Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2009 > Riesgo aceptable >

por 

Universidad de Buenos Aires

Facultad de Psicología

Psicología, Ética y D.D.H.H.

Segundo Parcial

Titular de Cátedra: Juan Jorge Fariña

Profesor: Eduardo Laso

Comisión: 8

Alumna: Mases Sabrina

DNI: 31380539

Fecha de entrega: 18/11/09

Riesgo aceptable (Los archivos de Salem)
Año 1994
Autor: Robin Cook

Para la realización del presente trabajo, se ha escogido una novela en la que se despliega una singularidad en situación. Se tomará uno de los personajes de dicho texto literario y se analizará una decisión del mismo, ubicando en ella los tiempos lógicos del circuito de la responsabilidad. Se planteará también una hipótesis clínica que intentará dar cuenta respecto de qué debe responder el sujeto, en términos de responsabilidad subjetiva. Cabe aclarar que, según Jinkis, el sujeto responsable subjetivamente es “aquel de quien es esperable una respuesta. No digo consciente de lo que hace ni que se hace cargo de lo que dice, sino culpable de lo que hace y dice” . Se trata así de la responsabilidad subjetiva que interpela al sujeto más allá de las fronteras del yo, la responsabilidad frente a las mociones inconscientes.
La novela elegida para la realización del presente trabajo se titula “Riesgo aceptable”. A continuación se presentará una breve reseña: A finales del siglo XVII, en Salem, Nueva Inglaterra, Elizabeth Stewart es acusada de brujería y condenada a muerte. Trescientos años más tarde, Kim Stewart, una enfermera, hereda la finca de su antepasada y decide trasladarse allí en compañía de Edward Armstrong, un investigador científico. Animados por el hallazgo de unos extraños hongos que aparentemente poseen propiedades terapéuticas, Edward y un grupo de científicos instalan un moderno laboratorio en la finca y proyectan crear un fármaco cuya comercialización les rendirá una fortuna. Mientras tanto, Kim se dedica a investigar en los archivos históricos del lugar y descubre que Elizabeth utilizaba esos mismos hongos en sus preparados culinarios y que fue conducida a la hoguera por provocar estados de posesión diabólica. Inevitablemente, surgen preguntas inquietantes: ¿Acaso esos misteriosos hongos estimulan el despertar de los instintos más primarios?
Edward y Kim Stewart se conocieron gracias al primo de ella que los presenta y se enamoran.
Edward quería descubrir un psicofármaco que supere el Prozac. Supone que las alucinaciones y comportamiento que tenia la ancestro de Kim (Elizabeth Stewart), como otras de las acusadas de brujería, podrían ser debidas a una sustancia presente en un hongo que ellas habrían inhalado en grandes concentraciones por sus hábitos de vida. Edward y el grupo de investigadores comienzan a experimentar con ellos mismos los efectos de la sustancia, notan que están mucho mas desinhibidos y con una autoestima mas elevada, con ganas de trabajar sin necesitar de mucho dormir. Sentimiento que Edward nunca había podido experimentar, ya que el siempre fue una persona tímida y vergonzosa.
Edward y Kim tenían cosas en común ambos eran sujetos inhibidos que habían tomado psicotrópicos en su adolescencia debido a problemas con las relaciones sociales.
Cosas extrañas comienzan a suceder en los alrededores de la casa y el laboratorio, aparece muerto el perro de Edward de una manera cruel, a lo cual Edward no presta mucha atención, no siente la tristeza que debería experimentar como amo y racionaliza el suceso, también es acecinado un vagabundo, se piensa en el pueblo que alguna bestia ronda el lugar. Finalmente se descubre que las sustancias que ingerían Edward y sus colaboradores hacían que en estados de no conciencia sean ellos los que cometieran los crímenes.
Hasta aquí el relato de los hechos que nos permite realizar un primer análisis. Nos permite plantear un primer tiempo lógico del circuito de la responsabilidad. Nuestro análisis se centrará en Edward.

En un primer tiempo de la responsabilidad: “el sujeto lleva a adelante una conducta con determinados fines, en el supuesto de que su accionar se agota en los objetivos para los fue cuales concebida” Este tiempo estaría marcado por los primeros experimentos que realiza Edward sobre el moho de las brujas de Salem que pudo conseguir gracias a su encuentro con Kim. Fue el azar el q hizo que Edward y Kim se conocieran y ambos estuvieran interesados por las brujas de Salem, Kim para limpiar el nombre de su ancestro y Edward para realizar una investigación. Hasta aquí un sujeto de lo particular, un sujeto que se maneja por las coordenadas de la moral, la estética, etc. Un sujeto entre los otros.
En un segundo tiempo de la responsabilidad: “el sujeto recibe de la realidad indicadores que lo ponen sobre aviso respecto de que algo anduvo mal. Las cosas fueron más allá o más acá de lo esperado.” Este tiempo estaría marcado por el momento en que Edward se da cuenta de que los efectos colaterales de la droga habían hecho que el y su compañeros realizaran crímenes feroces sin ser concientes. Así queda inaugurado otro sujeto, el sujeto de lo singular-particular. El sujeto de la responsabilidad subjetiva que se sustrae de lo particular. Se quiebra el horizonte moral y adviene la dimensión ética. Es con las categorías singular-universal que podemos pensar en la ética que quiebra este horizonte.”
Este tiempo 2 del circuito de la responsabilidad, tiempo en que se inaugura este nuevo sujeto de lo singular-particular, se podría decir que en el caso de Edward, éste se ve interpelado por la situación y debe dar explicaciones sobre lo acontecido. Cabe aclarar que al hacer referencia al circuito de la responsabilidad, se pueden distinguir dos planos: uno que se refiere al sujeto que se hace responsable, manifestando esto a través de la culpa, del arrepentimiento; y otro en el que, aunque el sujeto no se haga responsable, desde el afuera se le puede adjudicar dicha responsabilidad.
Para que el tiempo 2 sea genuinamente tal e interrogue verdaderamente al sujeto es necesario que se cumpla una condición más: que la distancia que separa el tiempo 1 y el tiempo 2 no se deba exclusivamente a azar y/o necesidad.
En cuanto a la hipótesis clínica que se presentará a continuación, ésta es una construcción realizada respecto al sujeto en función de la distancia de la acción emprendida en el tiempo 1 y la interpelación recibida en un tiempo 2. En el caso de Edward, se podría decir que su acto respondió a un deseo inconsciente de no ver rebajado su sentimiento de sí, debido a que el descubrimiento del psicofármaco colmaba esa ambición de hacer un nuevo descubrimiento. A pesar de saber que el medicamento podría acarrear problemas de memoria, de sentir ese sentimiento de euforia que le producía la droga y de haber pistas por el camino que le indicaban que algo no andaba bien como las perdidas de memoria y Edward sostenía que esto era un “riesgo aceptable” y siguió adelante con su objetivo mas allá de todo riesgo. Si bien Edward sostiene en un pasaje de la novela “Hice mal en restarle importancia a la pérdida de memoria. Allí la droga demostraba su capacidad para bloquear las defunciones neurológicas a nivel de las redes.” Continuó con su investigación para tratar de buscar explicación a los efectos colaterales a fin de poder acabar con ellos y de esta manera mantener su postura sin tener que asumir una responsabilidad. Frente a la realidad que se le presente podríamos inferir que Edward elige desmentirla, “deshacerse” del problema.
Finalizando el texto literario se encuentra un pasaje en el que Kim contemplando el laboratorio se pregunta “¿Qué clase de drogas lanzaría la empresa al mundo en el futuro?” Ante esta pregunta se estremeció y se juró no que en lo sucesivo sería mas cautelosa que nunca al tomar un remedio, cualquiera que fuese.
Esta novela nos deja abierta la duda sobre la influencia perjudicial de la intermediación empresarial y las ambiciones personales desenfrenadas sobre la comunidad científica.

Bibliografía de consulta
● Fariña, J.J.: “Lo universal- singular”, en Ética: un horizonte en quiebra, Eudeba, Bs. As., 1998.
● Lewkowicz, I.: “Particular, Universal, Singular”, en Ética: un horizonte en quiebra, Eudeba, Bs. As., 1998.
● Salomone, G. Z.: “El sujeto autónomo y la responsabilidad”, en La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos, Letra Viva, Bs. As., 2006.
● Mosca, J. C.: “Responsabilidad, otro nombre del sujeto”, en Ética: un horizonte en quiebra, Eudeba, Bs. As., 1998.
● Salomone, G. Z.: “El sujeto dividido y la responsabilidad”, en La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos, Letra Viva, Bs. As., 2006.
● D’ Amore, O.: “Responsabilidad y culpa”, en La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos, Letra Viva, Bs. As., 2006.
● Texto literario:
Riesgo aceptable (Los archivos de Salem). Robin Cook. Editorial Emecé. 1994



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: