Inicio > Congresos Online > Congreso Online 2012 > Trade - Welcome to America > Cuando el cuerpo se vuelve mercancía, ¿qué lugar para el sujeto?

Cuando el cuerpo se vuelve mercancía, ¿qué lugar para el sujeto?

por Martínez, Alejandra Gabriela

“Trade”(Marco Kreuzpaintner, 2007), narra la historia de Adriana, una niña, de 13 años, que vive en la Ciudad de México cuyo secuestro por traficantes de sexo pone en marcha una misión desesperada encabezada por su hermano de diecisiete años, Jorge, para rescatarla. Una organización delictiva internacional que gana millones explotando sexualmente a sus víctimas la mantiene cautiva y aterrorizada. La única amiga y protectora que tiene Adriana en su odisea es Verónica, una joven polaca que ha sido traída al país mediante engaños por la misma pandilla criminal. Después de eludir a los oficiales de inmigración y superar tremendos obstáculos para seguir a los secuestradores de las chicas, Jorge se topa con Ray, un policía de Texas cuya propia pérdida familiar a raíz del tráfico sexual lo lleva a convertirse en el aliado del muchacho. Los protagonistas de "Trade" van atravesando el horroroso terreno de los "túneles" del tráfico de sexo que unen a México con Estados Unidos. Desde los vecindarios de Ciudad de México y la peligrosa frontera del Río Grande, a las subastas secretas por internet de esclavos sexuales y la confrontación final en una casa secreta de los suburbios de Nueva Jersey. Ray y Jorge desarrollan rápidamente un fuerte vínculo mientras siguen desesperadamente a los secuestradores de Adriana antes de que la vendan al mejor postor.

Lo primero que me parece interesante resaltar son las traducciones al español que le han dado al titulo original de la película. Trade en ingles significa Comercio, sin embargo algunas de las traducciones al español han sido: “Crimen sin perdón”, “El Rapto”, “El precio de la inocencia”, “Tráfico de Mujeres”. Desde el vamos el titulo Tráfico de Mujeres es incorrecto ya que no solo se secuestra para su explotación a mujeres, sino también a niños y adolescentes de ambos sexos.

El primer recorte de la película que señalaré hace referencia a la escena donde se ve en una plaza de México a un turista al que Jorge se le acerca con el fin de mostrarle unos folletos donde se observan mujeres desnudas. El hombre se muestra al principio desinteresado pero enseguida accede a ir al lugar prometido por Jorge para poder mantener relaciones sexuales con alguna de las mujeres del folleto. Si bien, todo resulta ser un engaño y Jorge y sus amigos terminan robándole al turista es digno de destacar que el hombre había aceptado ir hasta ese lugar para vivir una “verdadera experiencia mexicana”.

“El turismo sexual es la explotación sexual comercial de personas por parte de quienes viajan de un lugar a otro, tanto al interior de un mismo país como de un país a otro, y allí realizan actos sexuales” [1]. Si bien algunos turistas sexuales tienen preferencia por niños o adolescentes, la gran mayoría son considerados como abusadores ocasionales, ya que en sus países de origen no mantendrían dichas conductas, y sería solamente un complemento mas de sus vacaciones al realizar “turismo exótico”.

Tomando en cuenta los desarrollos de Zygmunt Bauman (2002) sobre la Modernidad Liquida, pareciera que en estos tiempos líquidos todo puede ser vendido, como si la vida y los derechos humanos no valieran nada e inmersos en esta lógica capitalista todo puede ser tomado como un objeto de consumo para ser vendido, usado, maltratado para satisfacer, al menos por unos pocos instantes, el deseo de algunos que se definirían como buscadores de sensaciones y coleccionistas de experiencias. Los ideales de la Modernidad Liquida tendrían que ver entonces con la eficiencia y con el mantenimiento de vínculos que sólo se mantienen en tanto sean beneficiosos para ambas partes. Me pregunto entonces si en casos de prostitución realmente se benefician ambas partes.

Aquello que subyace en el individuo en tanto consumidor es una estética del consumo que propugna la abolición de la postergación indefinida de la gratificación, pivote del trabajo durante la modernidad sólida. Actualmente, la espera va en desmedro del deseo. Pero cabe destacar que la satisfacción del deseo debe ser breve. En relación a lo planteado considero pertinente tomar como referencia el planteo que realiza Volnovich (2006) “(…) es en la explotación sexual comercial donde el patriarcado lleva al límite los imperativos impuestos por la sociedad de consumo y se hace evidente la condición de mercancía de los cuerpos.” [2]. Sería la inagotable demanda de mujeres y niñas lo que determinan que este tipo de comercio sea tan difundido y lucrativo. Siguiendo al mismo autor: “La prostitución es un formidable aparato ideológico, una matriz generadora de reificación cuando emite el mensaje de que las mujeres son meros objetos sexuales para el consumo, que los cuerpos de las mujeres son susceptibles de compra y venta, que el acoso sexual es una manera aceptable de tratar a las mujeres, a las niñas y a los niños, especialmente cuando los hombres pagan por ello. La prostitución domina así, en su potencialidad simbólica, no solo a sus victimas sino que involucra al resto de las mujeres” [3].

La segunda escena a analizar es la que nos muestra a Verónica y a su amiga que llegan desde Polonia, para trabajar en una “Agencia de Modelos”.

“La trata se configura mediante el reclutamiento, traslado o recepción de una persona con fines de explotación, como el trabajo forzado, la servidumbre y esclavitud y la prostitución. Los lugares de Reclutamiento, tránsito y destino conforman circuitos nacionales o trasnacionales, que suelen exceder las atribuciones y el ámbito de acción de la justicia ordinaria local” [4].

Cuando ambas descubren el engaño y empiezan a sospechar sobre porque les pidieron sus pasaportes la compañera de Verónica intenta escapar y es atropellada por un auto y muere en la escena. Verónica es trasladada a una casa donde se encuentra con Adriana que había sido secuestrada mientras paseaba en bicicleta y con otras jóvenes que habían corrido la misma suerte. Al llegar Verónica es violada por uno de sus captores y también recibe amenazas sobre lo que le podrían llegar a hacer a su hijo. Estas dos formas de reclutación, mediante el engaño por el ofrecimiento de un trabajo y el secuestro de una niña mientras pasea en bicicleta son solo algunos de los medios de los que se basan estos delincuentes para llevar acabo su cometido. “Los tratantes utilizan diversos métodos para reclutar a sus victimas, que van desde el rapto liso y llano a la compra de las personas de manos de su propia familia” [5].

Luego de haber sido abusada Verónica permanece acostada. Es en ese momento cuando se le acerca otro de los delincuentes, indicándole que tome una pastilla, refiere que son vitaminas y les dice: “son para el dolor”. Como si una pastilla pudiese borrar el horror que estaba viviendo y el que presumía que estaba por venir. Demás esta decir que no eran vitaminas sino pastillas que las mantenían “tranquilas”.

Al otro día son trasladadas hacia Juárez. El camión que las traslada es un camión que trasporta alimentos perecederos. Dicha analogía en un punto parece cínica ya que los delincuentes no solo consideran a las victimas de trata como meros objetos para su explotación sino que además deben tener ciertas características como ser jóvenes, delgadas, lindas y si son vírgenes mejor ya que su valor aumenta considerablemente. Pero sabemos que al llevar estas vidas de abusos, malos tratos, obligados a consumir drogas, etc., estos niños y mujeres tienen una “vida útil” como los alimentos perecederos.

Durante el camino a Juárez se detienen para pagar una coima a los policías del camino y a su vez uno de ellos abusa de Verónica. Me interrogo entonces que expectativa y / o esperanza pueden tener estas victimas si la misma policía que debería velar por el cumplimiento de sus derechos y rescatarlos de su condición no solamente cobra dinero por hacer la vista gorda sino que además se convierten ellos mismos en consumidores.

Esa noche atraviesan la frontera atravesando un rió y son descubiertos por la policía de EEUU. Son llevados a prisión, donde Verónica intenta pedir ayuda, diciendo que han sido secuestradas pero nadie le cree y al otro día son puestas en libertad y siguen camino a New Jersey con sus captores mientras Jorge y Ray emprenden la búsqueda para intentar rescatar a Adriana.

Se detienen en un camino para “hacer algo de dinero” y esta vez eligen a Adriana diciéndole: “Alguien se va a encargar de tratarte como a una princesita”. Alquilan los “servicios” de la niña por $80 y el proxeneta le dice al cliente: “No te la cojas que necesitamos tener una virgen”, así emprenden el camino Adriana y el cliente (un hombre de unos 60 años aproximadamente) dentro de unos matorrales donde se escondían pequeñas “habitaciones”. Durante este trayecto hasta llegar a “su habitación” Adriana comienza a llorar al escuchar los suplicios de las demás victimas. La escena culmina con Adriana adentrándose con el hombre en una “habitación” y en la puerta se vislumbra una muñeca rota, como símbolo de la niñez y la inocencia que están a punto de corromperse, obligando a una niña de 13 años a realizar algún tipo de práctica sexual.

En la siguiente escena Adriana llora mientras se baña y le dice a Verónica: “quiero ir a casa, mi madre ya no me querrá mas”. A lo que Verónica le responde: “Una mamá ama siempre”. Muchas de las victimas de trata sienten lo mismo que Adriana y por eso, si tienen la posibilidad de ser rescatadas no quieren volver con su familia ya que se sienten avergonzadas por lo que han tenido que hacer. Por eso desde la labor del psicólogo es importante trabajar no solo con las victimas luego del rescate sino también con las familias para poder evitar que estas revictimizen a las victimas o las responsabilicen por ejemplo, de haber estado en cierto lugar facilitando así su secuestro.

Al seguir viaje los captores se detienen para ir al baño y es en este momento que Adriana y Verónica se escapan. Es así como Verónica logra comunicarse con su familia. Pero pronto son recaptadas nuevamente y uno de los delincuentes decide darle una paliza a Verónica. Ella le dice: “Pagaras por esto, tenlo por seguro” y se tira por un precipicio. ¿Podemos responsabilizar a Verónica por haberse suicidado? Podríamos afirmar que Verónica prefería morir a tener que continuar viviendo siendo victima de dicho tormento. Michel Fariña y Gutiérrez (1996) plantean en su texto que “Cuando la muerte es lo que mas se anhela, cuando todo se ha borrado y solo queda la muerte en el horizonte allí no hay elección posible” [6].

El viaje de Adriana sigue hasta New Jersey ya que al otro día será subastada. Es interesante destacar que en la subasta han cambiado el nombre de Adriana por el de Maria. Intentando hacer alusión seguramente a la pureza de la niña virgen, como el mejor atributo para venderla al mejor postor.

Ray y Jorge se registran en internet para participar en la subasta bajo el nombre de “World Traveler”, haciendo alusión implícitamente a los “Turistas Sexuales”. Logran ganar la subasta y Ray rescata a la niña. No sin antes ser interrogado por la “Madama” que es quien se encargaba de hacer la venta, ya que Manolo (quien traslado a la niña) solo se encargaba de “entregar la mercancía”. La mujer exige que sea consumado el acto en la casa, antes de que pueda irse con la niña. Suben a una habitación y la niña intenta engañar a los delincuentes manchando de sangre la sábana. En ese momento entra Manolo a la habitación y Adriana le dice: “Recuerda que Verónica te esta mirando desde el cielo”. Manolo baja y anuncia que el acto fue consumado y es así como los dejan irse de la casa y es en ese momento cuando son capturados por la policía y se descubren las demás victimas encerradas en un sótano. ¿Podríamos afirmar que Manolo se hace responsable de su accionar y por eso ayuda a Adriana? De ninguna manera este personaje se hace cargo subjetivamente de su acto, podríamos por el contrario, afirmar que actúa desde la culpa. La culpa es el reverso de la responsabilidad subjetiva. La culpa por el suicidio de Verónica y las suplicas de Adriana hacen que Manolo decida no revelar la verdad, pero en ningún momento el sujeto asume la responsabilidad por su accionar y es por eso que no podemos hablar de responsabilidad subjetiva, ya que la interpelación que sufre por Adriana, solo deriva en una respuesta culpógena.

Es interesante pensar como estas personas pueden llevar acabo semejante accionar. Y sobre todo como una mujer, puede ser la “cabeza” de dicho accionar. Calligaris (1987), introduce una forma específica de alienación del sujeto: la instrumentalizacion. Considera que el triunfo de la técnica solo es tal en la medida en que los hombres son los que funcionan como parte de esa técnica como instrumentos. Ser instrumentos de un saber sabido y compartido es la salida mas fácil ya que al convertirse en instrumentos no se interpelan ni se responsabilizan de sus actos ya que solo funcionan como instrumentos de una gran maquinaria, de una gran red que les envía ordenes y es por eso que es un sistema necesariamente totalitario ya que debe extenderse. Para el autor, cualquier lazo asociativo que puedan mantener estos sujetos es inercialmente totalitario y perverso.

Para finalizar me parece fundamental destacar la importancia de conocer como psicólogos sobre esta temática para tener noción de cómo intervenir en el caso que nos encontremos en nuestra practica profesional con una victima de trata.

La ley Argentina número 26.364 de Prevención y Sanción de la Trata de Personas y Asistencia a sus Víctimas, enumera en el Artículo 6 los Derechos de las víctimas de trata. Entre ellos se mencionan: Contar con asistencia psicológica, médica y jurídica gratuita y la adopción de las medidas necesarias para garantizar su integridad física y psicológica.

En el rescate se debe tender a aliviar el padecimiento, a garantizar la seguridad física y desde nuestra labor como psicólogos es importante establecer un buen rapport con la víctima para que recién en ese momento se empiece a trabajar sobre su cautiverio. Es importante volver a situar el registro de la realidad aquí y ahora, volver a situar su nombre verdadero (ya que muchas veces se los modifican) y es fundamental la asistencia en la reinserción social y laboral. Dada la complejidad de la problemática es enriquecedor y sumamente productivo el trabajo interdisciplinario.

Dada la masividad de este delito internacional y el alcance que tiene este delito en nuestro país es fundamental conocer sobre la temática y sus modos de abordaje desde nuestra disciplina. Así como también conocer la necesidad de un abordaje desde un equipo interdisciplinario que pueda ir devolviéndole a la victima algo de su subjetividad perdida y la ayude a sanar las heridas físicas y las marcas psíquicas que dejaron estos delincuentes en sus psiquismos.

Referencias

Bauman, Zygmunt (2002): “Modernidad Líquida”, Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica de Argentina S.A.

Barbich, A; Molina, M. L. (2009) “Atrapados” Buenos Aires, Ed. Dunken.

Calligaris, C. (1987): “La seducción totalitaria”. En Psyché.

Giberti, Eva. (2006) “Vulnerabilidad, desvalimiento y maltrato infantil”. Buenos Aires, Ed. Novedades Educativas.

Ley 26.364 de “Prevención y Sanción de la Trata de Personas y Asistencia a sus Víctimas”.

Michel Fariña, J. & Gutiérrez, C. (1996). “Veinte años son nada”. Causas y azares. Número 3. Buenos Aires.

Molina, M. Lourdes. (2008) “Explotación sexual, evaluación y tratamiento”. Buenos Aires, Ed. Dunken.

Salomone, G. Z., Domínguez M. E. (2006) “La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Buenos Aires, Ed. Letra Viva.

Volnovich, Juan Carlos (2006). “Ir de Putas”. Buenos Aires, Ed. Topia.



NOTAS

[1Molina, M. Lourdes. (2008) “Explotación sexual, evaluación y tratamiento”. Buenos Aires, Ed. Dunken, Pág. 21.

[2Volnovich, Juan Carlos (2006). “Ir de Putas”. Buenos Aires, Ed. Topia. Pág. 53.

[3Op. Ci. Pág. 67.

[4Molina, M. Lourdes. (2008) “Explotación sexual, evaluación y tratamiento”. Buenos Aires, Ed. Dunken, Pág. 23

[5Giberti, Eva. (2006) “Vulnerabilidad, desvalimiento y maltrato infantil”. Buenos Aires, Ed. Novedades Educativas. Pág. 202.

[6Michel Fariña, J. & Gutiérrez, C. (1996). “Veinte años son nada. Causas y azares”. Número 3. Buenos Aires. Pág. 52.





COMENTARIOS

Mensaje de Acosta Jorge Ariel  » 30 de octubre de 2012 » arielmail21@yahoo.com.ar 

Como primera medida es pertinente felicitar a la autora de este escrito. Analisis profundo, comprometido y con una muy buena redaccion.
Es interesante detenerse en las consecuencias q trae semejante tormento sobre la trata de personas. Que pasa cuando un sujeto pierde lo mas propio de si, lo que nos hace humanos, es decir, la capacidad de eleccion a traves del deseo? Que pasa cuando entra en la sociedad mercantilista, pero no como poseedor de un objeto sino como mercancia? Cómo un sujeto puede dirigirse a un Otro si lo han sacado del lazo social? Como poder dejar de ser sujeto sin consecuencias nefastas? Porqué muchas de las jovenes no encuentran otra salida a este tormento mas que el suicidio? La respuesta a estos interrogantes las da Veronica..
El pasaje al acto es una huida respecto del Otro, hacia la dimensión de lo real, es un salida de la red simbólica, una disolución del lazo social. El pasaje al acto entraña una disolución del sujeto; por un momento el sujeto se convierte en puro objeto. En este caso Lacan plantea que el unico y verdadero pasaje al acto es el suicidio. Podemos culpar a estas jovenes de semejante eleccion de busqueda de encuentro con lo real, cuando su mundo simbolico les ha quitado el caracter de sujeto y cuando lo imaginario no es menos que el infierno? Creeemos que no..


Película:Trade - Welcome to America

Titulo Original:Trade

Director: Marco Kreuzpaintner

Año: 2007

Pais: Estados Unidos