INICIO Acerca de ... CONGRESOS ONLINE
 
Films >  Congresos Online >  Congreso Online 2015 > Film:  Los siete locos y los lanzallamas
El arreglo perverso de Remo Erdosain
por González, David
Título original: Los siete locos y los lanzallamas

Fernando Spiner y Ana Piterbarg / Argentina / 2015

De la obra

Voy a tomar aquí sólo una línea de análisis de la serie Los siete locos y los lanzallamas (TV Pública, 2015), adaptación realizada por Ricardo Piglia de las obras homónimas de Roberto Arlt y dirigida por Fernando Spiner y Ana Piterbarg. Mi análisis se centrará sobre el personaje principal de la misma, estableciendo como hipótesis de desarrollo el concepto de perversión como suplencia.

Desde la perspectiva del discurso psicoanalítico, me interesa aclarar que voy a tomar a la serie como una obra en sí, sin referencias a los originales de Arlt. Personalmente considero que, aunque se trate de una adaptación, una obra es siempre diferente a la original. No se puede comparar una con otra porque cada una es una interpretación propia. En este sentido, cuando un libro es llevado al cine y se toma al primero como vara para medir la calidad o para juzgar el gusto de la película, lo considero un craso error. Nunca una obra de arte puede igualar la experiencia que otra obra de arte efectúa. Creo que justamente lo que se reclama mediante esas comparaciones es que no se obtuvo la misma experiencia, que entiendo es imposible. Una obra de arte es única, es una interpretación en sí y está en cada uno de nosotros dejarse atravesar por la misma. Esto tampoco implica que haya que respetar lo que el director/artista/autor quiso transmitir, porque esto sería suponer que la comunicación existe. Claro que esto lo reservamos al psicoanálisis. Lo que en su propio terreno los críticos, estudiosos y filósofos hagan con el arte y la comunicación es interesante y de gran utilidad, pero un psicoanalista no procede como ellos.

Por estas razones es que no voy a hacer un análisis de la serie en conjunto con las obras literarias de Arlt, de las que la primera es una adaptación para la pantalla televisiva.

Por otro lado, ya dejé entrever que concibo a la serie en cuestión como una obra de arte, dejo al lector la discusión sobre su acuerdo o no.

El contexto

Decía que voy a tomar al personaje principal, Remo Erdosain (Diego Velázquez), para poder hablar sobre algunas cuestiones que la serie me ha permitido aprender en relación con el psicoanálisis, más precisamente, con la enseñanza de Lacan.

La serie, que se desarrolla en un total de 30 capítulos, comienza con la historia de Remo a partir de que en su trabajo se descubre que ha estado robando dinero. Ahí inicia un derrotero que lo lleva a la casa de “el Astrólogo” (Carlos Belloso). Este lo invita a formar parte de la “Sociedad Secreta” que está formando junto con otros integrantes, siendo él su líder. La participación de Remo Erdosain será en carácter de inventor. Este rasgo suyo ha sido relegado hasta ese momento de su vida a tan sólo un invento: “La rosa de cobre”.

El Astrólogo toma muy en serio la actividad de Remo. Desde su ingreso a la Sociedad Secreta, Erdosain se dedica con especial entrega a su tarea de inventor, en este caso la preparación del gas Fosgeno [1] para ser utilizado en un atentado. Tiempo después, al demorarse esta tarea, debe dedicarse a inventar el “algodón pólvora”, en contra de sus intenciones.

Hasta ahí el argumento que servirá para desarrollar lo que me interesa, que es la función de la perversión en Remo Erdosain.

¿Se trata de una estructura perversa?

En una secuencia del Capítulo 23 (titulado Severino Di Giovanni [2]) se ve claramente la puesta en acto de una escena perversa. Los miembros de la Sociedad Secreta se encuentran reunidos discutiendo sobre los atentados a realizar. Entre ellos están el Astrólogo, Hipólita (Julieta Zylberberg) y Erdosain. Luego de que el Astrólogo realza el valor de la participación de Hipólita como una mujer revolucionaria, Remo se queda pensativo observándola. La discusión continúa y de repente Remo interrumpe:

Erdosain— Hipólita, insúlteme.

Hipólita— ¿Perdón?

E— Insúlteme. Acá, delante de todos.

Se quedan todos en silencio y se manifiesta la incomodidad de Hipólita que va en aumento hasta el final de la escena.

Hoy le dije cosas que no tendría que haberle dicho. El Astrólogo tiene razón, Ud. es una mujer única.

H— No tiene importancia. ¡Continuemos por favor!

Otro— …Decía, si nos atamos a…

E— ¡Le pido que me insulte! Dígame lo peor que se le ocurra. No me voy a quedar tranquilo hasta que lo haga.

Astrólogo— Hipólita, no es tan difícil hacer lo que el Sr. Erdosain le está pidiendo. Si sirve para estar a mano creo que es lógico.

E— Yo lo necesito.

H— Está bien. Es verdad que cuando llegó me dijo cosas muy hirientes e innecesarias. Pero puedo comprender…

E— ¡Insúlteme bien! Hágalo, por favor.

Hipólita duda, pero se decide.

H— Es un hijo de puta. —Dirigiéndose al Astrólogo— ¿Está bien?

E— No. A mí me tiene que preguntar y no está bien, no me alcanza.

H— Cobarde.

E— ¡Más!

H— ¡Débil! ¡Una mierda de persona! ¡Está disfrutando de esto porque necesita ser humillado! ¡Eso es lo que es: una mierda!

E— ¡Más! —Con cierta excitación—.

Hipólita se levanta y le da una cachetada.

A— ¡Basta! Es suficiente.

Esta escena cristaliza lo que a lo largo de la serie se fue desarrollando subrepticiamente. Remo, bajo la modalidad masoquista de “ser humillado” [3] , ha estado ubicado en la posición de súbdito del Astrólogo, desde que este le hizo un lugar como inventor en la Sociedad Secreta al haber perdido su trabajo de una manera deshonesta. Ante esa coyuntura Remo encuentra un lugar en la Sociedad Secreta, pero bien lejos de cualquier ideología. Es notable que su participación en la misma no esté sostenida por un ideal revolucionario, socialista, comunista o anarquista. Incluso a veces logra confesar que hace todo lo que hace para escapar de la angustia, del tedio, del aburrimiento. Otras veces, dice que no ha llegado aún hasta el fondo de sí mismo. Además, a lo largo de los capítulos la amenaza de suicidio es cada vez más inminente.

Mi hipótesis es que Remo encuentra en la Sociedad Secreta una estabilización provisoria a través de una suplencia perversa. Este arreglo le permite un hacer en relación con la pulsión de muerte, que a partir de la coyuntura dramática en la que él es descubierto como ladrón, se desborda perforando lo que hasta ese momento funcionó como defensa.

Siguiendo los desarrollos de Lacan (1968-1969 [2008]) sobre la perversión en su seminario, para dar cuenta de esta hipótesis, debemos ubicar su posición de instrumento en relación con el Otro.

Remo es perverso en tanto se coloca como instrumento del Otro. En la escena transcripta, Remo se hace humillar por Hipólita, pero en presencia del Astrólogo. Hipólita, en el lugar del otro con minúscula, cumple el papel del humillador. El Astrólogo, el Otro al que se le restituye el goce. En esta escena, Remo hace consistir el goce del Astrólogo a través de Hipólita. Así, tomando las palabras de Lacan, el perverso “…es partidario de que el Otro existe” (Lacan, 1968-1969 [2008], p. 231). Erdosain hace existir un Otro en el Astrólogo, como suplemento cuya promesa es la de velar la incompletud del Otro. El suplemento cumple su función al restituir en el Otro la voz (en esta escena encarnada por Hipólita como a), lo que, en palabras de Lacan “…interroga lo que falta al Otro como tal, y que lo arregla” (p. 232). Esto es, lo completa, arregla su falta con un suplemento.

En la perversión, el goce se ubica del lado del Otro, el perverso no goza hasta tanto no asegure el goce del Otro. Es por esto que Lacan dice que el perverso es un cruzado, un defensor de la fe. De lo contrario, ¿para qué otra cosa se nos mostraría que el Astrólogo está efectivamente castrado en lo real? [4] Así, Erdosain completa al Astrólogo (ubicando a este como su Otro).

Específicamente en el caso del masoquista, Lacan aclara que la función de la voz se juega en el nivel del Otro, esta es la función del suplemento que remite. Por otro lado, destaca cierta irrisión que se da en los márgenes del funcionamiento masoquista. Refuerzo mi invitación al lector a que vea la escena para entender esto que menciona Lacan respecto de la irrisión. El patetismo de la escena hace resonar un carácter bufonesco.

Aún cuando se puedan dilucidar estos elementos subjetivos perversos y ubicarlos con las funciones que cumplen, entiendo que no se trata de una estructura perversa.

Père-version

He formulado que esta perversión permite una estabilización en Erdosain. Entiendo que este modo es posibilitado por su rasgo de perversión en torno a la humillación. Podemos escribir la gramática pulsional como ser humillado – hacerse humillar – humillar. Hasta el momento de la coyuntura dramática, las cosas marchaban bien siendo humillado en su trabajo (es una construcción, respaldada por la bofetada que recibe del hijo de su jefe) y porque contaba con la pobre familia Espila a la que él mismo podía humillar.

Pero hay varios elementos más para apoyar esta tesis.

En primer lugar, la presencia de Barsut (Pablo Cedrón) que una vez que Remo lo cree muerto, gracias a que así él lo decidió, se torna una figura persecutoria.

En segundo lugar, un fenómeno elemental: la alucinación del soldado francés que vuelve como sobreviviente de la Primera Guerra Mundial, cuyo objetivo es el de impedir que finalice su tarea con el fosgeno. Como si de algún modo profetizara lo que eso implica: la caída de lo que le permite retrasar el pasaje al acto.

Tercero, el desencadenamiento de otros fenómenos elementales y una progresiva desorientación posterior a la entrega por escrito del informe sobre el fosgeno al Astrólogo poniendo fin a su trabajo como inventor y a su participación en la Sociedad Secreta.

Cuarto, el asesinato de María, su posterior deambular perdido y finalmente su suicidio. Elementos que muestran el triunfo de un goce mortífero en Erdosain.

Bien podría decir que se trata de una psicosis con un modo de estabilización a partir de un rasgo de perversión. Sin embargo, si tomo como tesis la posibilidad de un anudamiento de R.S.I. a partir de una versión-del-padre y tratándose de un caso no clínico, no lo considero fundamental.

En cambio es interesante tomar otra vía: como una buena obra de arte, permite aproximarnos a una lectura yuxtapuesta sobre un fenómeno de nuestra historia como país que aún hoy nos interpela: ¿no nos suena familiar el hecho de que algunos hombres, dadas ciertas condiciones sociopolíticas, obedezcan debidamente los mandatos de un Otro, aún sin estar del todo convencidos ideológicamente, pero otorgándole la voz de mando?

Bibliografia

Lacan, J. (1968-1969 [2008]) “De un Otro al otro” en El seminario de Jacques Lacan. Buenos Aires: Paidós.

Delgado, O. (2014, 11 de diciembre) “‘Perversiones transitorias’ en los represores” en Diario Página/12. Recuperado el 28 de junio de 2014. Disponible en: http://www.pagina12.com.ar/diario/p...


Notas

[1] El gas Fosgeno fue utilizado como un arma letal en la Primera Guerra Mundial.

[2] Disponible online: http://www.tvpublica.com.ar/articul... La escena a la que me refiero comienza en el minuto 21’02’’. Invito al lector que la vea.

[3] En el Capítulo 17 (El sentido religioso de la vida) Remo ha confesado su fantasma: “el hundimiento en un chiquero, me gusta la suciedad […] Quiero una existencia sórdida hasta decir ‘¡basta!’ […] Me imagino haciendo de novio en una casa católica, casarme, ser cornudo, que la familia me obligue a trabajar y que mi jefe sea el amante de mi mujer, y que todos mis compañeros sepan que yo soy cornudo”. Disponible online en: http://www.tvpublica.com.ar/articul... (19’ a 19’38”).

[4] Ver el Capítulo 15: Castrado en http://www.tvpublica.com.ar/articul...






Comentarios

Mensaje de Mark  » 9 de febrero de 2016 » mark357177@hotmail.com 

NMoqlJ http://www.FyLitCl7Pf7kjQdDUOLQOuax...



Mensaje de David Albano González  » 7 de septiembre de 2015 » davidalbanogonzalez@gmail.com 

Efectivamente Roxana, Roberto Arlt se adelanta a lo que vendría en nuestra historia. Gracias por sus consideraciones.
Saludos!



Mensaje de David Albano González  » 7 de septiembre de 2015 » davidalbanogonzalez@gmail.com 

Muchas gracias María Belén por sus aportes!
Saludos.



Mensaje de Roxana  » 2 de septiembre de 2015 » roxipropato@gmail.com 

Me parece muy atractivo considerar las condiciones sociopolíticas para analizar esta producción fílmica.
Considero también importante ubicar el momento histórico en que transcurre la historia, y la capacidad de Roberto Arlt para leer el contexto político de su época, así como la del autor del artículo para re-actualizar esa lectura.



Mensaje de María Belén Silberg  » 30 de agosto de 2015 » bele_silberg@hotmail.com 

El perverso tiene como meta restituir el goce al Otro, respondiendo al primer tiempo del Edipo planteado por Lacan. Teniendo en cuenta el capítulo analizado de la serie Los siete locos y los lanzallamas podríamos analizar, entonces, el personaje del Astrólogo (Carlos Belloso). En el capítulo se ve a este Otro como un personaje autoritario equiparable al psicótico de la cultura planteado por Kaës. El Astrólogo tiene encerrado a Barsut para que no denuncie que le han quitado el dinero ni lo que sucede allí. Ordena, además, que lo mantengan atado y callado durante la visita de Erdosain. Desde este punto de vista, para quien ejerce la violencia, el otro es concebido tan solo como un objeto que debe ser neutralizado, cosificado, para lo cual la pulsión de dominio es instrumentada con medios violentos y perversos. Su estructuración aparece más rígida, tienen cierta coherencia interna y han estructurado su psiquismo según sus juicios de valor. El Alquimista posee una ideología marcada y tiene un objetivo a cumplir. Ha creado para ello una sociedad secreta. Se siente autorizado a juzgar a los individuos y no tiene ningún escrúpulo para destruir el “supuesto mal” en los que no comparten su ideología.

“¿No nos suena familiar el hecho de que algunos hombres, dadas ciertas condiciones sociopolíticas, obedezcan debidamente los mandatos de un Otro, aún sin estar del todo convencidos ideológicamente, pero otorgándole la voz de mando?” Teniendo en cuenta esta pregunta conclusiva del trabajo podemos agregar que los psicóticos de la cultura son sujetos carismáticos, atractivos y capaces de seducir a los demás. De este modo, sujetos como Erdosain y otras personas de la sociedad secreta, pueden verse enredados en sus encantos y, sin dar cuenta, le otorgan poderes de decisión incalculables.





 

 
Película de la semana:
La larga noche de Francisco Sanctis

Francisco Márquez & Andrea Testa / Argentina / 2016


La larga noche de Francisco Sanctis
por Michel Fariña, Juan Jorge
Novedades
Agua para Elefantes

Francis Lawrence / Estados Unidos / 2011


Devenir musicoterapeuta
por Michel Fariña, Juan Jorge
Black Mirror

Black Mirror / Reino Unido / 2011-2013


Black Mirror: The National Anthem
por Ariel, Alejandro
Recomendadas
The Truman Show

Peter Weir / Estados Unidos / 1998


Mar abierto (un horizonte en quiebra)
por Michel Fariña, Juan Jorge
El Color de la Noche

Richard Rush / Estados Unidos / 1994


En rojo: la responsabilidad por la transferencia
por Ariel, Alejandro
ETICA Y CINE. La singularidad en situación. Una perspectiva desde los Derechos Humanos

Emprendimiento académico sin fines de lucro. Para su utilización en actividades de docencia, investigación y extensión universitaria exclusivamente. Todos los materiales son propiedad intelectual de sus respectivos autores.

Proyecto creado por Juan Jorge Michel Fariña, Carlos Gutiérrez, Gabriela Salomone y Miguel Malagreca.

Cátedra I de Psicología, Etica y Derechos Humanos
Facultad de Psicología
Universidad de Buenos Aires

En colaboración con The International Network of UNESCO Chair in Bioethics.

Con el soporte técnico del IBIS (International Bioethical Information System) - Durante 2009 y 2010 el proyecto contó con el aporte del Programa de la UBA para la Ciencia y la Tecnología, UBACyT, a través de los Proyectos P006, P404, P431.

© Todos los derechos reservados | 2009
Visitas 2068675                                                                         Diseño: Navetrece.com