Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2009 > Ser digno de ser >

por 

Universidad de Buenos Aires
Facultad de Psicología

Psicología, Ética y Derechos Humanos
Prof. Titular Regular: Michel Fariña, Juan Jorge

2° Parcial Domiciliario
“Ser Digno de Ser”

Docentes: Noailles, Gervasio
Cambra Badii, Irene

Alumnos: Viale, Gimena 32036436
Seilhan, Martín 31970272

Comisión: Nº 04

Segundo Cuatrimestre de 2009
Para el presente trabajo elegimos la película Ser Digno de Ser (2005), dirigida y guionada por Radu Mihaileanu, en la que consideramos podría verse desplegado el circuito de la responsabilidad.
En primer lugar, creemos pertinente ubicar los conceptos de ética y moral para pasar luego a la descripción de las categorías de azar, necesidad y responsabilidad. Lo moral tiene que ver con los grupos, con la conducta social de un sujeto entre otros, con los “deberes del sujeto frente a la ley” . La moral es temática, siempre tiene un tema en particular y además es temporal, está ubicada en relación a una época determinada. También es subsistencial, lo que nos permite algún ordenamiento de la existencia del sujeto en lo social, lo cual la ubica en relación con la categoría de lo particular.
Lo ético es, a diferencia de lo moral, no la posición de un sujeto en relación a los otros, sino la posición de ese sujeto en soledad, por eso mismo es que se relaciona con las categorías de universal – singular. Es atemporal, no tiene que ver con una época determinada, es a-temático porque no tiene un tema en particular y es existencial, tiene que ver con el orden de la existencia más allá de la temporalidad en la que viva el sujeto.
De este modo, pasaremos a ubicar las categorías de azar, necesidad y responsabilidad. El azar es lo que tiene que ver con la incertidumbre, lo casual, lo accidental, lo fortuito, lo que no se puede calcular porque es ajeno a la decisión, al deseo y a la voluntad del sujeto. La necesidad es aquello sobre lo que el hombre no puede incidir, lo forzoso, lo riguroso, lo inflexible.
La responsabilidad que se ubica entre la necesidad y el azar, es aquello que interpela al sujeto a responder por su acto, a hacerse cargo de éste. Tiene que ver con la singularidad de un sujeto.
Sabemos que el circuito de la responsabilidad tiene 3 tiempos lógicos: en un primer tiempo, el sujeto realiza una acción que cree que se agota en los fines para la cual fue concebida. En un segundo tiempo, hay algún indicador que señala un exceso y hace que se interpele la posición que el sujeto tenia al comienzo del mismo, por lo cual decimos que el tiempo 2 resignifica al tiempo 1. El tercer tiempo, es en donde aparece el cambio de posición subjetiva, es el momento en el que el sujeto se encuentra con su deseo.
La película comienza con imágenes de un asentamiento en Etiopía y una voz en off que nos explica de qué se trató la “Operación Moisés”, operativo montado en 1984 por los gobiernos israelí y estadounidense para trasladar en forma clandestina a judíos etíopes de Sudán a Israel. En medio de tal situación, una madre cristiana entrega su hijo a una mujer judía, Hanna, para que lo haga pasar por suyo logrando así salvarlo del campo de refugiados.
“Andá, viví y transformate” son las tres órdenes que recibe Kushin, el niño etíope de nueve años, cuando su madre ve la oportunidad de que él pueda tener la esperanza de una vida y de un futuro mejor, es decir que su hijo llegue a “Ser digno de ser”.
Al llegar al nuevo país, Israel, Kushin es renombrado bajo el nombre de Schlomo (Salomón) para engañar a los oficiales israelitas, y de ese modo poder ingresar a la comunidad judía.
A los pocos días de su llegada, Hanna, tras haber vivido en condiciones de extrema pobreza, es internada en un hospital de Tel Aviv, bajo un cuadro muy delicado. En estas condiciones, Hanna le pide a Schlomo que guarde el secreto de que él no es judío, ya que de lo contrario sería deportado a Etiopia.
Tras la muerte de Hanna, el niño es adoptado por una familia judía proveniente de Francia con ideas progresistas, defensores de la solidaridad y la paz, a la cual Schlomo tiene que adaptarse e ir aprendiendo las formas y costumbres de esta nueva cultura. Aunque en un principio se muestra reticente a esto, poco a poco comienza a estudiar la Torah, a aprender el idioma, y a interesarse por los orígenes de esta cultura. Finalmente, consigue transformarse al judaísmo. Todos estos hechos constituyen el nuevo universo que conforman el yo del protagonista. Universo en apariencia cerrado que en este ambicioso intento de atribuir un sentido a su vida, pretendía ser consistente, velando la falta. El hecho de que Schlomo se haya transformado al judaísmo, constituye los particulares que hacen consistir a este aparente universo, es decir entra en juego el primer tiempo de la responsabilidad.
Ya adolescente, se enamora de una chica de origen judío. Pero el padre de ella, un hombre sumamente ortodoxo, se opone a este romance debido a su sectarismo argumentando que Schlomo le ha mentido al pueblo Israelí porque su religión no es la que dice ser.
En un intento en demostrarle al padre de Sarah que esto no es asi, y que él verdaderamente se siente judío a pesar de no haber nacido en este pais, Schlomo decide participar de un concurso sobre la Biblia, en el cual el padre de Sarah era parte del jurado. Gana este concurso pero a pesar de esto, el padre le prohíbe que se acerque a su hija ya que sigue sosteniendo sus argumentos.
Ante esta situación, Schlomo decide dirigirse a la policía y revelar su secreto por tanto tiempo guardado, que él no es judío sino cristiano. Este hecho muestra que el protagonista se arrepiente de haber traicionado sus orígenes, se angustia y se avergüenza de haber intentado ser alguien que realmente no era.
Cuando el personaje se da cuenta de esto, su universo se derrumba inaugurando el movimiento retroactivo. De este modo podemos decir que lo que se pone en juego es la culpa ya que esta hace a la retroacción, este movimiento implica que el personaje retorne sobre sus acciones precedentes, su transformación al judaísmo.
Con esto se destotaliza y desustancializa la consistencia del yo del protagonista: El universo, cerrado hasta el momento, entra en contradicción, algo parece haber irrumpido como elemento disonante, esta singularidad implicaría en si misma un acto ético y un desfallecimiento del particular previo, cuestionando todo el funcionamiento anterior: con lo cual todas sus certezas se desvanecen y comienza a interpelarse sobre lo que ha hecho.
La confrontación de él con el padre de Sarah es aquello que interpela a Schlomo y posibilita la apertura del tiempo 2 del circuito de la responsabilidad. Este segundo tiempo interroga de manera genuina al sujeto. Cuando hablamos de interpelación nos referimos a que algo exterior al yo, algo que se presenta desde un mas allá de este universo, irrumpe, se impone y altera su propósito conciente confrontándolo a un punto sin sentido. Se produce un movimiento interno a partir del cual el sentido de todas sus acciones se desvanece, ya no tienen lugar, no se pueden sostener.
Como mencionamos anteriormente, la responsabilidad surge entre la necesidad y el azar, a partir de una grieta que se abre entre una y otra. De este modo, nos parece pertinente dar cuenta de estas dos categorías que posibilitarían el advenimiento de la responsabilidad. En cuanto a la necesidad, entendida como aquello sobre lo que el hombre no puede incidir, ubicaríamos en nuestro caso el hecho que Schlomo intenta relacionarse con una chica, Sarah. Y por otro lado, ubicamos como segundo elemento importante a considerar al azar. Este está relacionado con lo accidental, lo fortuito; por lo tanto, aquí podríamos ubicar el hecho de que Schlomo se enamora de Sarah, y que el padre de esta es un hombre con tradiciones muy arraigadas e imposible de quebrantar.
A su vez, queremos destacar que lo que hicimos fue un recorte de la película en donde se pondría en juego el tiempo de la interpelación, aunque durante el film se suceden varias escenas donde Schlomo se ve interpelado y en donde podríamos ubicar que su universo particularista se revela inconsistente.
En su adultez, Schlomo, decide no formar parte del ejército militar Israelí, y se dirige a Paris donde comienza a estudiar Medicina. Ya recibido, y luego de diez años se reencuentra con Sarah, le declara su amor y se casa con ella, hecho que hace que la muchacha quede enfrentada a su familia. Al cabo de un tiempo, su mujer queda embarazada y ante tal situación, Schlomo decide revelarle su más preciado secreto, que él no es judío. Ella se enfurece pero luego se arrepiente y lo perdona con la condición de que él regrese a su tierra natal a asistir a los enfermos que han quedado en el campamento en el cual él vivió con su verdadera familia. Efectivamente, Schlomo regresa al asentamiento y se encuentra oportunamente con su madre.
Con este acto, Schlomo estaría haciéndose responsable de haber ocultado sus orígenes, convirtiéndose al judaísmo por imposición, aquí podemos ubicar nuevamente algo del orden de la culpa, lo que conduciría a una respuesta subjetiva: una culpa relacionada a una deuda que hay que saldar. Esta es la que llama al sujeto a responder por su deseo. Las barreras de la culpa se desvanecen cuando Schlomo vuelve a su país, sintiéndose reconfortado en esta nueva posición subjetiva respecto de sus raíces.
Es en este sentido que, pensamos, terminaría de concretarse el circuito de la responsabilidad (tiempo 3). Recordamos que este tiempo es “Otro nombre del sujeto”. El efecto sujeto aquí esta claro, es también una respuesta a la interpelación, hablando en una dimensión ética.

Hipótesis clínica

La hipótesis clínica intentará dar cuenta de cómo y por dónde se juega el deseo del sujeto, y que asumirlo implica para él tomar una decisión.
Sostenemos en esta hipótesis que Schlomo tiene una estructura subjetiva neurótica la que, entendida en términos lacanianos, revelaría que él cuenta con el significante Nombre-del-Padre. De este modo, suponemos que se ha realizado la metáfora paterna y su consiguiente significación fálica. A su vez, podríamos plantear que el sujeto resulta un efecto de esta estructura y de sus componentes (cadena significante, deseo, demanda, pulsión, fantasma, goce, etc.). Se podría decir por lo tanto que, Schlomo, es un neurótico obsesivo entendido en términos lacanianos de estructuras subjetivas.
Podríamos ahora, tomar algunas referencias propuestas por Freud, donde nos aclara que “La producción de la incertidumbre [o duda] es uno de los métodos que emplea la neurosis [obsesiva] para sacar al enfermo de la realidad y aislarlo del mundo…” Freud destaca que una de las predilecciones del enfermo obsesivo es la incertidumbre o la duda. Los obsesivos utilizan de la duda como un medio para extraerse de la realidad y de este modo evitarse la angustia que les generaría tener que elegir entre una cosa o la otra. Con Lacan llamaríamos a esto procrastinación, que alude al término postergación. En nuestro caso, Schlomo posterga su amor por Sarah por 10 años. Podríamos decir que se ponen en juego en él unos sentimientos ambivalentes de amor y odio. Odio que podríamos ubicar al momento en que su madre lo obliga a irse con Hanna, alejándolo de ella y de sus tierras. El odio por ella se vuelve compulsivo como una formación reactiva para contener en el inconciente su amor dirigido hacia ella. Esto generaría en el sujeto la fuente de la duda. Duda que detiene al sujeto y que lo imposibilita hacer. De este modo en la duda sus mociones pulsionales se están satisfaciendo, en la incertidumbre de saber que sería si le declara su amor a Sarah, el sujeto goza.
Por otro lado, podemos identificar que su deseo inconciente esta dirigido a su madre, y en el momento en que decide casarse con Sarah logra sortear los avatares de su neurosis renunciando al goce de la duda y responsabilizándose por su deseo inconciente volviendo al lugar de origen tan enlazado con su madre biológica.
Luego el azar actuará de manera inesperada logrando efectivamente el reencuentro con ella.

Bibliografía

 Ariel, A., Moral y Ética. Una poética del estilo. En El estilo y el acto. Ediciones Manantial, Buenos Aires, 1994.
 Jinkis, J. (1987). Vergüenza y responsabilidad. Conjetural, número 13. Editorial Sitio. Buenos Aires.
 Mosca, J. C. (1998). Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.
 Salomone, G. Z.: El sujeto dividido y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
 D’Amore, O.: Responsabilidad y culpa. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
 Lewkowicz, I., Particular, Universal, singular. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.
 Lewkowicz I., Singularidades Codificadas. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
 Freud, S., "A propósito de un caso de neurosis obsesiva" [Caso Hombre de las ratas]. En Obras Completas, Amorrortu, Buenos Aires, 1986, Tomo X.
 Mazzuca, R., “Seminario: La elaboración freudiana de la neurosis obsesiva: 6. La elaboración lacaniana”. En Cizalla del cuerpo y del alma (La neurosis de Freud a Lacan), Berggasse 19, Buenos Aires, 2009.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: