por 

02-Patanian Pablo

El siguiente escrito trata sobre el film Magnolia. El texto de Alejandro Ariel propone pensar la película a partir de la problemática: que se le puede perdonar a un padre y que no. Frente a lo cual sostiene como posición que hay cosas que no se le pueden perdonar a un padre, y perdonar esos imperdonables implica traicionarse. Centrare el análisis de esta problemática y su relación con la responsabilidad moral y subjetiva en Claudia, ilustrando el contexto en el que se desarrolla el personaje con algunos momentos del film y datos relevantes de su relación con otros personajes.
Claudia es hija de Jimmy Gator, un conocido conductor de un programa llamado “¿Que saben los niños?”, acerca de él tenemos unas primeras escenas en donde una secuencia de imágenes de propaganda televisivas lo presentan como buen marido y padre de familia mientras en otra imagen por fuera del spot se lo muestra infiel a su mujer. En un bar al mismo tiempo en que otro spot promociona un material de como convertir a la mujer en un objeto de dominación masculina aparece Claudia, quien acepta ir a su departamento con un tipo que recién conoció y acostarse con él no sin antes drogarse. Produzco otro recorte cuando noto que Frank, relacionado con el spot anterior, anuncia en su curso una curiosa estrategia para doblegar al sexo femenino la cual consistía en “Como montar una tragedia”, inmediatamente después de esto aparece Jimmy a la puerta de Claudia realizando algo del orden de aquella pose trágica. La puerta es abierta por el sujeto que había estado con ella la noche anterior a quien Jimmy le pide responder si es el novio de Claudia, él contesta diciendo que es solo un amigo, luego Jimmy se presenta en la habitación de su hija, mostrándose ella muy incomoda con esto su padre enuncia algo que parece no tratarse de una pregunta o algo por conocer. -¿Ese es tu novio?- No, no lo es. ¿Vas a tratarme de puta o algo así?, responde ella, y en los diálogos que siguen lo hecha de su casa mientras él le dice que no se ponga como loca – No me digas que estoy loca! responde ella y Jimmy le cuenta que estaba por morir, que “él iba a perder”.
Considero otra escena como de interés cuando Jimmy y su esposa Rose hablan telefónicamente acerca de Claudia. El le comenta que había sido recibido por un tipo de unos 50 años y que había cocaína en la casa, su mujer pregunta ¿se lo contaste? Jimmy responde: -No lo se .Su esposa le dice que lo ama, él dice que también y que debe colgar. En este punto de la escena no queda claro si los subtítulos en español de Rose son correctos, estos dicen -Quien es! Puta!
Además también tomo la escena protagonizada por Jim (el policía) y Claudia, ella se encuentra muy inestable y le asegura tener muchos problemas, consumió drogas antes de salir y parece no poder enfrentar alguna relación sin que medie esta sustancia y la locura. Le pide a Jim si puede no verla mas, olvidarla, ahora que la conoce luego de un pacto de sinceridad y un beso. Se levanta y se marcha.
Claudia se droga mientras ve el programa de su padre, también llora y lo hace particularmente mientras observa que un niño del concurso lo cuestiona a Jimmy acerca de cómo es tratado ahí. Vemos ahí cierto vínculo entre sus síntomas y su relación con su padre.
Otra escena relevante es la de Jimmy y Rose en la que él, comentándole que la había engañado, asume también que ella probablemente ya sabría esto y se nombra como “mala persona” por sus actos declarándola en cambio a ella como “la buena”. Su esposa dice estar enojada y al mismo tiempo no estarlo, tal vez el personaje nos deja intuir que esto no era todo el contenido que la sinceridad podía otorgar, pregunta entonces -¿Por que motivo Claudia no te habla? -Por cosas que ninguno de los dos sabemos,. contesta -Dilo Jimmy, relanza ella. -Creo que ella cree que pude haber abusado de ella,…un pensamiento loco. Luego cuando Rose lo interroga acerca de si lo había hecho o no él dice otra vez: -No lo se –Mereces morir solo por lo que hiciste, sentencia ella.
Dos escenas mas: Rose se dirije a la casa de Claudia y le asegura que todo estará bien, mientras que ella le comenta: “No lo perdono, aun frente a la muerte no lo perdono” y por último la escena entre ella y Jim cuando el la visita y le propone comenzar una relación.
Para trazar el circuito de la responsabilidad es importante tomar la constitución del segundo tiempo como algo generado a partir de una interpelación en Claudia, algo que descubre en cierta forma elementos situados en un primer tiempo y plantea una posibilidad de cambio a partir de un Acto en uno tercero. En este sentido las líneas que siguen son pensadas como algo en suspenso, un intento de tocar la trama del film elaborado a partir de cierta lectura del material. Podríamos pensar que esta interpelación del tiempo 2 es posible en el reconocimiento del abuso y la condena hacia Jimmy que Rose hace y la contención que ella brinda a Claudia cuando va hacia su casa para abrazarla y decirle que todo va a estar bien, tal vez podamos pensar este movimiento como uno que permite la interpelación del sentido de sus síntomas a Claudia, que es drogarse, ser loca o puta parecen limitarse cuando frente a el reconocimiento de Rose ella asegura “No lo perdono, aún frente a la muerte” ya en dialogo con alguien que puede captar la dimensión del daño. ¿Como poder dar perdón a alguien que no ha transitado el paso del reconocimiento de su error y las consecuencias catastróficas que este conlleva para los demás sin que esto sea traicionarse, puede ser aun si hubiera algo del orden del reconocimiento perdonado un abuso?
Abro aquí siguiendo la intención de lectura, un tercer tiempo, un Acto en el que Claudia aprende a no perdonar como una salida digna dentro del desastre, como una forma de despegarse de esos significantes incrustados por Jimmy en un primer tiempo, puta-loca-drogadicta, significantes que marcaban un goce en el que ella evadía a un alto precio la responsabilidad frente a su deseo, que a modo muy general enuncio en la hipótesis clínica como “deseo de no perdonar” deseo que tal vez es interpelado en el aspecto de que o a quien, De no perdonar ser? una puta-loca- drogadicta en un primer tiempo a no perdonar un abuso como salida en uno tercero. Decía entonces que la interpelación probablemente es posible en parte por el giro de Rose, alguien que de cómplice en el silencio pasa a la firme condena de aquello que negó, y ocupa ahora un lugar de alguien a quien contarle ese nuevo no perdón, y también por Claudia saberse interpelada. La necesidad de la muerte próxima en Jimmy empuja estos actos?. También es importante la escena en donde Jim la enfrenta con aquella culpa de ser puta-loca drogadicta como algo en lo que no se juega una posibilidad de reconocimiento, al no querer dejar pasar la oportunidad de estar con ella por un genuino interés, al no tolerar que ella le pida esos nombres para no verse en ellos.
Entonces encontramos un primer tiempo en el que se incrustan los tres significantes en Claudia a partir del abuso de Jimmy y su negación, soportado esto también por el silencio de Rose, ofreciéndole a Claudia una identificación a esas figuras para saltear la responsabilidad que a él le corresponde frente a sus acciones. “No te pongas loca”, “-Creo que ella cree que pude haber abusado de ella,…un pensamiento loco” “entré al departamento y me recibió un tipo de 50 años” “¿ese es tu novio?” Un segundo tiempo en el que a partir de la contención y escucha de Rose y Jim, sumada a la decisión de este último de no confirmar las identificaciones de Claudia, se interpela la dimensión de esos significantes en el plano subjetivo abriendo una opción. Finalmente un tercer tiempo en donde surge el no perdón a Jimmy como forma de diferenciarse de esas identificaciones junto la posibilidad de saberse reconocida por un hombre.
Respecto a los elementos de azar, la radio de Jim justo se encienda cuando el pretendía permanecer un tiempo fuera del departamento de Claudia sin ser descubierto, frente al saberse delatado por el sonido el toma la opción de tocar la puerta nuevamente e invitarla a salir, es el comienzo de una escena interpeladora. El sapo que cae e impide que Jimmy se suicide luego de negar el abuso frente a su mujer, y de que esta sentenciara “mereces morir solo por lo que has hecho” probablemente podría abrir una alternativa para Jimmy y su paso por la responsabilidad tanto moral como subjetiva y en este sentido ser una opción el esperar no ser perdonado, el poder soportar eso en simultáneo al reconocimiento de los daños causados a Claudia y por que no a su propia persona, esto tal vez, en otra película. El disparo desviado impacta nada menos que en el televisor, signo particular para él. Es de cierto orden de necesidad que un policía acuda a un domicilio a partir de una denuncia, es en cierta forma azaroso que se encuentren Claudia y Jim en este evento, y resulta curioso que Jim al supuestamente buscar una relación tranquila tenga interés en la desordenada vida de Claudia, dejando caer su bastón por algo luego de verla, perdiendo también su pistola. Tal vez halla algo que se desarma entre lo legal e ilegal desde el punto de vista moral dando lugar a un encuentro entre Jim y Claudia en su subjetividad.
El director del film hace explicito el planteo sobre que se puede perdonar y que no, es una variable que toma distintas formas en la película y también en el texto de Ariel, este autor presenta a dos padres que no son perdonados y uno que si. Respecto a Claudia, tal vez sea compartida con la trama del film la hipótesis clínica sugerida, y en relación al texto de Ariel y su propuesta de “hay cosas que no se pueden perdonar a un padre,…”Es claro que Claudia carga con culpa antes de poder dar cierta resolución a este enigma, ahí el no perdón propone una salida digna posible, un resguardo.
Estos tres significantes puta-loca- drogadicta se encuentran presentes en las figuraciones de la culpa que constituyen los síntomas, transformándose en series determinadas, no del orden de la necesidad, sino más bien del de la identificación propuesta por Jimmy en el lugar del Otro, significantes en Claudia de la evasión de la responsabilidad en Jimmy.
Respecto a la relación entre Ibbieta y Claudia, ambos atraviesan con risa y llanto el tiempo tres, aunque creo que es bien distinto el lugar de esas expresiones en la subjetividad de cada personaje. En Ibbieta abriría el interrogante de si no hay cierta fragmentación en opuestos, tal vez ligada aún al determinismo del inconciente, en cambio en Claudia esa risa y ese llanto parecerían estar encaminados en un rumbo compartido, menos confuso, tal vez mas liberador y característico de la plenitud del Acto universal-singular que desparticulariza sus síntomas. En Claudia creo que se puede ver cierto cese de un goce, en cambio en Ibbieta cabria preguntarnos, si la lectura es acertada, si hay realmente tiempo tres al hallar aún determinismo en esa ambigüedad. Tomando el comentario del Acto de Eduardo Laso “decisión que es en soledad respecto del Otro” podríamos preguntarnos si hay un reconocimiento en soledad de Ibbieta, reconocimiento que parece hallarse en Claudia en su diferenciación marcada en el no perdón de un abuso.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: