Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2009 > Expiación, deseo y pecado >

por 

UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES
FACULTAD DE PSICOLOGIA

Ética y Derechos Humanos

Cátedra 71 - Prof. Titular: Juan Jorge Fariña

Docente: Gervasio Noailles

Comisión Nº 04

Segundo Parcial

Alumna: Regueiro Cintia Melisa

LU: 303738910

- 2° Cuatrimestre de 2009 -
CONSIGNA DE EVALUACIÓN

Elija un film, un texto literario o alguna otra producción narrativa en la que se despliegue y pueda ser recortada una singularidad en situación. En caso de elegir una creación cinematográfica, la misma debe haber sido realizada entre el año 2005 y el presente (salvo condiciones excepcionales, las cuales deben ser autorizadas por el docente a cargo de la comisión de trabajos prácticos).

En ese recorte, escoja a un sujeto que tome una decisión comparable, en términos teóricos, a la de Ibbieta, el personaje del cuento “El Muro” de J. P. Sartre.

Analícela ubicando sus coordenadas en los tiempos lógicos del circuito de la responsabilidad y explicitando la hipótesis clínica que establezca respecto de qué debe responder el sujeto, en términos de responsabilidad subjetiva.

Incluya las referencias relativas a las categorías de necesidad y azar, así como a las de culpa y responsabilidad.

Articule con las categorías trabajadas a propósito de: la ética como horizonte en quiebra; el acto ético; lo universal-singular; la moral de lo particular y –si resulta pertinente- el efecto particularista.

MATERIAL CINEMATOGRÁFICO: “EXPIACIÓN, DESEO Y PECADO”

Dirección: Joe Wright
Producción: Coproducción GB-USA; Working Title Films
Elenco: Keira Knightley, James McAvoy, Romola Garai, Saoirse Ronan, Brenda Blethyn, Vanessa Redgrave, Juno Temple, Gina McKee, Michelle Duncan
País: EE.UU.
Año: 2007
Género: Drama - romántica
Argumento de la película:

La película comienza en Inglaterra un día de 1935, el más caluroso del año. A pesar de la creciente amenaza de la II Guerra Mundial, Briony Tallis y su familia viven como auténticos privilegiados en su enorme mansión victoriana neogótica. Toda la familia se reúne para el fin de semana, pero el opresivo calor y las emergentes emociones reprimidas crean una soterrada sensación de peligro. Briony, escritora en ciernes, es una chica de 13 años con mucha imaginación. Una serie de catastróficos malentendidos provoca que acuse a Robbie Turner, el hijo del ama de llaves y amante de su hermana Cecilia, de un crimen que no ha cometido. La acusación destruye el amor naciente entre Robbie y Cecilia, además de cambiar dramáticamente el curso de sus vidas.

A lo largo de este trabajo iremos analizando el concepto de la responsabilidad basándonos principalmente en el personaje fílmico de Briony Tallis. A través de su proceder podremos elaborar una hipótesis clínica, en la cual revelaremos cuál es ese deseo inconciente que “no se deja atrapar por el significante” y que la impulsó a producir una determinada acción. A partir de conocer este deseo que subyace, podremos ir ubicando los momentos del circuito de la responsabilidad planteado por Oscar D Amore, cómo surge en ella la culpa y detectar qué elementos la convierten en un sujeto de responsabilidad subjetiva.

Comenzaremos trabajando el concepto de responsabilidad, en la cual podemos diferenciar la responsabilidad jurídica de la subjetiva.
Dentro del terreno jurídico, podemos definir a la responsabilidad como “salir garante de alguno (o de sí mismo) en relación a algo y frente a alguien” . Aquí se trata de un sujeto que actúa con una intencionalidad conciente, que decide en forma libre y voluntaria y que por ello es íntegramente responsable de sus actos. Esta autonomía en la libertad del sujeto hace que dentro del derecho se lo denomine sujeto “joya”.
Por otro lado, encontramos la responsabilidad subjetiva, que es sobre la cual iremos a trabajar. “La responsabilidad subjetiva es aquella que se configura a partir de la noción de sujeto del inconciente, sujeto no autónomo, que por definición no es dueño de su voluntad en intensión” . Esta responsabilidad confronta al sujeto con aquello que, si bien le pertenece, le resulta ajeno, lo relaciona con una finalidad desconocida para él.

Luego de haber desarrollado y diferenciado estos dos tipos de responsabilidades, nos encontramos en condiciones de poder afirmar y sostener que la hipótesis clínica basada en nuestro personaje consiste en el deseo inconciente que posee Briony por separar a Robbie de su hermana mayor, Cecilia, dado que ella también está enamorada de él.

Evidentemente este deseo, apenas con sus 13 años, le hace cometer un error que le cambia rotundamente la vida a todos. En la película hay una escena pequeña que anticipa esta situación desencadenante, en donde Briony le pregunta a Robbie a orillas de un río.
Briony: Robbie, si me tiro al río, ¿tú me salvarías?
Robbie:(relajado contesta) por su puesto
Allí, inesperadamente, Briony se arroja al agua y Robbie, en cuanto se da cuenta de la situación, se lanza a salvarla. Cuando ambos salen del agua, ella riéndose y besándolo en la mejilla, le confiesa que lo quiere. Robbie enfurecido con ella por haber generado una situación de riesgo para ambos, le contesta que no entiende cómo fue capaz de poner en riesgo la vida de ambos.
Evidentemente, luego a lo largo de la trama de la película, ese deseo inconciente de Briony la llevó a poner nuevamente vidas en riesgo.

Una vez planteada nuestra hipótesis, trabajaremos sobre los momentos del circuito de la responsabilidad aplicados a nuestra situación cinematográfica.
Oscar D Amore plantea que existen tres tiempos dentro de este circuito:
“En el tiempo 1, es donde se realiza una acción determinada en concordancia con el universo de discurso en que el sujeto se halla inmerso y que, se supone, se agota en los fines para los que fue realizada” .
En la película sucede que durante el trascurso de una cena familiar, Briony encuentra una nota en la cual sus primitos gemelos declaraban que se iban de regreso a su casa. Todos salen desesperados a buscar a los niños en medio de la noche. Briony los buscaba en el tenebroso y oscuro jardín de la mansión, cuando derepente observa en medio de la oscuridad una escena confusa en la que un sujeto se encuentra encima de su prima Lola tapándole la boca. Briony pega un grito y cuando vuelve a alumbrar con su linterna encuentra sólo a Lola, arrojada al suelo, llorando, y alcanza a ver a un hombre de traje que subía por el cerro del jardín.
A partir de aquí la situamos a Briony en este primer tiempo de la responsabilidad, dado que cuando tiene que declarar lo sucedido decide culpar a Robbie. Ella afirma con total seguridad haberlo visto a él, aún cuando su prima le dice que ella no está segura de que él fuera, dado que este sujeto desconocido le tapó los ojos y no pudo identificar quién la atacaba.
Una vez declarado el testimonio de Briony, Robbie es apresado y más tarde enviado a la guerra donde, enloquecido de amor por Cecilia, con infinitas ansias de volver a su tierra y agotado físicamente por las circunstancias y enfermo, muere.

“En el tiempo 2, existe algún indicador que le señala un exceso en lo acontecido otrora. Tiempo donde el universo particular soportado en las certidumbres yoicas se resquebraja posibilitando la emergencia de una pregunta sobre la posición que el sujeto tenía al comienzo del mismo” .
En este tiempo se produce un desmoronamiento de las verdades o ideales que se sostenían. Aquí el sujeto produce una pregunta para sí mismo en su absoluta soledad, hay un acto que define la esencia del sujeto en soledad.
El lazo asociativo entre el tiempo 1 y el 2 es la culpa, que surge a partir de ese deseo inconciente que nos llevó a cometer un error, que hace que el sujeto se interpele acerca de su acción levada a cabo en el tiempo 1. “es necesario que la culpa ob-ligue particularmente una situación (…). Esta objeción ética al campo particular normativo nos ubica en el campo de lo subjetivo” . No hay responsabilidad subjetiva sin culpa.
Considerando que en este tiempo se produce un cambio de posición respecto de aquella escena y por ello la misma es resignificada, es que observamos este tiempo 2 cuando Briony, teniendo ya 18 años, asiste al casamiento de su prima Lola con el amigo de su hermano (millonario y dueño de una fabrica importante de chocolates) que había estado presente en la casa la noche en que sucedió el episodio de la violación. En ese momento, Briony comienza a recordar determinadas imágenes que las tenía borradas por completo de su cabeza, y se da cuenta de que el verdadero violador de su prima había sido el hombre con quien ella ahora se estaba casando.
Al darse cuenta de esa situación, se hunde en una inmensa culpa por el daño generado y una gran necesidad de reparar este error.
Vemos aquí cómo “la culpa hace a la retracción, hace que se retorne sobre la acción, sobre lo que se debe responder (…) La interpelación “implica” ya una deuda por la que hay que responder, es el llamado a responder para volver al surco de lo moral, en este caso, la respuesta es particular” .
Pero aquí también podemos ver qué rol juegan los conceptos de necesidad y azar.
Consideramos que el azar implica incertidumbre, “efectivamente se trata de la suerte” y en su oposición se encuentra la necesidad, llamada determinación por Juan Carlos Mosca, “aquello que va a ocurrir inexorablemente,(…) destino, (…) que establece una conexión entre causas y efectos, a diferencia del azar que desconecta tal relación” .
Aquí podemos considerar que la carta que le escribe Robbie a Cecilia, la cual no era la que decía lo que ella tenía que leer, cae en manos de Briony, quien siendo muy pequeña comprende esa carta con un contenido muy sensual que hace que la niña lo considere a él como un maníaco sexual. Esta situación es la que determina a Briony a considerar que Robbie sería el violador de su prima.

Por último, trabajaremos sobre el tiempo 3 del circuito. Aquí “se verifica la responsabilidad subjetiva. Una toma de posición en relación a lo universal inscribiendo un acto”.
A partir de esta necesidad desesperada de reparar todo el daño causado, Briony vio que era tarde dado que Robbie ya había fallecido en la guerra y su hermana Cecilia falleció tras la explosión de una bomba en las cañerías sobre la estación Balham. Pero sin embargo, encontró el modo de disculparse y de permitir que esa relación de amor perdurara a través de su talento, la escritura. Por ello, siendo ya una mujer mayor y en comienzos del padecimiento de una demencia vascular, en donde su cerebro irá apagándose gradualmente, perderá las palabras, la memoria (que ironía, siendo esto lo más importante para un escritor), Briony edita su última novela, la cual la presenta del siguiente modo: -“Fui demasiado cobarde para ir a ver a mi hermana en 1940. Nunca hice ese viaje a Balham. La escena en donde les confieso todo es imaginaria. Inventada. Y de hecho es imposible que ocurriera, porque… Robbie Turner murió de septicemia el 1 de junio de 1940, el último día de su evacuación. Y tampoco pude arreglar las cosas con mi hermana Cecilia porque ella murió el 15 de Octubre de 1940, cuando una bomba destruyó los conductos del agua que había sobre la estación del metro. Así que… mi hermana y Robbie jamás disfrutaron de ese tiempo juntos a pesar de que lo merecían y lo deseaban. Y desde siempre yo sentí que se los impedí. Por eso en el libro quise entregar a Robbie y a Cecilia lo que se perdieron en vida. Quiero creer que esto no es debilidad o evasión, sino un acto de cariño, así yo les devolvía su felicidad”-
Me pareció oportuno transcribir este fragmento de la película por lo significativo que es, dado que es Briony misma es quien explica la acción que va a llevar a cabo para, de alguna manera, reparar el daño causado pero a su vez padecido por ella misma desde sus 18 años.
En sus palabras se refleja de manara muy auténtica el sentimiento de culpa y la responsabilidad subjetiva en la cual vemos su deseo puesto en relación con la ética.
De ahí que podamos hablar del efecto sujeto, dado que tomamos en cuenta una respuesta a la interpelación considerando su dimensión ética. “De modo que al hablar de efecto sujeto, estoy hablando del acto, y es ético, porque es el acto en que se produce un sujeto de deseo inconciente. (…) El estatuto del inconciente es ético”
Bibliografía

• Domínguez María Elena, “Los carriles de la responsabilidad: el circuito de un análisis” En: “La trasmisión de la ética. Clínica y deontología”, Vol. I, fundamentos. Letra Viva. Buenos Aires (2006)

• Oscar D Amore, “Responsabilidad subjetiva y culpa” En:“La trasmisión de la ética. Clínica y deontología”, Vol. I, fundamentos. Letra Viva. Buenos Aires (2006) parte III, Pág 146

• Salomone Gabriela, “El sujeto dividido y la responsabilidad” En: “La trasmisión de la ética. Clínica y deontología”, Vol. I, fundamentos. Letra Viva. Buenos Aires (2006), parte III, Pág 118

• Michel Fariña, J “La ética de lo Simbólico, ¿Qué es esa cosa llamada ética?, Interés ético de la tragedia, Lo universal-singular, Del acto ético”. En Ética. Un horizonte en Quiebra, Eudeba, Buenos Aires. 2006.

• Michel Fariña, J y Gutiérrez, C “Veinte años son nada”. Causas y Azares, Número 3, Buenos Aires. 1996.

• Mosca, Juan Carlos. “Responsabilidad: Otro nombre del Sujeto.” En Ética. Un horizonte en Quiebra, Eudeba, Buenos Aires. 2006.

• Juan Jorge Michel Fariña, “Responsabilidad: entre necesidad y azar



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: