido de que con todos esos pensamientos que el tiene sobre ella, “Quiere estar con ella”.
Este final es el que escogí para utilizar cómo tiempo tres, en el cual este personaje se hace responsable de su acto, haciendo lugar a su deseo inconciente.
Un fin de análisis, supone que una vez quitado el velo, el sujeto pueda hacer con eso que sabe. Y él “sabe” algo, y decide cambiar su posición sobre qué se espera de una mujer, como si pudiese entender de alguna manera que LA MUJER, no existe.
“Dormir en los signos de un guión ajeno puede abrir la puerta más allá del horizonte, hacia otro tiempo, el tiempo del despertar” y cuando el protagonista despertó en su cama, una vez realizado el procedimiento, por obra del azar, no va a trabajar y la vuelve a reencontrar otra vez. Pero él ya no es el mismo.
Llamamos responsabilidad subjetiva a aquello que se configura a partir de la noción de sujeto del inconciente, un sujeto, que por definición, no es dueño de su voluntad e intención.
Joel se acostó en su cama para no recordarla jamás, y despertó para buscarla. Y la reencontró.

Segundo trabajo de Ética
Universidad de Buenos Aires.
Facultad de Psicología.

Cátedra: Fariña

Profesora: Mercadal, Gabriela

Comisión: 15

Alumna: Dumaine, María Mercedes

E-mail: Dumaine_mercedes@hotmail.com

L.U: 29.582.684/0

“Eterno resplandor de una mente sin recuerdos”

María Mercedes



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: