Inicio > Acceso Docentes > Curso de Verano 2010 > Perfume de mujer >

por 

Universidad de Buenos Aires

Facultad de Psicología

Psicología, Ética y Derechos Humanos

Cátedra: Michel Fariña, J.J.

Alumnos:
Ingrid Eleonora Mailing 30.135.701/0
Eduardo Andres Guzzo 31.270.219/0

Comisión: 5

Docente de T.P.: Brunetti, Marcela

Perfume de Mujer “Acción de gracias.. gracias al azar”
1. El análisis está centrado en el personaje del Coronel Frank Slade. La hipótesis al respecto está relacionada a la posición subjetiva del personaje con respecto a la pregunta sobre su paternidad.
El autor del análisis antedicho, ubica en un primer momento el cumplimiento de su plan de placeres en compañía de Charlie. Y sus demandas permanentes hacia el joven de que lo acompañe más tiempo, lo escuche etc.
En un segundo tiempo propone el momento en que Slade desiste de culminar su plan así como lo había planeado: el suicidio. Momento crucial en que tuvo la oportunidad de cumplir y finalizar simultáneamente su plan y su vida. Sin embargo se deja convencer por el joven. Este episodio es el primer indicio de que algo de lo acontecido hasta el momento excedió sus efectos más allá de los fines previstos.
Un tercer tiempo, en el que emerge un nuevo sujeto, que podríamos llamar efecto sujeto, devenido de asumir su posición como sujeto del inconsciente. Los indicios con que el autor atestigua este momento al enfrentamiento de su “fantasma familiar”: que halla en la Asamblea cuando anuncia que está en representación de los padres; y luego en la manera en que por primera vez en el film trata dulcemente a sus sobrinos pequeños.
Si bien acordamos con el autor respecto a la hipótesis clínica, y a grandes rasgos en la esencia de los tiempos 1, 2 y 3, diferimos en cuanto al comienzo de los mismos.

2. Circuito de responsabilidad (tiempos lógicos)
El tiempo 1 estaría conformado por todas aquellas acciones realizadas cuyos efectos el sujeto creía se agotaban en sus fines. Podía conformarse por el “plan” de Slade; y relación entablada con el joven contratado para cuidarlo.
El tiempo 2 es el tiempo donde se quiebra el universo particular del sujeto, que sostenía su existencia yoica, allí donde falla el circuito mismo es el lugar mismo del deseo por indomenticable. La posición inconsciente que encuentra el coronel en ese nuevo lazo que encontró en Charlie, queda desnudado al terminar los planes que había anunciado tiempo antes al joven. Indicio de esto podría ser la escena de regreso al hotel luego del paseo en Ferrari, momento en que se muestra notablemente alterado, confundido, incluso cruzando la 5 Av. casi suicida* [ver discensos con el autor], que podríamos considerar un momento de angustia (forma de intentar borrar la interpelación/no asumir su responsabilidad subjetiva). Tras realizar sus intenciones explícitas el coronel se encuentra confrontado por un lado a su pulsión de muerte descarnada, pero ahora es confrontado a otro deseo, que lo interpela y lo hace tambalear. Pregunta que hace casi explícita cuando le pregunta a C ¿qué harás sin mí? (casi anunciando un final trágico: terminaría con la vida de C y con la propia) no sé si adoptarte o dispararte: allí podría leerse paternidad (sustitución de adopción) (vida de ambos juntos) o muerte de ambos (ya no hay por qué vivir). Momento crucial en la historia del Coronel Slade que por primera vez sostiene esta pregunta aún ante la las respuestas evasivas de C que parece no comprender la importancia vital de esa pregunta, no percatarse desde dónde viene esa pregunta que interpela no solo a C sino al mismo Slade: que una y otra vez sostiene esta pregunta dando por tierra lar respuestas (¿?) de C: “está deprimido”; “no es depresión”; “está angustiado”; “qué sabés [vos] de angustia.(…) Qué respondés”.
Finalmente esta escena concluye con un ultimátum de C muy eficaz que los involucra a ambos “si Ud. se rinde yo también: entonces dispáreme”, “Vos no querés morir”, “Vos tampoco”. Podríamos argumentar que la eficacia de esta intervención es que responde a la pregunta original de S: que en su lógica padre/vida – muerte.
Otra lectura posible, para salvar este dualismo, no propio de un acto ético sería ampliar su universo suplementándolo: resignificación-negación-trastabillamiento-muerte simbólica: En el tiempo dos se resignifica tanto la idea del suicidio como lo previo a esto, los planes y el viaje en sí.
Tras cada paso del cumplimiento de su plan, sale de una manera que él no esperaba: de la casa de su hermano se va deprimido y desarmado “soy un inútil y siempre lo he sido”, luego de comer en un excelente restaurant y bailar con una mujer cautivante parecería indignado; cuando vuelve al auto de su encuentro con la prostituta si bien dice que fue increíble la expresión en su rostro no dice lo mismo, mas bien parece triste, al otro día se levanta de alguna manera “mal dormido” en el hotel. Cada nuevo deleite que él emprende, si bien ya estuvo planeado, es una negación del desenlace del deleite anterior. Cada deleite nuevo a vivir es un intento de borrar esa singularidad que acontece e irrumpe en su universo particular, un sentir nuevo que lo sorprende. Efecto inesperado que dará lugar a una nueva negación (volviendo al surco de la moral, la particularidad) en el siguiente deleite. Con respecto a la situación de la ferrari (un “plus” en el plan introducido por C), que no estuvo planeada, será la ultima negación, a su vez alentado por el muchacho, que luego con su termino devendrá la situación de angustia y confusión, vista en la escena en que cruza la calle solo y en la vereda quiere orinar y trastabilla hasta caer (conjeturamos que es el yo con sus defensas el que trastabilla y cae). Podríamos vislumbrar que este “plus” en el plan termina por desbaratar la posición de Slade, agregando una nueva dimensión en su vida: un “plus” que no esperaba.
Se podría ubicar la posición inconciente, ya que acabar con su vida, morir simbólicamente en su condición de hijo para renacer luego como padre. Por ello visitaría a su hermano mayor, a modo de despedida, ya que su hermano cumple una función de protección. Quizás el viera a su hermano mayor como un sustituto de padre y que ya es hora de terminar a su vez, con el papel que el propio Slade encarna.
Se vislumbra el viaje como un viaje de enseñanzas a modo de un maestro a su alumno, de un padre a su hijo, hecho que es resignificando luego en el tiempo dos. Con respecto a lo que iban a ser apenas deleites terminaron con otro sentido: tanto el sexo con la prostituta, la despedida del hermano, el hospedarse en un hotel de lujo y comer en un restaurante de primera son los últimos caprichos como hijo antes de “morir” como tal: descansar en la habitación de un gran hotel para “dormir como un bebe”; para luego pasar a tomar la responsabilidad que requiere el asumir el papel de padre.
También podría interpretarse previo a su intento de suicidio, un hecho casi simbólico que aleja a C (figura que le inspira ternura paternal, que lo ataría a la vida) para terminar con su vida.
Las marcas e indicios lo llevan a su deseo inconsciente que provocaría la ruptura y quiebre de su universo particular, para abrir la posibilidad del campo ético-singular.
Ya se podría observar un cambio en él: “¿ahora que hago C?”, pregunta que viene casi de su inconsciente (con un sujeto que tambalea de su postura de saber, infranqueable.). Cuando S pide: Dame una razón para no cumplir con su promesa de muerte C contesta con dos “Conducir una Ferrari y baila el tango mejor que nadie” pero S pareciera dejar caer su mascarada de saber “soy el primero que viste”. ¿Es posible que comprendiera que la respuesta a su pregunta no estaba en C o en un Otro?
Como se podrá ver en el análisis figuran dos posibles lecturas del momento en que comienza el T2: a) lee la depresión post- deleite como temor a la muerte; b) la lee como los avatares de la interpelación.

Tiempo 3 Comienza a aflorar un nuevo efecto de sujeto, asumiendo su responsabilidad subjetiva, una responsabilidad que excede los límites del yo. Ya en la escena de la Asamblea “Siempre supe cual era el camino correcto pero tomé el otro porque era más fácil” no hay material suficiente para saber si se refiere a un acto moral o ético, sin embargo a la manera de hipótesis podríamos afirmar que al acto que difícil, se vincula a la ética, dificultado tanto por tener que responder a su deseo, como pero el hecho que no puede llegar al acto por medio del saber sino por medio del pensar-en-soledad, dando cuenta de su singularidad.
Refiere a que un acto ético, responsable de su deseo; responder por la culpabilidad que lo ob-liga a responder la interpelación por su deseo, retroactivamente sobre lo acontecido en el tiempo 1, como resultado de efectos de su propio inconsciente.

3. En cuanto a la necesidad, se le presenta que: para ser padre hay que tener un hijo. “Padre es aquel que ha dejado de ser hijo” (Alejandro Ariel ). Esta es la condición necesaria e inexorable que se le impone a nuestro personaje, en tanto conexión causa-efecto, y de la cual está por fuera de su propia voluntad y de la que él no puede responer.
Si bien esta posición inconciente de ser padre se lo podría inferir de varias escenas, ya que hay un reiterado querer enseñar sabidurias a Charlie, el momento en que se lo puede comprobar de manera mas explícita, se produce cuando el coronel emocionado ante el dilema de matar a los dos o salvar a los dos, logra decir: “No sé si adoptarte o matarte”.
En cuanto al fenómeno del azar, este intervino en la situación de los dos personajes, ya que Slade quería alguien que lo guiara para cumplir su “plan”, ocasión de la cual parece aprovecharse en el momento en que su sobrina quiere contratar a un lazarillo que lo cuide, para poder realizar así ella un viaje. Aquí es donde aparece en escena Charlie, un joven estudiante en un momento muy particular de su carrera en que se encuentra ante un dilema ético.
Otra de las cuestiones vinculadas al azar es que se encuentran en la pelicula dos personalidades casi complementarias que hacen a la posibilidad de viaje y convivencia.
El azar para Juan Carlos Mosca requiere incertidumbre sobre los sucesos a acontecer. Para que haya acto tiene que haber azar, y si la sobrina del coronel en su busqueda de un lazarillo se hubiese fijado en ciertas caracteristicas de la personalidad de los futuros postulados quizas la historia hubiese cambiado. Aunque tampoco así hubiese sido diferente, ya que para la fortuna de Charlie él era el único postulado.

4. En el deseo de adoptar a Charlie por parte de Slade. Si bien no sería posible analizar la responsabilidad jurídica en este caso, sí podríamos considerar a este respecto la introducción de la dimensión de lo jurídico, legal en escena. La adopción por vía legal, sería cuanto menos difícil, y tampoco sabemos si el deseo del Coronel pasa por allí, y aun si fuese posible la responsabilidad legal sobre el joven, sería distinto que hacerse cargo de la figura o representación paterna, adoptarlo simbólicamente como hijo, un acto ético: responsabilizarse por su posición subjetiva, como sujeto barrado, del inconsciente, frente a la paternidad, éste es un acto-en-soledad y no para la ley moral o código jurídico. En éste acto de responsabilidad por su deseo de paternidad no hay responsabilidad jurídica por lo que no hay culpabilidad jurídica en eso. Pero sí hay responsabilidad subjetiva (en el sentido deber de responder a su inconsciente:”pagar de la deuda con el deseo” “no hay deseo sin culpa” ).
También podríamos vincular a responsabilidad jurídica el accidente por el cual el coronel queda ciego: jugando con unas granadas en estado de ebriedad.; en donde sería necesario indagar el hecho en relación a las circunstancias en que se alcoholizó y las condiciones en que se encontraba: para determinar su autonomía, indispensable para poder ser responsable jurídicamente.

5. Tanto Slade como Ibbieta emprenden una secuencia de acciones de la que creían no tendría más efectos o consecuencias que la de sus fines: en el primer caso su “plan de deleites” acompañado de su joven lazarillo para terminar luego con el suicidio, en el segundo: una jugarreta a los oficiales de la falange. Sin embargo ambos quedan sorprendidos en un tiempo 2, en donde quedan barrados, como sujetos del inconsciente, cuando reciben las “últimas noticias del inconsciente”, que los interpela: Slade se da cuenta que su plan no marcha como el lo esperaba, ya que de cada deleite sale confundido y para terminar en el cuestionamiento a la última etapa de su plan: el suicidio.
Ibbieta creyó que la elección de la palabra “cementerio” en la jugarreta se debió al azar, mientras que el coronel habrá pensado que realizar un viaje junto con un joven lazarillo antes acabar con su vida (tiempo uno) también. Podríamos conjeturar la hipótesis que en ambos casos estaría oculto el deseo de seguir viviendo, del que tienen noticias por sus efectos interpelándolos, sobre sus acciones anteriores (tiempo 1) resignificándolas. Otro punto de coincidencia podría hallarse en una posición del sujeto frente a la vida sino Ibbieta/Slade: ¿por qué temería perder algo que ya no le interesa más?.

Bibliografía

1. Michel Fariña, Juan Jorge Benjamín Button: lo que el cine nos enseña sobre la vejez.
2. D’Amore, O.: Responsabilidad y culpa. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
3. Lewkowicz, I. (1998). Particular, Universal, Singular. En Ética: un horizonte en quiebra. Cap. III. Eudeba, Buenos Aires.
4. Mosca, J. C. (1998). Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos
5. Michel Fariña, Juan Jorge: Responsabilidad: entre necesidad y azar http://www.psi.uba.ar/academica/carrerasdegrado/psicologia/informacion_adicional/obligatorias/071_etica/index.htm.
6. Salomone, G. Z.: El sujeto autónomo y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
7. Salomone, G. Z.: El sujeto dividido y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
8. Los carriles de la responsabilidad y los caminos del análisis



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: