por 

1. Tomando en cuenta el comentario sobre el film: ¿Cuál es el personaje sobre el cual se centra el análisis de la responsabilidad subjetiva? ¿Propone el autor alguna hipótesis al respecto? En caso afirmativo, explicítela consignando los indicadores.

2. Sugiera el circuito de responsabilidad (tiempos lógicos) que organizan la situación.

3. Establezca los elementos de azar y necesidad presentes en la situación, consignando los indicadores respectivos.

4. Si corresponde, establezca las figuras de la culpa que aparecen, estableciendo su relación con la hipótesis sobre la responsabilidad subjetiva. Consigne en caso que exista alguna relación con la responsabilidad jurídica.

5. Compare conceptualmente el caso presentado con el de Ibbieta (cuento “El muro”, de Jean Paul Sartre).

En todos los casos, articular con las referencias bibliográficas del Módulo 5 y si el escenario fuera pertinente con las del módulo 4.

1. El personaje sobre el cual se refleja el tema de la responsabilidad subjetiva es el protagonista Oh Dae Su. En dicho personaje se pone en juego la trama de la responsabilidad subjetiva en varias acciones que el mismo realiza en el transcurso de la película y que le generan sentimiento de culpa. Dicha culpa siempre estará enlazada a la responsabilidad y será determinante para los distintos actos del personaje en cuestión. En este caso, hay una hipótesis bastante destacable por parte de la autora del comentario Daniela Igartúa que refiere a la responsabilidad que se le puede adjudicar al personaje. La autora nos explica que si bien hay a lo largo de la historia una intervención clara por parte del azar y la necesidad en situaciones que escapan al control por parte del protagonista, se presentan situaciones en las que el personaje toma decisiones y realiza elecciones que tienen consecuencias drásticas en la historia que terminan recayendo sobre sí mismo y sus seres queridos. Es decir, en la historia no se puede hacer responsable a Oh Dae Su de que al haberle contado a su amigo la escena íntima entre Lee Woo Jim y su hermana haya provocado que ésta última se suicide. En ese caso se puede tomar más como una cuestión de azar, puesto que el personaje nunca se podría haber imaginado el producto de su acción. De esa misma manera, no se lo puede hacer responsable por los actos que realizó hipnotizado puesto que no tenía ninguna forma de controlar sus actos. Sin embargo, a lo largo de la película se ven varias escenas en las que el personaje en cuestión debe tomar decisiones a través de distintas elecciones que provocarán determinados efectos. Es en dichas elecciones donde Oh Dae Su debe asumir su responsabilidad. Por un lado, el personaje decide seguir el juego de su enemigo para descubrir la verdad en lugar de culminar su venganza asesinando a Lee Woo Jim. Por otro lado, bien nos comenta la autora, Oh Dae Su decide ser sujeto de venganza antes que ser padre. Con esto nos referimos a que elige llevar a cabo su venganza contra la persona que lo encerró antes que encontrar a su hija como Mido le propone en un principio. Al tomar esta decisión, el personaje traza su camino cuando si hubiese elegido buscar a su hija posiblemente hubiera evitado el incesto consecuente con el cual concluye la historia. Por último, la autora también nos habla de la culpa y su relevancia en la historia. Con respecto a esto, podemos citar a Oscar D´amore quien explica que para que haya responsabilidad subjetiva debe haber culpa, en este caso la culpa que siente Oh Dae Su por lo que hizo a Lee Woo Jim si bien no tuvo intención de hacerlo. El personaje recae en la culpa cuando la historia concluye y decide cortarse la lengua asumiendo la responsabilidad por su acto. Podemos decir que dicha responsabilidad está determinada o es asumida como efecto de la culpa que el personaje siente por las consecuencias de su acto. Esta culpa será la causante de la interpelación subjetiva que lleva a cabo el protagonista y que culmina en el acto de cortarse la lengua puesto que su palabra fue la causante del suicidio de la hermana de su enemigo.

2. Para ubicarnos mejor en el circuito de la responsabilidad, acudiremos a María Elena Dominguez. La misma, en “Los carriles de la responsabilidad: circuito de un análisis”, indica (en líneas generales) que dicho circuito se basa en tiempos lógicos. El primer tiempo lógico responde a una acción que concuerda con el discurso en el cual está inmerso el sujeto. Dicho discurso se ve amenazado por un cortocircuito producto del tiempo 2, en dicho tiempo se produce un quiebre en el universo del sujeto por el surgimiento de una singularidad. A partir de aquí, el sujeto llevará a cabo la interpelación y como consecuencia la resignificación de la acción del tiempo 1, generando la noción de la responsabilidad subjetiva en el llamado tiempo 3.
Igartúa ubica el circuito de la responsabilidad de la siguiente manera. En primer lugar, un primer tiempo lógico que refiere a la elección que realiza el personaje al salir de su cautiverio, cuando determina que buscará al autor de su encierro para llevar a cabo su venganza. Podemos ver que en esta situación se presenta una acción que debería culminar en un determinado fin. Veremos en la historia que dicho fin se va diluyendo con el transcurso del tiempo. Luego, el segundo tiempo lógico en el cual se produce un quiebre en la situación puesto que como decíamos la acción, que tenía un claro fin, pierde dicho fin por la aparición del deseo inconsciente que entra en juego. Es aquí cuando Oh Dae Su decide entrar en el juego de su enemigo en lugar de culminar su venganza con la muerte del mismo, singularidad del personaje generada en este tiempo 2. Además, la autora explica que la singularidad referida produce un efecto importante cuando el personaje descubre que Mido es su hija y se ve aquí la consecuencia de una elección previa de Oh Dae Su según la cual prefirió la venganza antes que la búsqueda de su hija. En el momento en que el personaje descubre que Mido es su hija le surge el sentimiento de culpa, culpa que lleva a cabo la interpelación por parte del sujeto que se preguntará “¿Qué es lo que hice?”. Esta culpa está basada en el efecto que sus actos provocaron en su enemigo pero también desde el punto de vista de lo inconsciente es culpa por el olvido que cubría el deseo inconsciente del incesto. Por lo tanto, a partir de esta resignificación de sus actos se genera lo producido en el tiempo 3. Es decir que a partir de dicha resignificación y de la culpa que la misma genera se produce la responsabilidad en el personaje, que como dijimos, es responsable de sus elecciones que son las que finalmente lo llevaron al incesto. Al asumir la responsabilidad en el tiempo 3, el personaje decide cortarse la lengua.

3. Juan Carlos Mosca explica en su texto “Responsabilidad: Otro nombre del sujeto” que la responsabilidad sería la singularidad de un sujeto puesto en acto. Refiere a esta responsabilidad como la inconsciente o subjetiva diferenciándola de la jurídica y la moral. Allí el autor afirma que el sujeto es responsable de sus actos siempre y cuando tenga libertad para decidir sobre los mismos. Afirma que sin libertad no hay responsabilidad y vemos que estos casos son los actos que son determinados por el azar y la necesidad.
En nuestra película, Igartúa menciona que existen actos del protagonista a los que no puede atribuírsele al mismo la responsabilidad puesto que dichos actos fueron determinados por azar y no por la intención de dicho personaje. Así encontramos el efecto que produce el comentario que Oh Dae Su hace a su mejor amigo en la escuela. Le cuenta que vio a los hermanos intimando en una habitación y le pide que no le cuente a nadie. El rumor comienza a expandirse y se deforma y lo que empieza siendo un juego termina siendo un embarazo. A partir de ese rumor, la protagonista del mismo llega a suicidarse y su hermano culpa a Oh Dae Su por haber sido el que comenzó con el rumor. Pero la cuestión aquí radica en que Oh Dae Su nunca se hubiera imaginado el efecto que su comentario provocaría, y probablemente si sabía del mismo no hubiera dicho nada. Por lo que no podemos hacer responsable al personaje del suicidio de la muchacha ya que lo que determinó que se produjera dicho acto fue azaroso, el rumor que -nadie sabe el motivo- terminó identificando a la muchacha con un bebé de su hermano en su vientre y concluyó con la muerte de la misma. En otra de las situaciones en las que se exime al personaje de responsabilidad, es en las acciones que realizó bajo el efecto de la hipnosis ya que dicho efecto impide al sujeto decidir sobre sus actos y, como dijimos, sin libertad de elección no podemos atribuir responsabilidad. Sería otro caso obrado por azar y necesidad y como dice Igartúa “la responsabilidad se ubica en la hiancia entre el azar y la necesidad”.

4. Cuando la responsabilidad sobre un acto no se presenta, lo que sale a la luz allí es la culpa. La misma tiene una relación directa con la responsabilidad subjetiva puesto que cuando el sujeto se reconoce culpable es porque asume responsabilidad sobre un determinado acto. La interpelación subjetiva genera una deuda para el sujeto que se expresa como culpa y ubica al mismo dentro del circuito de la responsabilidad. Es a partir de dicha interpelación que se generan en el sujeto distintas posibilidades de respuesta a la misma, entre ellas el sentimiento de culpa, la negación o la proyección. Desde el punto de vista de la responsabilidad jurídica, Dominguez explica que la responsabilidad y la culpa son dos aspectos de la imputabilidad jurídica. Y agrega que según las normas jurídicas hay sujetos a los cuales se desresponsabiliza de sus actos debido a que se considerar inimputables de culpa y por lo tanto no son responsables.
En la película, Oh Dae Su se siente culpable por lo que generó en la vida de su enemigo al comenzar el rumor sobre las relaciones íntimas del mismo con su propia hermana, Asume la culpa y con ella asume la responsabilidad de su acto. Pero, como explica Igartúa, en el protagonista aparece la culpa y con ella la desesperación en la situación. Esa desesperación, esa culpa son las que llevan al personaje a actuar en consecuencia, a responder por dicha culpa. Así, Oh Dae Su decide cortarse la lengua puesto que su enemigo le comentó que fueron sus palabras las que embarazaron a la hermana. Con el acto de cortarse la lengua, el personaje responde a la culpa surgida y al responder a dicha culpa está asumiendo la responsabilidad por el acto, responsabilidad que claramente se muestra como subjetiva. Sin embargo, Igartúa afirma que en Oh Dae Su surge la culpa por lo que le hizo a Lee Woo Jim pero no por el incesto con Mido. Y así lo demuestra en sus actos, si el sujeto admitiera culpa por el incesto con Mido buscaría otra solución distinta del olvido, que tiene como fin el poder continuar al lado de la muchacha y no recordar que descubrió que ella es, en realidad, su hija. El personaje busca a través de la hipnosis olvidar todo lo sucedido y de esa manera poder seguir adelante, por lo que no realiza ninguna acción que indique que asume responsabilidad por el incesto con su hija pero sí realiza una acción que muestra que se sabe responsable de lo hecho a su enemigo.

5. En el cuento “el muro” podemos encontrar en los actos del protagonista tanto similitudes como diferencias importantes respecto de las acciones de Oh Dae Su. En el primero, hay gran participación del azar en las consecuencias de las acciones que Ibbieta lleva a cabo pero también hay expresión de deseo, deseo del cual el sujeto no era consciente pero deseo suyo al fin. Además debemos considerar las situaciones en las que ambos personajes llevan a cabo sus actos. Por un lado, Ibbieta se encontraba en una situación en la que sabía que iba a morir por lo que al analizar si debía hablar o mantenerse callado, pensaba en todas las cuestiones relacionadas con la finitud de la vida. Desde aquí, podemos pensar que Ibbieta se encontraba casi en una escena en la que su posición de torturado hacía que midiera la situación de una manera diferente a la de nuestro personaje, por la extremidad que presentaba dicha escena que nos muestra a Ibbieta resignado, sabiendo que de cualquier manera perdería la vida. Sin embargo, la decisión que toma el personaje tiene consecuencias que él no buscaba (el asesinato de su amigo) y otras que eran buscadas de manera inconsciente (el alargamiento de la vida, aunque fuera unas horas). El protagonista del cuento, les dice a sus enemigos que su amigo se encontraba en el cementerio sin saber que verdaderamente allí estaba. Tenía el objetivo consciente de burlarse de ellos puesto que sabía que su amigo estaba en la casa de su primo y tenía –a la vez- el deseo inconsciente de alargar su vida, al menos por el tiempo que demorarían en buscar a su amigo en el cementerio. Sin embargo, el azar hace que en el cementerio sus enemigos encuentren lo que buscaban, motivo por el cual Ibbieta no puede evitar sentirse culpable, culpable por ese deseo inconsciente que en definitiva fue el causante de la muerte de su amigo. El cuento termina con el personaje entre risa y llanto, probablemente por sentimientos contrarios encontrados.
Por el lado de Oh Dae Su, el azar también le juega una mala pasada porque como dijimos él nunca hubiera pretendido el suicidio de la hermana de su enemigo. El comentario suyo a su amigo provocó dicho suceso pero sin ningún tipo de intención. Igualmente, la culpa domina a nuestro protagonista y probablemente allí juega un rol importante el deseo inconsciente del personaje, como lo juega con Ibbieta. En este caso será el deseo de incesto con su hija por el cual Oh Dae Su elige el olvido para cubrir dicho deseo. La culpa maneja al personaje pero en este caso dicho personaje se hace cargo de la misma, asume la responsabilidad por la culpa que siente por lo sucedido a su enemigo pero no la asume por su deseo inconsciente. Podemos agregar, que Oh Dae Su se encuentra en una situación diferente porque ya no está más en posición de torturado, posiblemente lo estuvo pero no ahora, aunque la situación de torturado por la que pasó lleva al personaje a convertirse en torturador y a querer cumplir con su venganza. Por último, encontramos en la película un final que Igartúa no menciona y es similar al del cuento. El protagonista sonríe cuando Mido le dice que lo quiere pero a medida que la imagen se pierde comienza a mostrar el comienzo de un llanto, llanto que podría expresar que a pesar de querer olvidar lo sucedido, siempre tendrá en su cabeza aquella situación en la que descubre la verdad y siempre sabrá aunque inconscientemente que Mido es su hija y que comete incesto. Por lo tanto, siempre estará presente la culpa en él ya que con el olvido, lo único que hace es cubrirla pero no logra eliminarla.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: