Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2009 > Lo que no se ve >

por 

Ficha técnica y artística

THE INVISIBLE (Lo que no se ve)

Intérpretes: Alex O´Loughlin, Alex Ferris, Justin Chatwin, Margarita Levieva, Marcia Gay Harden, Chris Marquette, Callum Keith Rennie, Michelle Harrison, Tania Saulnier
Director: David S. Goyer
Productores: Gary Barber, Roger BirnBaum, Jonathan Glickman, Neal Edelstein, Mike Macari
Guión: Mick Davis, Christine Roum
Duración: 01:37:00
Género: Fantástico
País: EE.UU.
Año de producción: 2007
Distribuidora: Buena Vista Internacional

Sinopsis:
THE INVISIBLE es una película de suspenso sobrenatural sobre un adolescente que se encuentra atrapado entre el mundo de los muertos y el de los vivos, siendo completamente invisible a estos últimos. Nicholas Powell (Justin Chatwin) está a punto de terminar el colegio y le espera un brillante futuro, hasta que una oscura noche es atacado repentinamente y su maltratado cuerpo es dado por muerto. Ahora en el limbo, desde donde puede observar el mundo de los vivos aunque ellos no puedan verlo, su espíritu no puede hacer otra cosa que ver como su madre y la policía lo buscan frenéticamente. Su única oportunidad para revivir es desenmascarar el misterio de lo que le sucedió y el por qué de esto, antes de que su tiempo termine de morir.
Mientras Nick intenta revelar la ominosa verdad tras su fantasmagórica condición, el rastro lo lleva desde su madre pasando por su mejor amigo, Peter, y por un dudoso criminal hasta una ruda y conflictiva chica, Annie Newton, la cual Nick descubre que podría poseer la llave para despertar de su inexplicable situación.

Escenas a analizar

La chica en cuestión, Annie, acompañada de Marcus, su novio, rompe la vidriera de una importante joyería de la ciudad (“Chevalier”), roba unas alhajas de mucho valor, y ambos se van rápidamente en el auto del joven hacia la casa de éste. Al día siguiente, ella se lleva consigo las joyas a pesar de que Marcus no esta de acuerdo y, mientras la muchacha se va al colegio, él muy enfurecido llama a la Policía denunciándola por dicho robo.
Mientras ella esconde las joyas en el locker del colegio es vista por Peter.
Cuando van a detenerla, verifican en el casillero, y allí hallan las joyas robadas. Para ese entonces, Annie comienza a correr, pero la Policía logra alcanzarla, si bien luego le dan dos semanas de libertad hasta el día de la corte.
Ahora bien, de quien menos ella desconfía es de su novio, por tanto manda a buscar a Peter.
Peter es el mejor amigo de Nick, quien esa misma noche planeaba viajar a escondidas de su familia y apoyado por su amigo a Londres a comenzar un curso de literatura. La madre de Nick descubre el pasaje y luego de una gran discusión decide quedarse y regalar el mismo a una compañera del colegio, sin dar aviso de ello a su amigo Peter.
Volviendo a la situación anterior, en la que comienzan a golpear a Pet preguntándole si había sido él quien dio aviso a la Policía por el robo de Annie, éste contesta que no, que él no había sido, pero Annie junto a dos amigos, hacen caso omiso y siguen pegándole; entonces vuelven a preguntarle si no sabe quién fue, y vuelve a decir que no, que no tiene idea de ello. De esta manera, le dicen que lo matarían si no dice el nombre de la persona culpable del hecho. Ahí es cuando Pet, seguro de que su amigo Nick se encontraría camino a Londres (ya que habían pasado más de dos horas), lo señala como culpable, intentando salvar su propia vida, y tranquilo de que ya no hallarían a su amigo. Pero no fue así.
Annie y los suyos salen en busca de éste, y lo encuentran. Comienzan a golpearlo, sin hacerle siquiera preguntas, y lo hacen de tal forma que creen haberlo matado, por lo que dejan su cuerpo bien escondido en el bosque.
Cuando Pet se entera de lo sucedido, no sabe qué hacer. Se siente muy culpable por haber dicho tal mentira, sin imaginarse lo que iba a pasar, pero no hace más nada. A partir de allí comienza la búsqueda de Nicholas por parte de su madre, la Policía y sus compañeros de escuela.
Cuando pasan unos días y su amigo no aparece, Pet decide matarse. Ingiere unas pastillas, y se tira en su cama dejándose morir.
Finalmente luego de unos dos días encuentran el cuerpo con vida de Nick y logran salvarlo.

Análisis

Para los objetivos planteados en la consigna nos basaremos en el personaje de Peter, quien a partir de un hecho aparentemente irrelevante se ve interpelado a dar cuenta de su responsabilidad subjetiva.
En el Circuito de la responsabilidad subjetiva "Ya no hablamos solo de buenas o malas intenciones o buenas o malas acciones (…). Entramos (…) en una zona que resulta de máxima importancia clínica porque implica, exige una experiencia: la experiencia del deseo inconciente”. En el tiempo uno del circuito el sujeto lleva a cabo una acción conciente y con una finalidad o intención que se agota en ese hecho. No ve algo más allá de su acción. Estamos del lado del sujeto de la conciencia. En nuestro ejemplo Pet es imprevistamente atrapado por Annie y su banda quienes lo golpean brutalmente, se le ofrece salvar su vida si entrega a quién la ha delatado y entonces creyendo que su amigo Nick se encontraba camino a Londres, pronuncio su nombre. De esta forma no sólo consigue salvar su vida sino que también burla a Annie y sus amigos suponiendo que ya no encontrarían a Nick en la ciudad.
Pero de acuerdo a Salomone, “las mociones inconcientes se valen de algunos episodios de la vida cotidiana como un medio para expresarse. En algunos casos la acción es completamente involuntaria, no siendo posible para el sujeto reconocer intención alguna. (…) Estas acciones se presentan como una acción carente de sentido, aun de sentido conciente. No obstante la intención conciente se ve alterada.”
En este sentido Pet intenta concientemente salvar su vida, simplemente no imagina que su amigo, no ha abordado su avión. Piensa que su acción no tendrá consecuencia alguna. Pero de esta acción se valdrá sus mociones inconscientes para expresarse.
El tiempo dos se refiere a una interpelación que el sujeto recibe a partir de indicadores que lo ponen sobre aviso de que algo anduvo mal. El sujeto se ve interpelado por ese hecho que siente ajeno, pero le pertenece. Pet se entera que Nick no ha viajado a Londres y que Annie lo golpeo hasta matarlo. Pet se ve interpelado por esa aparente situación inocente del tiempo 1 ¿por qué dije Nick Powell?
La culpa que aparece a partir de un tiempo 2 ob-liga al sujeto a volver sobre lo realizado en un tiempo 1, y resignificar dicha acción. La interpelación subjetiva se pone en marcha cuando la ley simbólica del deseo, ob-liga a retornar sobre la acción. Pet se siente culpable por la muerte de su mejor amigo, por haber pronunciado su nombre. Sin embrago la culpa es el reverso de la responsabilidad. Que el sujeto se sienta culpable por este acto es señal que allí se esta velando algo de la responsabilidad subjetiva ¿Realmente apreciaba a su amigo?
El tiempo 2 es una interpelación, no se puede evitar responder a ella, pero si se puede responder de múltiples maneras: “el sentimiento de culpa, la proyección, la negación, la intelectualización – como poderoso anestésico psicosocial – y en líneas generales, la formación sintomática (…)”
Pet siente culpa por lo sucedido, por haber dicho el nombre de su amigo, por haber puesto en peligro su vida. Pero en esa elección del nombre da cuenta de una intencionalidad inconciente, y Pet debe hacerse responsable por ello. La culpa por haber dado su nombre sin tener la certeza de que su amigo haya viajado vela la responsabilidad del sujeto, su deseo inconciente. ¿En realidad es culpable por la muerte de Nick?
El tiempo tres es el tiempo del efecto sujeto. Aquí ya se habla de una dimensión ética, es el acto en el que se produce un sujeto de deseo inconciente. El tiempo 3 resignifica el tiempo1 y diluye el sentimiento de culpa. El sujeto debe responder por sus actos, asumir (o no) su responsabilidad subjetiva.
Podemos pensar como un tiempo tres la desesperación de Peter, en el no saber como diluir su culpa, no encuentra otro camino más que el suicidio, ingiere unas pastillas y se tira en su cama dejándose morir. Esta es la forma que encuentra Pet para salir del eje particular, de la culpa moral, haber elegido el nombre de su amigo para salvar su propia vida. Pet sabe que su accionar es cobarde, cuando la policía lo interroga el no puede dar cuenta de lo sucedido, pudiendo colaborar elige no hacerlo.
Como plantea Salomone, “la responsabilidad subjetiva es aquella que se configura a partir de la noción de sujeto del inconciente; sujeto no autónomo que, por definición no es dueño de su voluntad e intención”.
Por fuera de su intención conciente, las mociones inconcientes se abren paso a través de un hecho aparentemente fortuito y en un momento posterior, el sujeto se ve interpelado a responder por su responsabilidad subjetiva. En este caso, el haber elegido el nombre de su amigo, llevo a Peter a dar un giro a su vida, a romper con una situación que no podía cortar peor que ya no podía sostener.
En cuanto a la hipótesis clínica Freud en su escrito la responsabilidad moral por el contenido de los sueños , explica como el contenido de algunos sueños va en contra, muchas veces, de la sensibilidad ética del soñante. Y se pregunta si debemos asumir la responsabilidad sobre el contenido de nuestros sueños, a lo que responde que si, ya que este es una parte de nuestro ser.
Dice Salomone: “(…) este tipo de acciones involuntarias, conllevan un propósito que el actor de la acción desconoce; de este modo, el sujeto no se atribuye responsabilidad en relación a ellas. (…) La responsabilidad que indica Freud aparece vinculada a ese propósito desconocido para el sujeto” .
En este sentido podemos pensar que Pet es responsable de haber dicho Nicholas Powell y no otro nombre. Podemos suponer que Pet tenía una ambivalencia en relación a su amigo, por un lado lo apreciaba y admiraba, Nick lo escuchaba y en oportunidades lo había defendido en peleas escolares. Pero al mismo tiempo Nick era todo lo que él no podía pero quería ser. Todos lo admiraban, era talentoso, rico y valiente. Pet luchaba con su falta de carácter de la cual todos se aprovechaban y deseaba ser como Nick.
¿Cuál sería en este caso el deseo inconsciente que se expresa a través de esta acción aparentemente fortuita?
Concientemente, Pet desea salvar su propia vida, también quería a su amigo, se alegraba por su brillante futuro. Inconscientemente, lo envidiaba, el quería estar en su lugar (Pet manifestó su deseo de viajar a Londres y Nick lo desestimó), probablemente deseaba que por una vez no le saliera todo bien. Esto podemos situarlo en el eje de lo Universal-singular.
Si pasamos a analizar el plano de Necesidad-azar, podemos decir que la necesidad en términos de Fariña comprende aquellos sucesos ajenos a la voluntad humana, por ejemplo la muerte. La Necesidad rige por fuera del sujeto, no está en él cambiar los hechos.
Cuando la situación está regida por puro azar o pura necesidad, o por una combinación de ambos, no es pertinente la pregunta por la responsabilidad. Porque justamente esta se ubica en la grieta entre ambas.

El Azar, dice Juan Carlos Mosca, implica incertidumbre. Interviene en la vida del hombre más allá de su decisión, desconectando causa y efecto.
En nuestro caso el orden de la necesidad esta expresado en los dichos de Ani “tu vida por la de el responsable”, se juega la necesidad de salvar su propia vida.
El azar También hizo lo suyo, existe una simultaneidad entre la burla de Pet hacia Ani y la pelea de Nick con su madre que lo hace arrepentirse de viajar. Fue el azar quien hizo que coincidiera la respuesta de Pet (Nicholas Powell) en el tiempo con la reacción de Nick frente a la pelea con la madre (no viajar).
Parafraseando a Lacan “De nuestra posición de Sujeto somos siempre responsables…el error de buena fe es entre todos el más imperdonable.”.

Bibliografía

• D’Amore, O.: Responsabilidad y culpa. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.

• Freud, S.: (1925) La responsabilidad moral por el contenido de los sueños. En Algunas notas adicionales a la interpretación de los sueños en su conjunto. Obras completas. Tomo XIX, Amorrortu editores. 1984.

• Mosca, J. C. (1998). Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.

• Salomone, G. Z.: El sujeto dividido y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: