Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2010 > Lo llevo en la sangre >

por 

Universidad de Buenos Aires
Facultad de Psicología

Psicología, Ética y Derechos Humanos
Cátedra Fariña

Profesora Gorocito Patricia
Comisión XVI

Integrantes:
Brignole, Claudio L.U: 26052558-0
Bursese, Cecilia L.U: 29601371-0

El presente trabajo tiene como objetivo poder visualizar el circuito de responsabilidad, los elementos de necesidad y azar, la figuras de la culpa y elaborar una hipótesis sobre la responsabilidad subjetiva en el film “Lo llevo en la sangre” de Pablo G. Pérez; a su vez llevar a cabo un análisis similar del comentario elaborado por Oscar D’ Amore sobre el mencionado film.

Breve Reseña del Film:

El film se centra en una familia (Seminenga) fanática del Club Atlético Chacarita Juniors, en la cual la tercera generación (Lucas) cumple con el sueño familiar de jugar en la primera división de dicho Club. Dentro de los exámenes médicos que debe realizarse se encuentra el AFAF (Análisis del Factor de Adhesión Futbolística), el cual determina a través de un análisis de sangre de que “cuadro” se es realmente. El padre (Mario) lo acompaña a la realización del estudio y con motivo de donar sangre para un jugador que sufrió una lesión también se somete al AFAF; los resultados demuestran que Lucas es de Chacarita, pero que Mario es de Atlanta, histórico rival de Chacarita, ante lo cual el padre de Mario le confiesa que su madre era de Atlanta, que le llego a tener un gran cariño a Chacarita, motivo por el cual decidieron guardar el secreto de la adhesión futbolística de ésta. Mario termina por asumirse como hincha de Atlanta.

En su comentario sobre el film, para el análisis de responsabilidad subjetiva, Oscar D’ Amore se centra en el personaje de Mario, sobre el cual elabora una hipótesis clínica sobre la modificación en la alternancia de lo pasional amor-odio, entre propios y ajenos frente a la restitución de su pertenencia. Esto puede verse en el cambio de actitud del personaje a través del film: mantiene y refuerza la rivalidad entre ambas “hinchadas” inclusive después del resultado del análisis de sangre, ubicando del lado de “los otros”, ajenos y depositario del odio, a los simpatizantes de Atlanta; pero a partir de que el padre le revela que su madre era de Atlanta y Mario se asume como tal se ve una modificación en cuanto a la consideración de “los otros”, ahora los hinchas de Chacarita, ya no como depositarios del odio.
Para cumplir con los objetivos propuestos tomamos el personaje del padre de Mario; en lo que concerniente al circuito de responsabilidad encontramos un tiempo 1, una acción determinada que se supone se agota en los fines para los que fue realizada, donde esconde que su mujer es hincha de Atlanta; un tiempo 2, indicador que confronta con aquel tiempo 1 que se creía agotado en sus fines y lo resignifica, en el cual es interpelado ante la noticia de que se realizara al nieto el análisis AFAF; y un tiempo 3, toma de posición subjetiva, donde comunica a su hijo que la madre de éste era de Atlanta, lo que explica el resultado del AFAF. Si bien en el film no se muestra el tiempo 1 es nombrado en el tiempo 3, aquella mentira, el secreto sobre cuadro de la madre (S1) es resignificado por un tiempo 2 que interpela al sujeto y cae en cuenta de la posibilidad de la develación de la mentira (S2) y da lugar a un tiempo 3, donde toma una posición que denota la responsabilidad subjetiva y culmina con la trasmisión de la verdad. En esta escena el tiempo tres culmina en una acción, pero el “Acto” producto de la interpelación no es sinónimo de acción, sino que hace referencia a esa decisión tomada por fuera de los otros.
Vemos en este situación en lo que respecta al orden de necesidad, que esta dado por aquello que es ajeno a la voluntad humana, “lo que se lleva en la sangre” y desde el orden del azar, que no sólo son ajenos a la voluntad humana sino también que escapan al orden de necesidad, “que se le solicite a Mario donar sangre, en el momento que acompaña a su hijo a hacerse los estudios, para un jugador que sufrió una lesión”. La responsabilidad subjetiva surge en la brecha entre necesidad y azar, ya que si algo está determinado completamente por alguno de estos dos factores o una conjunción de ambos no queda lugar para la responsabilidad. El responsabilidad del padre de Mario encuentra lugar entre la trasmisión de la sangre materna, tras haberla elegido como esposa y madre de su hijo, y que el avance de la ciencia llegue hasta el punto de poder determinar la filiación futbolística a través de un análisis de sangre al momento en que Mario acompaña a su hijo y se somete al mismo ya que era necesaria la donación de sangre “de gente del Club” para un jugador que había sufrido una lesión. Como hipótesis clínica podríamos aventurar la idea de que en el ocultar la preferencia futbolística de la madre y de esta manera conseguir que su hijo pertenezca al mismo Club que él se juega algo del orden de la castración, del establecimiento de un límite en el vínculo entre madre e hijo. Siendo Atlanta el histórico rival de Chacarita, la unión en lo que respecta al “amor por los colores” entre madre e hijo deja al padre por fuera, convirtiéndolo en rival.
Encontramos la figura de la culpa en la escena donde el padre le confiesa a Mario que su madre era de Atlanta, justifica la elección de la madre a pesar de su preferencia futbolística y añade el cariño que ésta desarrollo hacia Chacarita por el amor que le tenía a ellos, razón por la cual mantuvieron el secreto, que sin los avances de la ciencia no hubiese sido revelado y le pide perdón. Ahora bien si tomamos la hipótesis clínica mencionada y siguiendo a Lacan “La única cosa de la que se puede ser culpable, al menos en la perspectiva analítica es de haber cedido en su deseo” del sentimiento incosciente de culpa podemos decir que estaría dado por ceder ante el deseo de que su hijo no ocupe un lugar junto a la madre que lo deja excluido del mismo.
Para concluir haremos una comparación conceptual entre el análisis del cuento “El Muro” de Sartre y el material por nosotros trabajado. En ambos casos se observa responsabilidad subjetiva, que se encuentra en la brecha entre azar y responsabilidad: en el primero del lado del azar ubicamos la elección por parte de Ibbieta de la confesión mentirosa, quien termina, sin saberlo, diciendo la verdad, y la necesidad esta dada por la presión que ejercen los falangistas sobre el personaje; en el segundo caso desde el orden del azar encontramos la solicitud de que Mario done sangre siendo que sólo fue a acompañar a su hijo, y en cuanto al orden de necesidad el factor de adhesión futbolística que lleva en la sangre. En ninguno de los dos casos se encontró responsabilidad jurídica.
En ambos materiales analizados se encontraron los tres tiempos del circuito de responsabilidad. En “El Muro” un tiempo 1, que consiste en la mentira (En el cementerio) que Ibbieta dice a los falangistas ante la interrogación acerca de la ubicación de su amigo; un tiempo 2, situado en el momento en que el panadero le cuenta que mataron a Gris (En el cementerio?) y un tiempo 3 donde el personaje se da cuenta de que su mentira fue la que condujo a las falangistas al encuentro de Gris (En el cementerio!). En “Lo llevo en la sangre” ubicamos un tiempo 1 donde se emite una mentira, un tiempo 2 en el cual el protagonista se encuentra frente a la posibilidad de que la verdad sea develada y un tiempo 3 donde se produce una modificación en el plano subjetivo. A su vez encontramos en el primer caso al llanto como la figura de la culpa mientras que en el segundo es el confesar la verdad a su hijo. El sentimiento inconsciente de culpa en Ibbieta se da por el cumplimiento del deseo, que según la hipótesis clínica esbozada consiste en el deseo de vivir, el cual se deja ver, a pesar de llegar a la conclusión de que todos moriremos tarde o temprano, el no querer perder ni dos horas de vida durmiendo en lo que seria su ultima noche.

Bibliografía:
- Salomone, G. & Domínguez, M. E.: “La transmisión de la ética. Clínica y deontología”. Letra Viva, 2006.
- Ariel, A.: “La responsabilidad ante el aborto” Ficha de cátedra.
- Fariña, J.: “Responsabilidad entre necesidad y azar” Ficha de cátedra.
- Freud, S. (1925) “La responsabilidad moral por el contenido de los sueños” en algunas notas adicionales a la interpretación de los sueños en su conjunto. Obras Completas. Tomo XIX, Amorrortu editores. 1984.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: