por 

TRABAJO PRACTICO

Catedra: Fariña

Comision: 1

Profesora: Pesino, Carolina

Alumnos : Fortino, Lucia
Goldman, David
Año: 2010

2do Cuatrimestre

Nuestro trabajo analiza una película realizada en 1994, “Forrest Gump”.nombre que le debe a su protagonista, un personaje interpretado por Tom Hanks que sufre un leve retraso mental pero que pese a esto logra narrar una increíble historia de superación. La película transcurre a lo largo de la vida de este personaje, y se sitúa en diferentes momentos socio-políticos que marcaron la historia de los Estados Unidos entre los años 50’s y mediados de los 80’s. Presentados de una manera cómica y particular estos acontecimientos históricos se entremezclan con el camino particular de Forrest, que logra hazañas como: ganar la medalla al honor en Vietnam, adentrarse en la China comunista para jugar al ping pong, hacerse millonario en la industria camaronera e inclusive charlar con Lennon, Kennedy y Richard Nixon en el camino. Más allá del insólito camino que recorre el protagonista, creemos que la película tiene como eje fundamental una historia de amor.
El personaje que elegimos para trabajar la problemática sobre la responsabilidad subjetiva es el Teniente Dan Taylor, quien se cruza en la vida de Forrest cuando este aterriza en Vietnam. Taylor esta a cargo del pelotón que integra Forrest, pelotón que va a caer bajo el fuego vietnamita, graficando en la película el fracaso real de la maniobra estadounidense en el sudeste asiático. Es en este momento de la película donde situamos la acción que da lugar al primero de los tres tiempos lógicos en donde se juega el círculo de responsabilidad subjetiva para el Teniente Dan.

1er Tiempo

Como mencionamos, el primer tiempo tiene lugar en el campo de batalla de Vietnam. Forrest rescata a varios miembros gravemente heridos de su pelotón de una muerte segura, incluyendo al Teniente Dan que ya en ese momento no pretende ser rescatado y le ordena a Forrest dejarlo y salvarse él. Es notable la desdicha que siente cuando es salvado y cómo, pese al estado de gravedad en que se encuentra, es capaz de increpar a Gump por haberlo hecho.

2do Tiempo

El segundo tiempo es posible ubicarlo cuando el Teniente Dan y Forrest permanecen recuperándose de sus heridas de guerra en un hospital de campaña en Vietnam.
Ya desde el primer momento se puede vislumbrar la posición del teniente Dan con respecto a la situación de haber sido rescatado. Pero su depresión es marcada al momento de la recuperación, no sólo por haber sido rescatado contra su voluntad sino porque las lesiones derivaron en la amputación de sus piernas dejándolo lisiado. La película muestra cómo pasa todos los días sin motivación ni actividad alguna, se presenta indiferente a cualquier estimulo, hasta que una noche enfrenta a Forrest.
Las siguientes frases del Teniente Dan grafican claramente su posición en este segundo momento.

“Todos tenemos un destino. Nada ocurre porque si ¡Es todo parte de un plan! Yo debería estar muerto junto con mis hombres. Pero ahora... no soy nada salvo un maldito paralítico ¡Un raro sin piernas! ¡Me engañaste! Tenía un destino. ¡Se suponía que tenia que morir en el campo...¡con honor! Ese era mi destino, y tú... ¡Me traicionaste!”

Cuando el teniente coloca la responsabilidad del lado de Forrest, denota su propia incapacidad para hacerse cargo subjetivamente de sus decisiones. Decisiones que lo han colocado en esa guerra y que han arriesgado su control sobre ciertas situaciones, como la de ser rescatado o no en plena batalla. Si vamos un poco mas allá inteligimos que, mediante un mecanismo proyectivo en este segundo momento el teniente arroja la culpa hacia fuera victimizándose por lo ocurrido. Culpas que de alguna u otra manera siempre ponen en marcha el circuito de responsabilidad subjetiva y actúan como interpelación para resignificar el acto primero. Estas culpas actúan en relación al deseo del Otro, que en este caso particular (el deseo del teniente Dan) intentaremos vislumbrar más adelante en la hipótesis clínica.

3er. Tiempo

Este tercer momento que implica la asunción de una responsabilidad subjetiva mas allá de la culpa, no siempre se presenta. Un sujeto puede permanecer encerrado entre los dos primeros momentos sin posibilidad de conocer a ese Otro que determina el por qué de sus actos y de la culpa misma que vela ese Deseo desconocido pero determinante. En el caso que analizamos, creemos que el teniente Dan se puede situar en este tercer momento y hacerse cargo subjetivamente.
Si bien la lógica del círculo de responsabilidad subjetiva presenta tres tiempos lógicos, podemos situar para este tercer tiempo dos momentos en el film que, articulados, representan el giro del personaje hacia el encuentro con su Deseo.
Uno de estos momentos lo situamos en la escena en la que el teniente Dan, ahora primer oficial del barco camaronero de Forrest, le agradece a Gump por haberle salvado la vida en la guerra. Demostrando ahora un cambio de posición y dejando atrás la culpa proyectada hacia Forrest.
Una línea que Forrest comenta en off sobre ese momento nos sirve para reconstruir ese movimiento subjetivo.

El nunca lo dijo (sobre el teniente Dan), pero creo que hizo las pases con Dios

Analizando esta frase podemos reemplazar, a nuestros fines, a Dios por el Otro de su Deseo, otorgándole así significación psicoanalítica. Creemos que en este caso nada se enlaza mejor en relación al Deseo que poder hacer las pases con él, en tanto se presenta como un deseo ajeno inconciente, pero que fuerza al sujeto a asumirlo y aceptarlo.
Otro momento mas adelante en la película nos muestra el cambio en esta posición subjetiva, cambio que le permite avanzar a Taylor a rehacer su vida. Se aparece en la boda de Forrest, caminando y con su prometida, con un semblante verdaderamente feliz.

Hipótesis Clínica

Construimos la hipótesis clínica en relación al Deseo del Teniente Dan. A partir de los trabajos lacanianos que presentan a este Deseo como un Deseo del Otro en todos los casos y vehiculizado por el lenguaje. Resaltamos la importancia del análisis del árbol genealógico del teniente Dan. En cada generación de su familia alguien había luchado y muerto en todas y cada una de las guerras estadounidenses y sin duda este destino, como el mismo lo llama, se presentaba como un designio que debía cumplir. Pero no podrá cumplirlo al ser rescatado por Forrest y al mismo tiempo quedar incapacitado para seguir siendo activo en el ejército. Se produce este momento que conmociona la estructura psíquica y lo llena de angustia. Durante el desarrollo de la película se vislumbra cómo logra construir una nueva identidad más allá de ser el Teniente Dan, héroe de guerra se convierte, gracias a la oportunidad que le da Forrest y el azar también, en un empresario exitoso con un nuevo futuro. En definitiva situamos su Deseo articulado con en el Ser que se presentaba como imperativo. Deberás ser héroe de guerra por pertenecer a la familia o aún quizás, para pertenecer a la familia, para ser.

Necesidad y azar

Tomando el acto que situamos como primero en el círculo de responsabilidad, el momento en que el Teniente Dan es rescatado en Vietnam, surge el planteo sobre los niveles de necesidad y azar que se ponen en juego para determinar esa situación. Sin duda nuestra concepción del caso (queda planteado así en la hipótesis clínica desarrollada) apunta a una necesidad imperiosa que coloca al teniente Dan al frente de ese pelotón, a estar allí arriesgándose a conciencia, prácticamente enfrentándose a la muerte por destino .Situamos a la necesidad muy por encima del azar. Es cierto que podría no haber sido herido en combate pero en este caso creemos que esa situación respondería más al azar que cualquier otro factor, teniendo en cuenta el contexto de la escena, la caída del pelotón entero y la cantidad de bajas y heridos (incluido al mismo Forrest).

Con respecto a la moral, siendo esta un sentimiento de deber, la podemos observar en el teniente, en el hecho de ir a la guerra, y, en el hecho de creer que su deber era morir allí, al igual que sus antepasados. La moral le permite un ordenamiento de la existencia en lo social, así, para el teniente, el debería haber muerto, siendo para él este su único destino dentro de la sociedad; en el momento en que Forest lo rescata, desorganiza la posición que Dan pensaba que debería tener, sin poder darse cuenta, en un comienzo, que el hecho de seguir viviendo podría darle nuevas oportunidades. A la moral la podemos relacionar con lo Particular, ya que es algo que cambia, es temporal, de este modo, luego de trascurridos varios años, el teniente logra darse cuenta que el haber sobrevivido logro darle momentos de felicidad, así como un prospero futuro, pudiendo posicionarse nuevamente dentro de lo social, dándole un nuevo ordenamiento a su vida y a su existencia. Esto se relaciona con el devenir humano, y las diferentes situaciones a las que la vida nos expone.
La ética, es lo que el sujeto esta dispuesto a afirmar frente a su soledad, allí también podemos observar como para el teniente, frente al destino que sufrieron sus familiares, sostiene que él debería haber muerto en la batalla. De este modo, a la ética la podemos relacionar con la ley, con lo que el teniente consideraba que sus antecesores habían dejado como legado. A diferencia de la moral, la ética es lo singular y subjetivo que excederá el universo, para el teniente, su Todo era el hecho de ir a la guerra y morir allí, cuando Forest lo rescata, esta situación traspasa los límites del universo planteado por el teniente, demostrándole que este universo no está totalmente cerrado, sino que siempre se encuentra la posibilidad de que algo diferente suceda, quedando por fuera; armando luego, un nuevo universo. Al plantear que la ética se relaciona con lo singular, nos basamos en el hecho de que esta el riesgo de que se quiebre aquello que se creía que debería ser de una determinada manera; de este modo, entonces, la singularidad se produce cuando se presenta “algo” incalificable en la situación, de este modo, para cada universal que se postula, siempre hay algo singular que lo obliga a ir mas allá de su aparente totalidad, haciendo vacilar los recursos simbólicos con los que cuenta el sujeto, de este modo, se puede observar como para el teniente su universo era morir en la guerra, cuando Forest evita su muerte, todas las consistencias previamente instituidas ya no funcionan para la nueva situación, que es el hecho de seguir vivo, y tener que continuar con su vida después de la guerra, y sumándole el hecho de estar inválido. De este modo, el universo previo, comienza a verse como parcial, ya que al añadirse una nueva situación, impensada anteriormente, el universo se ensancha, se suplementa.

BIBLIOGRAFIA

Desastres y catástrofes. Ficha de la cátedra. Mimeo. Publicado también en la página web de la cátedra www.psi.uba.ar

Viñar, M. (2005). Especificidad de la tortura como trauma. El desierto humano cuando las palabras se extinguen. Psicoanálisis APdeBA - Vol. XXVII - Nº 1/2 - 2005

Lewkowicz, I. y Gutiérrez, C.: “Memoria, víctima y sujeto”, en Índice, publicación de la DAIA, 2005.

Lewkowicz, I.: "Catástrofe, experiencia de una nominación", en Pensar sin Estado. La subjetividad en la era de la fluidez, Paidós, Bs. As., 2004.

Viñar, M.: La transmisión de un patrimonio mortífero: premisas éticas para la rehabilitación de afectados. En Territorios, número 2. MSSM. Buenos Aires, 1986.

Ulloa, F.: La ética del analista ante lo siniestro. En Territorios, número 2. MSSM. Buenos Aires, 1986.

Gutiérrez, C. (2002): Diagnóstico y responsabilidad. En Revista Argentina de Psicología, APBA, Número 45, pp. 93-98.

Michel Fariña, J. & Gutiérrez, C. (1996). Veinte años son nada. Causas y azares. Número 3. Buenos Aires.

Calligaris, C.: La seducción totalitaria. En Psyché, 1987.

Kletnicki, A.: Niños desaparecidos: lógica genocida y apropiación ilegal. En Daniel Feierstein y Guillermo Levy (comp.): Hasta que la muerte nos separe. Poder y Prácticas Sociales Genocidas en América Latina. Ediciones Al Margen, Buenos Aires, 2004.

Walsh, R.: Carta abierta de un escritor a la Junta Militar, en Operación masacre, La biblioteca argentina, Barcelona, 2001.

Gutiérrez, C.: (2009) “Eichmann y la responsabilidad”. En Michel Fariña, J. J.; Salomone, G. Z.: Dossier de Ética y Cine: Ética y ciencia. De la eugenesia al tratamiento contemporáneo de las diferencias humanas. Proyecto IBIS / Aesthethika©. Grupo Blanco ediciones, Buenos Aires.

Laso, E.: (2009) “Las coordenadas de la obediencia. Milgram a través de la lectura de Zygmunt Bauman”. En Michel Fariña, J. J.; Salomone, G. Z.: Dossier de Ética y Cine: Ética y ciencia. De la eugenesia al tratamiento contemporáneo de las diferencias humanas. Proyecto IBIS / Aesthethika©. Grupo Blanco ediciones, Buenos Aires.
Fariña, J. (1992). Ética profesional. Dossier bibliográfico en salud mental y derechos humanos. Acápite 3.3: el status de la responsabilidad sobre los actos.

Jinkis, J. (1987). Vergüenza y responsabilidad. Conjetural, número 13. Editorial Sitio. Buenos Aires.

Michel Fariña, J. & Gutiérrez, C. (1996). Veinte años son nada. Causas y azares. Número 3. Buenos Aires.

Mosca, J. C. (1998). Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.

Alemán, J. (2003): Nota sobre Lacan y Sartre: El decisionismo. En Derivas del discurso capitalista: Notas sobre psicoanálisis y política. Miguel Gómez Ediciones, Málaga.

Salomone, G. Z.: El sujeto dividido y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.

D’Amore, O.: Responsabilidad y culpa. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.

Ariel, A.: La responsabilidad ante el aborto. Ficha de cátedra. Mimeo. Publicado en la página web de la cátedra.

Freud, S.: (1925) La responsabilidad moral por el contenido de los sueños. En Algunas notas adicionales a la interpretación de los sueños en su conjunto. Obras completas. Tomo XIX, Amorrortu editores. 1984.

Bibliografía optativa

Domínguez, M. E.: Los carriles de la responsabilidad: el circuito de un análisis. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.

Bacqué, J.: Voto en disidencia, causa Ramón J. Camps y otros. En Sitio, número 6, Buenos Aires, 1987.

Kelman, H. & Hamilton, L. (1990). Introducción. En Crímenes de obediencia. Editorial Planeta, Buenos Aires.

Tausk, V.: Contribución a la psicología del desertor, en Obras Psicoanalíticas, Editorial Morel, Bs. As., 1977.

Glasman, Sara: El juicio sobre nuestra acción. En Conjetural, revista psicoanalítica, Nº 37, noviembre 2001, Grupo Editor Latinoamericano, Bs. As.

Czerniuk, R.: (2000) Althusser: un nombre público, en Superyó y filiación. Destinos de la transmisión, Laborde Editor, Rosario.

Grüner, Eduardo: La cólera de Aquiles, en Conjetural, revista psicoanalítica, Nº 31, septiembre 1995, Ediciones Sitio.

Sartre, Jean Paul: El muro, Editorial Losada, Bs. As., 1972.

Arditti, R.: (2000) No sólo un golpe más (Cap. I). En De por Vida: historia de una búsqueda. Grijalbo.

Duhalde, Eduardo Luis: (1999) El Estado terrorista argentino. Quince años después, una mirada crítica. Eudeba, Buenos Aires.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: