Inicio > Congresos Online > Congreso Online 2014 > La purga > Purgar la sociedad: biopolítica y biopoder. La bioética como horizonte posible

Purgar la sociedad: biopolítica y biopoder. La bioética como horizonte posible

por Casanova, Roberto Horacio

“Blessed be the new Founding Fathers for letting us Purge and clenase our souls, Blessed the America, a nation reborn.”
La Purga, 2013

"El poder político es simplemente el poder organizado de una clase para oprimir a otra."
Karl Marx

La ética no es otra cosa que la reverencia por la vida.
Albert Schweitzer

La Purga (The Purge, 2013)

La purga es una película ambientada en el año 2022 cuando los Estados Unidos se ha convertido en "una nación renacida", con índices de criminalidad y el desempleo a un mínimo histórico – menor al 1% -. El crimen hacía estragos en el país y las cárceles estaban abarrotadas, por ello el régimen político vigente, llamado “Nueva Fundación de los padres de América” ha instituido un periodo anual de 12 horas llamado "La Purga", en el que toda la actividad criminal, (como el asesinato, robo y violación) se convierte en legal, sin necesidad de responder ante la justicia. Las únicas reglas durante la Purga es que los funcionarios del gobierno de "ranking 10 o superior" deben permanecer ilesos y el uso de las armas por encima de "Clase 4" (por ejemplo, armas de destrucción masiva) están prohibidas. Según el gobierno, esto ha tenido como resultado que la delincuencia decrezca a un nivel casi inexistente durante el resto del año. Si en una noche cada año, se pudiera realizar cualquier crimen sin hacer frente a las consecuencias, ¿Qué serían los sujetos capaces de hacer? Este film relata la escena de una familia en el transcurso de esa noche, y durante la cual se verán puestos a prueba para ver hasta dónde son capaces de llegar para protegerse cuando las nuevas reglas del mundo exterior amenacen sus bienes, su moral, su vida misma.

Una nación renacida

El film comienza revelándonos la siguiente frase: “Benditos sean los nuevos padres de la patria, por permitirnos purgar y purificar nuestras almas. Benditos sean los Estados Unidos, una nación renacida” Especie de premisa, y por momentos, plegaria que todos los habitantes del país profesan a los nuevos padres fundadores de la nación, al prepararse para la Purga, al armarse, al asesinar. Sin embargo, se debe observar la historia en profundidad, y pensar el modo por el cual se ha llegado a este punto. No es casual, y se podría dejar en claro que estamos frente a una demostración de poder político de parte del Estado. Y atentos a las ideas de Karl Marx, pensar que violencia y política no se excluyen, son parte de una misma ecuación histórica [1]. Es nodal entonces elaborar el concepto de poder a la hora de comprender el funcionamiento de la sociedad que se plantea en el film, y remarcar que no es tan distante y lejano a nuestra estructura social actual.

El despliegue del poder detrás de la depuración

Como se menciona en el apartado anterior, es necesario definir el significado del concepto poder, eje central – desde esta lectura -, en la trama del film en cuestión. Concepto, por otro lado, de suma relevancia histórica para comprender el desarrollo de la sociedad futurista que se nos presenta. Veamos entonces la definición de Poder según la Real Academia Española de la lengua Castellana:
1. tr. Tener expedita la facultad o potencia de hacer algo.
2. m. Dominio, imperio, facultad y jurisdicción que alguien tiene para mandar o ejecutar algo.
3. m. Gobierno de un país.
4. m. Acto o instrumento en que consta la facultad que alguien da a otra persona para que en lugar suyo y representándole pueda ejecutar algo. U. m. en pl.
5. m. Fuerza, vigor, capacidad, posibilidad, poderío.
6. m. Suprema potestad rectora y coactiva del Estado.

Se observa que el vector que atraviesa estas definiciones remite a una capacidad para influir, para realizar algo puntual. Y centralmente, contar con la fuerza, instrumentos y potestades para tales metas. Este eje sin dudas es vértice nodal del sentido del Poder para la sociedad moderna, y lo es también en los Estados Unidos de La Purga.

Daré inicio dando mención a la definición dada por parte del filósofo inglés Thomas Hobbes en su obra el Leviathan (1651), en relación al poder que alguien tiene como sus medios presentes para obtener algún futuro y aparente bien [2]. Aquí se deja demarcado el factor material de posesión de medios para conseguir un objetivo. Se asocia entonces el poder como cúmulo de recursos disponibles en vías de conseguir un beneficio deseado. Se debe entender que para Hobbes en el poder lo que centralmente tiene relevancia es el ejercicio potencial y efectivo del mismo. Recuérdese que según la teoría contractualista de este autor, este poder se justifica y cobra legitimidad como respuesta a la inseguridad que hubo de existir en el estado natural, resultado del constante sitio de guerras que vivían los hombres. En respuesta a este estado, los hombres han renunciado a sus libertades de forma incondicional en pos de la figura de un soberano. Soberano que encarna a cualquier Dios mítico prexistente y pasa a ser ahora un Dios mortal. Soberano que aseguraría la paz, seguridad y justicia a quienes hayan adherido a dicho contrato. Es este proceso originario lo que según Hobbes asegura la legitimidad del poder soberano. Así demarca una etiología del pacto social, donde todos dejan de lado algo de si y sus expresiones naturales, en pos de seguridad social.

En el film se nos expone ante una realidad construida como solución a un pasado invadido por altas tasas de criminalidad y pobreza. Donde un nuevo grupo de gobernantes ha propuesto al día de Purga como solución a ello. Una solución a un estado natural, al constante sitio de guerra entre los hombres. Los científicos que apoyan este modelo en el film lo justifican del siguiente modo: “La historia nos lo ha demostrado repetidamente, somos una especie inherentemente violenta, guerra, genocidio, homicidio. Negar nuestro ser auténtico es el problema, la depuración no solo reduce la violencia una noche en especial, pero la catarsis a nivel nacional produce una estabilidad social, han de permitirnos liberar la agresividad que todos llevamos dentro”. Y desde la propaganda gubernamental, a través de los medios se expresa: “Liberen a las bestia y devoren las calles del país, los nuevos padres de la patria los alientan a participar”. Es visible el poder legítimo del estado soberano, por el cual los hombres han resignado incondicionalmente a sus libertades, en pos de una seguridad y con la creencia de que la Purga ha salvado a la nación.

Sobre esto último – y relevante para comprender los procesos psicosociales en la trama - Sigmund Freud habla de la cuestión en uno de sus escritos sociológicos titulado El Malestar en la Cultura (1930). Freud utiliza en parte la teoría de Hobbes y anexa sus teorías en torno al Deseo, la sexualidad y la Renuncia Pulsional. Plantea el pacto entre los hombres como factor necesario para el sostenimiento de la Cultura. Factor necesario y creador de todo malestar social en el hombre que, irónicamente, crea una herramienta ordenadora a fin de evitar el malestar entre sus pares, pero a cambio de un trozo de su felicidad y del despliegue pleno de sus deseos y pulsiones originarias. Citando al autor austríaco: “El hombre culto ha cambiado un trozo de posibilidad de dicha por un trozo de seguridad [3]. Entonces, es posible pensar que estas horas donde todo concepto de legalidad, justicia y penalización caen por el suelo, es un retorno al pleno despliegue pulsional sin renuncia ni limitación alguna.

Sin embargo, se puede analizar el sentido de trasfondo de la sanción estatal de las 12 horas de Purga – todos los 21 de marzo de 19.00 a 07.00 -. Durante la depuración un criminólogo habla sobre el tema y plantea: “¿La depuración realmente consiste en liberar agresividad y contener la violencia o consiste en algo más? Sus detractores suelen postular que el verdadero propósito de esta noche es eliminar a los pobres, los necesitados, los enfermos a los incapaces de defenderse. La erradicación de los llamados miembros improductivos de la sociedad, con el fin de aligerar la economía. La depuración se trata de dinero, en cualquier caso, el crimen decrece, la economía florece (…) el país se venía abajo, cuatro recesiones, seguidas por la caída total del mercado. Una deuda descomunal, múltiples guerras y una importante devaluación del dólar, todo esto precipitó el peor desastre económico en la historia de los Estados Unidos. El crimen y la pobreza crecieron exponencialmente y los nuevos padres de la patria a los pocos meses de ser elegidos, plantearon la idea audaz de la despenalización del asesinato por una noche. Una válvula de escape legal para la ira de la nación, una forma de contener el crimen. El hecho innegable es que esto está funcionando”

Entonces, ¿Qué funciona realmente?, y cuál es la finalidad de un política de estado en torno a la criminalidad y la pobreza. ¿Es una solución a esto último, o una excusa para eliminar aquellos sectores improductivos que amenaza a todo sistema capitalista, aquellos sectores que no tiene acceso pleno al consumo? De hecho, durante la trama, James - el Padre de la familia protagonista -, intenta tranquilizar a su hijo diciéndole que él es responsable de los mejores sistemas de defensa. James se encarga de ofrecer sistema de protección, cámaras, muros de acero, para el día de la Purga. Asegura que en su vecindario protegido, nada sucederá. Aquí se observa el modo en el cual solo ciertas clases con más poder adquisitivo, pueden asegurar su vida, acceder a la protección, frente a esta particular política de estado. Nuevamente, como dice James a su familia: “Suceden cosas horribles allí afuera, pero podemos pagar protección”. Este hecho no es extraño a nuestra sociedad actual, donde los grupos marginales son generalmente quienes no pueden tener acceso a los medios para sobrevivir en igualdad de oportunidades.

Esto se ve reflejado textualmente en el film, cuando se presenta un grupo de jóvenes que perseguía a un hombre indigente durante la Purga, y que Charlie, el hijo de James, deja entrar a la casa para protegerlo: “Somos unos jóvenes cultos y de muy buena cuna y educados, como todos los años, dispuestos a violar, aniquilar y sanar la conciencia (…) nuestra presa escapó, sus vecinos amados nos informaron que ustedes, los Sandin, inexplicablemente le brindaron asilo. El hombre que están amparando no es más que un sucio animal indigente. Una amenaza para nuestra sociedad, hasta que osó poner resistencia matando a uno de los nuestros al intentar ejecutarlo hoy. Ese cerdo ignora cuál es su sitio y hay que darle una lección. Tienen que devolvérnoslo, con vida, para poder cumplir nuestro derecho (…) No queremos hacerles daño, no queremos matar a los nuestros”

Es claro el trasfondo psicosocial en el discurso del líder del grupo, va más allá de una legalidad con fines de un bien nacional. Se observa el anhelo de destrucción y muerte del diferente, el extraño. Y es que a lo largo de toda la película se demuestra por partes de los habitantes todo tipo de sentimientos y emociones que por fuera de la Purga son transformados y ocultos. El anhelo de venganza personal, la envidia o todo afecto antes reprimido.

Michel Foucault: poder y relaciones sociales

Se puede afirmar que el pensador francés un referente en torno al desarrollo y análisis del concepto de Poder durante el siglo pasado. En primer lugar podemos notar una distinción en Foucault en comparación a otros pensadores en torno a la construcción del poder. No pone énfasis en quién lo ejerce o en su legitimidad, sino más bien en cómo se ejerce este poder. Plantea que se realiza mediante tecnologías y a través de distintos procedimientos.

Habría que focalizar primeramente en sus investigaciones en torno a la microfísica del poder, entiendo que las relaciones se conforman en instituciones con características puntuales – y en casos similares -, como cárceles, manicomios, fábricas, escuelas, y otros lugares de encierro totales o abiertos. Se insiste en el modo de procedimiento y adoctrinamiento de los cuerpos que se da en estos ámbitos, donde el poder aparece plasmado, ya de un modo internalizado. Foucault plantea en torno a esto: “el poder no es una institución, no es una estructura ni una fuerza de la que dispondrían algunos: es el nombre que se la da a una situación estratégica compleja de una sociedad dada”. [4]

Es conveniente pensar la distinción que realiza Foucault entre violencia y poder. La violencia es ejercida sobre los cuerpos y las cosas para someterlos o eliminarlos. En cambio, el poder da por entendido reconocer al otro como un individuo que realiza acciones, o potencialmente puede actuar. Pensar el poder político, el gobierno del otro, es incidir directa o indirectamente sobre el margen de acción de cierto grupo. Para Foucault entonces ejercer poder político podría entenderse como construir y controlar conductas. Y en la película que se está analizando en cuestión, de esto se trata, de controlar conductas. El gobierno de Estados unidos recuerda de distintos modos el sentido de la purga. El grupo de renovadores de la patria ha venido a plasmar sus ideas en un escenario de crisis, donde sus ideas han encontrado el momento social exacto para impactar. El adoctrinamiento es desde las escuelas, la propaganda, las leyes, desde las familias. Desde los ideales y símbolos – se habla de la patria, la nación, la purificación del alma – Se premia y felicita a quienes adhieren a la Purga y participan de ella por el bien de la nación. Las reglas manifiestas son claras y pautadas, donde se declara el derecho a depurar y se prohíben acciones. Donde hay limitaciones y ciertos funcionarios permanecen inmunes a los ataques. A las 19.00 Hs. – Inicia el Sistema de Transmisión de Emergencia, donde se informa el inicio de la Purga anual, sancionado por el Gobierno de los Estados Unidos. Las reglas: a) Se autoriza el uso de armas clase 4 en inferiores, restringiendo el uso de armas de destrucción masivo y de otra clase, b) Se prohíbe agredir a funcionarios de rango 10 o superior, y se les otorga inmunidad, c) Al sonar la sirena, todo y cualquier delito, incluido el asesinato, será legal por el lapso de 12 horas continuas, d) Los servicios policiales, de bomberos y médicos de emergencia, no estarán disponibles hasta las 07.00 am del día siguiente al concluir la depuración.

Del poder disciplinario al Biopoder. La purga, una anomia estatizada

Michel Foucault aporta conocimiento sobre una serie de fenómenos que acontecieron fundamentalmente durante el siglo XIX y que actualmente siguen plasmándose en la sociedad y en La Purga de un modo particular. Me refiero a la consideración de la vida por parte del poder, el poder institucional, el poder del estado, quién dirige, controla y regulariza a la población a su cargo. La aplicación de acciones vectoriales sobre el hombre y sus capacidades, ya sea a fin de inhibirlas o con intención de regularizarlas, según trata este autor, una especie de estatización de lo biológico [5]. Este nuevo dispositivo de derecho político se ocupó de completar a su predecesor – el derecho de soberanía, el cual se ocupada del derecho de la vida y muerte, hacer morir y dejar vivir. Un derecho que dependía de la decisión del soberano, que actúa en base a un dispositivo disimétrico que se encuentra más del lado de la muerte [6] - La novedad se puntualiza en el poder estatal de hacer vivir y dejar morir [7]. En la Purga con la pretensión de disminuir la criminalidad, evitar guerras y pobreza, se ha impuesto un estado de anomia estatizada, donde se deja morir a los ciudadanos, con la finalidad manifiesta de mejorar la vida de la nación y expiar el alma de los habitantes.

Retomando a Foucault, a fin de comprender los procesos históricos del modelo de control que historiza, debemos pensar que se implanta a mediados del siglo XVIII una nueva tecnología de poder ya no con tintes disciplinarios – pero sin excluirla de sus bases por completo, la hace forma parte con leves cambios y agregados ya que gracias a ella es que la nueva tecnología puede activarse efectivamente.- La nueva técnica de poder no se dirige al cuerpo individual del sujeto, ya no es un estilo disciplinario que apunta al hombre individual, a partir de ahora su campo de acción es la especie humana. Las nuevas herramientas de control estatal se valen de conceptos como natalidad, morbilidad, productividad, higiene pública, los cuales se aplican ya no al hombre individual, sino a un conjunto, a una masa de sujetos, a la que tiene a cargo. Sería conveniente citar textualmente las palabras del autor francés para enmarcar lo que hasta aquí se ha informado: “Tras un primer ejercicio del poder sobre el cuerpo que se produce en el modo de la individualización, tenemos un segundo ejercicio que no es individualizador sino masificador, por decirlo así, que no se dirige al hombre/cuerpo sino al hombre- especie (…) vemos aparecer algo que ya no es esa anatomopolítica sino lo que yo llamaría una biopolítica de la especie humana.” [8] Se explica de manera práctica y se comienza a percibir como el estado fue modificando su postura frente a los sujetos a su cargo, haciendo un corrimiento no solo cualitativo, sino cuantitativo, ya que ahora el estado no se ocupa solo del cuerpo, sino de la especie, de la masa de individuos.

En este punto, como ya se anticipó antes, el nuevo dispositivo de poder se ocupará de procesos como el control de natalidad, defunciones, la regulación de los niveles reproductivos, la fecundidad poblacional, problemáticas que Foucault justifica con una realidad de aquel entonces relacionada a factores económicos y políticos. Además comenta el factor de la morbilidad como problema del cual el aparato estatal pasa a ocuparse, ya no con la cosmovisión de la Edad Media y las epidemias temporarias e inminentes para los sujetos. A partir del siglo XVIII se ve a una población y el estudio de su morbilidad en función de cómo afecta a la economía de estado, a la producción a largo plazo; una población enferma que no trabajaría con la fuerza necesaria, a un tiempo deseable, bajando la producción, aparejando costos económicos. Y es en la Purga que observamos en forma latente una intención económica, en lo que considero una biopolítica por parte del gobiernos estadounidense en el film. Un control poblacional, donde se demuestra claramente en el film que al finalizar cada fecha de Purga, los especialistas realizan estadísticas de defunciones. En la película, una buena Purga es aquella que elimina a los elementos más débiles e innecesarios del sistema, de forma eficaz y eficiente.

En nuestra sociedad actual y real, las políticas no son tan directas y extremas, pero podemos observar otras técnicas de control. En el texto Defender la sociedad [9], Foucault resalta cómo la Medicina actúa como una bisagra fundamental o mejor dicho una herramienta necesaria para ejercer este concepto de biopoder. Se ha mencionado en el párrafo anterior, que se ha empezado a ejercer un mayor control sobre la morbilidad de la población, y es así como por ejemplo el campo de la medicina comienza a tener una relevancia de importancia vital la higiene pública. Pero no solo en la morbilidad, sino en todos los puntos ya antes dichos: natalidad, reproducción, higiene pública, etcétera. Todos campos de intervención del dispositivo de la biopolítica que asiste a la población con todo tipo de instituciones, con aparatos económicamente más factibles y aplicables a mayor cantidad de personas.

Biopolítica y población: Benditos sean los Estados unidos, una nación renacida

Uno de los resultados de los cambios de esta época es el concepto de población – al menos el que desarrolla Michel Foucault -. Ya el Estado no debe tratar con el cuerpo/ individuo ni con las sociedades conformadas por sujetos, en esta nueva instancia tendrá que interactuar con un ente de mayor volumen y quizás más anónimo, es la idea de población. La biopolítica deberá enfrentar los problemas que lo referido a lo poblacional, ya sea en lo económico, político, técnico o biológico. Es así que los inconvenientes que el estado debe resolver son fenómenos poblacionales, no ya individuales, la importancia recaerá en aplicar métodos de regulación masificados. Como menciona Foucault: “Son fenómenos aleatorios e imprevisibles si se los toma en sí mismos, individualmente, pero que en el nivel colectivo exhiben constantes que es fácil, o en todo caso posible, establecer (…) la biopolítica abordará, en suma, los acontecimientos aleatorios que se producen en una población tomada en su duración.” [10] Esta demostración de poder político, esta tecnología de poder va introducir toda una serie de modos muy disímiles a los que el dispositivo disciplinario implementaba. Desde este momento se trabajará con previsiones, mediciones globales, estadísticas, toda clase de mecanismos de regulación que acompañen las planificaciones que el estado tiene para la población. No se trata ya de una enseñanza al cuerpo individual al estilo del dispositivo disciplinario, desde este punto ya se piensa en forma global , en el hallazgo de equilibrio y regularización – los procesos biológicos del sujeto como especie en búsqueda de regularización a fines institucionales predeterminados-. ¿No es esto acaso lo que la Purga promueve y realiza? Ya que no son solo esas 12 horas puntuales, sino que la población se prepara el resto del año para ese momento, invirtiendo en protección, armando alianzas implícitas, sosteniendo el modelo de distintos modos. Siendo influenciados por el poder del Estado.

Estas mutaciones en las formas y maneras de coacción en los sujetos, ahora sujeto/población responden a los sucesos que comenzaron a fines del siglo XVIII, las instituciones debieron adaptarse a una nueva realidad y repensar su actuar frente a la estructura económica y política de una población que crecía demográficamente como nunca, a la par de nuevas tecnologías y cambios de producción fruto de la industrialización inminente. Un estado que emplea un nuevo dispositivo tecnológico para controlar, regularizar y según sea necesario, modificar cualquier acciona que pueda ser perjudicial por parte de la población, de la masa – económica y políticamente hablando -. No debemos confundirnos y pensar que un modelo reemplaza al otro, - mecanismos disciplinarios y mecanismos reguladores – Un dispositivo engloba al otro, y mejor dicho , cada cual apunta a un cuerpo distinto, a un nivel distinto, pero siguen un serie la cual les permite un encadenamiento práctico en el cual no surgen mayores puntos de conflicto.

Investigando las ideas de este, autor podemos pensar que tan real es la acción del estado en relación al ejercicio del poder, y nos abre paso para pensar en una fuerza política que buscará toda clase de herramientas y modos para poder actuar más eficientemente, frente a una realidad cambiante y vertiginosa. Entre esas herramientas, saberes, técnicas, dispositivos y conocimientos sin duda se halló en el campo de las ciencias – las psicológicas por ejemplo -, más de un uso y más de una respuesta. Foucault y sus ideas no dejan de ser actuales en estos días y en la ficción del film, el control de la población, los intereses económicos, el poder político, es un eje central para poder leer de modo profundo el mensaje de esta obra fílmica.

Bioética: otro modo de depurar el alma y salvar la nación

Se debe plantear algo importante a partir de lo hasta aquí tratado en torno al film. Qué sucede en torno a los principios para la conducta correcta del humano respecto a la vida. Aquí se está frente a una intervención política sobre la vida de los seres humanos. No basta con decir que la norma sancionada por el gobierno deja a la decisión de cada cual si Purga o no. Esto debido a que adherir a la Purga resulta un encerrona, en la cual el no dar por sentado dicha adhesión, pone en riesgo a los sujetos a ser víctimas de la agresión del resto de la comunidad – la aprobación a la Purga se realiza colocando un ramo de flores azules en la puerta principal de los hogares -.

Aquí entonces, desde una lectura bioética, se debe analizar la conducta humana en este escenario, tanto desde el poder político, como en la responsabilidad subjetiva de cada sujeto. No por el simple hecho de existir una normativa vigente, cada individuo se verá libre de hacerse responsable de sus acciones, sus valores, y su moral. Cada sujeto cuenta con un principio de autonomía en el cual posee la capacidad para darse normas o reglas a si mismo sin influencia de presiones externas. Es principio debe ser imperativo al punto de respetarse como norma – salvo cuando la persona no pueda ser autónoma o pesa autonomía disminuida -. También el sujeto posee un principio de no maleficencia, es decir, abstenerse intencionadamente de realizar acciones que puedan causar daño o perjudicar a otros, principio válido en todos los sectores de la vida humana. Por otro lado, cada sujeto debiera actuar desde un principio de justicia, que consiste en tratar a cada uno como corresponda, con la finalidad de disminuir las situaciones de desigualdad – ya sea esta ideológica, cultural, social, económica, religiosa, etcétera -. Podemos pensar en la sociedad que se presenta en La Purga, donde la política pública en realidad no respeta este principio, no apunta a la igualdad ni a eliminar la desigualdad entre los habitantes. Más bien, con La Purga elimina a los desiguales.

A riesgo de ser redundante, en el film observamos una encerrona, en la cual lo sujetos dependen de ese Estado que vino a resolver el estado de crisis existente hasta el año 2017, momento en el que comienza la Purga anual. Ya se ha mencionado durante este escrito los posibles factores de trasfondo en torno a este procedimiento: la eliminación de aquellos sectores improductivos para el sistema económico, los enemigos del Estado. Y es que queda claro que en esta imaginaria sociedad no se respetan ya los derechos inalienables del ser humano ni su dignidad. No se observa ningún rasgo de bioética social que se preocupe por la igualdad, la justicia, el mejoramiento del total de los individuos. No se observa ninguna promoción de los Derechos Humanos pensando en una sociedad plural.

En un primer momento de la película, observamos que el padre de familia parece aceptar las normas establecidas. Por otro lado, Tris su mujer, se observa en conflicto ético con lo que sucede esa noche. Lo mismo se observa en las dudas de sus hijos. En cierto momento ya durante el período de Purga, Charlie – el hijo menor adolescente - observa por las cámaras a un sujeto en la calle que está huyendo de perseguidores que intentan asesinarlo. Duda entre abrir los cercos de seguridad de la casa. Finalmente lo hace y explica a su padre: “Estaba herido, pedía ayuda y nadie lo ayudaba”, James le recrimina por qué lo dejó entrar: “El o nosotros Charlie” James propone buscar al hombre que se ha escondido en la casa y entregarlo al grupo de jóvenes que lo venían persiguiendo y reclaman su cuerpo vivo; ya que pueden entrar a la casa con maquinaria especial y asesinar a toda la familia. Finalmente James encuentra al hombre. La familia entra en crisis cuando deben torturarlo para inmovilizarlo y acepte ser reducido. Tris, la esposa de James exclama: “Mira a este hombre, ¿qué le estamos haciendo? (…) Está mal, no es correcto lo que estamos haciendo (…) dime cuando paso, James qué nos pasó” El hombre, un extraño indigente les dice “Salve a sus hijos, lléveme afuera” James por primera vez entra en dudas y finalmente decide no entregarlo. Decide en cambio defender su casa de la invasión y pelear.

Con este abreviado relato del film, se puede reflejar el proceso de concientización y conflictiva ética que nace en la familia en torno a lo que avala La Purga. Se observa como salen a la superficie ciertos principios arriba comentados. Y sobre todo, el respeto por la dignidad humana, algo que ningún poder político, que ningún gobierno debiera arrebatar. Como expresa un voz anónima al finalizar La Purga, durante una entrevista radial: “Anoche perdí a mis dos hijos, mis muchachos, estaba orgulloso de mi país, pero ya no, este país me ha arrebatado todo”

Cuestiones finales

La Purga es ficción, La Purga es un escenario extremo, una situación donde se plantea una posibilidad extrema. Pero ¿nos es realmente impensable? La historia de los Estados Modernos nos ha dado nefasto ejemplos de políticas de exclusión, procesos de genocidio organizado, matanzas pautadas en nombre de la libertad y la soberanía de las naciones. La Purga nos atrapa en escenas de tensión, pero también incomoda a través de los argumentos y justificaciones de sus personajes cuando purgan. Argumentos los cuales nos recuerdan a los ya visto en situaciones como los Juicios de Núremberg o en las explicaciones de mandatarios de países en plena democracia en torno a invasiones a otros Estados soberanos.

Resta aquí preguntarse, que hay realmente de singular en nuestras decisiones, en nuestras elecciones. Qué espacio hay para nuestro Deseo – desde el término psicoanalítico -, en una sociedad donde toda novedad busca ser aplacada o normada. Donde el consumismo y la producción capitalista, margina, criminaliza y tilda de enfermo y anormal, todo ápice de resistencia o protesta. Es complicado pensar al Sujeto en su singularidad, sin un análisis profundo del poder social y político con el que somos conformados ya antes de nacer. Pero no es imposible con un trabajo de análisis individual y comunitario. Quizás ambos, ya que como menciona Sigmund Freud en su obra Psicología de las Masas y análisis del Yo: “En la vida anímica individual, aparece integrado siempre, efectivamente, «el otro», como modelo, objeto, auxiliar o adversario, y de este modo, la psicología individual es al mismo tiempo y desde un principio, psicología social, en un sentido amplio, pero plenamente justificado [11].

Referencias

Freud, S. (1930): “El Malestar en la Cultura”, en Obras Completas, Bs.As. Ed. Amorrortu. Vol. XXI. 2008

Freud, S. (1921): “Psicología de la masas y análisis del yo”, en Obras Completas, Bs.As. Ed. Amorrortu. Vol. XVIII. 2008

Foucault, M.: Lecciones sobre la voluntad de saber, México, Fondo de Cultura Económica.

Foucault, M.: Defender la sociedad, Curso 1976, México, FCE, 2000.

Hobbes, T. (1651): Leviathan, Madrid, Alianza Editorial, 2009

Marx, K. (1867): El capital, México, Siglo XXI Editores, Tomo 1, Vol. 2.



NOTAS

[1Marx, K. (1867): “El capital”, México, Siglo XXI Editores, Tomo 1, Vol. 2.

[2Hobbes, T. (1651): Leviathan, Madrid, Alianza Editorial, 2009, p. 180

[3Freud, S. (1930): “El Malestar en la Cultura”, en Obras Completas, Bs.As. Ed. Amorrortu. Vol. XXI. 2008, Cap. V, p. 112.

[4Foucault, M.: Lecciones sobre la voluntad de saber, México, Fondo de Cultura Económica.

[5Foucault, M., Defender la sociedad, Curso 1976, Buenos Aires, FCE, 2000. Clase del 17/3/76

[6Ídem, p.2.

[7Ibídem, p.3

[8Óp. Cit., p.4

[9Foucault, M.: Defender la sociedad, Curso 1976, Buenos Aires, FCE, 2000. Clase del 17/3/76

[10Ídem, p.6

[11Freud, S. (1921): “Psicología de la masas y análisis del yo”, Introducción, en Obras Completas, Bs.As. Ed. Amorrortu. Vol. XVIII. 2008.





COMENTARIOS

Mensaje de Rubèn Gallardo  » 13 de octubre de 2014 » r.gallardo@live.com.ar 

Leyendo el artículo me pongo a pensar en varias teorías criminológicas que nos acompañan hasta el dìa de hoy en nuestra formas de pensar y en nuestra instituciones de encierro, sobre todo en las prisiones. Mas que nada en la forma de leer al hombre y su naturaleza. Parece rara esta relación, pero no creo sea imposible, el concepto de delincuente, delincuencia y criminalidad lombrosiano esta presente en el momento de ver quiènes son los màs afectados en la purga. Es que la purga sin duda ha sido creada por un grupo de poder que hasta se protege con inmunidad de la misma.
Interesante película , interesante el articulo del autor y para poder pensar en la bioética, en mi casa, desde un pensamiento criminológico crìtico.



Mensaje de Flor de liz  » 22 de septiembre de 2014 » florrios2051@gmail.com 

El film es plantear una sociedad idealizada aparentemente perfecta, pero que va contra los DD. HH.Matar es ilegal...La realidad muchas veces supera la ficción pero no del todo por ejemplo: Aqui en el Perú existen las llamadas rondas campesinas donde el pueblo hace justicia con sus propias manos, porque muchas veces las autoridades no pueden hacer nada, de esta manera van erradicando la delincuencia.
Las leyes se van dando de acuerdo a la realidad y la conveniencia de la sociedad, nosotros los seres humanos hacemos de todo a favor de nuestro beneficio.
Estoy de acuerdo con la filosofía de Hobies: Por consiguiente el hombre debiera esforzarse por la paz en la medida en qué espere obtenerlas y que cuando no pueda obtenerlas pueda buscar entonces y usar toda ayuda y las ventajas de la guerra.



Mensaje de Pedro   » 22 de septiembre de 2014 » pedroorellano@hotmail.com.ar 

La pregunta que nace luego de haber leído el artículo es: ¿Que tan posible es que esto no suceda?. O acaso... no sucede ya. Pero de forma transformada o dibujada en los procesos socio económicos de nuestra sociedad. Vamos... no hace falta un purga, un muerte explosiva. Ya hay muertes en cuotas y a gotas cuando el respeto, la dignidad y los derechos no son respetados por los Estados. Se habló de foucault... y como el decía,,, no se busca castigar mas, sino castigar mejor.



Mensaje de Magali Dalla Vía   » 20 de septiembre de 2014 »  

Interesante la lectura del texto en torno a los delegados límites de la moral y el pensar en una ética que rige y supera cualquier política económica de época. Como sucede seguido, los marginales, de al margen, si las principales elementos a eliminar, con menos acceso a medios... Y a defenderse de la purga. Muy interesante la lectura para re pensar las biopoliticas de la actualidad.



Mensaje de Angélica   » 11 de agosto de 2014 » granerosangelica@gmail.com 

Me parece excelente el análisis de Roberto Casanova. La vi hace pocos días justamente, y me resultó muy perturbadora, con mucha tensión desde el inicio. Tal vez porque el escenario aunque extremo, no deja de parecer verosímil, tal como plantea Roberto en su análisis, ya que hemos visto en distintas épocas y estados, y seguimos viendo, situaciones semejantes para justificar lo impensable, es decir esa escena terrorífica donde todo vale y no hay modo de poner freno a la irracionalidad. En el film la irracionalidad es controlada por una sirena que anuncia el fin de la supuesta liberación, al sonido de la sirena los perros sueltan la presa, el adiestramiento es total. Este escenario que plantea la película, de un día de descontrol absoluto contra 364 de orden y bienestar, es un escenario profundamente apocalíptico para la humanidad porque instala un imaginario de absoluto control y manipulación, de exacerbación de los sentimientos más hostiles, de la xenobofia, el racismo de clase y de etnia, el individualismo y egoísmo extremo del que parece no haber salida. El gesto solidario que tuvo la familia con la víctima, un negro pobre, y en torno al cual gira el conflicto de la película, es un gesto aislado, el vínculo se disuelve al finalizar el horario de la purga, no hay sujeto colectivo, solo grupos errantes, tribus en busca de cacería o familias aisladas en mundos casi sin contacto.
Las pantallas y los medios están omnipresentes, mostrando y diciendo qué y cómo mirar.



¿Quién es usted?
Conectarse
Su mensaje

Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.

Película:La purga

Titulo Original:The Purge

Director: James DeMonaco

Año: 2013

Pais: Estados Unidos