Inicio > Acceso Docentes > Curso de Verano 2010 > La mancha humana >

por 

Psicología, Ética y Derechos Humanos

- Segunda Evaluación-

Jefe de Cátedra: Fariña, Juan Jorge Michel
Profesor: Ferretti Pérez, Fernando

Comisión nro: 2

Alumnas: Ciocca, Noelia L.U.: 27.215.442
Vaccarella, Carolina L.U.: 24.265.264

Curso de Verano 2010

Análisis del Film: ‘The Human Stain’

‘Desdeñas todos los problemas humanos
que no has tenido que enfrentar’
Cita del abogado de Coleman Silk.

El personaje sobre el cual se centra el análisis de la Responsabilidad Subjetiva corresponde a Coleman Silk, prestigioso decano y profesor de Literatura Clásica en la Universidad de Athena.

Circuito de responsabilidad

El Tiempo 1 es entendido como acción deliberada en la cual el sujeto cree que se agota en sus fines.
Adentrarnos en la trama y determinar los hechos que sitúan este tiempo 1, el profesor es acusado de racista por parte de la profesora Delphine Roux y dos de sus alumnos afro americanos, ante la pregunta realizada: ‘¿Existen o son espectros?’
Por lo tanto, en este tiempo del circuito podríamos ubicar la escena en la cual Coleman, pregunta acerca de la presencia de dos alumnos utilizando la palabra ‘espectros’. Ante la cual, los compañeros le responden negativamente.
Él aludía al significado de invisibles, no a la 2da connotación despectiva, a la de negros.
Escena: junta de profesores en donde la profesora le pregunta a Coleman si realmente sabía el significado de la palabra espectro. Ella le afirma que esa palabra remite a una significación con connotación racista.
Él al no poder responder a asa acusación de racismo decide abandonar su cargo.

El Tiempo 2 lo ubicamos cuando ‘renuncia’ a su cargo, momento en que se resquebraja su universo. Su procedencia negra, que lo había llevado al abandono de su vínculo parental, es interpelada.
En este tiempo el indicador destacado es la ya mencionada renuncia del profesor decano, donde a través de su exasperación, se puede entrever un desborde frente a lo acontecido. Aquí el universo particular sostenido en la certidumbre de su yo, se agrieta permitiendo el surgimiento de un interrogante acerca de la posición que él tenía antes. La escena que a posteriori se interpela se podría delimitar frente a la reacción del sujeto.
Momento destacado para que surja su singularidad, que demuestre la incompletad de su universo previo, la caída de los ideales que lo sostenían.
Luego de aquello que lo marca inesperadamente es imposible por lo tanto que vuelva al punto en que se encontraba anteriormente. Al renunciar lo que hace el protagonista es ahorrarse los afectos displacenteros.
Todo lo que le sucede al protagonista es por y para el Otro, no obteniendo beneficio de su lado. Este padecimiento que se manifiesta en él, lo protege de la responsabilidad.
Ahí donde Colman se cree no responsable, Freud lo responsabilizaría de su deseo. Esto se podría manifestar cuando el protagonista aparece con Faunia Farley diciéndole:
‘Yo quería ser libre, pero termine siendo un prisionero’.

Hipótesis Clínica

Retroactivamente la ubicamos en relación con el lazo que liga los dos tiempos mencionados tratando de hallar una explicación posible, ligándolo a su vez.
La hallamos en su posicionamiento frente a su familia, en el querer diferenciarse de ellos, de los ideales parentales inculcados, en definitiva de su procedencia.
La escena en donde huye de su seno familiar en su juventud ante la preeminencia de tomar una decisión con respecto a su futuro podría delimitar tal posicionamiento.

Azar
El azar permite que ante la mención de la palabra ‘espectros’, terminara revelando algo de su verdad singular respecto de su vínculo familiar. Verdad que se manifiesta en relación a pertenecer a una familia de color, en donde él necesita constantemente remarcar su diferencia. La palabra utilizada lejos de ser un significante aislado adquiere una connotación que lo remite a su pasado, donde su pertenencia se ve nuevamente resignificada.
El sujeto no es responsable del azar, refiriéndonos a esto en relación con las muertes de su padre y posteriormente de su esposa. Pero si es responsable de su propia posición frente a esto. Viéndoselo cuando adjudica la muerte de su esposa a lo sucedido en la universidad.
Coleman no luchó por su reputación, a pesar de que ella le había insistido, en que se podría apelar a nivel judicial.

Necesidad

Se podría visualizar que su necesidad está en querer plasmar su biografía en un libro. ¿Será una necesidad de confesar su secreto, de escribir acerca de quién es él realmente, de lo que esconde u oculta y la esencia de su identidad en relación a su procedencia?
Quizás a través de la escritura de su propia historia, hubiera podido recomponer el lazo con sus orígenes, con aquellos que había cortado.
Su propia diferencia es el problema, la diferencia que él hace con él mismo. Se siente como negro pero quiere ser o pensar como un blanco.

Culpa

La figura de la culpa que se manifestaría en este caso sería la Negación y Proyección. En este caso la culpa se mantiene sin el advenimiento del sujeto, como alternativa a la interpelación.
Coleman culpa a los Otros (por ejemplo a la junta de profesores de la Universidad) de haber ‘asesinado’ a su mujer. Justificando dicha muerte, diciendo: ‘Trataron de matarme a mí pero terminaron matándola a ella’, ‘Asesinaron a la persona equivocada’.

Comparación con el caso Ibbieta

Coleman al igual que Ibbieta se somete al mandato superyoico, para sacarse de encima la culpa. La cual se podría categorizar como irresponsable por someterse al Otro bajo la forma del azar, y las determinaciones del destino.
El sujeto se refugia en el superyo, heredero de la instancia paterna, que sostiene al yo en íntima dependencia. Recordando que el padre quería para su hijo la distinción, que sea un profesional y no un simple boxeador.
Se manifiesta severidad del superyo para con la madre, cuando habla con ésta acerca de que cuando tenga nietos no los llevaría a la casa de ella.
Esta severidad del superyo, que se pone al servicio de su ilusión, con respecto a sus ideales de ser diferente a su familia negra.
Cuando él era joven huye, creyendo que su vida está en otra parte, como si esa no lo fuera, lo que mostraría su no implicación.
A diferencia del caso de Ibbieta, en su deseo de seguir viviendo, Coleman se convierte en una mancha (humana), un fantasma-espectro de una realidad negada que lo lleva a la muerte (subjetiva) por su no responsabilización, y en donde el azar y el destino lo hacen protagonista de un final donde no pudo escribir su propia historia. La muerte lo sorprende marcando la finitud de su vida; allí en contraposición con Ibbieta, el tiempo es emblema de elección para seguir viviendo.

A modo de conclusión este circuito de tiempos lógicos planteados con respecto al caso permite visualizar no solo el modo de reaccionar del protagonista sino también de su posición en tal decisión.
La importancia frente a lo sucedido radicaría no en los hechos ni en la moral sino en la importancia que tiene para el sujeto mismo. Ese suceso impensado hasta el momento lo toca realmente ya que roza lo Real de él.
Renunciar, huir, correrse de escena, una y otra vez, lo aleja de su posición subjetiva.

Bibliografía

- D’Amore, O.: ‘Responsabilidad y culpa’. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol.I: Fundamentos. Letra Viva, 2006

- Mosca, J.C.: (1998). ‘Responsabilidad, otro nombre del sujeto’. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Bs. As

- Salomone, G. Z.: ’El sujeto dividido y la responsabilidad`. En la Transmisión de la Ética. Clínica y deontología. Vol.: Fundamentos. Letra Viva, 2006



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: