por 

Psicología, Ética y Derechos Humanos
Cat. I – Prof. Fariña
Segunda Evaluación
Profesor: Federico Ludueña
Comisión: 8
Alumna: Andrea Paola Potestá
L.U.: 28.986.372/0

– Curso de Verano 2010 –

Película “Actos Privados” (Priest) – 1994
Luego de ver detenidamente la película, y habiendo previamente leído los comentarios sobre la misma , puedo observar que el análisis acerca de la responsabilidad subjetiva está centrado en el personaje del Padre Grieg. Dicho personaje se encuentra en una encrucijada, luego de haber recibido la confesión por parte de una niña, Lisa, acerca de la terrible situación que le tocaba vivir: su padre abusaba sexualmente de ella. El Padre Grieg, frente a esta confesión, no sabe qué debe hacer: si debe transgredir el secreto de confesión con el objeto de ayudar a la niña, o si debe cumplir con la obligación que tiene como sacerdote de mantener el secreto absoluto de lo que le fue confesado.
En el marco de esta indecisión, se da la escena en que el Padre Grieg participa de una reunión en la parroquia, de la cual también es partícipe la madre de Lisa. Se lo nota abstraído y preocupado, y decide preguntarle a la madre de la niña cómo se encuentra su hija. Frente a esta pregunta, ella responde que está bien, en casa, con su padre. Ésta respuesta bastó para que el Padre Grieg decida retirarse de la reunión, ya que él sabía que era probable que Lisa esté siendo abusada en ese mismo momento, demostrando así que no soportaba más la idea de saber que la niña estaba sufriendo mientras él lo sabía.
El Padre Grieg duda entre vulnerar el secreto de confesión, a fin de ayudar a Lisa a liberarse del sufrimiento que le provoca su padre al abusar de ella, o ser fiel al Código de Derecho Canónico impuestos por la Iglesia para seguir desempeñándose como sacerdote, lo cual implica no revelar bajo ninguna circunstancia las confesiones recibidas en ese marco.
A su vez, esto deja entrever la indecisión que tiene el Padre Grieg en cuanto a su posición como “hijo de Dios”, lo cual requiere de su absoluto sometimiento al Padre, y el sacrificio de no poder ser libre en cuanto a sus elecciones sexuales.
El Padre Grieg dice, en su rezo frente al crucifijo, “Tú podías hablar, eras el hijo de Dios. (…) Yo no soy el hijo de Dios, sólo soy un sacerdote. (…) ¡Me crucificarían!” . La decisión que debe tomar el Padre Grieg con respecto a si debe revelar el secreto de confesión o no, influye sin dudas también en su elección de rebelarse a la posición de hijo perfecto de Dios, “lugar siempre deseado (…) ese lugar lleva al sacrificio” . Allí se puede situar la hipótesis clínica que el autor menciona en el texto .
El reconocerse en Lisa, significa reconocerse en la subordinación al padre/Padre, que se hace visible con el “secreto” que decide mantener (tanto el Padre Grieg como Lisa), no diciéndole a nadie el sufrimiento que padece, el sacrificio que debe hacer para permanecer en el mismo lugar de “hijo perfecto”.
La vida del Padre Grieg transcurría siendo un sacerdote ortodoxo, que no admitía vaivenes en cuanto a lo establecido por la Iglesia. Esto puede observarse en la escena en que él descubre que el sacerdote de la parroquia a la que él había llegado tiene un “affaire” con la empleada, y le cuestiona que no es correcto lo que está haciendo, ya que su función debería ser otra por el lugar que ocupa.
Sin embargo, la mayor contradicción del Padre Grieg era la de ser homosexual, y tener que ocultar su condición a fin de mantenerse como sacerdote. Nos dice Fariña en el comentario acerca de la película, que “(…) el sujeto resuelve en acto su contradicción. Al abandonar la reunión (…) hizo su elección. (…) ya no volverá a ser el mismo después de lo ocurrido. Desmontar en acto esa escena perversa es lo que le permitirá hacer algo con sus propias contradicciones sexuales.” .
Entonces, cambiaría radicalmente la vida del Padre Grieg a partir de la toma de esa decisión. Esa acción, que no se acaba en esa misma acción cumpliendo con el objetivo para el cual se había iniciado, sino que tuvo consecuencias importantes en la vida del Padre Grieg, se puede relacionar con la decisión de no seguir “eligiendo” ocupar el lugar de “hijo perfecto de Dios”.
“El interés esta puesto en la subjetivación de una acción (…) no será una acción cualquiera, sino una que recae finalmente sobre el Sujeto, poniéndose éste en acto” . A partir de esa acción de abandonar la reunión parroquial, acontecieron una serie de hechos de los cuáles el Padre Grieg no participaría directamente, pero que cambiarían definitivamente su vida tanto como la de Lisa, poniendo fin al sufrimiento de ambos.
Ésta situación, puede ordenarse de acuerdo a los tiempos lógicos en el circuito de responsabilidad la subjetiva:
-  En un primer tiempo, “el personaje lleva adelante una acción, una conducta orientada por un determinado objetivo y entendiendo que tal iniciativa se agota en los fines para los cuales fue concebida” . Teniendo en cuenta esto último, podríamos decir que se trata de la acción realizada por el Padre Grieg en la reunión: retirarse de la misma a fin de encerrarse en su cuarto, frente al crucifijo, para rezar y clamar por ayuda. Él no sospechaba que esa acción no terminaba allí, en su cuarto, y que estaba generando una serie de hechos de los cuáles más tarde tendría noticias.
-  Un segundo tiempo adviene cuando “(…) una interpelación que el sujeto recibe a partir de indicadores que lo ponen sobre aviso de que algo anduvo mal. Su acción iniciada en el tiempo 1 fue mas allá o mas acá de lo esperado.” En este caso, se podría observar este segundo tiempo en la escena en que el Padre Grieg es increpado por la madre de Lisa, quien le reprocha que él sabía acerca del abuso que sufría su hija, y que no le había dicho nada. Se sabe entonces que a raíz de que el Padre Grieg se retiró de la reunión, la madre de Lisa regresa a su casa, mientras el padre de la niña está abusando de ella y no escucha que ha llegado su esposa, por lo que al abrir ella la puerta de la habitación se encuentra con ese horrible escenario, dando fin al martirio que estaba sufriendo su hija.
Con respecto a este último tiempo, Fariña refiere en el texto que “para que el tiempo 2 sea genuinamente tal e interrogue verdaderamente al sujeto es necesario que (…) la distancia que separa el tiempo 1 y el tiempo 2 no se deba exclusivamente a azar y/o necesidad” . Entendiendo a la necesidad como aquello que no puede ocurrir de otra manera, sino que se establece una relación causal entre los hechos (causa / consecuencia), y al azar como eso que rompe con esa relación causal establecida, se puede afirmar que la distancia entre los dos tiempos lógicos en la película trabajada, cumple con esta última condición.
Es decir que el hecho de que la madre de Lisa se haya enterado del abuso que sufría su hija por parte de su marido, no es un hecho que hubiese ocurrido de todas formas, como un hecho natural. No, al menos, en ese momento. No hubiese ocurrido así si ella no hubiese llegado antes de lo esperado a su casa; si la reunión en la parroquia no hubiese concluido tempranamente; si el Padre Grieg no hubiese abandonado la reunión. Por lo tanto, no corresponde al orden de la necesidad.
Del mismo modo, tampoco corresponde únicamente a un hecho azaroso ya que, de alguna manera, está relacionado a los acontecimientos antes mencionados, y surgió a raíz de la sucesión de los mismos en ese orden y en ese momento exacto. Pero podría no haber sucedido. Se puede decir entonces, que “se sustrae tanto a azar como a necesidad, pero requiere de la presencia de ambos como condición para su eficacia” .
Habiendo analizado la sucesión de los acontecimientos, se puede ubicar en el orden de la necesidad el hecho de que Lisa se encuentra a solas, en su casa, con su padre, quien aprovechaba esos momentos para abusar sexualmente de ella.
Mas adelante en la película, el Padre Grieg se muestra culpable por no haber ayudado a Lisa y a su madre a terminar con esa situación de abuso mucho antes, a causa de la indecisión que él tenía acerca de romper o no el secreto de confesión. Esta indecisión de un primer momento es la que lo hace sentirse culpable también de haberse levantado aquel día de la reunión sabiendo, ahora sí, lo que había sobrevenido luego de ese acto que él había realizado. Entonces, se acerca al domicilio de ellas y les pide perdón, obteniendo como respuesta el rechazo por parte de la madre de la niña.
La escena final es significativa, ya que puede observarse, en ese interminable abrazo entre el Padre Grieg y Lisa, que ambos se reconocen en el sacrificio, a la vez que sienten liberación por correrse del lugar que siempre han ocupado y les producía gran sufrimiento e infelicidad.
Finalmente, puedo situar los elementos comunes entre el caso trabajado y el caso de Ibbieta, haciendo un paralelismo en cuanto a los tiempos lógicos en cada uno de ellos.
En el caso de la película trabajada, el primer tiempo fue reconocido en la acción cometida por el Padre Grieg, referida al abandono de la reunión parroquial. Este hecho, es identificado como la forma de expresar su malestar en cuanto a la disyuntiva acerca de si debe romper el secreto de confesión o no. Esta indecisión está relacionada con su posición ya insostenible que es la de ser el hijo perfecto de Dios, lo cual se contradecía con su condición de homosexual. Por lo tanto, la decisión de abandonar la reunión está relacionada a la elección del Padre Grieg de no seguir sometido al Padre (Dios).
En el caso de Ibbieta, la acción realizada por él, que es hablar y decir que su amigo Gris está en el cementerio, revela su elección por mantenerse con vida, ya que ese era su deseo. Es entonces donde se puede encontrar un elemento en común en ambos casos; “(…) si ese fue su deseo, de eso es responsable.” , ya que tanto el Padre Grieg como Ibbieta revelan su ferviente deseo a través de sus acciones, sin haber tenido noticias, en el momento de realizarlas, del objetivo real de las mismas.
Otro elemento en común es la interpelación que realiza el segundo tiempo al primero: en ambos casos, esa acción realizada toma otro significado, al tener noticias de que algo sucedió como no había sido pensado. Es decir, en el caso del Padre Grieg, el “abandonar la reunión” significó finalmente haber vulnerado el secreto de confesión. En el caso de Ibbieta, el “hablar” significó haber delatado a su amigo Gris, y así mantenerse con vida: “el azar quiso que con su elección de una confesión mentirosa terminara, sin saberlo, diciendo la verdad” .

Bibliografía
 Alemán, J.; “Nota sobre Lacan y Sartre: el decisionismo”, en Derivas del discurso capitalista: notas sobre psicoanálisis y política, Miguel Gómez Ediciones, Málaga, 2003.
 D´Amore, Oscar; “Responsabilidad y culpa”, en La transmisión de la ética. Clínica y deontología, Vol. I: Fundamentos, Letra Viva, 2006.
 Fariña, Juan Jorge Michel, “Acto Público”, en Ética y Cine.
 Fariña, Juan Jorge Michel; “Responsabilidad: entre necesidad y azar”; Ficha de Cátedra.
 Freud, Sigmund; “La responsabilidad por el contenido de los sueños”, en Algunas notas adicionales a la interpretación de los sueños en su conjunto, Obras Completas.
 Mosca, Juan Carlos; “Responsabilidad, otro nombre del sujeto”, en Ética: un horizonte en quiebra; Eudeba, Buenos Aires, 1998.
 Salomone, Gabriela, “A confesión de partes, relevo de pruebas…”, en Ética y Cine.
 Salomone, Gabriela; “El sujeto dividido y la responsabilidad”, en La transmisión de la ética. Clínica y deontología, Vol. I: Fundamentos, Letra Viva, 2006.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: