Inicio > Congresos Online > Congreso Online 2017 > Todos se van > Una tensión entre libertad y autoridad

Una tensión entre libertad y autoridad

por Agudelo Ramírez, Martín

Red Iberoamericana de Cine y Derecho. Art Kiné Internacional

Resumen

La apuesta intimista de Cabrera, más que retratar las condiciones de un país, denuncia los numerosos riesgos que ponen en riesgo las libertades cuando se cruzan con la autoridad. Resulta reprochable que la institucionalidad, en cualquier plano, apelando a discursos represivos, termine por desconocer los proyectos éticos de los seres humanos.

Palabras Clave: Derecho | Justicia | Libertad | Autoritarismo

Ficha Técnica

Colombia, 2013. D. Sergio Cabrera. G. Laura Martel, Ramón Jimeno y Sergio Cabrera. I. Rachel Mojena, Yoima Valdés, Abel Rodríguez, Scott Cleverdon, Mateo Giraldo, Indhira Serrano, Félix Antequera, Caleb Casas, Carlos Ever Fonseca, Martina Toro, Tahimi Veloz, María Teresa Carrasco, Dunia Matos, Glenmy René Rodríguez, Alison García, Bárbaro Marín, Daniela Tapia y Ulises González. 107 m. Color.

Temática Jurídica

Contrato laboral. Derecho ambiental. Derecho del Trabajo. Derechos sindicales. Justicia. Seguridad social. Salario digno. Trabajo.

Comentario

Todos se van es película dirigida por Sergio Cabrera, producida en Colombia. El guión, basado en la obra de Wendy Guerra, retrata el conflicto existente entre libertad y autoridad, situándolo en Cuba, en el año 1979. De manera inteligente muestra una tensión entre individuo y poder desde la mirada que hace Nieve Guerra, una niña cubana de ocho años. El diario de la menor es su refugio, y en él registra las impresiones que tiene del mundo de los adultos, que lo considera bastante raro. A la niña le gusta escribir, dar rienda a sus fantasías a través de la escritura.

La niña (Rachel Mojena) es hija de padres separados, Manuel y Eva. Ambos disputan la custodia de Nieve ante un juez. El futuro de la menor depende del fallo que se profiera en un proceso sobre derecho de familia. Pero la decisión de Generoso Ruiz, el Juez Municipal Popular de Cienfuegos, es manifiestamente parcial. El núcleo básico del debido proceso que debía garantizársele a la madre se desconoce, por cuanto en el trámite judicial se imponen las apreciaciones derivadas de una moral social en la que lo justo se desconoce. El despacho judicial es un espacio agobiante en el que no resulta posible construir una decisión sustancialmente justa.

Cuando el juez interroga a Nieve, la niña no puede expresar que quiere estar con su madre. La prueba testimonial que se practica es bastante parcial. La mayoría de los declarantes pretenden favorecer los intereses del padre. En la etapa probatoria del proceso se hacen visibles los prejuicios en los testimonios; se censura el uso de las libertades que se dan en la casa de Eva, y que finalmente para el juez, al valorar la prueba, están en contra de los fines del derecho positivo.

El juez profiere sentencia en contra de la madre, indicando en el fallo que “entregarle la patria potestad a la compañera Eva Torres, sería atentar contra los intereses morales y materiales de la niña Nieve Guerra”. Se dispone que la custodia de la menor la tenga Manuel Guerra, durante los próximos tres años y se autoriza a la madre realizar una sola visita por mes.

La vida de la niña es puesta en riesgo por culpa de una mala decisión en la que se habían impuesto prejuicios morales. El juez le prohíbe a Dan Scrutzd, actual esposo de Eva, de nacionalidad sueca, que se acerque a la menor por representar un riesgo “moral”. El mundo de sueños de la niña se desmorona por culpa de un fallo inadecuado. La responsabilidad del sistema judicial es enorme. El debido proceso se encuentra seriamente comprometido por la violación de principios como los de imparcialidad del juzgador, independencia judicial y bilateralidad de la audiencia o contradicción.

Los efectos de la decisión de conceder el cuidado de la niña al padre fueron desastrosos. La niña es víctima de la desatención del padre. Este hombre, por cierto alcohólico, maltrata constantemente a Nieve. Pero la imaginación de la menor es enorme y los deseos de reencontrarse con su madre la mantienen en pie. Nieve entiende que su libertad está en riesgo por la represión proveniente de un padre autoritario y por las condiciones propias de la educación que viene recibiendo en la escuela. Esta, a propósito, es el lugar en el que la niña compartirá lo que piensa sobre la tensión entre libertad y autoridad.

En la escuela la niña narra un cuento de su autoría que comparte con la profesora y compañeros de clase. Nieve relata una historia bastante alegórica, sustentada en sus condiciones actuales. La versión de la niña es una real oda a la libertad.

Las aventuras de Libertad y Autoridad.

Libertad y Autoridad son dos niñas. Libertad en muy linda, se baña y arregla todos los días. Lee, escribe y juega con sus amigos y es muy solidaria. Autoridad, en cambio, nunca se baña, ni se arregla, anda de mal genio, grita, regaña, asusta a todo el mundo, y da órdenes. Un día, Autoridad, cansada de Libertad, con engaños la encerró con llave en un cuarto secreto y oscuro. No la dejaba leer libros, comer, ni pasear. Solo podía tomar agua. Entonces, Autoridad se disfrazó de Libertad y empezó a dar órdenes y órdenes para imponer sus deseos. La gente le creía porque pensaba que era Libertad la que daba las órdenes. Así Autoridad le ganó a Libertad, que fue por falta de comida y luz, se volvió chiquita y flaquita. Libertad no se murió porque con un hilito de luz podía vivir mucho tiempo en el cuarto oscuro hasta que alguien la viniera a rescatar.

El cuento de la niña, en sentir de la profesora, malinterpreta los principios de la Revolución, y se lo hace saber al padre. Las relaciones entre Manuel y Nieve empeoran, hasta que se da la ruptura total. Es para ese momento cuando ya se ponen en evidencia en la comunidad los abusos de Manuel. La situación se hace insostenible, y el padre también perderá la custodia de la niña. Nieve termina en un centro de adopción (de depósito).

El estado es quien tiene la última palabra tratándose de la custodia de los hijos. El estado es quien decide, no los padres. En ese momento, el contenido dramático del filme se hace manifiesto. El control estatal sobre la niña es total, sin que pueda vencer su capacidad de resistencia. Como en el cuento, Nieve no ha muerto porque “con un hilito de luz podía vivir mucho tiempo en el cuarto oscuro hasta que alguien la viniera a rescatar.” Por fin la madre llega con buenas noticias al centro de depósito. Eva había recuperado la custodia.

No obstante, cuando se piensa en la proximidad de un final “feliz”, se complican de nuevo las cosas para Nieve y su madre. Eva viaja con su hija a La Habana con el propósito se solicitar autorización para salir del país; pretende desplazarse a Suecia para reencontrarse con su esposo. La solicitud, en relación con la menor, es negada. La autoridad, una vez más, se impone sobre la libertad. El funcionario estatal encargado de autorizar la salida del país le pone de presente a Eva que “la ley es la ley”. La niña no puede salir de Cuba ya que no cuenta con la autorización del padre biológico, lo que resulta imposible.

Al final, no todos se van. Nieve tiene que quedarse. La madre no puede abandonarla. La niña expresa: “Nunca he sentido tanto miedo como hoy.” Todo le parecía feo y oscuro. Nieve está expuesta a los abusos de una autoridad que no está dispuesta a ceder espacios frente a las libertades individuales. La madre es castigada por no haber sido una fiel militante de los principios de la Revolución. El poder terminó por sacrificar a la niña. Una vez más libertad continúa en el “cuarto oscuro” en espera de su rescate.

La apuesta intimista de Cabrera, más que retratar las condiciones de un país, denuncia los numerosos riesgos de las libertades cuando se cruzan con la autoridad. Resulta reprochable que la institucionalidad, en cualquier plano, apelando a discursos represivos, termine por desconocer los proyectos éticos de los seres humanos.

Sugerencias

El tema sobre la amenaza de los niños por la invasión en el ejercicio de la autoridad en su mundo de sueños ha sido abordado en el cine. La familia y la escuela han sido espacios en los que el Séptimo Arte ha mostrado una militancia ideológica que sacrifica la libertad. En el contexto del cine global, la película francesa Los cuatrocientos golpes (François Truffaut, 1959) es una gran representante de esa temática referida a los niños como víctimas de una autoridad acechante que desconoce sus posibilidades de crecer como sujetos responsables en el ejercicio de sus libertades. La película autobiográfica de Truffaut muestra tanto las opresiones ejercidas por el profesor de la escuela frente a Antoine Doinel, así como la negligencia y la falta de afecto provenientes de los padres del chico, configurando un mundo hostil y malvado que trata de sacrificar los sueños del niño; la autoridad busca imponerse sobre la libertad y la imaginación de un menor que en la calle espera encontrar su redención.

En el cine iberoamericano, El Laberinto del Fauno (Guillermo del Toro, 2006) es una película importante para evaluar la problemática sobre tensión entre autoridad y libertad desde la mirada de una niña. Existen vecindades entre este filme producido en España y la película dirigida por Cabrera. Ofelia y Nieve resisten, desde sus castillos de fantasía en los que la libertad se hace visible, frente a la autoridad cruel masculina. En sus mundos de sueños lo femenino representa la dulzura, pero también la resistencia, frente a los actos masculinos de crueldad. Claro está que no se trata de privilegiar la idea de una libertad individual marginada de unos lazos de fraternidad y de solidaridad vinculados con la propia condición humana.

En Latinoamérica la película Crónica de un niño solo (Leonardo Favio, 1965) es sobresaliente. El filme argentino muestra las carencias presentes en Polín, un niño desarraigado, habitante en sectores marginales; el niño es víctima de la represión. En la película se retrata muy bien el rostro de un niño con miedo causado por el abuso del poder de los adultos. La película chilena Machuca (Andrés Wood, 2003) es otra película notable en la que se destacan los cambios dados, en una sociedad fracturada por la enorme desigualdad, a partir de la llegada de la dictadura de Augusto Pinochet en el año 1973; la experiencia de integración que se venía dando en el colegio religioso dirigido por el padre McEnroe, en el que niños de clase baja recibían una educación similar a los niños ricos, libre de discriminación, fracasa luego de los cambios políticos dados en el país austral. La autoridad se pondrá por encima de los sueños de los niños.

Sobre el poder y la libertad en el cine se sugiere: Martín Agudelo Ramírez, Cine y derechos humanos, una aventura fílmica, Medellín, Universidad Autónoma Latinoamericana, 2015, pp. 127-165.

Cuando se piensa sobre las relaciones autoridad y libertad, es posible considerar una perspectiva política. Asimismo, puede considerarse la autoridad en términos de poder político y la libertad como el espacio propio de la limitación para el ejercicio de ese tipo de poder. En ese sentido la obra de Norberto Bobbio resulta bastante orientadora para aproximarnos al problema. Derecha e izquierda (Taurus, 2014) e Igualdad y Libertad (Paidos, 1993) son dos referentes bibliográficos importantes para estudiar la temática. Un poder político sin límites socava la libertad por exceso y abuso. La tradición liberal insiste en la necesidad de ensanchar la esfera de acción del individuo, no obstaculizada por el exceso de leyes o por el uso arbitrario de poder. Pero la autoridad se requiere para asegurar paz, convivencia en una comunidad y evitar la anarquía; puede considerarse la existencia de puentes de conciliación entre ambos espacios, a través de los valores propios de la tradición democrática. John Dewey también es otro autor relevante para evaluar el alcance del conflicto entre autoridad y libertad; su obra permite considerar la importancia de la autoridad, siempre y cuando se conciba como democrática, para que pueda articularse adecuadamente con la libertad (Puede consultarse en: John Dewey, « Autoridad y libertad », Polis [En línea], 10 | 2005, Publicado el 09 noviembre 2012, URL : http://polis.revues.org/7442).

Bibliografía

Martín Agudelo Ramírez, Cine y derechos humanos, una aventura fílmica, Medellín, Universidad Autónoma Latinoamericana, 2015, pp. 127-165



NOTAS



1 | 2

COMENTARIOS

Mensaje de carolina buelvas londoño  » 16 de septiembre de 2017 » caro-buelvas@hotmail.com 

Esta película resulta ser la clara evidencia de como la falta de un debido proceso con las garantías procesales necesarias, termina causando efectos altamente perjudiciales en la vida de uno de los involucrados en el litigio; en este caso quien sufrió las peores consecuencias fue el "objeto de disputa", la menor, Nieve Guerra.
Interpreto que el desarrollo de la historia y todo aquello que le sucedía a la protagonista, Nieve, estaba mostrando implícitamente un reflejo o espejismo de las condiciones que se vivían en Cuba en dicha época (1979) con la dictadura de Fidel Castro, que en últimas, como el padre de Nieve, Manuel Guerra, era la perfecta representación del autoritarismo, la opresión y el abuso del poder que buscaba a toda costa reducir la libertad de otros sin importar qué tan perjudicial pudiera ser esto, en el caso de Fidel de todo un país, y en el caso de Manuel de su pequeña hija Nieve.



Mensaje de Jhonacy López Burgo   » 15 de septiembre de 2017 » lopezjhonacy@gmail.com 

En este film vemos representado un estado totalitario, con un régimen opresor de las libertades humanas. Donde la autoridad esta por encima de todos los intereses de una sociedad acechada. Que no quiere seguir bajo un poder desproporcionado, con una distopia que más representada no puede estar cuando alguien quiere tener, sus propios ideales de libertad.
"Todos se van" ¿Porque se van? Porqué autoridad se adueñó de todo y los que quedan están reprimidos. Autoridad golpea a libertad por que si, sin tener ninguna justificación.
Para finalizar es una película altamente crítica, sobre el uso inapropiado del poder por parte de algunos estados transpersonalistas.



Mensaje de Maria Paula Palacio Cadavid   » 15 de septiembre de 2017 » maria.mpaula@hotmail.com  

El filme de Sergio Cabrera, "todos se van", es una oportunidad para el análisis de la disyuntiva entre libertad y autoridad. Dicha película se desarrolla en un contexto de instalación de un régimen político autoritario, que suprime al individuo, y busca legitimarse bajo un ideal colectivo. Para este Estado cualquier medio, por irrespetuoso de la dignidad humana que sea, debe ser utilizado para alcanzar sus objetivos. La libertad allí es peligrosa, pues es contraria a la instrumentación, y al papel que se le ha confiado a cada sujeto en el colectivo.
Los conocimientos, expectativas, sueños y trabajos de las personas no deben ser otros que los ya se les han asignado a priori por el monopolio.
Las principales instituciones de la sociedad están subordinadas ante el monopolio del poder. "Todos se van" logra representar esa situación de manera excelente. Desde la familia, la escuela y decisiva mente, la institución de la justicia.
Vemos como el papel del juez allí, es manoseado por el poder. lo que resulta paradójico, pues, en vez de ser una barrera de contención a la tiranía, resulta ser catapulta para reafirmar el régimen que elimina cualquier esperanza para la libertad.



Mensaje de Jhonacy López Burgo   » 15 de septiembre de 2017 » nacionalista__2010@hotmail.com 

En este film vemos representado un estado totalitario, con un régimen opresor de las libertades humanas. Donde la autoridad esta por encima de todos los intereses de una sociedad acechada. Que no quiere seguir bajo un poder desproporcionado, con una distopia que más representada no puede estar cuando alguien quiere tener, sus propios ideales de libertad.
"Todos se van" ¿Porque se van? Porqué autoridad se adueñó de todo y los que quedan están reprimidos. Autoridad golpea a libertad por que si, sin tener ninguna justificación.
Para finalizar es una película altamente crítica, sobre el uso inapropiado del poder por parte de algunos estados transpersonalistas.



Mensaje de Jhonacy López Burgo   » 15 de septiembre de 2017 » lopezjhonacy@gmail.com 

En este film vemos representado un estado totalitario, con un régimen opresor de las libertades humanas. Donde la autoridad esta por encima de todos los intereses de una sociedad acechada. Que no quiere seguir bajo un poder desproporcionado, con una distopia que más representada no puede estar cuando alguien quiere tener, sus propios ideales de libertad.
"Todos se van" ¿Porque se van? Porqué autoridad se adueñó de todo y los que quedan están reprimidos. Autoridad golpea a libertad por que si, sin tener ninguna justificación.
Para finalizar es una película altamente crítica, sobre el uso inapropiado del poder por parte de algunos estados transpersonalistas.



Mensaje de Jhonacy López Burgo   » 15 de septiembre de 2017 » lopezjhonacy@gmail.com 

En este film vemos representado un estado totalitario, con un régimen opresor de las libertades humanas. Donde la autoridad esta por encima de todos los intereses de una sociedad acechada. Que no quiere seguir bajo un poder desproporcionado, con una distopia que más representada no puede estar cuando alguien quiere tener, sus propios ideales de libertad.
"Todos se van" ¿Porque se van? Porqué autoridad se adueñó de todo y los que quedan están reprimidos. Autoridad golpea a libertad por que si, sin tener ninguna justificación.
Para finalizar es una película altamente crítica, sobre el uso inapropiado del poder por parte de algunos estados transpersonalistas.



Mensaje de Jhonacy López Burgo   » 15 de septiembre de 2017 » lopezjhonacy@gmail.com 

En este film vemos representado un estado totalitario, con un régimen opresor de las libertades humanas. Donde la autoridad esta por encima de todos los intereses de una sociedad acechada. Que no quiere seguir bajo un poder desproporcionado, con una distopia que más representada no puede estar cuando alguien quiere tener, sus propios ideales de libertad.
"Todos se van" ¿Porque se van? Porqué autoridad se adueñó de todo y los que quedan están reprimidos. Autoridad golpea a libertad por que si, sin tener ninguna justificación.
Para finalizar es una película altamente crítica, sobre el uso inapropiado del poder por parte de algunos estados transpersonalistas.



Mensaje de Justin Andrea Pastrana Delgado.  » 14 de septiembre de 2017 » juspade98@gmail.com 

Todo se van.
Todo se van es una película que retrata de una manera muy interesante esa tensión constante entre libertad y autoridad. Nieves es tan solo una niña que conoce la opresión en nombre de la autoridad, del poder, anhela la libertad; una libertad sin ataduras, sin añadiduras. En un régimen que es el principal responsable de la opresión en libertad, de corrupción, de las violaciones más grandes a los derechos humanos de sus habitantes, unos habitantes que quieren ser libres, explorar lo que de verdad quieren. No existe una autoridad, existe el miedo que se infunde con decisiones arbitrarias que no dejan la oportunidad a una verdadera justicia a la hora de tomar decisiones. Todos se van es una evidencia de que la autoridad inicua constriñe toda libertad personal, todos sueños y hasta todos los pensamientos.
Se muestra un Estado que no merece la confianza de sus habitantes, se supone que los Estados tienen como tarea principal la seguridad y protección de las personas que lo integran, Un Estado no puede atentar contra ningún ciudadano porque pone en tela de juicio sus funciones, y eso es demasiado evidente en todos se van, en donde una niña es el vivo ejemplo de la represión a su libertad de escribir, de escoger con quien vivir, de jugar, una libertad de que limita a la hora de un juicio en el cual no se respetan algunos principios del debido proceso y en lo que menos se respeta es la libertad.
Justin Pastrana Delgado.



Mensaje de German Cordoba  » 10 de septiembre de 2017 » germanarco@hotmail.com 

La película de Sergio cabrera denuesta de manera realista los aspectos de la sociedad, del Estado y la democracia, una situación en donde todo el mundo piensa en un espacio de autodeterminación donde puedan expresar sus sentimientos y valoraciones, el problema empieza cuando cada espacio choco con otro, y surge una nueva relación que debe ser regulada, aquí es cuando aparece la autoridad, como la delimitadora del libertinaje y dadora de orden social.

En este juego de relaciones donde las personas son las protagonistas, se presenta un conflicto de libertad, en ese caos, aparecen los que enaltecen a la autoridad como su salvadora, un mesías en quien confiar, dando lugar a un sistema represivo que limita la locomoción y los proyectos de cada persona, es así como dicha relación que en principio era creadora de un orden se convierte en una esclavitud disfrazada de seguridad, no comas, no escribas a fin de cuenta no pienses, esos son los pilares e un sistema autoritario. Es aquí donde la posibilidad de protección de las personas falla los sistemas educativos reprimen, el sistema de justicia limita los derechos fundamentales y hasta las propias personas del común se convierten en cómplices de esta doctrina autoritaria.

Dicho esto nieve nuestra pequeña libertad, que quiere crecer y soñar choca con una realidad oscura, que la empequeñece la desprecia, abusa de ella, en este sentido lo único que queda es incertidumbre, un lugar donde la autoridad que empapa cada aspecto social, educación justicia, y en donde lo que se dice debe ser así sin posibilidad de pensar diferente se convierte en el cementerio de la humanidad, finalmente en la conclusión de película cunado Eva y nieve quieren salir del país el encargado les dice que es una familia donde “todos se van” y claro la revolución ha fallado sus principios se han tergiversado, lo único que tienen por perder es su dignidad y así autoridad logra su cometido, sometiendo a libertad pero sobre todo esto siempre existirá un rayo de luz en esa oscuridad perpetua



Mensaje de Juanita Zuluaga Gil  » 4 de septiembre de 2017 » juanitaderecho@gmail.com 

Todos se van.
“Nunca he sentido tanto miedo como hoy” es la expresión de la pequeña Nieve Guerra a la que la autoridad le destruyó los sueños. “Hoy”, fue un día en el que presenció la posibilidad de que inevitablemente todos se fueran. La película de Sergio Cabrera presenta lo perjudicial que es para los derechos humanos una autoridad sin límites; un proceso y una decisión judicial motivados por argumentos vagos y errados, donde a la libertad se le ha despojado de su significado. Una Autoridad que sin más uso de unas cuantas palabras pone en peligro la vida de Nieve y junto con ello se lesiona su integridad física y emocional. Personificada en el padre de Nieve, la Autoridad en marca un actuar despótico y violento de muchos que la ostentan “La autoridad no me deja escribir, lo tengo que hacer a escondidas”. En esta disputa entre Libertad y Autoridad “ a veces gana la Libertad y otras veces la Autoridad”, en este caso a la primera le toca la derrota, ante un Poder aplastante, uno que sacrificó la felicidad de Nieve y de muchos que tuvieron que encerrar sus libertades para no molestar a la Autoridad.



moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Conectarse
Su mensaje

Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.