Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2009 > Juegos secretos >

por 

Film “Juegos secretos”

Presentación

Es una película basada en una novela de Tom Perrota, quien junto con el director Todd Field, escribió el guión. El titulo original es “Little Children”, lo que traducido al castellano quiere decir “Niños pequeños”. La película transcurre en un pequeño barrio ubicado en los Estados Unidos. Se pueden ubicar claramente cuatro historias y cuatro personajes principales, quienes se podría decir que de a momentos se comportan como “niños pequeños” y en todos se observa la misma gris sensación de no estar conformes con la vida que llevan.
Me centraré en contar la historia de dos personajes en particular, que si bien no son los personajes principales de la película, sí lo serán del presente trabajo. Ronald "Ronnie" James McGorvey vuelve a su casa en la que vive junto a su madre, luego de haber estado preso por exhibicionismo frente a un menor de edad, hay una cláusula que le prohíbe estar a menos de determinada cantidad de metros de niños. Él mismo dice padecer un “trastorno psicosexual” y cuando su madre le insiste en que se busque a una pareja porque ella no va a vivir para siempre, él le dice que no le gustan las personas de su edad y que nadie querría estar con él. Su madre es la única persona que él tiene en la vida, es la única persona que no lo juzga y que lo acepta tal cual es, entendiendo que lo que su hijo padece es una enfermedad y que no es una mala persona como todos creen. Ella le insiste tanto que termina convenciéndolo de poner un articulo en el diario para buscarle pareja, le arregla una cita en un lugar apartado de la cuidad para que la gente no lo reconozca. La cita empieza bien pero termina mal debido a que él se masturba mirando unas hamacas estando ella presente. Podría pensarse en Ronnie como un perverso. Así como la neurosis es la clínica de la pregunta, la perversión en una clínica de la demostración. El perverso se encuentra en posición de saber, sabe que el goce está perdido, sabe que hay deseo en el Otro, y piensa que puede colmarlo, intenta demostrar que puede devolverle al Otro el goce perdido, en otras palabras, intenta colmar la falta en el Otro. El perverso se ubica en posición de objeto e intenta completar al Otro con ese goce que no sabía que tenía.
Ronnie y su madre son atormentados por Larry Hedges, un ex policía que preside un comité de “Padres preocupados”, reparte panfletos con la foto de Ronnie, le escribe pintadas en la casa con insultos, pasa frente a la casa cinco o seis veces por día y dice “Quiero que este maldito sepa que lo estoy vigilando”. Dice tomar este actividad como “su trabajo”, hasta llega a tocarle el timbre para insultarlo y amenazarlo personalmente. Larry carga con una historia que le pesa muchísimo, mientras era policía disparó a un chico de trece años en un centro comercial creyendo que era un francotirador, el chico en realidad estaba jugando con un arma de juguete con un amigo dramatizando una escena de una película, a raíz del disparo el chico muere y Larry es diagnosticado con estrés postraumático y debe retirarse de la policía. A su vez, Larry acaba de ser abandonado por su mujer quien se llevo a sus hijos y lo dejó solo. Las únicas cosas que parecen motivarlo en la vida son el football americano, al que juega con sus ex compañeros de trabajo y la fuerte obsesión que tiene por Ronnie. Se podría ubicar al mecanismo de la proyección en relación a Larry y su exagerado interés por Ronnie. En el “Manuscrito H”, Freud habla de este mecanismo que consiste en proyectar afuera de sí un reproche interno, según el Diccionario de Psicoanálisis de Laplanche - Pontalis “La proyección es la operación por medio de la cual el sujeto expulsa de sí y localiza en el otro (persona o cosa) cualidades, sentimientos, deseos, incluso objetos, que no reconoce o rechaza en sí mismo”. Sabemos que Larry siente mucha culpa por haber matado accidentalmente a este chico, y el auto-reproche de “dañar a un niño” lo ubica en Ronnie, quien también ha dañado (en el sentido de daño psíquico) a un niño. Se podría inferir que este intento por parte de Larry de proteger exageradamente a los niños de Ronnie, se debe al motivo antes mencionado, ya ha lastimado a uno y ahora para enmendar su error, se ha convencido de que debe protegerlos a todos.

Circuito lógico de la responsabilidad

En el primer tiempo el sujeto realiza una acción con determinado propósito que cree que se agotará en sus propios fines, es una acción concreta. Es lo particular, es el universo del discurso donde el sujeto está inmerso. Propongo ubicar como tiempo 1 la siguiente escena: Larry, luego de ganar un partido de Football está esperando a su amigo Brad con una cerveza en un bar para festejar (este le había prometido que más tarde iría, pero nunca llega). Se va haciendo cada vez más tarde y el dueño le pide a Larry que se retire. Ya borracho y enojado con su amigo porque no había asistido al encuentro, luego de adjudicarse a sí mismo la culpa, Larry decide ir a desquitar su bronca a la casa de Ronnie. Se ubica en la vereda y con un megáfono levanta a todo el vecindario intentando advertirlos sobre su vecino: “Despierten, dense cuenta, abran los ojos, ¿es que ustedes no aman a sus hijos? ¿es que no quieren protegerlos del mal?, saquen sus malditas cabezas de la arena, hay un maldito pervertido en nuestro medio, despierten, abran los ojos y salven a sus hijos”. La madre de Ronnie sale en defensa de su hijo, intenta sacarle el megáfono y forcejean, ella cae el piso debido a un ataque cardíaco.
En el segundo tiempo hay algo que interpela al sujeto, hay algo que quiebra la consistencia donde este se sostenía, ahora la acción realizada en el tiempo 1 pasa a tener una propiedad distinta de la que el sujeto creía haberle dado. El tiempo 2 está en relación a la muerte de la Sra. McGorvey (madre de Ronnie), Larry no creyó que su acción de ir con el megáfono a advertir a los vecinos pudiera llegar a generar tal tragedia, ahora se resignifica la acción emprendida en el tiempo 1, su acción había cruzado los límites de lo esperado enfrentándolo con la muerte, irrumpe algo que lo interpela, que lo angustia. Se puede observar claramente en los ojos de Larry cuando se lo lleva la policía que siente cierto remordimiento. El disgusto provocado por él le había causado a la Sra. McGorvey la muerte, y esa era una posibilidad que Larry no había contemplado. Vemos aparecer culpa en varias oportunidades: cuando Larry sale de la comisaría se observa como lo atormenta el ladrido de un perro que lo mira y ladra sin cesar, como si lo estuviera juzgando o cuando en el auto percibe que le esta temblando la mano (síntoma), o cuando estaciona el auto frente al hospital donde está internada la Sra. McGorvey.
Según Oscar D’Amore culpa y responsabilidad subjetiva son dos caras de la misma moneda, no hay responsabilidad subjetiva sin culpa. La culpa vela algo de la responsabilidad que al mismo tiempo la devela. Hablamos de responsabilidad subjetiva como aquello que el sujeto desconoce de sí mismo, aquello de lo que el sujeto considerado autónomo no puede dar cuenta. Es algo de lo que el yo no puede dar cuenta, es una acción propiciada por un propósito inconciente. Se podría decir que la muerte de la Sra. McGorvey tuvo que ver con el azar (aunque fue necesario que ocurriera ese episodio que le hiciera disgustarse para que el ataque cardiaco tuviera lugar), no podemos responsabilizar a Larry de su muerte, pero sí podemos responsabilizarlo de su deseo de arruinarle la vida a Ronnie, de desearle la muerte.
Desde la responsabilidad en el campo de lo normativo, decimos que el sujeto es considerado autónomo si es capaz de hacerse responsable de sus acciones, elecciones y decisiones. Si la persona no muestra estar en dominio de sus facultades mentales debido a razones afectivas y/o intelectuales, pierde su cualidad de autónomo, quedando de esta manera, eximido el sujeto de su responsabilidad jurídica. Larry tiene un diagnostico de estrés postraumático y está con tratamiento psiquiátrico debido a lo ocurrido en el centro comercial, si bien no tenemos información de hace cuanto ha sucedido el hecho y de cómo va evolucionando el tratamiento, se lo podría llegar a eximir de la responsabilidad jurídica de invadir un espacio privado y despertar a sus vecinos con un megáfono en la mitad de la noche.

Hacia el final de la película, Larry va a la casa de Ronnie y no lo encuentra. Luego lo busca en el parque y lo encuentra llorando. Le pide disculpas: “Perdona Ronnie, en verdad lo siento, nunca quise que algo así pasara”. Ronnie le muestra que se ha cortado el pene y le dice “Voy a ser bueno ahora” (ha realizado esta acción a raíz de una nota que le había dejado la madre antes de morir que decía “Sé un buen chico”). Muy conmovido, inmediatamente Larry lo agarra en brazos, lo sube a su camioneta mientras le dice “Resiste amigo, no voy a permitir que te pase nada”. Aquí es cuando se ubica el tiempo 3, aparece un cambio, el sujeto se hace responsable, hay una emergencia del sujeto, aparece lo singular, estalla el universo previo del sujeto y adviene una nueva posición subjetiva. El efecto sujeto aparece como una respuesta a la interpelación, al hablar de efecto sujeto se habla de acto, es el acto en que se produce un sujeto de deseo inconciente. Larry pasa de despreciar a Ronnie a llamarlo amigo e intentar salvarle la vida. El destino le había dado la oportunidad de salvar una vida esa noche, de enmendar su error y volver a sentir esa sensación que sentía cuando trabajaba donde contaban los minutos más preciados. Larry tiene ahora la oportunidad de empezar de nuevo.
A modo de resumen:
Tiempo 1  Larry en el medio de la noche, en la casa de Ronnie, con un megáfono se pone a despertar a los vecinos y a advertirlos de quien es Ronnie.
Tiempo 2  Muere la señora McGorvey (madre de Ronnie).
Tiempo 3  Larry le intenta salvar la vida a Ronnie.

Hipótesis clínica
Se puede llegar a pensar en la escena donde Larry en el medio de la noche despierta a los vecinos con el megáfono para intentar concientizarlos sobre Ronnie, (el tiempo 1) como un acting out. Lacan habla en el Seminario X del acting out como mostrativo al otro. Dice que siempre que hay un acting out hay un duelo no elaborado por detrás, hay una pérdida de un lugar, es una pérdida de lo que el sujeto fue como causa en el deseo del Otro. Lo que se pierde es el lugar de causa, queda entonces una causa huérfana, y lo que hace el acting out es intentar causar. Se podría pensar que Larry se encuentra todavía elaborando el duelo por la pérdida de su trabajo, ha perdido un lugar que antes ubicaba y ahora ha quedado sin nada, ha perdido el reconocimiento que antes tenia por cuidar a la gente y ahora intenta restituirlo, intenta restituir ese lugar de causa tomando como su “trabajo” vigilar y atormentar a Ronnie. Dice Lacan que el saber que el objeto no es sustituible es la condición para hacer un buen duelo, reconocer lo que uno ha perdido junto con esa perdida. Larry a partir de la muerte de la Sra. McGorvey se da cuenta que no va a poder volver a ese lugar, que ese lugar es insustituible, esto posibilita que recapacite y cambie su posición en relación a Ronnie, finaliza la película con Larry intentando salvarle le vida.

Bibliografía

-  D’Amore, O. Responsabilidad subjetiva y culpa en “La transmisión de la Ética, clínica y deontología”. Letra viva, Buenos Aires, 2008.
-  Domínguez, M.E Los carriles de la responsabilidad: el circuito de un análisis en “La transmisión de la Ética, clínica y deontología”. Letra viva, Buenos Aires, 2008.
-  Fariña, J. “Responsabilidad: Entre Responsabilidad y Azar”. En Pág. Web http://www.psi.uba.ar/academica/carrerasdegrado/psicologia/informacion_adicional/obligatorias/071_etica/index.htm
-  Lacan, J. “El Seminario” Libro X . Ed. Paidós, Buenos Aires, 2006.
-  Laplanche, J – Pontalis J.B “Diccionario de Psicoanálisis”. Ed. Paidos
-  Mosca, J. C. Responsabilidad, otro nombre del sujeto en “Ética: un horizonte en quiebra”. Eudeba, Buenos Aires
-  Salomone, G. El sujeto autónomo y la responsabilidad en “La transmisión de la Ética, clínica y deontología”. Letra viva, Buenos Aires, 2008.
-  Salomone, G. El sujeto dividido y la responsabilidad en “La transmisión de la Ética, clínica y deontología”. Letra viva, Buenos Aires, 2008.

Universidad de Buenos Aires

Facultad de Psicología
Psicología, Ética y derechos humanos

Titular: Juan Jorge Michel Fariña

Profesor/a de comisión: Maria Elena Dominguez

Número de comisión: 10

Alumna: Natalia Sigal

LU: 32.064.151

Fecha: 19/11/2009



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: