Inicio > Films > A Roma con amor > "Cantante de ducha": Woody Allen hegeliano

"Cantante de ducha": Woody Allen hegeliano

por Michel Fariña, Juan Jorge

La ópera Pagliacci (Payasos) fue compuesta por Ruggero Leoncavallo y estrenada a fines del siglo XIX. Está inspirada en obras previas y apela al recurso del teatro dentro del teatro. A la manera de la play scene en Hamlet, una representación teatral dentro de la pieza sirve para revelar un secreto. En el caso de Hamlet, el asesinato del rey; en el caso de Pagliacci, un engaño amoroso.

A pesar de su título aparentemente festivo, la ópera despliega el drama íntimo de un payaso, mostrando su lado triste, con un desenlace trágico.
En su film A Roma con Amor, Woody Allen incluye un homenaje a Pagliacci, a través de un giro propio del gran comediante norteamericano. Como si Woody Allen no estuviera conforme con que una ópera dedicada a los payasos se agote en una tragedia, y decida devolverle un posible costado bufo.

Al hacerlo, exorciza el drama de Leoncavallo, introduciendo de paso una ironía sobre la crítica operística. Al mismo tiempo, despliega él mismo como actor una veta payasa, que alcanza a todo el elenco, elevando así a una segunda potencia el drama bufo dentro de la obra original.

El argumento del que se vale es relativamente sencillo: una joven norteamericana de clase media-alta que está como turista en Roma se enamora de un idealista abogado italiano de izquierda. Se comprometen en matrimonio y los padres de ella deciden visitar Roma para conocer al novio y a su familia. Pero mientras que los padres del novio son personas sencillas, la pareja norteamericana (el propio Allen en el rol del padre) resulta algo sofisticada: ella es una psiquiatra freudiana y él un pretensioso empresario de musicales en Broadway. El día de las presentaciones en sociedad tiene lugar la siguiente escena:

La escena es rica en anotaciones. Ante todo, lo que Giancarlo canta en la ducha son los versos finales del aria “E Lucevan le Stelle”, de Tosca:
“Se desvaneció para siempre mi sueño de amor... / El tiempo ha huido... /¡Y muero desesperado! / ¡Y nunca he amado tanto la vida! / ¡Tanto la vida!”
Una humorada de Woody Allen en relación con el oficio de funebrero del personaje. Y tal vez por la analogía musical entre esta aria y las de la ópera “Pagliacci”, el empresario no se da por vencido y decide tentarlo con cantarla en un escenario. Finalmente, a regañadientes, Giancarlo acepta ir a una audición, para la cual el empresario moviliza sus contactos del negocio operístico en Roma. La pieza a ser interpretada en la prueba es el "Nessun Dorma", de Turandot, tal vez el aria para tenor más conocida y que integra el repertorio de todo estudiante de canto operísitico -lo que se podría considerar una prueba relativamente sencilla. Sin embargo, en la audición ocurre lo siguiente:

A esta altura resulta imprescindible aclarar que el personaje de Giancarlo está jugado por Fabio Armiliato, un gran tenor en la vida real, que aquí, como se puede ver, dirigido por Woody Allen, "hace el payaso". No tanto por desafinar, sino sobre todo por su caricaturesca interpretación. A la salida de la audición y ante el fracaso tienen lugar los reproches cruzados, que amenazan incluso con quebrar la armonía familiar. Es allí cuando el personaje de Woody Allen tiene su “epifanía” que dará un inesperado giro a la historia. Los espectadores asistimos por fin a la puesta de “Pagliacci” en un gran teatro romano. Puesta que, como veremos, resulta reveladora en más de un sentido.

De las muchas enseñanzas que deja el film, tomaremos aquí la de la dialéctica situacional. Los tres pasajes pueden organizarse siguiendo la lógica hegeliana de afirmación, negación y negación de la negación. En un primer momento, el empresario jugado por Woody Allen descubre la voz prodigiosa de Giancarlo y lo empuja a una audición. A esta afirmación inicial (aparentemente sin fisuras) le sigue el fracaso estrepitoso: el cantante desafina un aria elemental. Tiene lugar entonces el momento de la negación: el prodigio no era tal, porque se inhibe frente al público y sólo puede cantar en la ducha… Es allí cuando adviene una nueva inversión dialéctica, que toma la forma de la “epifanía”, la revelación, en que el personaje de Woody Allen imagina lo imposible.

En la representación final en un gran teatro (momento de la negación de la negación [1]) sin perder su dramatismo temático, Pagliacci recupera el arte del payaso. El verdadero arte del payaso. No el del número tantas veces ensayado, el de la rutina que calcula la risa. Sino el que surge de la improvisación situacional.

¿En qué consiste entonces la dialéctica hegeliana? En advertir que el segundo momento, el del fracaso, contenía ya la clave del triunfo. Sólo era necesario un cambio de perspectiva. En cuanto el empresario advierte ese giro, la puesta deviene un acontecimiento: en la caída está su salvación.

La ganancia es para los espectadores -y para nuestros producientes [2]. Porque nos hemos reído, podemos ahora tomar la justa dimensión de la tragedia que nos toca vivir: la commedia è finita.

Un último detalle. Quienes vieron el film, sabrán que luego de esta brillante performance, Giancarlo decide no volver a un teatro. Ya ha cumplido su sueño de cantar “Pagliacci” y se siente feliz por ello. A pesar de los elogios de la crítica, no cede a la tentación de transformarse en una excéntrica estrella de la lírica -algo así como un tenor que se hace popular cantando “en la ducha”. Si lo hiciera moralizaría la experiencia, haciendo que el gesto singular devenga en una estética más. Su renuncia, en cambio, recupera el estilo, asignando a su acto, retroactivamente, valor de genuino acontecimiento creador. El artista es un inventor.



NOTAS

[1En realidad Hegel no utiliza la expresión “negación de la negación”, sino el término alemán “aufheben”, que tiene el doble sentido de suprimir una cosa y al mismo tiempo de guardarla, en un movimiento general de superación. De allí que se la haya traducido en algunas ocasiones por “absorber”, verbo que en su raíz latina señala bien los “momentos” de suprimir y guardar. También se quiso lograr este efecto con el verbo “cancelar”, que en su etimología sostiene ambos “momentos” -cancela, que oculta o guarda; y cancela en su acepción más corriente de suprimir. Pero ni “absorber” ni “cancelar” llevan el “momento” de superación, de suplemento, implicado en el aufheben alemán -levantar, guardar levantando-. En síntesis, más allá de la decisión que se tome al traducir, habrá que pensar siempre en los tres “momentos”: supresión, conservación, superación.

[2"Producientes", como "pacientes" o "analizantes" en la clínica analítica, es el nombre con el que se designa a los destinatarios de las intervenciones en el ámbito de la Payamedicina. Este artículo fue presentado por el autor junto a Jimena Blanco en el Congreso Nacional de Payamedicina, con discusión a cargo de José Pellucchi, en noviembre de 2016. En una versión ampliada integró la conversación anual de IPLA, bajo el título de "Síntoma: ¿Para qué te quiero?", Sao Paulo, diciembre 2016.

Película:A Roma con amor

Titulo Original:To Rome with Love

Director: Woody Allen

Año: 2012

Pais: Estados Unidos

Otros comentarios del mismo autor:
• Actos Privados
• Buena Vida Delivery
• El fondo del mar
• El Hombre Elefante
• El Protegido
• Fin de semana de locos
• Harry Potter
• Historias mínimas
• I...como Ícaro
• Inteligencia artificial
• La gran estafa
• Los secretos de Harry
• Memoria del Saqueo
• Potestad
• Río Místico
• La Reina
• Sentencia Previa
• Sentencia Previa
• Whisky Romeo Zulu
• Dr. House
• Diario de una pasión
• Spot publicitario
• Antonio Pezzino: ilustraciones de emergencia
• Borges y el doblaje: setenta años después
• La memoria del cine
• Contornos de lo Real. La verdad como estructura de ficción
• El sustituto
• Whisky Romeo Zulu
• House M.D.
• Crash into me
• Plan de vuelo
• El lector
• Pecados capitales
• El espinoso sujeto. El centro ausente de la ontologìa política
• El curioso caso de Benjamin Button
• El secreto de sus ojos
• Superman Returns
• Avatar
• El Origen
• Choca contra mí
• Doctor Muerte
• Lars and the real girl
• El discurso del Rey
• The King´s Speech
• Un método peligroso
• Festín diabólico
• Publicidad Fernet 1882 "ansiosos y un capuchón"
• La piel que habito
• Un método peligroso
• El artista
• Anticristo / Farinelli
• House M.D., Temporada 6, Episodio 10: Wilson
• Antigone: una lectura ético-musical
• El vuelo
• ¿Quién mató a Mariano Ferreyra?
• Metegol
• Una relación particular
• Hannah Arendt
• PS!
• The Truman Show
• Agua para Elefantes
• Relatos salvajes
• Breaking Bad
• Candilejas
• La larga noche de Francisco Sanctis
• La Llegada
• Julieta
• Los niños del Brasil