Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2010 > Vidas cruzadas >

por 

Universidad de Buenos Aires

Facultad de Psicología

Psicología Ética y Derechos Humanos

Cátedra I Fariña, Juan Jorge Michel

Película: “Crash. Vidas Cruzadas”

Alumna: Anabella Leroy Dni: 30.525.672

Docente: Lic. María Elena Domínguez

Comisión: 10

Año: 2010

Cuatrimestre: 2

La película a trabajar es “Crash. Vidas Cruzadas” del guionista Paul Haggis. A través del recorte situacional de una de las historias relatadas en el film, el personaje cuya singularidad en situación se pretende analizar es Matt Dillon un policía racista quien se muestra solo en su vida y que se dedica al cuidado de su padre enfermo.
En una escena del film Matt Dillon con un compañero de la policía se emprenden de noche en la búsqueda de la camioneta del fiscal del distrito que dos delincuentes recientemente habían robado. En un momento detienen a un vehículo similar en el cual un director de televisión estaba con su esposa quien le practicaba una fellatio mientras se dirigían a su hogar. El compañero de Dillon le advierte que la camioneta no es la buscada, que la matricula no es la correcta sin embargo Dillon decide detenerlos afirmando: “Estaban haciendo algo”. Dillon se dirige a la camioneta los obliga a bajarse de la misma, les pide que pongan la mano en la cabeza de una forma violenta y a la esposa del director mientras la revisa, la empieza a toquetear en las zonas intimas de su cuerpo. Luego le dice al director, quien estaba observando como la tocaba a su esposa, que lo que realizaban fue una imprudencia al conducir y un delito grave y que podía acusar a su esposa por realizar un acto sexual en publico. Les dijo además que podían dejarlos ir con una advertencia o esposarlos en el patrullero. A lo que el director responde que lo lamentan mucho y que por favor los deje ir con una advertencia. Matt Dillon los deja irse, concluyendo de esta manera la escena.
En otra escena del film han chocado dos automóviles, en uno de ellos imprevistamente se encontraba la esposa del director. Matt Dillon de forma casual fue el primer oficial al llegar al lugar y se dirigió rápidamente a la camioneta. Al introducirse en ella la mujer reconoce al oficial y grita desesperadamente pidiéndole que se vaya y que no la toque. Matt Dillon se sorprende e inmediatamente también reconoce a la mujer. Le dice a la esposa del director que solo quiere ayudarla que la camioneta explotara pronto y que debe sacarla. Finalmente la rescata y logra salvarle la vida.

Circuito de responsabilidad subjetiva

El circuito de la responsabilidad subjetiva implica un circuito lógico ya que los tiempos son lógicos y no cronológicos y además “… esta compuesto por un tiempo 1 donde se realiza una acción determinada en concordancia con el universo de discurso en que el sujeto se halla inmerso y que, se supone, se agota en los fines para los que fue realizada, la cual se ve confrontada en un tiempo 2 con algún indicador que le señala un exceso en lo acontecido otrora…”
En la primera escena relatada Matt Dillon lleva a cabo una acción que podría ser ubicada como un tiempo 1 a saber, detiene la camioneta del director sabiendo de todas maneras que no era la que estaba buscando, opta por maltratar a la pareja y abusa de la esposa del director y luego de esto los deja ir.
Esta conducta del oficial vislumbra el universo de discurso donde el personaje se encuentra inmerso, es decir se ubica aquí el eje particular.
Es en un tiempo 2 donde dicha acción producida en el tiempo 1 busca ser resignificada, es el tiempo de la interpelación. En la segunda escena descripta del film el oficial se vuelve a encontrar fortuitamente con la esposa del director en un accidente automovilístico donde la reacción de ella fue negarse exasperadamente a que él la ayude a salir de la camioneta para salvarla.
Matt Dillon puede registrar que algo anduvo mal y se ve interpelado todo el tiempo en el film por esos elementos disonantes. Hay un exceso respecto de ese particular dando la posibilidad de emergencia de un singular. Es importante ubicar como la sanción apunta a interpelar al sujeto y no apunta al yo. En el oficial surge la culpa, el arrepentimiento, el reproche.
Como sostiene Oscar D’ Amore la culpa es una vía de acceso regio para que surga el circuito de la responsabilidad subjetiva, “es la culpa la que ob-liga a responder” ya que es impensable la responsabilidad subjetiva sin culpa. Oscar D’ Amore además aclara que no hay que entender la culpa como el sentimiento de culpa sino como aquella que se produce por efecto de la interpelación subjetiva.
Además la posición con respecto al deseo se paga con culpa ya que como propuso Lacan en su seminario a cerca de la ética psicoanalítica, que de la única cuestión de la que puede sentirse culpable un sujeto es de haber cedido ante su deseo.
Por otra parte según Oscar D’ Amore pueden surgir distintos tipos de respuestas ante la interpelación del tiempo 2, que son las siguientes: el sentimiento de culpa, la proyección, la intelectualización, la negación y la formación sintomática. Son pensadas como respuestas “tapón” ya que “taponan” el surgimiento de un sujeto barrado, en cambio lo esperable es que surja una respuesta subjetiva que permita un cambio de posición en este caso del oficial frente a las circunstancias, teniendo en cuenta además que no se produce de manera conciente ni voluntaria para el sujeto si no que se se sitúa allí a un sujeto del inconsciente.
Continuando con el circuito Fariña sostiene que: “(...) este movimiento supone que el tiempo 2 se sobreimprime al tiempo 1, resignificandolo. La hipótesis que explica clínicamente este movimiento (...) es la que abre la potencialidad de un tiempo 3, el de la responsabilidad”
Una hipótesis clínica abre los siguientes interrogantes ¿Donde se le juega al sujeto el tema de la castración? ¿Por que debe responder el sujeto?
Una posible hipótesis clínica seria la siguiente: Matt Dillon es un policía joven y soltero que vive con su padre un hombre mayor enfermo. En la privacidad de su hogar el padre lo toma como objeto de su sometimiento y esto se observa en varios fragmentos del film. Matt Dillon se dedica a cuidar a su padre y se ubica en una posición fantasmática a ser gozado por el Otro, un Otro sin barrar sosteniendo una figura del padre consistente. Esta lógica del no-todo estructural a los seres hablantes contrasta con la pretendida completad en el tiempo 1 donde Matt Dillon hace consistir a su ser sometiendo, bajo la mascara de su poder como autoridad, al director y a su esposa quien a esta ultima la toma como objeto de su sometimiento y como consecuencia termina abusando de ella.
La hipótesis clínica permite que el tiempo 1 se funde vía la resignificación del tiempo 2 es decir que mediante la retroacción se vuelve a una acción que ya sucedió. Dicha resignificación tiene que permitir una respuesta del sujeto que imprima un cambio de posición subjetiva dando lugar al advenimiento de un tiempo 3. Para comprender el circuito es necesario tener presente que los tiempos son lógicos y no cronológicos.
El tiempo 3, es el tiempo de la responsabilidad subjetiva. Se puede ubicar la emergencia de un sujeto barrado en el tiempo 3, un efecto sujeto como lo define Oscar D’ Amore y sostiene que “(...) el acto ético no podría sino coincidir con el efecto-sujeto. Es decir el sujeto del acto coincide con el de la responsabilidad subjetiva (...) la responsabilidad subjetiva es otro nombre del sujeto, del sujeto del acto" . El efecto sujeto es una respuesta a la interpelación incluyendo la dimensión ética. A su vez la responsabilidad subjetiva habilita la potencia de lo universal – singular permitiendo la posibilidad de una singularidad ética.
El oficial Matt Dillon no es el mismo sujeto que adviene en dicho tiempo que el que se puede ubicar en el tiempo 1. La clave es el cambio de posición subjetiva.
Se puede observar en el tiempo 1 a un Matt Dillon sin barradura, con una posición fantasmática armada sin fisuras donde su ser es consistente ya que cumple con su función policíaca de buscar la camioneta robada pero abusando de su poder frente a la pareja y sin cuestionamiento alguno por lo realizado.
Sin embargo en el tiempo 3 aparece la fisura del fantasma dando lugar a la emergencia de una singularidad y de un cambio de posición subjetiva donde le salva la
vida a la mujer que antes abuso sin tomarla como objeto de sometimiento donde lo hizo en un primer momento. Y a su vez: “... el cortocircuito pone de manifiesto el quiebre del universo particular que sostenía al sujeto guiándolo en sus acciones, haciéndolo tambalear al enfrentarlo con la posibilidad de la destitución subjetiva. Es el plano de la existencia yoica que se ve atravesado por el del deseo. Esa falla que el circuito comporta no es otra cosa que el lugar mismo del deseo.” Cuando Matt Dillon se cuestiona sobre su propio deseo podemos ubicar la responsabilidad de sus actos, por lo tanto la responsabilidad subjetiva.
Aquí no se trata de ubicar las acciones del oficial en la dimensión de la responsabilidad moral si lo que hizo esta bien o mal. El campo deontológico- jurídico plantea la noción de un sujeto autónomo que es el sujeto de la voluntad y la intención mientras que la dimensión clínica, según Salomone, toma en cuenta a un sujeto del inconsciente atravesado por el lenguaje y no a un sujeto autónomo.
No se debe confundir la responsabilidad moral o jurídica con la responsabilidad subjetiva. Con respecto a esta ultima “En este campo, el sujeto es siempre imputable, pero ya no es términos morales o jurídicos, sino éticos” . Son dos modos de pensar al sujeto y de como lo convocan al sujeto a hablar de su acto y de confrontarse al campo de la responsabilidad. “Se trata de impedir que la sanción social, el castigo, le permita al sujeto parapetarse en el campo de la responsabilidad moral únicamente, y le sirva de refugio para sustraerse a la responsabilidad subjetiva, la cual lo confronta al campo de la verdad que lo determina” Es justamente esa verdad que lo determina como sujeto barrado y como sujeto del inconsciente.
Por otra parte “si aceptamos que la responsabilidad subjetiva puede plantearse vía un circuito de tres tiempos lógicos (...) en su recorrido, deberá dar cuenta del accionar de un sujeto y su posición en dicha decisión”
Matt Dillon poniendo en peligro su propia vida logra rescatar a la esposa del director luego de que se prendiera fuego el vehículo, la abraza y le dice que se quedara tranquila que esta todo bien mientras ella llora desesperadamente. Luego ve irse a la mujer acompañada por dos policías y la imagen final de la escena pareciera congelarse en la cara del oficial totalmente conmovido por lo sucedió. Se podría comparar con la risa y el llanto de Ibbieta el personaje del cuento “El Muro” de Sartre luego que se entera que a Ramón Gris lo agarraron los falangistas en el cementerio y exclama ¡ en el cementerio! ubicando allí un tiempo 3. Con dicha frase admirativa se produce un sujeto del deseo, vivir mas tiempo.
Con esta decisión de Matt Dillon ubicada en un tiempo 3, se produce una singularidad en situación permitiendo un cambio de posición subjetiva ligada a la producción de un sujeto barrado.

Necesidad, azar y determinación

Hasta aquí no todo puede ser explicado por las categorías de necesidad y azar. Según Juan Carlos Mosca la responsabilidad subjetiva se instala en la grieta entre la necesidad y el azar, por lo tanto cuando rigen completamente necesidad o azar o una combinación de ambos la pregunta por la responsabilidad no es apropiada. Pero solo es suficiente que se produzca un quiebre entre ellos para que la pregunta por la responsabilidad adquiera toda su dimensión
Necesidad siempre articula una relación causa–efecto y el azar desconecta causa-efecto. En el primer tiempo era necesario que Matt Dillon cumpliera con su función como policía de patrullar las calles y detener la camioneta robada del fiscal del distrito. Fue por azar que la camioneta del director y su esposa pasaran justo delante del patrullero. Ahora bien ¿fue por azar que Matt Dillon detuvo la camioneta del matrimonio sabiendo que no era la buscada? Esa acción podría dejar vislumbrar la dimensión del deseo en él.
De todas maneras que haya necesidad y azar en el recorte situacional del film no significa que no se pueda ubicar la responsabilidad subjetiva ya que se logra arribar a un tiempo 3.
Por otra parte la determinación es pensada como aquellas marcas aportadas por el Otro que lo constituyen al sujeto como tal. En el oficial esta puesto en juego en su relación con su padre, ubicando aquellos significantes que lo marcaron.

Bibliografía

• D’ Amore. Oscar. : “Responsabilidad y culpa.” En la transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.

• Domínguez, María Elena.:” Los carriles de la responsabilidad: el circuito de un análisis”. En la transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.

• Fariña, Juan Jorge Michel: “The Truman Show” Ética y cine.

• Mosca, Juan Carlos: “Responsabilidad: Otro nombre del sujeto” En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.

• Salomone, Gabriela Z.:” El sujeto autónomo y la responsabilidad”. En la transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: